Honda FR-V 1.8 i-VTEC

18 Abril, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

El Honda FR-V refresca su imagen con una batería de retoques estéticos y un solo motor gasolina 1.8 i-VTEC de 140 CV

3

3



El Honda FR-V refresca su imagen con una batería de retoques estéticos y simplifica su oferta mecánica en gasolina, al ofrecer en solitario un 1.8 i-VTEC de 140 CV, heredado del Civic, y compatible desde ahora con un cambio automático. En diésel, continúa el 2.2 i-CTDi de 140 CV.


Lleva desde 2004 presumiendo de un concepto innovador, ese 3+3 que inauguró el Fiat Multipla y que el Honda FR-V remató con un traje más vistoso y de mayor calidad. Sin embargo,y a pesar de su ingenio, estos dos «seis plazas» no han sido demasiado entendidos por el cliente de la calle. El italiano ya pasó por el «quirófano» para matizar un físico no demasiado acertado. El FR-V, más «guapo » de inicio, lo hace ahora y no ha necesitado de tanta intervención. De hecho, los cambios estéticos han sido mínimos, pero palpables.


Exteriormente estrena una nueva parrilla y renueva las ópticas delanteras y los tiradores de las puertas, estos últimos ahora cromados en tono oscuro. También el interior se somete a ligeros cambios, que afectan al cambio de color (ahora metalizado) del embellecedor del panel de instrumentos. Además, también se han actualizado las tapicerías, con la combinación de nuevos tonos y tejidos, y la bandeja situada en el respaldo del asiento central delantero cuenta con dos alojamientos y un portavasos con tapa. Sin embargo, la novedad principal es la que no se ve, pero se siente. Bajo el capó estrena una nueva mecanica de gasolina y desaparecen las dos con la que contaba hasta el momento.


3

Así, el 1.7 VTEC de 125 CV y el 2.0 i-VTEC de 150 dejan paso a un 1.8 i-VTEC de 140 CV, ya conocido por su paso por el Honda Civic. Este propulsor presume de una tecnología muy vanguardista, dispone de distribución variable y se ha conseguido minimizar la fricción entre sus componentes. El resultado es una mecánica muy agradable de tacto, aunque conviene llevarla alegre de vueltas si queremos que el FR-V agilice su paso. No olvidemos que este vehículo pesa 1.423 kilos y que puede transportar hasta seis personas. Para el cambio, la titularidad recae sobre una caja manual de seis relaciones de tacto exquisito.


No obstante, este modelo ya puede presumir también de un caja automática de cinco velocidades en combinación con este 1.8 i-VTEC. La otra opción mecánica sigue recayendo sobre el brillante 2.2 i-CTDi diésel de 140 caballos, mecánica con la que el FR-V registra mejores prestaciones y unos consumos más atractivos que con la variante gasolina. No en vano seguirá protagonizando la mayor parte de las ventas. El resto del Honda FR-V permanece tal cual. La habitabilidad y modularidad son fantásticas, la capacidad del maletero (439 litros) resulta adecuada y su disposición 3 + 3 plazas no dispara la longitud del vehículo (4,28 metros).


Sin embargo, a consecuencia de ubicar tres butacas delante se condena al conductor a situarse muy pegado a la puerta, escapándose por ahí algunos puntos en confort. Su generosidad en cota de anchura le permite afrontar zonas viradas con aplomo y en las frenadas bruscas no pierde la compostura. Por último, el equipamiento es numeroso desde el primer nivel de acabado y ofrece de serie elementos como el programa electrónico de estabilidad ESP, airbag frontales, laterales y de cortina, climatizador, radio CD, elevalunas y retrovisores eléctricos, entre otros. El nuevo FR-V ya está disponible y el precio oscila entre los 21.600 y 29.500 euros en gasolina y los 25.600 y 32.000 en diésel, dependiendo de los acabados. Para las versiones 1.8 i-VTEC con cambio automático hay que sumar 1.000 euros más.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba