Ibiza 1.9 TDi/ Corsa 1.3 CDTi/ Peugeot 207 1.6 HDi/ Clio 1.5 DCi

4 Junio, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

La nueva generación del Seat Ibiza irrumpe con fuerza. Tiene un diseño atractivo, técnicamente ha recibido mejoras, consigue no pagar impuesto por emisiones y cuenta con una relación calidad-precio competitiva. Todo esto le coloca bien ante su competencia y le permite vencer en este particular duelo.

20

Más información en Hoymotor16, número 1286


El Seat Ibiza, uno de los modelos más exitosos en el segmento de los utilitarios, se ha renovado en todo y luce ahora una estética muy atractiva que entra por los ojos, además de muchas mejoras técnicas. Con todo ello pretende seguir ocupando uno de los puestos de honor en el ranking de superventas entre los coches de su clase (el Ibiza al que sustituye se encuentra en segundo lugar en la lista de ventas).


Entre ellos está el Peugeot 207, modelo preferido en este segmento por los usuarios, el Opel Corsa que ocupa un merecido tercer puesto y el Renault Clio, que por una escasa diferencia de unidades vendidas sigue de cerca al modelo alemán en la cuarta posición. Cuatro coches que lo tienen todo para triunfar. Para ver cómo se planta el recién llegado, en esta ocasión le enfrentamos a esos tres superventas y tras analizar las virtudes y defectos de cada uno de ellos, después de una dura batalla en la que se han tenido en cuenta hasta los más pequeños matices, nos encontramos con que la nueva creación de Seat, por escaso margen, es la que resulta vencedora.


Seat Ibiza


El nuevo Seat Ibiza, obra del diseñador Luc Donckerwolke (ex Lamborghini), sorprende con una línea muy atractiva, que causa sensación a su paso. Una estética moderna que se ve acompañada por un buen número de mejoras técnicas. Entre ellas destaca el estreno de un nueva plataforma del Grupo VW, que también incorporará el nuevo Polo, y que presenta entre otras particularidades una mayor rigidez que la utilizada por la generación anterior del Ibiza.


También experimenta cambios en las suspensiones y en el denominado chasis ágil que ha desarrollado la marca. El resultado obtenido es sensacional. Este nuevo Ibiza muestra siempre un comportamiento dinámico excepcional en todo tipo de carreteras. Algo que se ve acrecentado en nuestra unidad de pruebas que con el nivel de acabado Sport dispone de unas suspensiones con unos reglajes más duros. Muy del gusto de aquellos que gustan de practicar una conducción más ágil, pero quizá un poco duros para realizar con él una utilización diaria.


La característica principal del Ibiza es que resulta sencillo de conducir gracias a las diferentes ayudas electrónicas a la conducción que equipa de serie –entre las que se incluye el sistema de ayuda a la arrancada en pendiente- y que marcan la diferencia con respecto al resto de sus rivales, que, en todos los casos, requieren del paquete opcional para complementar la conducción.


El motor es el conocidísimo 1.9 TDI con sistema de inyección directa con bombainyector por cilindro. Sigue pecando de un funcionamiento áspero y una elevada rumorosidad en la zona alta del cuentavueltas, pero ahora, en el nuevo Ibiza, ha visto reducidas sus emisiones contaminantes. Declara 119 g/km, que le eximen de pagar el impuesto de matriculación. Esta reducción se ha conseguido a base de poner unos desarrollos muy largos en la caja de cambios, lo que le penaliza y mucho en las recuperaciones. También le hace perder parte del carácter del que hacía gala antes.


Como es norma en el segmento del Ibiza esta nueva generación ha experimentado un aumento de longitud, que le beneficia principalmente en el maletero, que con 292 litros es el más grande de su categoría, pese a equipar una rueda de repuesto de tamaño normal. Con unas cotas de anchura y altura similares al modelo que sustituye el espacio para los pasajeros no sufre variaciones relevantes y sigue siendo uno de los mejores de su segmento. En el habitáculo sí sobresale una calidad de acabado mejor que la de antes, gracias a la utilización de unos materiales más agradables al tacto y a la vista.


Opel Corsa


El Opel Corsa se ha consolidado como una de las mejores opciones entre los utilitarios y juega una de sus bazas en la atractiva estética de su carrocería, que se identifica mucho con los usuarios más jóvenes y con el público femenino. También destaca por mostrar una buena calidad de acabado, un aspecto que Opel nunca ha descuidado. Su interior está muy bien cuidado y resulta acogedor gracias a unos materiales muy agradables al tacto. Además su diseño interior, tal como sucede con su imagen exterior, es llamativo. En este aspecto lo que menos nos ha gustado ha sido el tamaño de algunos de los mandos de la consola central, demasiado pequeños y difíciles de encontrar con el coche en marcha.


El Corsa, que roza los cuatro metros de longitud, ofrece un espacio interior aceptable, al que hay que reprocharle el poco sitio disponible para las piernas en las plazas traseras. En este aspecto es el peor de los cuatro de la comparativa. Con respecto al maletero, con una capacidad de 285 litros salva la situación con una buena nota.


Para acercarlo lo más posible al precio del Ibiza, nos hemos decantado por la versión del Corsa con el motor 1.3 CDTi de 90 CV, un propulsor que destaca por un funcionamiento suave y por ser el menos ruidoso de los cuatro, algo en lo que tiene que ver la caja de cambios de seis marchas, que permite unos desarrollos cortos al principio, para proporcionarle la mejor salida posible desde parado, y largos los finales, para permitirle funcionar a pocas revoluciones a una velocidad alta y que los consumos sean bajos.

En su contra tiene unas prestaciones inferiores a las de sus rivales. Los más marchosos pueden solucionar esto optando por la versión 1.7 CDTi de 125 caballos, que presume de tener un carácter muy deportivo, por supuesto con un precio muy superior a la versión que nos ocupa en esta ocasión (2.500 euros más).


En cualquier caso esta versión de 90 CV muestra un buen andar y un comportamiento dinámico noble y con una elevada estabilidad. Con unos reglajes de suspensiones más suaves que los de sus rivales es el que incita a practicar una conducción más tranquila. A diferencia del Seat Ibiza, este Opel Corsa ofrece un paquete opcional que incluye el ESP, el sistema de ayuda de arrancada en pendiente, control de tracción, sensor de presión de los neumáticos y ruedas antipinchazos «runflat» por un precio de 910 euros. Si queremos sólo el ESP y el control de tracción (de serie en el Ibiza) habrá que desembolsar 420 euros. Unos sistemas de ayuda a la conducción ambos que consideramos muy recomendables.


Peugeot 207


Este modelo de la marca del león es el coche más vendido en el competidísimo segmento de los utilitarios. Una hazaña que nadie le ha regalado, la ha logrado gracias al buen número de virtudes que atesora. La primera de ellas es que es un coche que entra por los ojos, con una estética atractiva y a la vez agresiva, sobre todo visto de frente, donde una rejilla de enormes dimensiones preside su frontal.


También se distingue por tener un motor con un rendimiento elevado como es el 1.6 HDI de 110 CV, un propulsor moderno, con un funcionamiento refinado, un rendimiento sensacional desde muy pocas revoluciones y capaz de ofrecer unas prestaciones muy buenas. El carácter de este motor, unido a la tremenda eficacia de su chasis, con unas suspensiones muy bien elaboradas permiten a este modelo un comportamiento intachable en todo tipo de carreteras.


El Peugeot 207 se convierte por derecho propio en el modelo que muestra un mejor comportamiento dinámico de los cuatro de la comparativa. También es el que ofrece una conducción más divertida, sin sacrificar el confort. Tan sólo hay que pagar un peaje por disfrutar de la conducción de este coche y no es otro que su consumo, que es el más alto de todos. Su gasto de combustible no es malo, pero teniendo en cuenta lo que han afinado en Seat en este sentido, es algo que se deja notar.


En el 207 los sistemas electrónicos de ayuda a la conducción, a diferencia del Ibiza, están incluidos en la lista de opciones. Unos sistemas que son tremendamente útiles y recomendables, aunque a modo de justificación podemos decir que gracias a las bondades de su chasis, superiores a las del resto de sus rivales en todo tipo de carreteras y con unas reacciones nobles y predecibles, es el modelo en el que menos se echan de menos.


Renault Clio


El Renault Clio es el típico modelo que ha ido mejorando con el paso del tiempo. En el modelo francés destaca su magnífico motor, el 1.5 dCi de 105 CV. Un propulsor moderno y muy eficaz, con un funcionamiento muy suave y un buen rendimiento desde muy pocas revoluciones. Este motor resulta el vencedor, frente a alguno de los coches de la prueba, especialmente con contundencia, en el apartado de prestaciones. Acelera bien y es el que mejor recupera y todo esto sin que tenga que hacer un dispendio grande de combustible.


En nuestra pista de pruebas ha arrojado un gasto de combustible sólo una décima superior a la cifra obtenida por el Ibiza, pero a diferencia de la solución empleada en Seat sin necesidad de renunciar a prestaciones. En los buenas datos obtenidos en el Renault Clio y en sus reducidos consumos juega un papel muy importante la caja de cambios de seis velocidades, que cuenta con unos desarrollos muy acertados.


Dinámicamente este coche está también a un magnífico nivel. Su comportamiento es muy bueno, muy similar al del Ibiza y sólo un pasito por detrás del 207. Las suspensiones, con unos reglajes confortables, permiten un comportamiento sensacional, siempre con unas reacciones muy nobles que lo convierten en un coche muy fácil de conducir. El apartado técnico que menos nos ha gustado ha sido la dirección, en la que su asistencia eléctrica transmite un tacto un poco artificial.


Como ocurre en el resto de sus rivales –excepto el Seat Ibiza–, el Renault Clio lleva a su listado de opciones elementos como el ESP y el control de tracción, aunque en su descargo hay que decir que lo ofrece a un precio más barato (295 euros) que el Corsa y que el 207.


El modelo francés destaca también por tener una elevada calidad de acabado y por ofrecer un espacio interior amplio y muy bien aprovechado. Curiosamente es el que tiene las menores dimensiones exteriores de los cuatro y es por contra el que ofrece a sus pasajeros el habitáculo con más anchura de todos y un espacio longitudinal para las piernas mejor que el del Corsa y el del Peugeot.


También es el segundo en lo que a capacidad de maletero se refiere y con 288 litros sólo se ve superado por el Ibiza. El punto negativo del Renault Clio es su precio, que es el más alto de la comparativa. Y es este aspecto el que finalmente termina inclinando la balanza en la lucha final a favor del nuevo modelo de Seat.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba