El Hyundai Ioniq híbrido, a prueba

El Hyundai Ioniq híbrido, a prueba

18 mayo, 2017

El Hyundai Ioniq es la primera aventura de la marca coreana en el terreno de los vehículos propulsados por sistemas alternativos a los tradicionales motores de combustión. Con un diseño atractivo, un interior de calidad, un equipamiento muy completo y unos consumos bajos, el Ioniq se plantea como un durísimo rival para la referencia de la categoría, el Toyota Prius, al que, sobre todo por el cambio automático, supera en muchos aspectos.

Nuestra valoración: 7,3 Notable

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 8

Notable

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Consumo
  • Equipamiento
  • Cambio automático

Mejorable

  • Freno de estacionamiento de pie
  • Visibilidad trasera
  • Plaza central trasera

Con los ayuntamientos de las grandes ciudades buscando soluciones a los altos y perjudiciales niveles de emisiones, los tradicionales coches propulsados por motores de combustión interna están en el punto de mira y, en particular, los diésel que en un abrir y cerrar de ojos han pasado de héroes a villanos. Tras el largo período de dieselización en el que fabricantes e instituciones proclamaron a los cuatro vientos las bondades de las mecánicas de gasóleo en detrimento de los vehículos de gasolina, en la actualidad las preferencias de los consumidores están cambiando y los coches de gasolina están recuperando cuota de mercado. Sin embargo, donde antes era A o B, ahora tenemos, con los híbridos, los híbridos enchufables y los eléctricos, otro tipo de vehículos y sistemas de propulsión entre los que elegir.

Hyundai, al igual que el resto de marcas, se ha dado cuenta de que el mercado, o al menos una parte importante del mismo, demanda nuevas opciones de movilidad que sean ante todo eficientes y respetuosas con el medio ambiente. De hecho, ya son muchas las marcas que cuentan con al menos un modelo de estas características en su gama. La firma coreana no ha sido ni mucho menos pionera en este tipo de sistemas de propulsión alternativos, pero sí es cierto que ha realizado una fuerte inversión, que tiene un ambicioso plan estratégico a medio y largo plazo en cuanto a movilidad sostenible se refiere y que el Hyundai Ioniq es el primer modelo en el mundo en ofrecer tres alternativas distintas para su propulsión: la híbrida, la híbrida enchufable y la eléctrica.

Hyundai no lo ha apostado todo a una única carta porque no piensa que exista una única solución que pueda satisfacer las necesidades de todos sus potenciales clientes. De esta forma, ha decidido ofrecer un vehículo y tres sistemas para que sean los clientes quienes elijan la que mejor se adecue a sus circunstancias.

Para la prueba del Hyundai Ioniq, hemos contado con la que en principio será la variante más demanda, la híbrida. Con un diseño que huye de las estrambóticas líneas de algunos de sus rivales, un mecánica que cumple sobradamente, un interior amplio y de calidad y, sobre todo, unos consumos muy bajos, el Hyundai Ioniq se plantea como una magnífica opción para todos aquellos que quieran subirse al carro de los vehículos ecológicos, pero con “un coche de los de toda la vida”. Sí, esa es la principal virtud del Ioniq, los conductores no apreciaran, más allá del silencio que proporciona en modo eléctrico, ninguna diferencia con cualquier otro vehículo de combustión interna.

Rivales y precio del Hyundai Ioniq

El principal rival del Hyundai Ioniq por precio y características no es otro que el Toyota Prius, el primer vehículo híbrido producido en serie del mundo y que cuenta con cuatro generaciones a sus espaldas. Un escalón por encima, en cuanto a precio y calidad general se refiere, nos encontraríamos con el Lexus CT y, por debajo, el Toyota Auris híbrido. Además, el reciente Kia Niro, modelo con el que comparte plataforma y motores, también se plantea como una alternativa.

El precio del Hyundai Ioniq parte en 24.000 euros, aunque gracias a los descuentos y promociones que ofrece la marca se puede reducir el precio de salida hasta los 19.500 euros. Para la prueba del Hyundai Ioniq hemos contado con el acabado Style, el más alto de la gama y que incluye todo de serie, cuyo precio asciende hasta los 30.450 euros que, tras los descuentos, se queda en 25.950 euros.

Si quieres conocer más detalles del diseño, el motor, el comportamiento o el interior del Hyundai Ioniq, sigue leyendo la prueba.

Diseño La eficiencia llevada al diseño

Hyundai ha apostado por un diseño moderno, pero sin estridencias.
Hyundai ha apostado por un diseño moderno, pero sin estridencias.
Ampliar

La virtud está en el término medio y eso es precisamente lo que han conseguido los diseñadores del Hyundai Ioniq: un coche atractivo, vistoso y moderno, pero no demasiado futurista o de líneas rompedoras que puedan causar esa dualidad amor odio entre el público. A diferencia de lo que sucede en su máximo rival, el Toyota Prius, los responsables del Ioniq no han creído que fuera necesario un diseño tan diferente para dejar claro que estamos ante una alternativa ecológica. Sí, se diferencia del resto de la gama de modelos de la marca, sobre todo en la zaga, pero lo justo y necesario para no caer en excentricidades.

El frontal es la parte más convencional del diseño, pero no por ello la menos atractiva. Cuenta con la ya característica parrilla de forma hexagonal que lucen los últimos modelos de la marca en la que solo encontramos un pero, el logo. Hyundai ha optado por esconder tras el emblema de la marca el radar de proximidad, por lo que ha tenido que emplear una pieza de plástico sin relieve que resulta poco estética. Se trata de una solución que ya hemos visto en otros modelos como el Jaguar F-Pace y que, la verdad, no parece la más adecuada desde el punto de vista estético. En la parte baja del paragolpes, nos encontramos con una moldura en azul eléctrico, exclusiva de la variante híbrida. Por su parte, los faros, en el acabado Style, son de xenón, mientras que las luces de circulación diurna emplean tecnología led.

La vista lateral se caracteriza por la línea descendente del techo y su ascendente y elevada línea de cintura, lo que otorga al vehículo cierto aspecto coupé que resulta muy atractivo. Con este acabado, el Hyundai Ioniq monta unas llantas de 17 pulgadas que dan cobijo a unos neumáticos de medidas 225/45 y cuyo diseño, pensado para obtener una menor resistencia, es poco agraciado, aunque esto es algo subjetivo, claro. En la zaga, la parte más atrevida, nos encontramos con una luneta partida en dos que dificulta la visibilidad desde el interior y unos pilotos con tecnología led.

Cuando Hyundai presentó este modelo en el Salón del Automóvil de Ginebra 2016, explicó que sus formas estaban muy condicionadas por la aerodinámica. Los ingenieros de la marca emplearon muchas horas en el túnel de viento para conseguir un coeficiente de resistencia al viento lo más bajo posible que contribuyera al máximo en la eficiencia del vehículo. Con un Cx de 0,24, el Hyundai Ioniq se sitúa entre los mejores, ya que el coche de producción con el mejor coeficiente aerodinámico es el Mercedes CLA que registra un Cx de 0,23. La parrilla activa que se abre y cierra de forma automática en función de las necesidades es uno de los elementos que ha contribuido, entre otros, a obtener tan buenos resultados en este aspecto. Eso sí, el Cx de 0,24 se consigue con las llantas de 16 pulgadas del acabado más básico, por lo que en la unidad de pruebas este valor es superior.

Por último, el Hyundai Ioniq mide 4,47 metros de largo, 1,82 metros de ancho y 1,45 metros de alto, por lo que es más corto que un Prius, pero más bajo y ancho.

Interior El habitáculo del Hyundai Ioniq sorprende por su calidad

El interior del Hyundai Ioniq es muy bueno por calidad, ajustes y ergonomía.
El interior del Hyundai Ioniq es muy bueno por calidad, ajustes y ergonomía.
Ampliar

El interior del Hyundai Ioniq me ha resultado muy agradable por calidad y ergonomía. Todos los mandos están perfectamente ubicados para un manejo rápido e intuitivo, contamos con mucho espacio para dejar objetos y los materiales empleados, que en la parte superior del salpicadero y las puertas delanteras son acolchados, transmiten una sensación de calidad más elevada que en la de sus rivales más próximos. Además, los ajustes son buenos y no hemos escuchado los crujidos derivados de un ensamblaje poco riguroso. El único punto negativo, en cuanto a calidad de materiales, lo encontramos en los paneles de puerta traseros, que son algo decepcionantes. Por lo demás, el Hyundai Ioniq está, sin ser un lujo, a un gran nivel.

Uno de los elementos más llamativos del interior del Hyundai Ioniq es el panel de instrumentos. La firma coreana ha optado por un cuadro digital, en vez de las tradicionales agujas, que resulta atractivo visualmente, pero que, cuando la luz del sol incide directamente sobre él, se hace más difícil de leer. Además, cambia su diseño en función del modo de conducción que se escoja: ECO o Sport.

En cuanto a espacio se refiere, el Hyundai Ioniq cuenta con unas plazas delanteras cómodas y espaciosas y una banqueta trasera en la que dos adultos viajaran con comodidad, no así tres, ya que la anchura y altura es insuficiente. El mayor problema lo encontramos en la línea descendente del techo, ya que obliga a agachar la cabeza para entrar al vehículo y, una vez dentro, resta altura y los pasajeros pierden espacio.

Uno de los aspectos más destacados del interior del Hyundai Ioniq es la capacidad del maletero. Si optamos por montar una rueda de repuesto de emergencia, la capacidad si sitúa en unos buenos 422 litros, pero si elegimos el kit antipinchazos que resta menos espacio que la rueda, el maletero cubica unos magníficos 550 litros hasta la cortinilla a la que, por cierto, Hyundai no ha reservado un hueco específico para fijarla cuando la extraemos. Con los respaldos abatidos, maniobra que solo se puede realizar accionado el mecanismo situado en los propios asientos, la capacidad se eleva hasta los 1.500 litros, pero sin dejar una superficie de carga plana. Además de por capacidad, el maletero del Hyundai Ioniq es bueno por las formas regulares con la que cuenta, aunque el escalón de carga es más elevado de lo deseable.

Motor La diferencia está en el cambio

El cambio automático de doble embrague empleado por Hyundai supera con creces al de los híbridos de Toyota.
El cambio automático de doble embrague empleado por Hyundai supera con creces al de los híbridos de Toyota.
Ampliar

El Hyundai Ioniq híbrido monta un sistema de propulsión que combina el funcionamiento de un motor de gasolina con otros dos eléctricos. El motor de combustión es un cuatro cilindros de 1,6 litros de cubicaje que desarrolla 105 CV y que cuenta, junto al Prius, con el mejor rendimiento termodinámico del mercado. Si al motor de gasolina le sumamos la fuerza que proporciona el sistema eléctrico, la potencia total combinada asciende a 140 CV.

Aparentemente, el sistema es muy similar al que emplean sus rivales, pero, sin embargo, el esquema técnico empleado por la firma coreana es completamente original y difiere en gran medida del empleado por la competencia. Si quieres conocer los aspectos técnicos relativos al funcionamiento del sistema híbrido y cómo se combinan el motor térmico y los eléctricos, encontrarás una detallada explicación en la toma de contacto del Hyundai Ioniq que realizamos en el momento de su presentación a la prensa.

El Hyundai Ioniq híbrido está asociado de forma exclusiva a un cambio automático de doble embrague y seis relaciones. Esta transmisión es, sin duda, una de las mayores ventajas del vehículo frente a su rival más directo, el Prius, que utiliza una transmisión de tipo transaxle propia de Toyota y de funcionamiento muy similar a un cambio de variador continuo o CVT. Ante demandas fuertes de aceleración, el cambio DCT del Hyundai Ioniq no se pone, a diferencia del CVT, a girar al máximo de revoluciones, por lo que el ruido que se filtra al interior es correcto y concuerda con la entrega de potencia que tenemos en ese momento. Además, funciona de forma suave y sin apenas notarse la transición de una marcha a otra.

El Hyundai Ioniq dispone de dos modos de conducción (ECO y Sport) que se seleccionan a través de la palanca del cambio. El modo ECO, que coincide con la posición D de la palanca, busca minimizar el gasto de combustible, mientras que el modo Sport, que se selecciona desplazando el pomo del cambio hacia la izquierda, ofrece el mayor nivel de prestaciones posible. Además, con el modo Sport activado, podremos manejar de forma manual el cambio a través de unas levas que giran solidarias con el volante o a través de la propia palanca. En modo manual, no se muestra demasiado obediente y, en cuanto llegamos a las 5.500 rpm, pasa de forma automática a la siguiente marcha. En cualquier caso, el funcionamiento del cambio en modo automático es tan bueno que es preferible y más cómodo dejar al coche que trabaje solo. El modo Sport actúa también sobre la asistencia de la dirección (la vuelve más dura), la sensibilidad del pedal del acelerador y el panel de instrumentos que  modifica la disposición de la información y el color.

Las prestaciones de la mecánica, aunque buenas, son más bien discretas en relación a la potencia que anuncia el vehículo (141 CV). Según los datos oficiales de la marca, alcanza los 100 km/h en 11,1 segundos y su velocidad máxima se queda en 185 km/h. No es que el motor no se muestre suficiente para mover los aproximadamente 1.400 kilogramos que pesa el vehículo, que lo es, pero sus prestaciones quedan lejos de las de un coche de gasolina de similar potencia y características.

Comportamiento Una experiencia de conducción gratificante

El Hyundai Ioniq es un coche muy cómodo y fácil de conducir.
El Hyundai Ioniq es un coche muy cómodo y fácil de conducir.
Ampliar

El Hyundai Ioniq es un coche silencioso, muy cómodo, agradable y fácil de conducir, cuya mayor virtud reside, como dijimos en la introducción, en que su forma de conducirlo no difiere lo más mínimo de la cualquier otro coche de combustión interna. Además, el sistema de propulsión híbrido está muy bien resuelto y en ningún momento, salvo por el lógico ruido del motor combustión, notaremos la entrada en acción del mecánica de gasolina o, a la inversa, no percibiremos en que momento pasamos a funcionar en modo 100% eléctrico. El sistema gestiona con total suavidad las transiciones y combina de forma natural el funcionamiento de los motores.

En ciudad, el Hyundai Ioniq resulta muy gratificante porque siempre que le sea posible se moverá solo con energía eléctrica, con lo que eso supone a nivel de ruido y confort de marcha. Es cierto que, ante cualquier pequeña pendiente o una presión sobre el acelerador más fuerte de lo que se dice ir a punta de gas, el motor de gasolina entrará en acción, pero al hacerlo de forma tan suave y sin brusquedades de ningún tipo nuestro confort a bordo no se verá afectado, salvo por el ruido que, en cualquier caso, no es elevado. La dirección, por su parte, cuenta con mucha asistencia, lo que facilitará las maniobras de aparcamiento y los cambios rápidos de carril en la urbe, aunque ante un tipo de conducción más exigente por carretera no se muestra tan precisa como nos gustaría.

En cuanto a la suspensión, el esquema del Hyundai Ioniq, que, por cierto, cuenta con un eje trasero multibrazo, está enfocado al confort, por lo que al circular sobre firme irregular o pasar por encima de un bache no hay sacudidas molestas que perturben la comodidad de los pasajeros. Aunque cómoda, también es eficaz, conteniendo los balanceos de la carrocería y permitiendo realizar una conducción más ágil de lo que en principio cabría esperar, algo a lo que también contribuye la colocación de las baterías bajo la banqueta trasera porque ayuda a bajar el centro de gravedad del coche y equilibrar el reparto de pesos.

En vías rápidas, el Hyundai Ioniq es un coche muy cómodo por todo lo mencionado anteriormente y solo el ruido de rodadura le resta puntos, en cuanto a confort de marcha se refiere. Eso sí, a la hora de realizar un adelantamiento será conveniente activar el modo Sport para contar con algo más de empuje por parte de la mecánica, sobre todo si vamos a plena carga.

La postura de conducción es buena porque los reglajes del asiento y el volante, que en el caso del acabado Style son eléctricos, tienen unos recorridos generosos que nos permiten encontrar con facilidad una correcta posición. En cuanto a la visibilidad, es buena desde todos los ángulos, salvo hacia atrás por la peculiar luna partida en dos que provoca que tengamos una pieza de plástico en la mitad del campo visual.

Por su parte, los frenos tienen el mismo problema que en todos los híbridos. El pedal no es otra cosa que un simulador, ya que no hay un sistema hidráulico que conecte el pedal con el sistema, sino un mecanismo eléctrico que, cuando pisamos el pedal, manda las órdenes a los frenos. Además, el inicio del recorrido del pedal no es para frenar, solo para recargar las baterías, y es en el segundo tramo cuando entran en funcionamiento las pinzas para frenar al coche, pero lo hacen con un pelín de brusquedad. No es grave, pero si molesto porque no es a lo que estamos acostumbrados y necesitaremos un período de adaptación.

En definitiva, el Hyundai Ioniq es un coche cómodo, seguro y muy fácil de llevar.

Equipamiento Muy completo

El tapizado en piel viene de serie con el acabado Style, el más alto de la gama.
El tapizado en piel viene de serie con el acabado Style, el más alto de la gama.
Ampliar

El Hyundai Ioniq cuenta con tres líneas de acabado: Klass, Tecno y Style. Aunque el equipamiento de serie es generoso desde el acabado más básico, el problema en este apartado lo encontramos en las pocas posibilidades de configuración que nos ofrece la marca. La única opción disponible es el navegador, pero solo para el acabado Klass, en el resto tienes lo que tienes y no puedes quitar ni añadir.

Dicho esto, el equipamiento del Hyundai Ioniq es muy completo e incluye, en el acabado Style de la prueba, algunos elementos que son pocos frecuentes en la categoría, consiguiendo que el vehículo pueda presumir de una dotación de serie sin competencia.

Entre lo más destacado, podemos señalar los ajustes eléctricos del asiento que, además, cuenta con ventilación y calefacción, así como el volante calefactado, el tapizado en cuero, el techo solar, el cargador inalámbrico para el móvil, el sistema de infoentretenimiento con pantalla de 7 pulgadas… En definitiva, un equipamiento mucho más que completo.

Paras las ópticas delanteras Hyundai ha optado por instalar lámparas de xenón y puede que, con la moda de la tecnología led, a algunos les parezca un atraso, pero realmente es mejor tener unos buenos faros halógenos o de xenón que un sistema de led de poca calidad y, en la actualidad, es común encontrarnos con sistemas de alumbrado por led que no funcionan todo lo bien que imaginábamos.

En cuanto a sistemas de seguridad, el Hyundai Ioniq cuenta, entre otras cosas, con sistema de alerta de cambio de carril involuntario, sistema de aviso de colisión frontal, detector de ángulos muertos en el retrovisor, frenada autónoma de emergencia AEB y alerta de aproximación de tráfico trasero. Asimismo, incorpora un control de crucero adaptativo cuyo funcionamiento es bastante satisfactorio.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Sistema de alerta de cambio de carril
  • Sistema de frenada autónoma de emergencia AEB (detección de vehículos)
  • Control de tracción (TCS)
  • ABS + EBD
  • Cinturones delanteros ajustables en altura
  • Airbags laterales delanteros
  • Airbags de cortina
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Alerta de aproximación de tráfico trasero
  • Reposacabezas delanteros regulables en profundidad
  • Intermitentes de LED integrados en los espejos retrovisores
  • Faros de xenón
  • Sistema de aviso de colisión frontal
  • Control presión neumáticos TPMS
  • Gestión estabilidad dinámica del vehículo VSM / VDC
  • Control de Estabilidad ESP
  • Cinturones delanteros con pretensores
  • Reposacabezas activos
  • Airbags de rodilla
  • Airbag conductor y acompañante
  • Sensor de aparcamiento delantero
  • Sistema de detección de ángulos muertos
  • Cámara de aparcamiento trasero
  • Reposacabezas delanteros y traseros regulables en altura
  • Faros delanteros tipo LED

Confort

Equipamiento de Serie

  • Control de arranque en pendientes HAC
  • Sensor de lluvia
  • Control de crucero inteligente con mandos en el volante con limitador de velocidad
  • Retrovisores exteriores eléctricos y calefactables
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Elevalunas eléctricos delanteros autodown
  • Reposabrazos central delantero con caja porta objetos
  • Asientos cuero
  • Asientos delanteros calefactables
  • Asiento conductor reglajes eléctricos
  • Red de sujección de carga
  • Toma de corriente auxiliar
  • Volante regulable en altura y profundidad
  • Retrovisores del color de la carrocería
  • Kit anti pinchazos
  • Retrovisor interior electrocromático
  • Cambio de levas en el volante
  • Dirección asistida
  • Retrovisor interior electro cromático
  • Retrovisores exteriores plegables eléctricos
  • Llave inteligente con botón de arranque y detector de proximidad
  • Elevalunas eléctricos traseros
  • Climatizador automático bizona con filtro de aire y ventilación en plazas traseras
  • Reposabrazos central trasero
  • Respaldo trasero abatible 60/40
  • Asientos delanteros ventilados
  • Asiento del conductor con reglajes eléctricos y ajuste lumbar
  • Asiento conductor multirregulable eléctrico con memoria
  • Bandeja cubre carga enrollable
  • Volante calefactable
  • Volante y pomo revestido de cuero
  • Techo solar practicable
  • Parrilla cromada
  • Llantas de aleación 17´´
  • Control de crucero inteligente con mandos en el volante

Equipamiento Opcional

  • 450 €Pintura metalizada

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Pantalla multifunción de 7´´
    • TomTom services live
    • Android Auto
    • Mandos del equipo de audio integrados en el volante
    • Equipo de audio con transmisión digital de radio (DAB)
    • CarPlay
    • Sistema de navegación integrado con pantalla táctil
    • Bluetooth integrado con mandos en el volante
    • Conexiones USB y Aux

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Cargador inalámbrico de móvil

      Consumo Un ahorrador nato

      El Hyundai Ioniq tratará de circular en modo eléctrico siempre que pueda.
      El Hyundai Ioniq tratará de circular en modo eléctrico siempre que pueda.
      Ampliar

      Las cifras de consumo del Hyundai Ioniq son simple y llanamente sensacionales. Lo son porque, además de obtener unos buenos registros en ciudad, también tenemos buenas cifras en carretera, un terreno donde habitualmente pinchan los híbridos. Sin duda, el coeficiente aerodinámico del coche, que, como dijimos en el apartado de diseño, es muy bueno y se sitúa entre lo mejor del mercado, ayuda enormemente en este apartado.

      Hyundai homologa un consumo de 3,9 l/100 km en ciclo mixto, urbano y extraurbano. Como es habitual, estas cifras no se corresponden con la realidad, pero sí nos valen para entender que partimos de una base muy buena.

      En un recorrido por autopista, con pendientes y a una velocidad media en torno a los 120 km/h, el ordenador de a bordo del Hyundai Ioniq nos arrojaba una cifra de consumo de 5,8 l/100 km, lo cual no está nada mal, si tenemos en cuenta que no es el terreno más favorable para los híbridos. Circulando a un ritmo más tranquilo (90 km/h) y por una carretera secundaria o una vía de circunvalación como puede ser la M-30 de Madrid, los registros son aún mejores, ya que nos estaremos moviendo aproximadamente en 4 l/100 km.

      En ciudad, las cifras del consumo del Hyundai Ioniq, como las de cualquier otro coche, se ven afectadas por las circunstancias del tráfico. No es lo mismo circular de manera fluida y tener un día de esos en los que te encuentras todos los semáforos en verdes que estar en mitad de un atasco con tráfico muy denso. Sin embargo, los híbridos, que priorizan siempre que puedan el funcionamiento eléctrico, se ven menos afectados por estas circunstancias y, en cualquier caso, será difícil ver cifras por encima de los 5,5 l/100 km.

      Con un depósito con capacidad para 45 litros, la autonomía del Hyundai Ioniq se sitúa en aproximadamente 800 kilómetros.

      Rivales Rivales del Hyundai Ioniq Hybrid Style

      Hyundai Ioniq HEV 1.6 GDI Style

      Desde
      30.725 €

      Híbrido


      6 marchas

      141

      11,1

      3,9

      92

      Toyota Prius 1.8 Advance

      Desde
      32.549 €

      Híbrido


      1 marchas

      122

      10,6

      3,3

      82

      Toyota Auris hybrid 140H Advance

      Desde
      27.420 €

      Híbrido


      1 marchas

      136

      10,9

      4,3

      97

      Kia Niro 1.6 HEV Emotion

      Desde
      30.875 €

      Híbrido


      6 marchas

      141

      11,5

      4,3

      100

      Comparte este artículo

      Suscríbete a nuestra newsletter

      Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

      Te puede interesar...

      Comenta este artículo

      Laura Nar 27 febrero, 2018

      Hola, tengo un Hyundai Ioniq y no estoy nada contenta con el consumo. Marca saliendo de Zaragoza una autonomía de 350 km, en Calahorra – a 100 km de distancia – me marca una autonomía de 140 km y de Calahorra no he podido llegar a Pamplona (están a menos de 100 km).

      Rubén Fidalgo 27 febrero, 2018

      Hola Laura, gracias por compartir tu experiencia como usuaria. ¿Es híbrido o híbrido enchufable? Muchas gracias.

      * He leído la Política de privacidad

      Ir arriba