Hyundai Veloster Turbo: el Hyundai más deportivo, a prueba

1 septiembre, 2015

Nos ponemos al volante del único deportivo que Hyundai comercializa en España en su versión más potente: el Hyundai Veloster Turbo. El original concepto de 2 + 1 puertas lo diferencian y sus características deportivas lo convierten en una buena opción para quienes busquen un diseño moderno con momentos de diversión y funcionalidad.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

8

7

8

6

7

5

Destacable

  • Diseño moderno y deportivo
  • Buen nivel de equipamiento
  • Iluminación del cuadro

Mejorable

  • Altura trasera escasa
  • Aislante del techo panorámico
  • Precio elevado

El Hyundai Veloster Turbo recuerda en cierta forma al antiguo Hyundai Coupé, que, gracias a su buena relación producto/precio, se convirtió en todo un éxito de ventas a finales de los 90. Éste es un segmento que no ha tenido mucho movimiento en Hyundai: tras el Coupé, llegó el Genesis Coupé y, posteriormente, el Veloster, que por mecánica tiene más que ver con el primer Coupé que con el Genesis.

Dirigido a un público joven de aire desenfadado y con espíritu deportivo, el Veloster (cuyo nombre probablemente venga de la unión de velocidad y roadster) se posiciona entre los vehículos con características deportivas y con un diseño sin igual.

Aunque las ventas en nuestro país hasta ahora hayan sido muy escasas, en EEUU es un éxito comercial desde su lanzamiento en el 2011.  Ahora, Hyundai apuesta de nuevo en el mercado español por este nicho de producto con el nuevo Veloster Turbo 2015.

Las diferencias respecto al modelo predecesor se pueden contabilizar en dos: el cuadro de mandos y el cambio de doble embrague de 7 relaciones.

Su original estructura no ha cambiado y el Veloster Turbo ofrece la estética de un coupé, pero sin sus incomodidades, ya que cuenta con una puerta que facilita el acceso a las plazas traseras y le proporciona los beneficios de una berlina.

Interiormente, es más bien un vehículo diseñado para el conductor. Puede que la intención del fabricante fuera la de asemejarlo a un biplaza, pero, con el precedente del Hyundai Coupé sumado a lo útil y práctico que puede resultar incluir a dos pasajeros traseros, contar con una puerta adicional lo diferenciaría favorablemente de la competencia.

Una imagen exótica, moderna y muy deportiva, con una mecánica turbo de 186 CV y una buena dosis de par, son sus credenciales más deportivas, que, junto con unas ruedas de perfil bajo y llantas de 18 pulgadas, lo colocará en el punto de mira de cualquier enamorado del diseño y la deportividad.

Nos parece una buena opción a tener en cuenta por su inigualable estructura, su nivel de equipamiento y sus cifras mecánicas, aunque su elevado precio, a partir de más de 30.000 euros, puede pasarle factura. En su misma casa ya tiene competencia con el nuevo Kia Pro Cee´d GT.

No obstante, para poder pelear en el mercado europeo, tendrían que ofrecer una versión R.

Diseño Diseño de vanguardia y nuevas técnicas estructurales

HYUNDAI-veloster-estructuraa
Novedad estructural: 2+1 puertas
Ampliar

En el año 2011 Hyundai nos sorprendió con un modelo de coche diferente: el Veloster, un vehículo de tres puertas asimétricas perfectamente útiles para entrar o salir del mismo, dos por el lado derecho y una por el izquierdo.

Esta novedad podría conceptualmente parecerse al Mini Clubman del 2007, pero, en el caso del Hyundai Veloster, la tercera puerta es totalmente independiente, y la configuración de las puertas cambia de lado en países con la conducción regulada por la izquierda, como Inglaterra o Japón.

Por tanto, nos encontramos con un coupé por el lado del conductor, con una puerta de grandes dimensiones, y un sedan o berlina con estética deportiva por el lado del copiloto, con dos puertas de tamaño más reducido, sobre todo la trasera. Para mantener la línea deportiva y disimular el enfoque berlina de la parte del copiloto, la puerta trasera tiene escondida la manilla.

Esta sorprendente configuración provoca una estructura poco común: el pilar B se convierte en dos a distinta distancia con dos travesaños en el techo.

Imagen interesante y deportiva y características juveniles son las armas fundamentales de este Veloster Turbo, que, junto con la pintura en tono naranja mate que traía la unidad de prueba, conseguía llamar la atención por donde pasaba, aunque generara controversia en algunos casos.

Pocas transformaciones ha experimentado el Hyundai Veloster Turbo desde su nacimiento. Tanto la zaga como el frontal continúan  con unas marcadas y atractivas líneas estéticas. Los paragolpes delanteros conservan unas pronunciadas líneas debajo de los faros simulando entradas de aire, lo que le aporta un fuerte carácter deportivo.

El Hyundai Veloster Turbo cuenta con una llamativa calandra de grandes dimensiones y de forma hexagonal. Tiene un gran parecido con la de su hermano el nuevo Hyundai i30 Turbo, aunque es más abierta y con ángulos más redondeados.

Tanto los anchos tubos de escape como el difusor trasero y el spoiler integrado al final del techo aportan al Veloster Turbo un agresivo  carácter deportivo que invita  a ser pilotado, no conducido.

Interior Interior deportivo con espacio amplio, en altura no tanto

HYUNDAI-veloster-salpi
Amplio Interior con tapicería de cuero y agresivas formas geométricaas
Ampliar

El Veloster Turbo tiene un marcado carácter deportivo y, nada más ver su interior, se puede leer la palabra Turbo. En este caso, y a diferencia con la versión anterior, está bordada en los laterales de los asientos delanteros, que son de tipo baquet. Parte del mismo carácter lo forman los pedales de aluminio y las levas en el volante.

Las diferentes líneas del salpicadero, marcadas con multitud de planos y formas, están en armonía con la línea estética exterior, aunque considero que el diseño interior es más convencional y estandarizado de lo que cabría esperar.

El Veloster Turbo no pretende presumir de algo que no es. Por ejemplo no simula piezas en carbono si no lo son, ni tampoco posee elementos de alta calidad; eso sí, cuenta con tapicería de cuero en los asientos, así como en los revestimientos de las puertas, el volante y el pomo del cambio.

Existen dos partes bien definidas en la consola central: el equipo multimedia en la parte alta y el climatizador en la parte baja. El “warning” (intermitentes de emergencia) no lo identifico con ninguna de las dos partes y, al estar entre todos los botones, su tamaño queda algo justo y reducido para la importancia que tiene.

Siguiendo la línea deportiva, la configuración de la consola central ubica el botón de arranque en una posición privilegiada, en grande y bien iluminado, captando la atención, aunque del mismo tamaño que el mando de la temperatura.

El cuadro central es el mismo que el del nuevo Hyundai i30 Turbo. Añade una pantalla central de mayor tamaño con un ordenador de a bordo más elaborado en comparación con su predecesor e incluye un medidor de temperatura del motor analógico. Sin embargo, no tiene indicador de la presión del turbo.

Resulta sorprendente la iluminación del cuadro basada en colores blancos y rojos.  Los posibles reflejos quedan anulados y facilita la lectura del mismo tanto por el día como por la noche.

Los mandos alojados en la puerta del conductor están muy bien ubicados, sobre todo el que recoge los espejos retrovisores. Si se te olvida recogerlos una vez que has salido del coche, se puede pulsar fácilmente sin entrar en el mismo. Lástima que solo la ventanilla del conductor sea automática, de un solo toque, y que no tengan iluminación los mandos del cierre centralizado.

Al igual que hicieron los franceses en el 2004 con el Citroen C4 Coupé, el Hyundai Veloster está configurado con un portón trasero que incluye parte del techo. De esta manera, goza de una muy buena visibilidad y luminosidad, aunque los pasajeros traseros percibirán en sus cabezas la temperatura del exterior de forma severa. El acceso al maletero y la colocación de los bultos se verán favorecidos, pero, al abrir el portón, los ocupantes posteriores se quedarán a la intemperie.

La capacidad del Veloster para el equipaje es de 320 litros y llega a los 1015 litros si se abaten los asientos. Una tela de mayor solidez o una tablilla dividiendo la zona de maletas de la de rueda de repuesto hubiera estado mejor. Por cierto, incluye rueda de emergencia de tipo “galleta”.

Cuenta con numerosos espacios libres para dejar objetos, así como específicos para las gafas de sol. Me llamaron la atención los numerosos huecos para dejar bebidas, conté hasta 6 espacios para botellas o latas. Sin embargo, la iluminación de cortesía es escasa, solo incluye luz para los pasajeros delanteros.

Gracias a la puerta trasera, en comparación con cualquier otro coupé, podemos colocar a un bebe en su silla sin complicaciones y acceder a un habitáculo espacioso pero limitado por la altura. Las personas altas tendrán una sensación incómoda al entrar y, al sentarse, tendrán que bajar la posición del cuerpo para que la cabeza no golpee contra el techo.

Motor Motor suave y enérgico con la ayuda del turbo

HYUNDAI-veloster-motor
Motor de 1,6 l y 186 CV con turbo twin-scroll
Ampliar

Debido a las exigencias impuestas por la necesidad de eficiencia, los ingenieros se ven obligados a reducir el tamaño de las mecánicas. Esta técnica es conocida como “downsizing” y, dado que la reducción de la cilindrada puede incidir en la potencia, se recurre a los turbos. Este es el caso del Hyundai Veloster; con tan solo un motor de 1,6 l de cilindrada, ofrece una cifra de 186 CV y 265 Nm de par máximo. Consigue alcanzar los 100 km/h desde parado en poco más de 8 segundos.

Para ofrecer esta considerable cifra, Hyundai ha optado por un bloque de gasolina con 4 cilindros en línea de inyección directa y con turbocompresor twin-scroll: un turbo de doble entrada.

La principal diferencia respecto a un turbo normal reside en la forma de recibir los gases de escape. Recordemos que un turbo comprime los gases sobrantes de la combustión en los cilindros, pero, en vez de recibir los gases de escape por un único conducto, el turbo twin-scroll los introduce por pares de cilindros. De esta forma, el motor gira con mayor eficacia, al reducir las posibles pérdidas de presión.

Esta mecánica goza, en efecto, de muy buena salud y sonoridad. Al ralentí es como si no existiera, no se oye, pero, en cuanto lo subimos de vueltas, consigue un sonido bronco muy característico de un buen deportivo. Aunque algo más de potencia sonora le habría favorecido, es de agradecer en altas velocidades, ya que la rumorosidad interna llega a 83 dB cuando circulamos muy deprisa.

Respecto a los cambios automáticos pilotados o de doble embrague, como el que trae el Veloster Turbo, considero que tienen mucho que mejorar aún. En situaciones de control exhaustivo de la posición, como puede ser en cuestas, aparcamientos o giros muy precisos, la marcha tanto hacia delante como hacia atrás se ve interrumpida y va a golpes, no tiene una continuidad y da tirones justo cuando más precisión necesitamos, al iniciar la marcha.

Comportamiento Tanto por ciudad como por carretera no deja de sorprender

HYUNDAI-veloster-jarama-puerta-abierta
El Hyundai Veloster Turbo te invita a pilotar, no a conducir
Ampliar

Cuando vemos el diseño exterior del Hyundai Veloster, nos imaginamos que el puesto de conducción y el comportamiento van a ser algo especial.

Los asientos tipo baquet -el del conductor con regulación automática y ajuste lumbar– tienen una firmeza notable y consiguen encajar al cuerpo.

Las posibilidades que ofrecen las regulaciones, tanto del asiento como del volante, permiten colocar al cuerpo en una posición cómoda y sumamente activa: te hace sentir poderoso al volante.

En este sentido, al tener el reposacabezas un poco adelantado, el cuerpo mantiene una posición erguida y firme. Si los pedales estuvieran más al fondo, podríamos conseguir una posición estirada de piernas y la posición podría mejorar deportivamente hablando.

Realizando una conducción normal, uso del pie derecho para manejar los pedales de acelerador y freno, tendremos que levantar bastante el pie derecho para accionar el freno debido a la diferente altura entre el freno y el acelerador. Gracias a las levas del cambio, podríamos usar un pie para cada pedal a modo de conducción de kart, pero los pedales están enfocados demasiado a la derecha para ello, sobre todo el del freno.

Cuando arrancamos el Veloster, sorprende su bajo nivel sonoro, el grado de sigilo es tal que parece que estemos ante un coche eléctrico cuando está al ralentí. Una vez en marcha, la suavidad se hace notable tanto en la dirección como en el cambio, así como en la sonoridad interna.

Recomiendo de forma general seleccionar el modo ECO, ya que ayuda a mejorar el comportamiento y por tanto la gestión del motor y del cambio. El funcionamiento del cambio y la selección de cada relación están más ajustados a las necesidades que el acelerador y el giro motor demandan.

Fácil de conducir por ciudad, con sus 4,2 metros de longitud se podría colocar cerca de las berlinas actuales. Ofrece una suavidad de marcha impresionante, aunque se debe tener cuidado con los resaltes para peatones y bandas transversales: sus ruedas, con medidas 225/ 40 R18, sienten cada irregularidad del asfalto. Pero, gracias a una acertada suspensión, el desplazamiento por ciudad está dentro de los niveles óptimos de comodidad, mientras que en conducción deportiva consigue un grip muy alto.

Realmente me dejó sorprendido el sistema de frenado. Los discos ventilados delanteros y discos macizos traseros, aparte de contar con ABS, ESP y TCS (asistentes de frenada y estabilidad), ofrecen una considerable capacidad de detención: pueden detener el Veloster lanzado a 120 km/h en menos de 3 segundos.

Conduciendo por carreteras sinuosas o por autopistas a alta velocidad, el Veloster saca lo mejor de sí mismo. El motor obtiene una gran dosis de agilidad cuando rebasamos las 3.500 rpm, el sonido bronco se presenta como compañero de viaje y comienzan las sensaciones más puras.

El cambio de doble embrague se comporta con agilidad, rapidez y sin escalones, aunque el tiempo de reacción desde que se pulsan las levas hasta que realiza el cambio podría ser menor. Enlazando curva tras curva, notamos que el chasis se encuentra algo perezoso, al igual que la gestión del control de estabilidad y de tracción.

Los controles saltan rápidamente al perder motricidad o al no poder continuar la trayectoria marcada por la velocidad que llevamos. Si es por equivocación o error nuestros, los controles nos salvarán de mayores sustos y no nos dejarán acelerar hasta que se normalice la situación. Pero si, por el contrario, queremos jugar con la masa del vehículo y derrapar, lo mejor es tener los controles desconectados.

Gracias a las 7 relaciones que trae el nuevo cambio del Veloster, podemos circular muy deprisa a bajas revoluciones: en séptima relación y a 3.000 rpm, llega a los 140 km/h. Pero, a pesar de colocar la palanca del cambio en la zona sport secuencial, la gestión del cambio participa automáticamente sin dejar que el conductor pueda bloquear una relación si lo estima conveniente.

El volante transmite un buen tacto, aunque parece más grande de lo que es (mide 36,5 cm de diámetro), quizá por no ser muy grueso. Tiene una dirección rápida y ágil, pudiendo cambiar la firmeza a gusto del conductor.

Tanto la aceleración como la velocidad punta muestran cifras moderadas, pese a que el Veloster tiene una masa contenida y un tamaño compacto. Es cierto que la conducción en alta velocidad y sobre todo en carreteras viradas pueden provocar sonrisas en el conductor, pero no se pueden presentar como explosivas.

Seguramente el tamaño de las ruedas penalizan al Veloster en comparación con las prestaciones y sensaciones que transmiten los GTI más puros.

Equipamiento De serie lo tiene casi todo

HYUNDAI-veloster-interior-3
Solo existe un Veloster Turbo: el de serie, pero viene muy bien equipado
Ampliar

A día de hoy,  en la página web de Hyundai no figura el modelo que tenemos de prueba. La configuración del nuevo Veloster Turbo no va a poder ser del todo correcta y podría sufrir modificaciones. Por tanto, me referiré siempre al Veloster Turbo que tenemos de prueba y a los datos que desde Hyundai me han facilitado.

Existe solo un Veloster Turbo: el de serie. No hay posibilidad de quitar o poner opciones de equipamiento (bien es cierto que su dotación es muy completa), tan solo podremos tener opción para elegir el cambio: manual, o automático.

Uno de los cambios más significativos respecto al Veloster precedente afecta a la transmisión. Con la llegada del Veloster Turbo 2015, se puede elegir la nueva caja de cambios automática DCT de doble embrague y 7 velocidades.

El nuevo cambio trae consigo levas en el volante, lo que permite interactuar con el cambio sin tener que quitar las manos del volante y con todos los modos de conducción, aunque está pensado sobre todo para el modo sport secuencial.

Para aumentar el grado de deportividad, podemos desactivar el control de tracción. Dicho botón se encuentra en una zona de complicado acceso, junto con el modo ECO y la señal acústica de aproximación trasera, entre otros. Los demás elementos que completan el equipamiento de este nuevo Veloster son los mismos que equipaba la versión anterior.

Tanto la apertura y cierre del Veloster como la puesta en marcha del motor corresponden a un mecanismo sobresaliente. La comunicación existente entre la llave y la unidad central del Veloster permite abrir el vehículo desde el mando o desde el botón que incluyen las manillas delanteras, siempre y cuando la llave esté a menos de un metro de la puerta que decidamos abrir.

Este sistema  ofrece un alto grado de seguridad, aunque deberían mejorar un aspecto: si el coche está arrancado y la llave se queda fuera del habitáculo, cualquiera podría conducirlo.

El volante tiene dos partes bien definidas: una en el lado izquierdo con los elementos multimedia (audio y telefonía), y otra en la parte derecha para ayudas a la conducción (control de velocidad y ordenador de a bordo).  El último botón de la parte derecha, dentro del núcleo del ordenador de viaje, modifica la dureza de la dirección (se puede elegir entre confort, suave y sport).

Normalmente el techo solar retráctil, y en este caso también panorámico, suele aparecer dentro del catálogo de opciones a la hora de configurar un coche. En el caso del Veloster Turbo, tanto el techo solar como el panorámico vienen de serie. La capacidad de aislamiento de la tela que cubre el techo panorámico es muy justa y el calor que transmite al habitáculo es considerable, sobre todo en las plazas traseras, donde no llega el aislante.

La iluminación exterior es mejorable. El nuevo Veloster Turbo tiene de serie luces diurnas de LED, pero, en cuanto a las luces de carretera, solo están disponibles las de cruce en xenón.

Respecto al conjunto multimedia, cuenta con una pantalla táctil de 7 pulgadas y color. Resulta bastante difícil manejar el GPS sin la ayuda de las instrucciones, ya que encierra muchas opciones y posibles configuraciones. El sonido que ofrece el equipo de música, con vías separadas en la zona delantera y subwoofer en el maletero, consigue una buena calidad y potencia.

Cargar los dispositivos móviles que hoy en día llevamos todos no va a ser un problema. El Hyundai Veloster Turbo incluye 2 tomas de carga de 12 V y una entrada USB. El equipo se completa con una entrada AUX de mini Jack.

Durante el tiempo que probé el Veloster, hubo algo que intenté evitar a toda costa, el claxon. Su tono me recordaba más a una scooter que a un deportivo.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Faros antiniebla delanteros
  • Alarma antirrobo
  • Anclajes Isofix y Top Tether
  • Cámara de aparcamiento trasero
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Airbags laterales delanteros
  • Control de Estabilidad ESP con VSM
  • Luces de alcance lateral
  • Asistente de arranque en pendiente (HAC)
  • Frenos ABS + EBD + BAS
  • Airbag acompañante desconectable para el transporte de sillas infantiles
  • Cierre de seguridad infantil (Puerta trasera derecha)
  • Faros de xenón
  • Control de tracción (TCS)
  • Apertura de puertas automática en caso de accidente
  • Control presión neumáticos
  • Luces de LED traseras
  • Airbags de cortina delanteros y traseros
  • Reposacabezas delanteros activos
  • Luces diurnas delanteras con diodos de LED
  • Airbag conductor y acompañante
  • Sensor de luces
  • Cierre de puertas automático con el vehículo en marcha (programable)

Confort

Equipamiento de Serie

  • Toma de corriente
  • Asientos delanteros calefactables
  • Retrovisores exteriores eléctricos y calefactables
  • Techo solar panorámico practicable
  • Asientos guarnecidos de cuero
  • Rueda de repuesto ´´Space Saver´´
  • Red de sujección de carga
  • Respaldo trasero abatible 60/40
  • Ajuste lumbar asiento conductor
  • Llave plegable multifunción con mando a distancia
  • Elevalunas del conductor con funcionamiento automático
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Volante y palanca cambio revestido cuero
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Asiento conductor reglajes eléctricos
  • Retrovisores plegables automáticos
  • Llantas de aleación 18´´
  • Control de crucero con mandos integrados en el volante
  • Luneta trasera térmica
  • Cristales tintados (ventanillas traseras y luneta trasera)
  • Dirección asistida regulable (Flex Steer)
  • Climatizador automático bizona con filtro de aire
  • Llave inteligente con botón de arranque y detector de proximidad
  • Cierre centralizado remoto
  • Climatizador automático bizona con filtro de aire y ventilación en plaas traseras

Equipamiento Opcional

  • 449.99 €Pintura metalizada
  • 150 €Pintura sólida blanca
  • 449.99 €Pintura mica
  • 449.99 €Pintura Mate Metalizado

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Volante multifuncional
  • Bluetooth integrado con reconocimiento de voz y mandos en el volante
  • Sistema de navegación integrado con pantalla táctil
  • Equipo de audio con conexión USB y Aux
  • Ordenador de viaje
  • Equipo audio con Radio CD lector de MP3
  • Pantalla multifunción de 7´´

Otros

Equipamiento de Serie

  • Gestión eficiente del cambio automático

    Consumo Consumo directamente proporcional a la diversión

    HYUNDAI-veloster-mov4
    Consumos desde los 5,3 l a 90 Km/h hasta los 22,4 l en circuito
    Ampliar

    Llegados a este apartado y después de conocer la concepción y prestaciones del vehículo, cabe esperar que el Veloster gaste algo más que un mechero.

    Al no incluir Start & Stop, el consumo en ciudad puede verse incrementad y, con la dosis de diversión que nos puede ofrecer su potente motor, el gasto se puede disparar.

    Dicho esto, y ante una cifra oficial de 9,3 l de consumo cada 100 km en ciudad, hemos obtenido un consumo de 10,4 l, evidentemente sin aceleraciones bruscas y con un uso contenido del acelerador.

    Sorprendentemente, en vías rápidas sin equipaje ni pasajeros y a una velocidad media de 90 km/h, hemos conseguido rebajar la cifra de 5,5 l que Hyundai ofrece sobre el Veloster Turbo. Con el control de velocidad fijado a 90 km/h conseguí un consumo de 5,3 l cada 100 km.

    En tramos combinados de ciudad y autopista, con velocidades comprendidas entre 90 km/h y 120 km/h, el consumo ya subía a 7,8 l a los 100 km.

    Si queremos exprimir a fondo las posibilidades que nos ofrece el Veloster Turbo, lo mejor sería realizar tandas libres en algún circuito. Claro, que tiene que ser con el depósito lleno, pues tranquilamente nos podemos ir a 22,4 l cada 100 km, que fue lo que gastó cuando quisimos conocer todo su potencial. Eso sí, la diversión está asegurada.


    Ficha

    Carrocería

    • Largo 4.250 mm
      Ancho 1.805 mm

      Alto
      1.405 mm

    • Batalla (mm)
    • Capacidad del maletero min/max (l) /
    • Peso (kg)1.700
    • CarroceríaCoupe
    • Número de puertas4
    • Número de plazas4

    Motor

    • CombustibleGasolina
    • Cilindrada (cm3)1.591
    • Número de cilindros4
    • SobrealimentaciónTurbo

    Transmisión

    • TracciónTracción delantera
    • Tipo de transmisiónAutomática secuencial
    • Número de marchas7

    Prestaciones

    • Potencia (kW)137
    • Potencia (CV)186
    • Par (Nm)265
    • Velocidad máxima (km/h)214
    • Aceleración 0-100 km/h (s)8,0

    Consumos y emisiones

    • Urbano (l/100 km)9,4
    • Carretera (l/100 km)5,8
    • Medio (l/100 km)7,1
    • CO2 (g/km)165
    • Depósito de combustible (l)50

    Rivales

    Veloster 1.6 TGDI Turbo DT 186

    Desde
    32.295 €

    Gasolina

    Automático
    7 marchas

    186

    8,0

    7,1

    165

    Pro_Cee´d 1.6 T-GDi GT

    Desde
    28.884 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    204

    7,7

    7,4

    171

    i30 1.6 TGDI Turbo 186

    Desde
    25.864 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    186

    8,0

    7,3

    169

    GT86 Aut.

    Desde
    35.799 €

    Gasolina

    Automático
    6 marchas

    200

    8,2

    7,1

    164

    Golf 2.0 TSI GTI 220

    Desde
    32.850 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    220

    6,5

    6,4

    148

    RCZ 1.6 THP 200

    Desde
    33.600 €

    Gasolina

    Manual
    6 marchas

    200

    7,5

    6,7

    155

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Ir arriba