Jaguar XFR

26 Junio, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Conducimos la berlina más rápida y radical de la gama británica. Su motor V8 de 5 litros de cilindrada, sobrealimentado, rinde 510 CV de potencia en la parte alta de su régimen de giro. ¡Adictivo!

33

Con la llegada de las nuevas motorizaciones del Jaguar XF, tanto gasolina como diésel, la oferta de la marca del felino se completa para reforzar y posicionar mejor -si cabe- su berlina grande entre las mejores del segmento, dentro del nicho premium o de lujo.


Una de estas nuevas versiones es la R que nos ocupa, que tiene su homológa en el XK, con la que comparte mecánica -adoptada también por sus primos ingleses de Land Rover, Range Rover y Range Rover Sport-.


Un modelo llamado a competir con lo más selecto y prestacional de la categoría, en la que encontramos modelos como el Audi RS6, el BMW M5, el Cadillac CTS-V y el Mercedes E63 AMG. Del selecto club de los coches que llegan y sobrepasan los 100 cv de potencia por litro de cilindrada, entre los que se encuentran modelos ya míticos como el BMW M6, elegidos por los apasionados de las prestaciones puras y las sensaciones más radicales y brutales.


A pesar de ser el último en llegar, se convierte en una opción razonable, por su exclusividad e imagen discretas, y en el buque insignia prestacional de la firma -de momento- con permiso del futuro XJ. Si quieres conocer a fondo la opción más rabiosa del XF, sólo tienes que seguir leyendo.

Interior

En el Jaguar XFR no falta detalle y su combinación de materiales nobles -alcántara, aluminio, cuero y madera- completa un habitáculo envidiable por su ergonomía y ambiente deportivo en el que los asientos -de cuero bicolor, con ajustes eléctricos y memoria- y el techo negro tienen mucho que decir.


Las plazas delanteras ofrecen un apoyo perfecto en curva para las piernas, la zona lumbar y la de los hombros, manteniendo el cuerpo de sus ocupantes en la posición idónea, por comprometido que sea el viraje. El volante multifunción, también de piel, incorpora la sigla R en su brazo inferior -como los respaldos delanteros y traseros-.


Viajar cómodo no es un problema en este Jaguar en el que la amplitud de las plazas anteriores se mantiene para los pasajeros de las posteriores, de tal forma que cinco adultos de hasta 1,80 m de altura -tanto delante como en los laterales del banco trasero- pueden acomodarse con su equipaje, que dispone de un espacio de carga de 500 litros920 si vamos solos y abatimos los asientos-. Calidad y capacidad –4.961 mm de longitud, 1.877 de ancho y 1.460 mm de alto- en un conjunto radicalmente prestacional.


El equipo de serie del XFR incluye: transmisión automática de 6 velocidades con opción secuencial mediante levas en el volante, airbags -los delanteros son adaptativos-, ABS, distribuidor electrónico de la frenada –EBD-, control de frenado en curva –CBC-, controles de estabilidad –DSC– y tracción –TRAC DSC-, sensores de aparcamiento, control de velocidad, retrovisores automáticos y fotosensibles -los exteriores térmicos-, columna de dirección ajustable eléctricamente con mecanismo de retracción, faros bixenón, sensores de luz y lluvia, climatizador bizona, llantas de aleación de 20 pulgadas montadas sobre neumáticos de 255/35 delante y 285/30 detrás, luz ambiente interior, testigo de desgaste de pastillas de freno, equipo multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas, bluetooth, navegador, audio de 8 altavoces con subwofer, cargador frontal de 6 CD’s entrada auxiliar y lector de MP3, JaguarDrive -modo dinámico y de invierno-, tres huecos para vasos en el túnel de la transmisión, control de diferencial activo, alarma e inmovilizador antirrobo, branquias Supercharged, parasoles iluminados, rueda de repuesto de emergencia, ordenador de viaje y acceso y arranque sin llave. Así su precio es de 98.900 euros.


Pero nuestra unidad de pruebas equipaba una serie de extras, formada por pintura metalizada960,20 €-, puerto USB valido para iPod controlado a través de la pantalla táctil –878,48 euros-, radio digital DAB -398,38 €-, comandos por voz755,90-, TV -980,63 euros-, sistema de sonido Bowers & Wilkins con 13 altavoces, 440 W de potencia y amplificador Alpine806,98 €-, monitor de ángulo muerto -592,46-, lavafaros321,76-, parabrisas térmico -449,45 euros-, climatizador con recirculación de aire automática mediante un sensor de olores externos81,72-, cortina trasera eléctrica480,10-, mando de apertura de garaje -459,67 €-, control de velocidad de crucero adaptativo con sistema de frenada de emergencia avanzado -1.634,38-, paquete de aparcamiento con sensores delanteros y cámara trasera909,12-, sensor de presión de los neumáticos -612,89- y asientos ventilados1.644,59 euros-, que hace crecer la factura final hasta los 110.866,20 euros.

Comportamiento y Prestaciones

Nos ponemos al volante de la berlina más potente de la marca británica y pulsamos el botón de arranque latente, situado en el túnel de la transmisión, a la vez que pisamos el freno. El sonido del motor V8 de 5 litros de cilindrada sobrealimentado por un compresorSupercharged– es como el despertar de la bestia. El joystick circular –Jaguar Drive Selector– del cambio automático de 6 velocidades se eleva y engranamos la D, momento en el que los 510 CV  de potencia -que se consiguen entre 6.000 y 6.500 rpm– entran en juego.


Si se es prudente con el pedal derecho, el Jaguar XFR puede pasar por cualquier berlina de lujo suave y confortable para sus ocupantes -ya que fuera la sinfonía gira cabezas-, pues su habitáculo ofrece una insonorización impecable.


Pero ojo, al estirar el régimen de giro de este poderoso propulsor -elástico hasta las 7.000 vueltas-, en la posición S del selector o a través de las levas del volante en modo secuencial, podemos escuchar el genio de semejante caballería que goza de 625 Nm de par, efectivos entre 2.500 y 5.500 rpm. Esto se traduce en una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h -limitada-.


Sin duda, registros sobresalientes para sus 1.891 kg de peso que reaccionan inmediatamente ante cualquier insinuación del acelerador con un empuje brutal, constante y progresivo -de aunténtico deportivo- desde la parte baja hasta la más alta del cuentavueltas -donde entrega su máximo potencial-, acompañado de un sonido grave y adictivo. Esto no significa descontrol, al contrario. Los frenos del XFR son tan potentes como su motor y aguantan deceleraciones abrumadoras y fulgurantes, apoyados por los sistemas de ayuda a la conducción.   


En zonas viradas permite una conducción segura y asombrosamente ágil y estable con maniobras más sutiles al límte, si buscamos las cosquillas a este trasera. Esto se debe a sus 2.909 mm de batalla, a una dirección exacta -sin llegar a ser exigente- y al modo dinámico formado por el nuevo control diferencial activoADC– y la suspensión dinámica adaptativa -que se ajusta automáticamente según el firme y el tipo de conducción-. Aun así en curvas lentas los kilos se notan y sin controles las pérdidas de tracción podrían dar algún que otro “susto” en forma de sobreviraje.


Para completar el carácter R de esta berlina de lujo inglesa, el cambio secuencial pemite diversión sin que el gas influya en la elección de marcha, aunque una palanca al uso facilitaría las cosas cuando hay que girar el volante más de un cuarto de vuelta.


Ahora vamos a la parte racional. Los consumos son elevados y las cifras oficiales –12,5 litros en recorrido mixto, 8,7 en carretera y 18,7 litros en ciudad, todos ellos a los 100 km– son fáciles de conseguir. Y es que ya se sabe, un coche que anuncia la mitad de potencia de un monoplaza de F1, aproximadamente, tiene una relación entre potencia y cilindrada de 102 CV por litro y arranca en torno los 100.000 euros da sensaciones sorprendentes a su conductor, siempre y cuando la economía sea una anécdota más para su afortunado dueño.

Destacable

– Motor.
– Equilibrio entre deportividad y lujo.
– Calidad y exclusividad.

Mejorable

– Equipo de serie.
– Consumo elevado.
– Peso notable.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba