Hyundai i30 1.6 CRDi

4 Marzo, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

El i30 1.6 CRDi ha superado con una nota muy alta nuestro exigente test de 50.000 km. Se ha mostrado fiable y robusto a la vez que confortable y eficaz en carretera. Si a esto unimos un precio aquilatado y un equipamiento muy completo, el resultado no puede ser otro que convertirse en el «Coche del Año».

4

4



EL Hyundai i30 es el primer producto de esta marca coreana diseñado y pensado para los usuarios europeos. Y a decir verdad, han acertado a la primera, como demuestra el premio de «Coche del Año en España» que acaba de recibir y que da fe de sus múltiples cualidades.


Es un modelo que se adapta perfectamente a los gustos, tanto de estilo como tecnológicos, que demanda el mercado del viejo continente. Esto le ha supuesto a Hyundai realizar una fuerte inversión en Europa. Ha creado centros de estilo y también una planta de fabricación, ubicada en la República Checa, con lo que el i30 y otros nuevos productos, que verán la luz dentro de poco, nada tienen que ver con los modelos que esta marca comercializa en otras partes del mundo.


El resultado obtenido en el i30 es magnífico, más si se tiene en cuenta que tiene que lidiar en el competido y difícil segmento de los compactos, en el que destaca por su diseño moderno y atractivo, con una calidad de acabado que nada tiene que envidiar a la de sus competidores europeos. Es más, a muchos les supera en este aspecto. También sobresale por ofrecer un equipamiento de serie muy completo y por contar con una tecnología moderna y eficaz. Hablamos de un modelo que en sus primeros meses de vida está teniendo una magnífica acogida, valores que lo convierten en un coche muy interesante.


Pero para nosotros todo esto hay que refrendarlo sobre el terrano. Por ello, hemos pensado que la mejor forma conocerlo a fondo es someterlo a una prueba de 50.000 kilómetros. Un duro test que nos permite saber de qué pie cojea cada coche que pasa por las exigentes manos de todos los que participan en él y por la lupa de nuestros técnicos, que analizan cual cirujanos todos sus componentes mecánicos. Una dura prueba que nuestro protagonista ha superado con una nota elevada. A lo largo de la misma, la total ausencia de incidentes ha sido la noticia más relevante.


El i30 ha recorrido nuestra geografía de cabo a rabo, ha sufrido la dureza y el tedio de los atascos en la gran ciudad y se ha atrevido con viajes de largo recorrido fuera de nuestras fronteras. Todo ello en un tiempo récord y sin desfallecer en ningún momento. Las únicas paradas que se ha visto obligado a hacer en el taller han sido las necesarias para cumplir con los periodos de mantenimiento marcados en el libro de usuario. Unas paradas que se han producido cada 20.000 km, en las que se le han realizado los correspondientes cambios de aceite y filtros y también, aprovechando la estancia en el taller, nos aseguramos, tras profundas revisiones, que todo estaba en orden.


Nada más llegar a Motor 16, el Hyundai i30, tal como acostumbramos, pasó por nuestro taller, donde se le realizó una concienzuda revisión y se midieron todos los elementos sometidos a mayores desgastes. También medimos la profundidad del dibujo de los neumáticos, algo que nos permite a lo largo de la prueba poder analizar el desgaste de las cubiertas y cómo se ha producido. Se revisan todos sus niveles y, después de esta visita inicial al taller, nuestro nuevo «compañero de fatigas» está listo para enfrentarse al implacable veredicto de todos los conductores que colaboran en la prueba.


Tras unos kilómetros iniciales por los alrededores de Madrid para terminar de constatar que todo está en perfecto estado, el i30 se estrena con un viaje a San Sebastián, al que ya sin descanso y tras unas maratonianas jornadas le suceden otros muchos. Nuestro Hyundai recorre toda nuestra geografía de norte a sur y de este a oeste y también se atreve con largos viajes fuera de nuestras fronteras. Unos recorridos que se realizan en distintas condiciones, unos con el conductor sólo y otros con el coche cargado al máximo.


A lo largo de la prueba, en los largos periplos vividos a bordo de nuestro protagonista, también nos hemos encontrado con condiciones climatológicas de todo tipo y el denominador común ha sido siempre el mismo: los viajes han resultado siempre muy placenteros. Los calificativos que ha ido acumulando desde el inicio hasta el final de la prueba han sido siempre muy positivos. Ha gustado bastante su diseño exterior, con una línea moderna y, sobre todo, ha causado una magnífica impresión su buena calidad de acabado. Un aspecto éste en el que se sitúa en una buena posición frente a sus rivales europeos.

    Comportamiento

    Otro aspecto muy bien valorado ha sido su comportamiento. Los ingenieros han logrado un buen compromiso entre seguridad y confort. En el eje delantero han dispuesto un sistema clásico tipo McPherson y en el trasero, un eficaz eje multibrazo.


    A la hora de analizar las suspensiones hay para todos los gustos. A los amantes de una conducción más dinámica les habría gustado un tarado más firme de los amortiguadores. Lo cierto es que sus reacciones son nobles y predecibles. En las carreteras más viradas, en las curvas más cerradas aparece una suave tendencia a tirar de morro, haciendo que el programa electrónico de estabilidad ESP entre en acción, si bien lo hace con discreción y sin entrometerse en exceso en la labor del conductor.


    El sistema de frenos está también muy bien resuelto, equipa discos de un buen diámetro en las cuatro ruedas: 280 mm delante y 262 detrás, además, los delanteros son ventilados. En las pruebas de frenado a las que le hemos sometido siempre ha respondido con unas distancias de parada cortas y ha resistido bien los esfuerzos prolongados.


    La dirección, por su parte, cumple a la perfección su cometido y con 2,7 vueltas de volante entre topes se muestra rápida, algo que se agradece, sobre todo, circulando en ciudad y a la hora de hacer maniobras. Sobre la dirección hubo quien criticó una excesiva suavidad circulando a un ritmo alto. En cualquier caso, todos los que han colaborado en la prueba han coincidido al afirmar que el Hyundai i30 es un coche muy fácil y agradable de conducir.

    En marcha

    Nada más llegar el i30 a Motor 16, antes de comenzar la prueba de verdad, en nuestro taller fue sometido a una concienzuda revisión con el objetivo de confirmar que todo estaba en perfecto estado y que sus diferentes niveles de fluidos eran correctos. Después se le subió al elevador y, tras desmontar las ruedas, se midió el grosor de los discos de frenos y de las pastillas. También se midió el dibujo de los neumáticos para conocer su desgaste y la forma en que pisa, se le hizo una comprobación de las cotas de alineación de la dirección y se verificó la eficacia de los amortiguadores con el fin de tener una idea clara y precisa de su comportamiento con el transcurrir de los kilómetros.


    Una vez hechas estas comprobaciones, se hicieron con él unos centenares de kilómetros por los alrededores de Madrid, con el fin de terminar de asegurarnos que todo estaba en perfecto estado. A partir de aquí comenzó a acumular kilómetros sin descanso. En un suspiro alcanza los primeros 5.000 kilómetros y es el momento de someterlo a una primera comprobación de sus prestaciones en la pista del INTA. Los datos obtenidos son muy buenos, lo que pone de manifiesto, una vez más, que estos modernos motores ya ofrecen desde el primer momento un rendimiento elevado.


    Todo se desarrolla con total normalidad, sin ningún tipo de incidente, y, alcanzados los 20.000 kilómetros, el i30 tiene que hacer una parada obligada en el taller para cambiarle el aceite del motor. Casi sin darnos cuenta llegamos al ecuador de la prueba, momento en el que acudimos de nuevo a las instalaciones del INTA para hacer una nueva medición de prestaciones.


    Los datos obtenidos son muy parecidos a los de los 5.000 kilómetros; de hecho, las mínimas diferencias entre ellas se deben a las diferentes condiciones de la pista y climatológicas de cada día. Tras volver de un largo periplo por el sur de España, el i30 alcanzó los 40.000 kilómetros, momento indicado para hacerle la sustitución del aceite del motor y su correspondiente filtro. Pudimos comprobar que había gastado medio litro de aceite, un consumo que se puede considerar inapreciable. Además, aprovechando esta parada y ante un largo viaje por Francia a la vista, se le sustituyeron los neumáticos delanteros, que estaban casi al límite de su utilización.

    prestaciones

    Técnicamente, el Hyundai i30 es un modelo bien resuelto. Su motor 1.6 CRDi de 115 caballos es una maravilla. Cuenta con un sistema de inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercambiador de calor y destaca por tener un funcionamiento suave y refinado, con una baja rumorosidad y un elevado rendimiento.


    Un propulsor que mueve con agilidad a este modelo, que pesa casi 1.300 kilos. Algo que hemos podido constatar a lo largo de los 50.000 kilómetros de prueba por todo tipo de carreteras y con el coche cargado. Un motor que resulta muy agradable y que ofrece un magnífico rendimiento desde muy pocas revoluciones. Algo que hay que agradecer en gran medida a su cifra de par motor, que es de 26,0 mkg a 2.000 rpm, un dato que no está nada mal para tratarse de un motor de 1,6 litros.

    Interior y maletero

    Nada más abrir las puertas se puede observar un panorama interior muy prometedor. Los asientos presentan un acertado diseño y al no quedar excesivamente bajos resulta muy cómodo subir y bajar del coche. Una buena sensación que continúa con el salpicadero que transmite sensación de robustez y de refinamiento. Seguimos analizando más a fondo cada uno de sus detalles y podemos comprobar que la buena calidad percibida es real y nos encontramos con unos materiales con un buen tacto y con unos ajustes muy buenos. Algo muy importante y que evita que con el paso del tiempo aparezcan ruidos parásitos y «grillitos», lo que hemos podido constatar de principio a fin de la prueba.


    Una buena terminación que no se queda sólo en los elementos que más resaltan a la vista, también en aquellos que no se ven, como es el caso de los múltiples huecos para guardar objetos pequeños, que están forrados, o el respaldo de los asientos traseros, que se pueden abatir de forma asimétrica y que es muy robusto, o la bandeja que cubre el maletero, que está hecha con un material muy sólido. En definitiva, una serie de detalles que nos confirman que estamos ante un coche bien hecho y fiable.


    El Hyundai i30 tiene una longitud total de casi 4,25 metros, una cota que es similar a la del resto de sus rivales. Donde destaca y marca la diferencia es en la medida de la distancia entre ejes, que es de 2,65 metros, una cifra superior a la de rivales directos tan importantes como el Renault Mégane, Opel Astra, Peugeot 308, Ford Focus o Seat León. Cotas que posibilita un interior amplio y bien aprovechado, en el que salen muy favorecidos los ocupantes de los asientos traseros, que cuentan con un buen espacio para las piernas.


    En este aspecto, el i30 no tiene nada que envidiar a muchas berlinas medias. Un espacio interior que ha sido muy bien valorado por nuestros probadores, especialmente cuando han utilizado el coche a plena carga. La capacidad del maletero, con 340 litros, no le convierte en líder en este aspecto, pero es una cifra muy razonable para su segmento. En caso de necesidad, si se abaten los asientos traseros se puede llegar hasta los 1.250 litros.


    Resaltar como ventaja su bajo plano de carga, que facilita mucho su utilización y debajo se esconde una rueda de repuesto de tipo de emergencia, que si bien ahorra espacio es bastante menos práctica que una rueda de medida normal.

    Equipamiento

    El protagonista de nuestra prueba, que está dotado con el m o t o r 1.6 CRDi de 115 CV, sólo está disponible con el nivel de acabado Style, que es el más alto de la gama. Tiene un precio de 20.500 euros, una cifra que no es baja, aunque comparada con lo que cuestan sus rivales se puede considerar que el precio de este Hyundai es aquilatado y razonable, mucho más si tenemos en cuenta que su equipamiento de serie es completísimo.


    En este aspecto, a igualdad de precio, no tiene competencia. Ofrece de serie climatizador automático, tapicería de cuero y tela, elevalunas eléctricos en las cuatro ventanillas, sensor de encendido automático de luces y limpiaparabrisas, equipo de audio con cargador de CD y con conexión USB y un buen número de elementos y detalles prácticos.

    Puesto conducción

    4

    Acomodados en la butaca del conductor, enseguida se puede apreciar que la postura al volante es cómoda, que se goza de una correcta visibilidad en todas las direcciones y que todos los mandos están ubicados de forma racional y perfectamente al alcance de la mano.


    Unos mandos que han presentado el mismo buen tacto a lo largo de la prueba, sin que haya fallado ni uno solo de ellos en ningún momento. El volante, con un buen tacto, con reglaje en altura y profundidad y con los mandos del equipo de audio integrados en él, contribuye a facilitar la labor del conductor.

    Consumo y mantenimiento

    Todo con un punto a su favor muy importante: sus consumos de gasoil son siempre muy ajustados. En las mediciones que le hemos efectuado en nuestra pista de pruebas, el consumo obtenido fue de 6,4 l/100 km en la primera medición y de 6,1 l/100 km en las dos restantes. En términos más prácticos, en un uso diario y viajando con él por carretera es bastante difícil superar la barrera de los 8 l/100 km, incluso con el coche cargado a tope.

    Calidad y fiabilidad

    Tras esta última revisión, nuestro protagonista entró en la recta final de la prueba y, sin enterarse, llegó al objetivo marcado. Se le realizó una tercera y última comprobación de las prestaciones, con unos datos similares a las dos anteriores, y el coche pasó a nuestro taller, donde los técnicos de Motor 16 se pusieron manos a la obra para despiezarlo por completo. Una labor que pudieron hacer sin ningún inconveniente, ya que no es necesario ningún útil especial para desmontarlo. Cual minuciosos cirujanos, a medida que fueron extrayéndole sus distintos órganos, se pudo comprobar que los materiales empleados en su piezas son de una gran calidad, desde su tornillería hasta la más pequeña de las juntas.


    Una vez que estuvo desmontado por completo, cada una de sus piezas fue analizada concienzudamente y se pudo apreciar que el desgaste de los elementos sometidos a mayores esfuerzos y a las mayores temperaturas estaban como nuevos. Es el caso de los cilindros, pistones, casquillos del cigüeñal o el árbol de levas, que no presentaban desgaste alguno. Unas piezas que, visto su estado, pueden aguantar sin problemas varias pruebas como la nuestra.


    A lo largo de los 50.000 kilómetros, los consumos fueron siempre similares, lo que delata que el sistema de inyección ha funcionado en todo momento a la perfección. Esto lo pudimos constatar una vez desmontado y comprobado todo el raíl común de la inyección y también tras verificar el estado de la culata y de las válvulas, sin ningún resto de carbonilla que delatase una mala combustión.


    Además, el minucioso examen al que se sometió cada una de las piezas del Hyundai i30 nos reveló que cuenta con un sinfín de ingeniosos detalles y soluciones, pensados para que el coche tenga una larga vida, libre de problemas, y pensado exclusivamente para que en todo momento satisfaga a conductor y pasajeros (ver recuadros). A nosotros, tras esta dura y exigente prueba, nos ha convencido plenamente y creemos que su próximo premio será satisfacer a sus conductores… Virtudes tiene para ello.


    REPORTAJES RELACIONADOS



  • 03/03/2008 — Mercedes GLK 2009


    La firma alemana pretende recuperar su posición de liderazgo en el segmento de los SUV. A buen seguro que el GLK se lo pondrá difícil al BMW X3.



  • 27/02/2008 — Hyundai Genesis Sports Coupé


    El Genesis Sports Coupé aparece en escena para relevar al actual Hyundai Tiburón. A la venta en Europa a principios de 2009.



  • 14/02/2008 — Peugeot 308 RC Z


    Se presentó en sociedad como concept car en el pasado Salón del Automóvil de Francfort y parecía destinado a ser, como la gran mayoría de sus congéneres, una simple maqueta para atraer la atención sobre el pabellón de la marca. Pero no, la cosa parece que va en serio y las altas instancias de la compañía, alentadas por la favorable acogida del modelo, parece ser que han decidido ya comercializar este 308 RC Z.



  • 12/02/2008 — Mercedes CLC


    Si el C Sportcoupé tenía como misión conquistar clientes en otras marcas, esa labor se encomienda ahora al CLC, que llega en junio con motores de hasta 272 CV.



  • 29/01/2008 — Nuevo Kia Picanto


    Líder del segmento A desde que apareció en 2004, el Picanto afronta una nueva etapa con un intenso lavado de cara que salpica tanto al exterior como al interior. También se ha ravisado el equipamiento, con elementos como el ESP, de serie en la versión más lustrosa de gasolina. El resto se mantiene tal cual y el precio se recorta debido a su bajo nivel de emisiones.



  • 18/01/2008 — Hyundai Genesis



  • 10/01/2008 — Hyundai I30 CRDi


    El i30 1.6 CRDi nos está sorprendiendo gratamente en la prueba de larga duración que le estamos realizando. Un merecido ganador del premio al Coche del Año en España 2008.



  • 14/12/2007 — Al volante del VW Tiguan


    Volkswagen presenta un todocamino para luchar en el segmento medio. Dará quebraderos de cabeza a los BMW X3, Honda CR-V y Toyota Rav4, entre otros. Se ofrecerá en TSI y TDI de hasta 200 CV y con cajas de cambio manual y Tiptronic



  • 23/11/2007 — Toyota Auris 2.0 D-4D 126cv


    El nuevo compacto de Toyota se presenta como un coche de estética marcada, muy similar a su antecesor, pero con ciertas mejoras en cuanto al espacio y el confort en marcha. Las prestaciones de este motor D-4D de 126cv son adecuadas pero el bastidor no ofrece un gran comportamiento dinámico

  • Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba