Infiniti FX 50S

, modificada el 24 enero, 2011 por

La punta de lanza de la marca japonesa Infiniti cuando llegue a España será este todocamino sometido a dieta de esteroides. Lo probamos en San Diego, California. Y gracias a todas las ayudas a la conducción con las que va provisto, se puede hablar de este modelo como el SUV del futuro.

8

Más información en Hoymotor16, número 1281


Durante los años 60 se pusieron de moda en Estados Unidos los «muscle car», coches con mucha potencia que tenían un diseño muy peculiar, con morro largo y trasera corta.


Hoy en día los «muscle cars» vuelven con estilo retro, como el Ford Mustang, o el futuro Chevy Camaro. Como la historia de Infiniti sólo se remonta a 1989, la marca de lujo de Nissan no se ha basado en el pasado para su «muscle car», sino en el siglo XXI. En el FX se funden diseño musculoso, motor potente y capacidad de carga para llevar hasta cinco bolsas de golf, gracias a un maletero con 700 litros de volumen, o 1.750 litros si abatimos la segunda fila, dividida al 60-40.


En Infiniti esperan que el 80% de los compradores del FX sean varones, y por eso se han centrado en construir un vehículo mucho más masculino que su otro todocamino, el pequeño EX diseñado para un público más femenino. Por eso se ha alargado el frontal, que ahora tiene unos «hombros» muy pronunciados, y gigantescas llantas de 21 pulgadas en aleación de serie.


La rejilla tiene un diseño muy original en negro cromado, y los faros bi-xenón son direccionales en función del giro del volante y de la velocidad del vehículo, hasta 17 grados. Los pilotos traseros LED hacen el efecto de un pequeño alerón, al sobresalir un poco de la carrocería. Además cuenta con salidas de aire en los laterales que sirven para refrigerar el motor y forman parte activa en la aerodinámica del coche a alta velocidad. La pintura tiene una segunda capa de una resina que repara por sí misma los arañazos.


La longitud es la misma que la del modelo al que sustituye, pero el eje delantero se ha adelantado 35 mm y se ha ensanchado 50, lo que ofrece un aspecto mucho más agresivo.


Infiniti ha querido ahorrar peso recurriendo a puertas laterales de aluminio. La estructura de la carrocería pesa 90 kilos menos que la del FX anterior, aunque al final el nuevo modelo pesa más por al equipamiento de serie. La marca también afirma que el nuevo FX es 1,6 y 3,4 veces más resistente a la torsión y a la flexión, respectivamente.

    En marcha

    El V8 ofrece toda la potencia necesaria, y el cambio automático es muy progresivo. Pero en carreteras sinuosas, conviene utilizar el mando secuencial, con palancas en el volante, en magnesio recubierto de una especie de cuero, ya que la transmisión tiende a subir a marchas largas y tarda un rato en reducir cuando lo necesitamos, a no ser que frenemos bastante. Recurriendo a esta función no tenemos ningún problema si activamos casi todo el tiempo tercera y cuarta.


    No hemos acabado con las siglas, FX también tiene «Adaptive Shift Control» para ayudar a cambiar de marcha sin pasarnos de vueltas, y el sistema tracción total ATTESA E-TS («Advanced Total Traction Engineering System for All Electronic Torque Split»), que no envía tracción a las ruedas delanteras hasta que éstas lo necesitan. El coche equipa también frenos de disco que actúan con eficacia y progresivamente, gracias a «Electronic Brakeforce Distribution» (EBD), «Brake Assist» (BA) y ABS.


    La suspensión trasera es la misma multibrazo del modelo anterior, pero con más recorrido y construida parcialmente en aluminio de alta resistencia para reducir peso. La delantera la hereda del G37, totalmente en aluminio. La versión Sport cuenta además con la dirección a las cuatro ruedas «Rear Active Steer» (RAS), heredada del G37.


    A pesar de que el FX pretende ser un deportivo, si no fuera por la suspensión opcional «Continuous Damping Control» (CDC) que permite una posición Sport, nos parece que la suspensión es en general demasiado blanda para una conducción deportiva. Seguramente los modelos que lleguen a Europa contarán con unos muelles y amortiguadores con mayor dureza. Con la CDC existe una modalidad sport ideal para la conducción en carretera de montaña ya que en posición normal el frontal tiende a clavarse un poco en las curvas.


    Infiniti ha conseguido un coche muy equilibrado, extremadamente silencioso, divertido de conducir y con buena capacidad de carga. Y su despliegue de sistemas de ayuda a la conducción quita el hipo.

    prestaciones

    8

    La segunda generación del FX, disponible en EE UU con motor V6 3.5 y V8 5.0 de gasolina, llegará a Europa en su versión 5.0. Para la motorización diésel, basada en el V6 del Renault Laguna, habrá que esperar al 2010.


    El cambio de 7 velocidades ayuda a que este coche grande, tanto en potencia (390 CV y 500 Nm) como en tamaño (4,80 metros de largo y 1,93 metros de ancho) pueda pasar la norma de emisiones de CO2 de Europa, bastante más dura que la americana. El consumo oficial es de 16,8/11,8 l/100 km (ciudad/autopista). Durante nuestra prueba consumimos una media de 15 l/100 km, en su mayoría realizando conducción deportiva en carretera de montaña.

    Equipamiento

    Hablando de equipamiento, el modelo Sport probado viene con todas las opciones disponibles, desde las butacas más deportivas, el sistema de audio Bose con 11 altavoces y dos subwoofers y el navegador, hasta un sinfín de «gadgets» electrónicos. Contamos también con el fantástico sistema Around View Monitor (AVM), con sobreprecio, con el que gracias a cuatro cámaras, podemos ver todos los alrededores del coche, como si nos estuvieran filmando desde arriba. Con el AVM da gusto aparcar. La cámara trasera viene de serie aunque no se elija esta opción.


    A la izquierda de nuestro tablero de instrumentos hay toda una serie de siglas de inventos electrónicos que al arrancar se encienden automáticamente, pero que podemos apagar si así lo preferimos: AFS, FCW/LDW, DCA, IBA y VDC. ¿Qué significa todo esto? AFS es el sistema de luces de seguimiento en curva. FCW hace que el coche pite cuando nos acercamos demasiado y LDW cuando nos salimos de nuestro carril.


    El Ayudante Inteligente de Frenado (IBA) y el Ayudante de Control de Distancia (DCA), levanta un poco el pie del acelerador si nos acercamos demasiado al coche de delante, pero se desactiva automáticamente si pegamos un acelerón, porque los programadores entienden que en esta situación el conductor acelera para salir de un apuro.


    Y en el caso de que nos acerquemos tanto al coche anterior que la colisión es inevitable, el sistema «Intelligent Brake Assist » (IBA) pisa el freno cuando queda menos de un segundo para el impacto, para reducir daños (IBA). «Vehicle Dynamic Control» (VDC) es el sistema de control de tracción.


    Desde el volante se puede activar el sistema de «Velocidad de Crucero Inteligente» (ICC); éste mantiene la distancia con el coche que nos precede, con tres posiciones distintas. Antes funcionaba sólo a partir de 60 km/h. Con el FX, se estrena un nuevo programa que permite utilizarlo desde 2 hasta 145 km/h.


    También podemos activar el «Lane Departure Prevention» (LDP), que utiliza las cámaras de los espejos externos para saber si estamos a punto de salirnos del carril. Este sistema, que aplica fuerza de frenado a las ruedas del interior para ayudar a colocarnos otra vez en el carril sin dar volantazos, funciona sorprendentemente bien, sobre todo si suprimimos la señal auditiva, que puede llegar a cansar.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba