Jeep Cherokee 2.8 CRD Sport

20 Marzo, 2009, modificada el 24 Enero, 2011 por

La gama del todoterreno americano se amplía con una variante menos equipada pero de precio más asequible. Se combina, como única posibilidad, con motor de gasóleo y cambio manual.

16

La gama del todoterreno americano se amplía con una variante menos equipada pero de precio más asequible. Se combina, como única posibilidad, con motor de gasóleo y cambio manual.

La nueva versión Cherokee Sport, que se añade a la anterior Limited, ha sido ideada para aquilatar precio y encarar de mejor forma modelos como los Audi Q5, BMW X3, Honda CR-V, Land Rover Freelander 2, Mercedes-Benz GLK o Volkswagen Tiguan, entre otros. Por ello su dotación de serie es más escasa.

Aún sí, agrupa de serie 4 airbag delanteros, airbag de cortina, frenos ABS con detección del tipo de firme sobre el que se transita, corrector EBD y asistente de emergencia BAS, asistente para arranque en rampa HSA, control de descensos HDC, ESP -con función antivuelco-, faros antiniebla, luneta posterior practicable, monitor de presión de neumáticos, retrovisores termoeléctricos, climatizador con sensor de temperatura corporal, 4 elevalunas, cierre con mando a distancia, radio-CD y llantas de 16 pulgadas entre lo más significativo.

Por 850 euros puede montar un pack que agrupa sensor trasero de aparcamiento, un tapizado que repele la suciedad denominado YES Essentials, control de velocidad y respaldo del acompañante abatible hacia delante; la pintura metalizada -785 euros- es el otro opcional dispnible. No puede llevar otros como tapizado de cuero -de serie en el Limited-, alumbrado de xenón, cargador de CD, Bluetooth o acceso/arranque keyless.


Jeep ofrece esta versión –maletero de 419 a 1.404 litros- con el motor de gasóleo de 4 cilindros 2.8 CRD, con 177 CV y 410 Nm de par máximo -constante entre 2.000 y 2.800 rpm- conectado, como única alternativa, al cambio manual de 6 velocidades NSG 370 con caja tránsfer de reducción 2,72:1 -se activa mediante un mando eléctrico-. La mecánica suma inyección directa common rail, turbocompresor de geometría variable e intercooler. Permite al 4×4 americano -2.055 kg- una velocidad máxima de 180 km/h, una progresión de 0 a 100 km/h de 11,5 segundos y un consumo medio homologado de 8,4 litros a los 100 -222 gr/km e impuesto de matriculación del 14,75%-.


El comportamiento rutero es algo pesado y aparatoso, más torpe que el mostrado por los modernos todocamino medios, casi todos de calidad interior superior, aunque no de mejor habitabilidad. También la calibración de la suspensión es blanda, lo que motiva balanceos en tramos de curvas abordados con ligereza. A cambio absorbe con eficacia los baches y rotos del suelo, permite una marcha confortable en autopista/autovía y responde con suficiencia en conducción offroad.


En el último entorno, el Cherokee se desenvuelve con soltura gracias a unos aceptables ángulos de ataque, salida y ventral -28,2º, 30 y 21,7, respectivamente-, a una altura libre al suelo de 189 mm y a su sistema de tracción total Select-Trac II, con modos de trabajo 2WD -se impulsa sólo con las ruedas traseras-, 4WD Auto -tracción total con diferencial central libre- y 4WD Low -tracción total con diferencial central bloqueado.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba