Jaguar XF 3.0D

2 Enero, 2009, modificada el 24 Enero, 2011 por

En abril  llega un XF diésel energizado para encarar en forma a su temible competencia.

19

En abril llega un XF diésel energizado para encarar en forma a su temible competencia.

Si bien el funcionamiento del propulsor 2.7D V6 biturbo de la berlina media británica depara buenas prestaciones, consumos ajustados y ante todo una encomiable suavidad de marcha, el rendimiento que atesoran rivales como los Audi A6 3.0 TDI Quattro, BMW 535d y Mercedes E 320 CDI y 420 CDI dejan en clara desventaja sus 207 CV/435 Nm. Esta carencia se resuelve a partir de abril, cuando aterricen en España las primeras unidades del nuevo XF 3.0D desdoblado en variantes de 240 y 275 CV, con precios aún por confirmar -las reservas se pueden realizar a partir del 12 de enero-.

El nuevo motor, que en el caso de su opción más potente libera un abultado par máximo de 600 Nm 500 en la otra-, supone un avanzado desarrollo del anterior V6, por lo que mantiene el doble sistema de sobrealimentación -un turbo por bancada de cilindros-, pero subre de cilindrada, cambia de gestión mecáncia y el sistema de alimentación mediante inyectores piezoeléctricos y common rail III eleva presión a 2.000 bar.

Con un consumo medio homologado en 6,8 litros cada 100 km recorridos, el gasto de ambos es incluso menor al arrojado por el actual 2.7D, cifrado en 7,5 litros cada 100 km. Eso sí, las prestaciones son sensiblemente más elevadas. Por ejemplo, el XF 3.0D de 275 CV, llamado S, alcanza una velocidad máxima de 250 km/h con una deportiva progresión desde parado, y hasta 100 km/h, fijada en 6,4 segundos. En el XF 3.0D de 240 CV la punta queda establecida en 240 km/h y el 0 a 100 km/h en 7,1 satisfactorios segundos -229 km/h y 8,2 segundos el 2.7D-.

Como en el resto de XF, la única opción de transmisión queda encomendada a la caja automática y secuencial marca ZF mediante convertidor de par y mando rotatorio y emergente de selección JaguarDirve Selector sobre la consola. También adosa levas para uso secuencial en el volante. La energía llega en todos los casos a las ruedas traseras.

Relevo del S-Type, el XF es una amplia berlina de 4.961 mm de longitud y marcado diseño tipo coupé. De ahí que sus plazas traseras no brillen por altura, si bien dos adultos viajan a sus anchas, también por el generoso hueco previsto para las piernas. El maletero contempla una cavidad de 500 litros -540 aquellos XF que opten por un kit reparapinchazos en vez de la rueda de emergencia provista de serie-, mientras que el habitáculo sobresale por la calidad visual y táctil, con luz ambiental indirecta turquesa, cómodos butacones, materiales nobles en consola, puertas y salpicadero, ajustes convincentes, sistema de acceso y arranque tipo keyless, apertura de guantera mediante sensor de aproximación Jaguar Sense -también para la activación de las luces del techo-, toberas de aireación de apertura automática…

Puede además contar con sistemas de última generación al estilo del aviso de obstáculos BSM para cambiar de carril con seguridad, asientos tapizados de cuero calefactados e incluso ventilados, iluminación bi-xenón direccional -curiosamente, no monta ni puede faros antiniebla-, control de velocidad activo ACC, cámara de retrovisión -se agrega a los sensores de aparcamiento frontal y posterior-, mando verbal de órdenes, capó activo para mitigar consecuencias ante atropellos…

Por cierto, las mecánicas de gasolina previstas para el XF, caracterizado por un suave y eficaz rodar a partir de sendos trenes independientes, son un V6 de 238 CV y sendos V8 de 298 y 416 CV, el último (SV8) aderezado por un compresor volumétrico Roots.


MIRA EL VÍDEO DEL JAGUAR XF

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba