Jeep Patriot

4 Julio, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

Este nuevo SUV se desenvuelve con soltura gracias al propulsor 2.0 CRD de 140 CV y presume de un equipamiento y una funcionalidad realmente atractivos.

3

El nuevo Patriot se desmarca del Compass con un diseño y una apariencia más acorde con un Jeep. Esta nueva apuesta en el segmento SUV presume de un tacto y comportamiento muy neutro sobre asfalto, se desenvuelve con soltura gracias al propulsor 2.0 CRD de 140 CV y presume de un equipamiento y una funcionalidad realmente atractivos.


Jeep es un referente en vehículos todoterreno. Sin embargo, el éxito de los SUV ha hecho reaccionar a la marca y tras presentar hace meses el Compass completa ahora su ofensiva con el Patriot, un vehículo dirigido a un público más urbano, joven y sin necesidad de un uso TT puro y duro. El Patriot es, básicamente, un Compass con una apariencia más corpulenta y musculosa. El diseño, en definitiva, será el principal argumento para decantarse por uno u otro. Este nuevo SUV es más «Jeep» , más «masculino » si se quiere, como anuncian en la propia marca. Su «zona de combate » se dirige a rivales como el Nissan X-Trail, Suzuki Grand Vitara o Hyundai Tucson.

La última criatura de Jeep resulta muy manejable y presume de un tamaño, modularidad y tacto general realmente atractivos. El interior, funcional y práctico, es el mismo del Compass. También la tecnología y los grupos propulsores. Bajo pedido se puede optar a un gasolina de 2,4 litros y 170 CV, pero las ventas recaerán sobre el conocido 2.0 CRD de 140 caballos (mecánica de origen Volkswagen) asociado a un cambio manual de seis relaciones. La solvencia y economía son sus mayores atractivos y la suavidad de funcionamiento su talón de Aquiles, aunque en honor a la verdad cada vez resulta más «redondo».

    prestaciones

    El esquema de suspensión responde a un sistema totalmente independiente (McPherson delante y Multilink detrás) para enfocar preferentemente un uso sobre asfalto. Su comportamiento sobre esta superficie es notable, gracias en gran medida al sistema de tracción total activo denominado Freedom Drive I. Dotado de un acoplamiento controlado electrónicamente (situado en el eje trasero), en condiciones normales el tren delantero asume el protagonismo. En caso de pérdidas de tracción, el sistema puede enviar hasta un 60 por ciento al eje posterior por medio de un embrague de doble fase, aunque esta acción se puede producir incluso sin detectarse pérdidas de adherencia.

    El Patriot también cuenta con una función de bloqueo «Lock» que, en este caso, reparte al 50 por ciento la tracción entre ambos ejes. Esta función es efectiva siempre que no se superen los 40 km/h y resulta muy eficaz en zonas complicadas, como bancos de arena o pequeños vadeos o trialeras, como tuvimos ocasión de comprobar. No obstante, el mayor hándicap en conducción «off road» viene motivado por un paragolpes delantero muy voluminoso y bajo, que tocará en el suelo a la mínima «hazaña».

    La seguridad también es un punto destacable en el nuevo Jeep Patriot, que presume de elementos como el control de tracción y estabilidad, mitigación electrónica del balanceo (ERM) o monitorización de la presión de los neumáticos. Este modelo llegará el próximo mes de septiembre con dos niveles de acabado: Sport y Limited.

    Equipamiento

    El primero ya presume de un completo equipamiento de serie (aire acondicionado, radio CD, airbag de cortina, barras en el techo, elevalunas eléctricos, llantas de aleación de 17 pulgadas…) y su precio se establece en 25.840 euros. El Limited aumenta la factura hasta los 27.000, unos precios muy competitivos.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba