Hyundai i-Mode

19 mayo, 2008, modificada el 24 enero, 2011 por

Jamás verá la luz tal cual se aprecia, pero es previsible que a no mucho tardar Hyundai cristalice un monovolumen con las soluciones que aporta el sorprendente estudio i-Mode, capaz de «autocurar» pequeños arañazos y golpes de carrocería, dotado de un sofi sticado habitáculo e impulsado por un motor biturbodiésel que aterrizará a lo largo de 2011.

7

Más información en Hoymotor16, número 1282


Si sorprendente resulta su futurista y aerodinámica silueta, más lo son las soluciones que aporta en todos los apartados. Así es el i-Mode, el último estudio desvelado por Hyundai en el pasado Salón de Ginebra. Un sofisticado monovolumen repleto de tecnología e innovadoras soluciones, con musculadas y deportivas formas y un total de seis plazas en butacas independientes que más bien podría pasar por un crossover tipo Ford S-Max.


El coche es fruto de la intensa colaboración establecia por la firma coreana y Bayer MaterialScience AG, LG Electronics y Keiper, dentro de un acuerdo que debe trasladar muchas de las soluciones estrenadas a la producción real y, además, en un breve espacio de tiempo.


Faros de macrolón


Su carrocería, por ejemplo, está realizada a partir de avanzados materiales plásticos más ligeros que el acero y el vidrio, lo que ahorra consumo y emisiones de CO2. Además su flexibilidad permite líneas tensas y extremadamente curvadas, como refleja la silueta del techo o la sucesión de formas cóncavas y convexas. El frontal se remata con una parrilla hexagonal, que estrena la identidad de la marca para los mercados europeos, mientras que una ancha «espina» dorsal rodeada de material transparente recorre el techo de extremo a extremo. Ya en la zaga, el i-Mode acoge ópticas con forma de «boomerang » y un apaisado botón con la tercera luz de freno encastrada en el borde superior.


A todo ello, y aunque parezca ciencia ficción, su sofisticado acabado exterior, con pintura disuelta en agua y microcristales, consigue que arañazos y pequeños golpes desaparezcan por sí solos. Tampoco tienen desperdicio sus lentes fabricadas en macrolón o sus puertas correderas, que prescinden de los clásicos raíles exteriores e interiores y hasta del pilar central «B» para conseguir un acceso más cómodo y natural.


Espacio social


Repasando el habitáculo, presenta formas esculpidas y ligeras y también tonos y materiales acogedores, como el suave marrón del cuero que recubre el salpicadero, de tipo flotante, o las piezas de piel que forran el piso. En conjunto, es un espacio modular, amplio y luminoso que invita a viajar en grupo o familia rodeados de una tecnología de vanguardia.


Los asientos, recubiertos de cuero en tono cognac, van anclados a un innovador mecanismo central que libera hueco para las piernas de los pasajeros y consigue mayor espaciosidad. El salpicadero se remata con detalles metálicos y lacados de acabado similar al de los pianos, mientras que la butaca del acompañante puede girar eléctricamente 180 grados –en sentido opuesto a la marcha varía la inclinación del reposacabezas optimizando el confort– para crear un saloncito con la segunda fi la de asientos, que a su vez recula unos centímetros para ganar espacio en ese formato.


La tecnología dispuesta permite al pasaje conectarse a Internet, reproducir videojuegos y películas o establecer videoconferencias a través de las dos generosas pantallas de gestión táctil dispuestas en el plafón del techo. A todo ello, una red wireless para mandos y auriculares permite a cada pasajero personalizar su menú de entretenimiento. La marca asegura que estas soluciones llegará a los vehículos de calle en un espacio de tiempo más corto de lo previsto.


Moto biturbodiésel


Entre las múltiples soluciones estrenadas por el i-Mode destaca su mecánica biturbodiésel, con una arquitectura de sobrealimentación escalonada equiparable a la que BMW utiliza en sus 535d y compañía. Así, la del prototipo de Hyundai, de sólo 2,2 litros, acopla un pequeño turbo de bajo soplado para compensar la falta de empuje de este tipo de motores cuando giran a bajas vueltas, por ejemplo en ciudad o tráfi co denso. En un punto medio se solapa con una segunda turbina, más grande, que sopla cuando se exige el máximo rendimiento.


El resultado es un propulsor de 215 CV y 47 mkg de par que, conforme a las previsiones de la marca, verá la luz en 2011. Antes, en 2009, llegará un motor derivado de éste pero con un sólo turbocompresor del que, por el momento, no se han facilitado más datos. Eso sí, en ambos la inclusión de válvulas EGR y «common rail» de nueva hornada permite superar las estrictas normas de contaminación EU 5 y EU 6.


Otro interesante es que se conectan a un avanzado cambio automático/ secuencial de 6 relaciones que, al parecer, garantiza una marcha tan cómoda como eficaz.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba