Prueba del Kia Sportage 1.7 CRDI Drive 4×2 2016

Prueba del Kia Sportage 1.7 CRDI Drive 4×2 2016

9 septiembre, 2016

La cuarta generación del Kia Sportage da un golpe en la mesa para buscar podium en el ranking de ventas de los SUV. No le faltan argumentos, una estética actual, mayor calidad percibida, mayor equipamiento, un chasis muy mejorado... ¿quieres conocer mas?.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 6

Bueno

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Calidad percibida
  • Suavidad y confort de marcha
  • Nivel de equipamiento

Mejorable

  • Recuperaciones
  • Asiento central trasero
  • Ausencia de sensores de aproximación delantera

El Kia Sportage siempre ha sido un vehículo con muy buena aceptación por parte del público. Desde sus comienzos, allá por el 1993, ha sido dirigido a un público con carácter juvenil y aventurero a un precio interesante, aunque su sistema de tracción 4×4 era muy básico y su altura libre al suelo, algo escasa. Pero las tendencias estéticas y mercantiles calaron profundamente en la dirección de Kia y tres generaciones después han conseguido colocar al Sportage en una de las mejores representaciones de los denominados SUV (siglas de “sport utility vehicle”).

Esta nueva generación que hoy probamos eleva la categoría del mismo notablemente, convirtiéndose en una clara amenaza para el creador de los “todo caminos” o SUV modernos y líder de ventas en los últimos años, el Nissan Qashqai.

El nuevo Sportage sorprende por un diseño fresco y actual perteneciente a un estudio y desarrollo más europeo. De esta forma, la dirección de Kia muestra un mayor interés por acercarse a las costumbres y gustos occidentales; no en vano ha sido desarrollado y fabricado en el Viejo Continente y, aunque mantiene algunas líneas del pasado, consigue una imagen robusta, elegante y con carácter.

Nuevo Kia Sportage 1.7 CRDI: gran salto de calidad

Su calidad se ha elevado varios enteros y el equipamiento se ha puesto a la última en tecnología, aunque el acabado que probamos, el denominado “drive”, no contiene la totalidad del los elementos posibles. No obstante, considero que cubrirá las necesidades de la mayoría de los usuarios.

Respecto al motor, el Kia Sportage 1.7 CRDI no experimenta ningún cambio en esta generación, el bloque es el ya conocido 1.7 con 115 CV. Esta mecánica da acceso a la variante diésel, por tanto la más económica y, como ya pudimos comprobar en el modelo anterior, será suficiente en aspectos generales.

En cuanto al comportamiento, este nuevo Sportage es más ágil, más suave y balancea menos: de esta manera su chasis responde con mayor garantía de seguridad y ofrece al conductor mas aplome y confianza.

Actualmente Kia comercializa los dos Sportage, el protagonista de este examen y, mientras quede stock, el antiguo.

Puedo atreverme a decir que, en todos los aspectos, el nuevo Sportage mejora al antiguo. Si estás buscando un SUV y decides comprar un Sportage, merece la pena optar por el nuevo. Aunque Kia ofrezca un descuento de 2.000 euros por el modelo a extinguir, la calidad e imagen del nuevo es muy superior al descuento que ofrecen.

Diseño Kia Sportage 1.7 CRDI drive 4x2 2016: Atractivo y vigoroso

SPORTAGE-ZAGA-DER

La mayoría de los cambios estéticos del nuevo Sportage se centran tanto en el frontal como en la zaga. Todos los elementos que configuran el frontal han sido renovados y adquieren personalidad propia debido a su individualismo. De esta manera, se rompe con las líneas continuas del modelo anterior para dejar paso a la independencia con partes bien diferenciadas.

– Los nuevos grupos ópticos, que incluyen luces diurnas tipo led, quedan colocados en solitario en una posición muy alta, incluso el capó es recortado en los laterales para poder alojarlos al estilo de los SUV de Porsche, el Cayenne o Macan.

– La calandra adopta el mismo corte estético que en los últimos modelos de Kia, también de nido de abeja. Queda bien marcada y definida en el centro del morro.

El logo de Kia adquiere personalidad propia, al encontrarse en un lugar muy visible, en la carrocería en vez de en la rejilla.

– El elemento que contiene las luces antiniebla, de innegable similitud con las del nuevo Kia Rio, también adquieren identidad propia.

Todos estos aspectos individualistas le confieren al frontal del Sportage una imagen más dinámica, robusta, definida y enérgica.

La vista lateral es bastante continuista, pocos son los cambios realizados, quizá por ser la parte más acertada del diseño anterior, aunque podemos apreciar las alargadas terminaciones de los nuevos grupos ópticos traseros con luces led.

Lo más curioso que me encontré al observar la zaga del nuevo Sportage fue la simetría y sucesión de líneas paralelas. Por un lado, la línea continua que une los faros traseros que aporta conjunto en vez de individualidad, justo al contrario que en el frontal. Y, por otro lado, los planos que surgen a través de líneas paralelas: el portón, pilotos traseros, matrícula, el paragolpes, etc.

Todas estas novedades estéticas, muy atractivas desde mi punto de vista, aportan elegancia y distinción.

Quizá el único elemento común al modelo anterior son los expuestos faros traseros ubicados en el paragolpes. Cabe señalar que estos pilotos son muy útiles a la hora de señalizar el vehículo con el portón abierto. En este caso, son de menor dimensión y están mejor protegidos que en la versión anterior.

Interior Percepción de categoría superior

SPORTAGE-CONSOLA

Al abrir las puertas del nuevo Sportage, la calidad percibida de los materiales empleados, así como la distribución, estética y colocación de las zonas de mandos, es notablemente superior al modelo precedente.

Aparte de contar con el volante y la palanca de cambio en piel, el habitáculo tiene cromados que aumentan su clase a categoría superior.

Estas mejoras, junto a la gran amplitud ya demostrada en el modelo anterior, consiguen en el nuevo Sportage un nivel de confort sobresaliente.

Los pasajeros delanteros tienen espacio de sobra para sentirse holgados y cómodos. Sobre todo se sentirán despreocupados, porque, aunque tengan sus asientos retrasados o inclinados, no comprometerán el espacio posterior. En el caso del conductor, conviene retrasar el asiento para no darse en la rodilla con la consola del climatizador.

El asiento del conductor es regulable en altura y tiene regulación eléctrica lumbar, lástima que la altura del asiento del copiloto no sea regulable.

Tranquilamente pueden viajar hasta 5 adultos, todos disfrutarán de espacio de sobra tanto para la cabeza como para las piernas.

Eso sí, el pasajero trasero central puede que se sienta incómodo, ya que el respaldo trasero alberga en la zona central un reposabrazos abatible con estructura para alojar dos bebidas o latas de refresco. Este elemento endurece el respaldo y no es demasiado agradable. Y, ya puestos, dado que se incluye el reposabrazos, podrían haber colocado una trampilla para acceder al maletero o para transportar esquís.

El confort de los pasajeros traseros aumenta gracias a los aireadores centrales de la climatización y a la regulación en inclinación del respaldo. Sin embargo, los cinturones traseros no son regulables en altura.

La postura de conducción es muy buena y los mandos principales están bien colocados, si bien es cierto que, para poder hacer uso de todos los mecanismos, necesitaremos familiarizarnos ellos.

Aunque el volante del Sportage sea multifunción, considero que el regulador del volumen existente en la consola central debería tener mayor importancia visual que cualquier otro mando del climatizador, sobre todo si ambas consolas se encuentran muy cerca. El protagonismo que adquiere el regulador de la temperatura provocó que, en ciertos momentos de mayor atención, como a la hora de realizar la maniobra de aparcamiento, bajara la temperatura cuando lo que quería era bajar el volumen de la radio.

Sin embargo, la pantalla táctil tiene muy buena lectura y sin reflejos. Se encuentra en una buena posición para ser controlada o ver las indicaciones del GPS.

La instrumentación es bastante completa, incluso con termómetro de refrigerante, indicador que escasea en los nuevos modelos.

Tiene muchos espacios para dejar objetos, compartimento para gafas, cofre central con reposabrazos delantero… por cierto, muy bien dispuesto, ya que no me molestó en los cambios de marcha ni al accionar el freno de mano.

El maletero tiene una capacidad muy buena de 503 litros con formas muy aprovechables. Si colocamos la tablilla del maletero en la posición más alta, podemos disponer del suelo plano al abatir los asientos traseros.

Motor Kia Sportage 1.7 CRDI drive 4x2 2016: sin pretensiones

SPORATGE-ZAGA-IZQ-C

El motor que trae la unidad de prueba no cambia respecto al Sportage anterior. Es el mismo bloque diésel de 1,7 litros que desarrolla 115 CV con 255 Nm de par, mecánica que también monta su hermano el Hyundai Tucson.

No obstante, a la hora de configurar nuestro Sportage, tenemos otras motorizaciones para poder elegir.

Este propulsor, que es el escalón de acceso a la gama diésel, es un viejo conocido. Sumamente suave, responde desde bajas revoluciones y sube de vueltas con soltura y, sobre todo, enamora su silencio de marcha.

Pero, por el contrario, su limitada potencia le penalizará cuando subamos puertos, sobre todo si cargamos el nuevo Sportage, no olvidemos que el coche ya pesa 1.470 kg.

Sumar kilómetros no será problema si mayoritariamente los hacemos llaneando. No es un motor para conductores impacientes, ya que las aceleraciones son lentas y las recuperaciones resultan progresivas y tranquilas.

Llegado el caso, necesitaremos realizar bastantes cambios para poder obtener todo su potencial.

Eso sí, por ciudad no te hará falta ni un solo caballo mas, su comportamiento es mas que suficiente, debido a que las primeras relaciones son bastante cortas. Este aspecto también ayuda para cuando queramos meter el Sportage por el campo.

En cuanto a la transmisión, la caja de cambios manual de 6 relaciones es la única que se puede montar con este motor. Existen otras posibles cajas de cambios, como una automática de doble embrague u otra con convertidor de par, pero tendríamos que optar a ellas con otras motorizaciones.

Resulta muy agradable la maniobra del cambio, tiene un embrague muy suave con un recorrido correcto, la caja de cambios es cómoda de accionar en todas las relaciones con buen escalonamiento entre las mismas…, incluso el propio tacto de la palanca del cambio es sedoso y fino.

Podríamos señalar el delicado comportamiento de la marcha hacia atrás. Cuando intentamos engranar la R con vigor y velocidad, no nos lo permitirá y nos recordará que los movimientos deben ser sensibles y relajados.

Comportamiento Kia Sportage 1.7 CRDI: dócil y noble

SPORTAGE-ZAGA-DERE-C

El nuevo Sportage, aparte de mejorar considerablemente en la calidad percibida y disfrutar de un mayor acierto estético, también ha conseguido mayor refinamiento en marcha.

Gracias a las regulaciones del volante, muy generosas en altura y profundidad, y a los cómodos asientos delanteros, podemos adoptar una postura muy agradable para conducir.

La visibilidad en general es muy buena, aunque el límite del morro no lo percibimos demasiado bien al aparcar. Considero un error que ni con el equipamiento extra podamos incluir unos sensores de aparcamiento delantero.

La escasa rumorosidad del motor junto con el buen aislamiento del habitáculo consiguen que circulemos sin contaminación acústica, lo que se traduce en relajación y comodidad. Dicho agrado en la conducción se ve aumentado aún más, ya que casi no llegamos a notar ni los badenes ni los guardia tumbados de la ciudad. Todos los elementos de la suspensión tienen un buen equilibrado en pro del confort.

No debemos olvidar que la unidad de prueba llevaba unos neumáticos Hankook con medidas 225/60 de 17 pulgadas. Quiero recordar que, si alteramos estas medidas “a favor” de la estética actual, aumentando el radio y rebajando el perfil, conseguiremos otros resultados y mucho menos confortables.

La dirección es bastante asistida, lo que facilita las maniobras de aparcamiento, casi podemos mover la dirección con un solo dedo. No obstante, a medida que aumentamos la velocidad, la dirección adquiere mayor dureza.

En carretera es un coche fácil de llevar. Pese a las dimensiones que tiene, su comportamiento es muy ágil y consigue una gran capacidad de reacción en curva. De esta forma, el balanceo de la carrocería, tan notable en este tipo de vehículo, es mínimo.

El conjunto del chasis responde perfectamente y logra un gran dinamismo sin perder confort de marcha. En carreteras viradas podríamos incluso acercarnos a los límites sin tener miedo, ya que el chasis responde noblemente.

Podemos provocar la intrusión del control de estabilidad siempre y cuando realicemos maniobras bruscas o de esquiva, pero a unas velocidades poco comunes para ser del segmento que es.

El único problema que nos podemos encontrar circulando por carreteras secundarias, o por la orografía española, es su limitada potencia. Tanto para subir un puerto como para realizar un adelantamiento, no debemos tener prisa, sobre todo si lo realizamos cargados.

Llaneando se comporta como un auténtico rutero, el aire no provoca balanceo alguno de la carrocería y puede mantener una buena velocidad de crucero con total comodidad para los pasajeros.

Por último, y dadas las características del Kia Sportage 1.7 CRDi, realizamos alguna ruta por el campo. Con la configuración de la unidad de prueba, no podemos someter al nuevo Kia a grandes aventuras. La única tracción posible con el motor 1.7 es la de 4×2. Para poder optar a la tracción 4×4 debemos montar otra mecánica, bien la diésel 2.0 o la gasolina turboalimentada.

Aun así y mientras no dejemos alguna rueda delantera en el aire, las cotas de altura son suficientemente altas como para atrevernos a meterlo por alguna pista sin problemas. También contamos con un interruptor que activa el freno automático en pendientes y puede actuar incluso con el punto muerto.

Equipamiento El acabado “Drive” nos ofrece mucho por poco

 

SPORTAGE-INT-CUADRO-ANGULO

El precio oficial de la unidad probada sin descuentos ni campañas, la denominada Sportage 1.7 CRDI drive 4×2, asciende a 28.350 euros.

Se trata de una versión media que contiene elementos muy adecuados como para pensar que será una de las versiones más demandada por el público en general.

Si tenemos en cuenta el equipamiento del Sportage en este versión, (sensores de luces y lluvia, climatizador bizona, sistemas de aviso de cambio de carril y de reconocimiento de señales de tráfico, sensor de aparcamiento trasero, pantalla táctil de 7” con navegador Tomtom y cámara trasera, wifi, etc.) hay que reconocer que, además de tener un moderno diseño y buen comportamiento, ofrece unos componentes interesantes por el precio que tiene.

No podemos olvidar que su mayor y directa competencia la tiene en la casa del hermano mayor con el Hyundai Tucson, con el que comparte motor, estructura, frenos, suspensiones, etc.

Una vez analizado todo el equipamiento, los tres elementos que más eché de menos fueron:

– La ausencia de un enchufe a 220 V, tan útil sobre todo en este tipo de coches.

– El sensor de aparcamiento delantero, que no se puede incluir ni como opción.

– La regulación de los reposacabezas y cinturones traseros. Si podemos regular el respaldo, necesitaremos regular los demás elementos.

También se podría mejorar el control de velocidad, ya que no podemos indicar digitalmente a qué velocidad lo queremos programar. Sólo podemos fijar la velocidad que marca la aguja del velocímetro.

Dadas las dimensiones del vehículo, considero recomendable la apertura automática del portón trasero, porque incluso a mí, que mido 1,87 m, me cuesta la maniobra de apertura.

Tiene una gran conectividad acorde con el estilo de vida que vivimos. A parte del ya típico Bluetooth, podemos convertir el habitáculo del Sportage en zona wifi. Además cuenta con diferentes cargadores a 12 V y entradas de USB tanto delante como detrás.

El equipo de música no es brillante, cuenta con un total de 6 altavoces, 4 altavoces en la zona delantera y 2 en la trasera. En todo caso, la zona delantera sí ofrece un mayor grado de claridad y nitidez debido a la separación de las frecuencias agudas. Sin embargo,  existe un gran desequilibrio respecto a la zona trasera, ya que en ahí no existe dicha división.

Para poder paliar este desequilibrio, podemos regular las frecuencias graves, medias y agudas, pero seguiremos en las mismas, ya que la regulación o equalización es de forma global, no por zonas.

Podemos optar a una calidad de sonido mayor, aunque debemos gastarnos 3.600 euros más y elegir el acabado Emotion, que, entre otros elementos, como el cargador inalámbrico, tapicería de piel, techo solar panorámico o faros de xenón, incluye un sistema de audio Premium con 8 altavoces firmado por la casa JBL.

Si nuestro bolsillo lo permite, considero que, por el dinero que cuesta el cambio de versión, podríamos configurar el Sportage con el equipamiento Emotion, ya que es sobresaliente.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • ABS
  • TCS (Sistema de Control de Tracción)
  • HAC (Sistema de ayuda de arranque en pendiente)
  • Luces de circulación diurna con tecnología LED
  • Combinación ópticas traseras con tecnología LED
  • VSM (Sistema de gestión de Estabilidad) + TSA (Asistente de conducción con trailer)
  • Asistente dinámico para luces de carretera
  • Sensores aparcamiento trasero
  • Doble airbag frontal
  • ESC (Programa Electrónico de Estabilidad)
  • Sistema de control de presión de los neumáticos
  • DBC (Control de Freno en Descenso)
  • Airbag laterales delanteros y de cortina
  • Sistema de asistencia de mantenimiento de carril + Sistema reconocimiento de señales de tráfico
  • Reposacabezas regulables en altura
  • Faros antiniebla delanteros
  • ESS (Activación parpadeo luces de freno en caso de frenada de emergencia)

Equipamiento Opcional

  • 1700 €Pack Total (Techo Solar Panorámico + Faros Bi-xenón adaptativos + Lavafaros)

    Confort

    Equipamiento de Serie

    • Spoiler trasero
    • Tapicería en tela
    • Retrovisor interior electrocrómico
    • Lunas oscurecidas
    • Llantas aleación 17´´ con neumáticos 225 / 60
    • Retrovisores exteriores calefactables y plegables con el intermitente incorporado
    • Acabado Puertas en piel sintética
    • Control de crucero con limitador de velocidad
    • Retrovisores exteriores eléctricos
    • Barras de techo
    • Volante y palanca cambios en piel
    • Cierre centralizado con llave plegable
    • Sensor de lluvia
    • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
    • Dirección Asistida Eléctrica (R-MDPS)
    • Climatizador bizona Automático
    • Asiento del pasajero regulable en altura

    Equipamiento Opcional

    • 450 €Pintura metalizada
    • 900 €Pack Visión (techo solar panorámico)
    • 150 €Pintura sólida (color exterior WD)

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Mandos de control de audio en el volante
    • Navegador 2
    • Panel de instrumentos tipo Supervision (4,2'')
    • Cargador de USB
    • Navegador 1
    • Bluetooth
    • Sistema de Audio con conexión AUX + USB

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Sensor de luces
    • Cargador de USB (plazas traseras)
    • Función seguridad elevalunas (lado conductor)

    Consumo Contenido para su peso y tamaño

    SPORTAGE-ZAGA-IZQ

    La marca coreana homologa un consumo medio más que ajustado y optimista para este Kia Sportage 1.7 CRDi: cifra en 4,6 litros el gasto de combustible medio, un consumo de 5,4 l en la ciudad y 4,2 l por carretera.

    Durante la prueba, el consumo medio que obtuvimos oscilaba entre los 5,9/6 litros cada 100 kilómetros, algo lejos de lo que ofrece la marca.

    Circulando tranquilamente por ciudad, sin fuertes aceleraciones, sin prisas y con el star & stop activado, gastamos 6,8 litros, también bastante lejos de la ofrecida por la marca.

    Rodando por carretera con el control de crucero activado, obtuvimos dos mediciones, un consumo de 4 litros a 90 km/h, y otro de 6,2 litros a 120 km/h.

    Con un depósito de combustible de 62 litros, podemos llegar a tener una autonomía de alrededor de 900 kilómetros.

    Rivales

    Sportage 1.7CRDi VGT Eco-Dynamics Drive 4x2

    Desde
    28.700 €

    Diesel

    Manual
    marchas

    Qashqai 1.5dCi N-Connecta 4x2

    Desde
    26.650 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    110

    11,9

    3,8

    103

    Tucson 1.7CRDI BD Klass Nav 4x2

    Desde
    28.495 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    115

    13,7

    4,6

    119

    Tiguan 2.0TDI Edition 85kW

    Desde
    27.393 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    116

    10,9

    4,7

    123

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba