Infiniti G37

27 Mayo, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

En hoyMotor descubrimos para ti una nueva forma de ver los “coches de padre”. ¡Súbete con nosotros a la berlina de lujo más deportiva del momento, verás como te llevas una grata sorpresa!

34

Infiniti, la marca de lujo de Nissan y rival directa de Lexus -homóloga de Toyota-, llega a nuestro país dispuesta a dar mucha guerra como alternativa a los modelos premium ya posicionados en nuestro mercado.


Su gama se compone de una berlina de tamaño medio -la que nos ocupa-, un coupé y un coupé cabrio de medidas similares -el G37 Coupé y el G37 Cabrio, respectivamente-, un todocamino compacto -el EX37– y un SUV grande con dos motorizaciones -el FX37 y el FX50-.


Para los “novatos”, Infiniti, junto con Lexus y Acura -de Honda– forman la oferta de lujo japonesa en Estados Unidos desde hace apróximadamente 20 años. El modelo que nos ocupa es su representante en el segmento de las berlinas premium, con rivales de la talla de los Audi A4, BMW Serie 3, Lexus IS y Mercedes Clase C, modelos de reconocido prestigio en nuestras carreteras con los que también se miden los Cadillac BLS, Jaguar X-Type, Saab 9-3 y Volvo S60.


En hoyMotor descubrimos para ti una nueva forma de ver los “coches de padre”. ¡Súbete con nosotros al Infiniti G37, verás como te llevas una grata sorpresa!

Interior

El habitáculo del G37 S -la última letra es la denominación del acabado más alto de gama, que se puede ver en las fotos-, está dentro de la media, a pesar de sus medidas aventajadas –4.775 mm de largo, 1.770 de ancho y 1.450 mm de alto-.


Está pensado para cinco, aunque cuatro personas irán realmente cómodas -atrás los asientos laterales son reclinables- y tendrán espacio suficiente para las maletas gracias a los 450 litros de capacidad del maletero que no son todo lo aprovechables que nos gustaría, debido a su espacio de formas irregulares y una boca de carga un poco justa. A su favor hay que decir que ofrece espacio para galleta de repuesto.


La calidad percibida está a la altura del segmento en el que milita. Los materiales del salpicadero y los guarnecidos de las puertas son de primera y los ajustes tampoco se quedan atrás.


Es reprochable que comparta elementos con sus hermanos “pobres” de Nissan -como las manetas y demás mandos del cuadro-, pero también es cierto que esto es algo habitual y consentido en otras marcas de caché como Audi o Lexus, y normal por culpa de las sinergias de grupo -estrategia obligada para reducir costes, y más en tiempos de crisis-. 


En lo que a equipamiento de serie se refiere el Infiniti G37 S ofrece: sistema de control de presión de neumáticos, volante deportivo multifunción y pomo del cambio en cuero, pedalier y acabados interiores en aluminio, asientos deportivos de cuero calefactados -el del conductor con memorias y ajuste eléctrico de 14 posiciones, y el del acompañante de 4-, volante y retrovisores exteriores -plegables eléctricamente y con calefacción-, pantalla de 7 pulgadas con controlador para el sistema de audio de 7 altavoces con cargador de 6 CD’s -compatible con MP3 y WMA- y entrada AUX, bluetooth, control y limitador de velocidad de crucero, acceso y arranque con llave inteligente, sensores de luz y lluvia, retrovisor interior con atenuación automática, columna de dirección con ajuste eléctrico de altura y profundidad, 6 airbags -delanteros para conductor y acompañante, laterales para caderas y tórax y de cortina-, reposacabezas delanteros activos, anclajes isofix en los asientos traseros, botiquín de primeros auxilios con triángulo de seguridad, luces bixenón adaptativas regulables en altura y con limpiafaros automáticos, climatizador automático bizona, bolsa portaesquíes y luces antiniebla. Todo por 46.950 euros.


Opcionalmente se puede montar cambio automático de 7 velocidades con modo secuencial y levas de magnesio tras el volante –2.300 €-, control de curcero inteligente -sólo para unidades con cambio manual, la nuestra lo incluía, por 950 €-, techo solar eléctrico –1.100 €-, rueda de recambio de emergencia que sustituye al kit anti-pinchazo de serie –110 €-, pintura metalizada -en nuestra unidad, 900 €– y pack multimedia -que incluye sistema de navegación DVD con reconocimiento de voz, cámara de visión trasera y Bose Premium Sound System con 10 altavoces por 3.500 euros, también en nuestro coche-.

Comportamiento y Prestaciones

El Infiniti G37 S sorprende nada más ponerte al volante con una posición de conducción muy baja. El motor V6 de 3.696 cc y 320 CV de potencia a 7.000 rpm es todo un prodigio de empuje constante e inmediato.


Sus 360 Nm de par motor a 5.200 rpm nos catapultan en 5,8 segundos hasta los 100 km/h, llegando a su límite máximo en los 250 km/h, registros de verdadero deportivo. Los consumos que anuncia la firma nipona son de 10,6, 7,9 y 15,3 litros a los 100 km en ciclo mixto, carretera y ciudad respectivamente.


Pero sus buenas maneras no se conforman con las cifras, algo notable nada más engranar la primera relación del cambio manual de 6 velocidades de tacto muy duro y contundente, y recorridos cortos -que puede ser un problema si se hace mucha ciudad o no somos lo suficientemente amantes de la deportividad-, calcado al de su primo -condenado a desaparecer- Nissan 350Z, del que toma su plataforma junto con el nuevo 370Z.


La dirección es todo lo exacta que se puede esperar de un verdadero deportivo, sin llegar a ser tan exigente como la transmisión, mete el coche en la curva sin vacilar gracias al sistema activo a las 4 ruedas 4WAS.


La estabilidad de este tracción trasera -propulsión- en ningún momento se ve comprometida, gracias a sus 2.850 mm de batalla, a los sistemas que engloba el control dinámico del vehículo VDC y al diferencial viscoso de deslizamiento limitado LSD, todos ellos responsables de la ausencia de pérdidas de adherencia.


A todo esto hay que sumar el equilibrio perfecto que aporta la suspensión deportiva, cómoda -hasta hacer olvidar las imperfecciones del asfalto, incluso las aprobadas por la DGT-, pero sin balancear -ni siquiera al límte, en apoyos acusados, los 1.709 kg del conjunto se hacen notar- en parte también, por los neumáticos 225/50 del eje delantero y los 245/45 de atrás montados sobre llantas de 18 pulgadas. En definitiva, una auténtica delicia.


En autopista o autovía nada rumoroso y con una calidad de rodadura tan buena como la del mejor de sus rivales, y en carreteras viradas un misil con carácter deportivo de sobra y un sonido para enmarcar cuando se le exprime.


Muchos pensarán, ¿y qué tal va de frenos? Pues a la altura del potencial que ofrece, los discos ventilados de 355 mm delante y 350 detrás con pinzas de pistones opuestos –4 y 2 pistones respectivamente- responden a la perfección en las situaciones más exigentes.


Hablamos de un producto exclusivo como pocos, equiparable y en algunos casos superior a las versiones más potentes de la berlinas premium disponibles en nuestro mercado y con un matiz muy importante: además de la apariencia lujosa del conjunto, tiene un lado racing perfecto para los amantes de las sensaciones fuertes. Un consejo, abstenerse burgueses.

Destacable

– Motor.
– Comportamiento y tacto deportivo.
– Exclusividad.

Mejorable

– Cambio manual exigente para uso diario.
– Consumo elevado.
– Maletero irregular y de acceso justo.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba