Prueba

Primera prueba del Hyundai Kona EV: llega la versión eléctrica del SUV coreano

20 fotos

Ampliar

06 de noviembre, 2018

La gama del Hyundai Kona se diversifica con la llegada de la versión eléctrica y, en breve, con la incorporación de motores diésel. Hoy analizamos el Kona EV, con una atractiva estética y una autonomía extraordinaria: 482 km. ¿Quieres saber más?

Hyundai completa poco a poco la gama de su SUV pequeño: el Kona. Lanzado en 2017 con dos motores de gasolina, acaba de presentar la versión eléctrica, en breve tendrá incorporados los motores diésel y, para 2019, pondrá a la venta también la versión híbrida.

El lanzamiento de este eléctrico supone un avance más en la estrategia “eco” de la marca coreana, que, junto con su prima Kia, ya constituye el segundo fabricante mundial por detrás de Toyota y que se precia de ser la única marca con vehículos de los cuatro tipos de tecnología eco que se aplican al automóvil: HEV (híbridos), PHEV (híbridos enchufables), EV (eléctricos) y FCEV (pila de combustible).

El Kona EV contará con dos variantes de motor y con una autonomía máxima de 482 km, medidos ya con las normas WLTP. Además de esta gran ventaja competitiva, puede presumir de una estética afinada y de una gran versatilidad para el día a día, además de un completo equipamiento.

Su precio comienza en los 38.500 euros (a los que hay que restar, en estos primeros meses de lanzamiento, 3.000 euros de descuento, siempre con ciertas condiciones de compra y financiación) y ya se puede encargar en los concesionarios de Hyundai.

Vídeo: así es el Hyundai Kona EV

Nuestra valoración: 9,2

Diseño 10

Motor 9

Comportamiento 9

Interior 8

Equipamiento 9

Consumos 10

Destacable

  • Autonomía
  • Diseño atractivo

Mejorable

  • Espacio de carga

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: ¡Eléctrico y bonito!

La parrilla del Hyundai Kona EV es cerrada, porque no hay necesidad de refrigeración en este SUV eléctrico.

20 fotos

Ampliar

Lo primero que llama la atención del Hyundai Kona EV (ya sabéis, las siglas de Electric Vehicle) al ver su exterior es precisamente su atractivo diseño. Estamos demasiado acostumbrados a coches eléctricos en cuyo planteamiento no es la estética el criterio que se ha primado y este SUV pequeño (del nicho de los subcompactos o segmento B) nos sorprende por lo bonito que es.

Sus medidas varían mínimamente respecto al Kona no eléctrico: 1.800 mm de ancho (igual que sus hermanos con motor de combustión), 4.180 mm de largo (15 mm más) y 1.570 mm de alto (20 mm más). La distancia entre ejes o batalla no cambia, 2.600 mm lo que garantiza una buena habitabilidad (son medidas propias de un compacto). Visto por fuera, tiene empaque y buena presencia, algo que le va a beneficiar mucho a la hora de captar compradores.

En general sigue los rasgos físicos de las variantes que ya conocemos, pero tiene algunos trazos distintivos: la parrilla es el más evidente. Como no necesita tanta entrada de aire para refrigerar, es cerrada y cuenta en un lado, junto al logo de Hyundai, con el puerto de carga para las baterías. El paragolpes, en plástico negro, tiene cierta forma curva.

Aparte del frontal, también el lateral cuenta con pequeños detalles distintivos: estriberas plateadas, el logo de “BlueDrive” y unas resultonas llantas de 17 pulgadas con diseño aerodinámico y algo futurista.

Para acabar, la zaga, también subrayada por los paragolpes negros de línea sinuosa, porta junto a los grupos ópticos la palabra “electric”. Tanto las luces traseras como las delanteras son full led.

En cuanto a colores, incluye siete posibilidades, y también es posible encargar techo bicolor en algunos de ellos, que, por cierto, tienen nombres algo crípticos: Chalk White, Dark Knight, Tangerine Comet, Ceramic Blue, Pulse Red, Acid Yellow y el nuevo Galactic Grey.

Interior: Sencillo y tecnológico

El interior parece más espacioso con esta consola sin palanca.

20 fotos

Ampliar

En el interior, aparte de la información específica del funcionamiento eléctrico que proporciona el cuadro de mandos, destaca sobre todo la consola central, con el cambio electrónico de tipo botón; no hay palanca ni joystick. Le da una gran limpieza a este diseño del habitáculo y aumenta la sensación de espacio.

Al volante, todo parece ajustarte como un guante, al menos con mi corpulencia no excesiva, y sientes esa serenidad que transmiten los espacios ordenados. No hay duda de para qué sirve cada botón y cada ruedecita. El volante está calefactado; los asientos delanteros, que se regulan eléctricamente, disponen de ventilación o calefacción, lo que necesites. Con menor energía (algo que no sobra en un coche eléctrico) se obtiene mayor confort que calentando o enfriando todo el aire del habitáculo.

El cuadro de mandos cuenta con velocímetro, información del nivel de carga de la batería, flujo de la energía y modo de conducción elegido (según sea éste, cambia el color de fondo del cuadro y algunos de los datos que incluye).  El head up display, no exclusivo de la versión eléctrica del Kona, facilita mucho la conducción y la hace más segura, al poderse leer informaciones esenciales (navegación, velocidad, nivel de combustible y avisos de los sistemas de emergencia) sin apartar la vista de la carretera en ningún momento.

En mitad del salpicadero, una pantalla táctil exenta de 8 pulgadas permite controlar las funciones de navegación, teléfono, radio, música…  Un poco más abajo se sitúan los mandos de la climatización.

En cuanto al tapizado del interior, a los colores existentes se añade un nuevo color azul y gris de tres tonos. Los asientos pueden estar recubiertos de una combinación de tela y cuero o solo cuero y permiten regular la zona lumbar en varias posiciones.  Durante esta prueba de conducción nos parecieron cómodos y los materiales, de calidad y agradables al tacto.

Por lo que respecta al maletero, ofrece una capacidad de 322 litros, ampliable hasta un máximo de 1.114 litros abatiendo los asientos. Su hermano de gasolina cuenta con más espacio de carga: 361 litros, ampliables a 1.143 litros. Las baterías necesitan su sitio y el tributo se paga en el maletero.

Motor: Dos motores eléctricos para elegir

Hyundai Kona EV: disponible con dos motores de diferente potencia

20 fotos

Ampliar

Los compradores del Kona eléctrico podrán elegir entre dos motores, ambos homologados con el actual ciclo WLTP. El primero, con una autonomía de 482 km, monta una batería de 64 kWh, desarrolla una potencia de 150 kW (204 CV) y acelera de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos; su velocidad máxima es de 167 km/h.

Para compradores que quieran menos potencia Hyundai ofrece otra versión con una batería de 39,2 kWh, con 100 kW (136 CV) y ofrece 312 km de autonomía. Puede llegar hasta los 155 km/h. Como es habitual en los vehículos eléctricos, ambos entregan de manera inmediata su elevado par, que en el arranque asciende a 395 Nm.

Las baterías son de polímero de litio (en lugar de las habituales de electrolito líquido) y ello hace que su carga y descarga sea más eficiente. El 80% de la recarga de esta batería sólo tarda 54 minutos en completarse con una toma de carga rápida de 100 kW, la máxima que soporta el Kona EV. Con el cargador de a bordo con el que el Kona EV viene provisto de serie, de 7,2 kW, recargar el coche con corriente normal lleva 9 horas y 40 minutos para el paquete de baterías de autonomía larga y 6 horas y 10 minutos para el paquete de baterías de autonomía más corta.

También se puede cargar el coche con una toma de corriente compatible, instalada en casa, y, de hecho, para dar un servicio completo a sus clientes, Hyundai se está planteando ofrecer a los compradores del Kona eléctrico un pack con la instalación del poste de recarga.

El manejo del “cambio” –no tiene marchas, la marcha atrás simplemente hace girar el motor en sentido contrario- se hace presionando el botón de la consola central, donde también se selecciona el modo de conducción (sport, confort y eco). El freno de mano es igualmente eléctrico y por debajo de la consola este mando de botón permite disponer de un espacio extra de almacenaje (donde va la transmisión y las conexiones mecánicas en las versiones no eléctricas del Hyundai Kona).

Está provisto de sistema de frenada regenerativa, mediante el propio motor eléctrico, que contribuye a mantener los niveles de autonomía.

Comportamiento: ¿De verdad es un eléctrico?

Hyundai Kona EV SUV eléctrico

20 fotos

Ampliar

Estamos acostumbrados al discurrir suave de los coches eléctricos. Ya se sabe que algunos tienen un sonido “falso” especialmente creado para que se les oiga llegar y no tengan encontronazos peligrosos con peatones despistados. La gama i de BMW inauguró esos otros eléctricos de corte deportivo que te dejan pegado al respaldo del asiento en cuanto aprietas el acelerador.

De esa cuerda es el Kona EV, que lo entrega todo desde el primer segundo y te  hace olvidar la presunta placidez y trantrán de un coche eléctrico al uso. Cuenta con la sencillez de manejo de los productos tecnológicamente bien diseñados, con su cambio automático, todo inmediato y sin transiciones.

Esta  sensación es máxima con el modo sport y se suaviza al seleccionar el eco o el confort. En general, es durito de suspensiones y transmite aplomo en las trazadas de giros y curvas en carretera.

Lo mejor es que ya no sufres la ansiedad de la autonomía, porque con casi 500 km es difícil quedarse tirado en esos trayectos en los que uno emplearía un coche de estas características.

Es un poco más alto que sus hermanos de gama, pero eso no lastra su estabilidad, asegurada por la posición de las baterías, que garantizan un centro de gravedad bajo. Cuenta, en efecto, con todas las ventajas de un modelo recién desarrollado y las aportaciones positivas de un vehículo con cero emisiones con el que puedes circular por todo tipo de trazados urbanos, por muy en el centro que estén.

Equipamiento: Seguridad, confort y conectividad: siguiendo la tendencia

En la pantalla de la consola del Hyundai Kona EV se muestra el consumo de energía.

20 fotos

Ampliar

Como sus hermanos de motor térmico, el Kona EV dispone de un amplio equipamiento, tanto de seguridad y confort como de conectividad. Para conectar el móvil, este eléctrico ofrece de serie el sistema de navegación y compatibilidad con Apple CarPlay y con Android Auto. El control de todas esas funciones se realiza desde la pantalla de infoentretenimiento.

Como parte de ese equipamiento se incluye una suscripción gratuita a los servicios LIVE de Hyundai, con información en tiempo real del tráfico y localización de radares. También los mapas de la navegación incluyen actualizaciones gratuitas de mapas.

Entre la oferta de equipamiento (según el acabado pueden ser elementos de serie u opcionales) del nuevo Hyundai Kona eléctrico se cuenta el cargador inalámbrico de smartphones  o el  equipo de sonido Premium KRELL. Ofrece un amplio abanico de elementos de seguridad activa agrupados en el paquete Hyundai SmartSense: control de crucero con Stop&Go, asistencia a la frenada de emergencia con detección de peatones, sistema activo de cambio involuntario de carril, asistente de mantenimiento de carril, detector de ángulo muerto, avisador de colisión por tráfico trasero, detector de fatiga del conductor, sistema de reconocimiento de señales de limitación de velocidad, luces de carretera automáticas y, además, todo un conjunto de elementos de seguridad pasiva.

Precios del Hyundai Kona EV

100kW (136CV) TECNO 39,2kWh: 38.500 €

150kW (204CV) TECNO 64kWh:     41.500 €

150kW (204CV) STYLE 64kWh:      44.300 €

150kW (204CV) STYLE bicolor 64kWh:     44.950 €

Comparte este artículo:

Comentarios

Jesusº 11 noviembre, 2018

Buenos dias.

Me gusta este coche, y por ello agradeceria un poco mas de info, acerca de resultados “reales” en la prueba de conduccion en cuanto a autonomia (y diferencias si llevas luces, radio, gps o el AC conectados)

Gracias por vuestra dedicacion.

Un saludo , Jesus

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche