Kawasaki ZX-10R

17 Abril, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Kawasaki parece que ha efectuado un «retorno al pasado», se ha dejado de medias tintas y ha vuelto con fuerza a sus orígenes en motos deportivas: potencia bruta en busca de la máxima efectividad.

6

Más información en Hoymotor16, número 1278


El circuito de Losail está situado cerca de Doha, la capital del estado de Qatar. Y cuando en Europa estamos en pleno invierno, allí se puede disfrutar del sol, la playa y el mar con temperaturas diurnas que siempre superan los 25º. Eso, junto a unas instalaciones modélicas, han sido las razones para que Kawasaki eligiera este lugar como marco para la presentación de su gran estrella de la temporada: la ZX-10R.


Este modelo tiene una enorme tradición deportiva y siempre ha levantado pasión entre los aficionados, tal vez por eso conserva una imagen algo continuista, pero sólo en apariencia, pues todas sus piezas son enteramente nuevas.

    prestaciones

    Las cotas internas del motor permanecen inalteradas pero todos los elementos mecánicos han sido rediseñados, aligerados y mejorados y el resultado es una autentica bomba. Un motor lleno desde abajo, con buena entrega de potencia a medio régimen y una estirada final extraordinaria. Como absoluta novedad incorpora un sistema de control de tracción que han bautizado como KIMS y sólo opera cuando se rueda muy al límite, si los sensores detectan que empieza a derrapar la rueda trasera, el encendido modula la potencia y la aplica de forma óptima para recuperar el agarre.


    Esta Kawasaki ZX-10R pertenece a una nueva generación de motos deportivas que tienen unas cualidades difíciles de imaginar hace pocos años. El motor roza los 200 caballos de potencia y el chasis los digiere a la perfección. En las largas rectas de Losail corre como un diablo, a la salida de los virajes acelera de forma endemoniada y el bastidor dirige la potencia siempre con aplomo, sin descomponerse en ninguna circunstancia.


    Además el equipo de frenos con pinzas monobloque y bomba radial es simplemente perfecto, frena muchisimo y a la vez tiene un tacto modulable que permite al piloto dosificar y apurar las frenadas hasta límites cercanos a la competición de máximo nivel.

    Puesto conducción

    Es más estrecha y afilada en su frontal y tiene un colín minimalista, el depósito de combustible es más corto y estrecho, por lo que la posición del piloto se encuentra bastante avanzada respecto al eje de la dirección. La postura resulta cómoda, dentro de la radicalidad de una moto deportiva y hay suficiente espacio para que el piloto se pueda mover con libertad encima de la moto.


    Por esas características, es una moto que recomendaré solo para expertos, amantes de la conducción puramente deportiva sin concesiones a otro tipo de utilización, que busquen en su moto simple y llanamente el placer de pilotar.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba