Honda CR-V 2.2 i-DTEC 150 CV 2014: la prueba

Honda CR-V 2.2 i-DTEC 150 CV 2014: la prueba

Desgranamos para ti el Honda CR-V, la apuesta de la marca japonesa dentro del mundo de los SUV. Bajo el capó, un motor diésel de 2,2 litros y 150 CV que aúna rendimiento y buen consumo. En un segmento de mercado tan competitivo, ¿qué puede ofrecer este vehículo comparado con sus rivales? Vamos a verlo.

Nuestra valoración: 8,8 Sobresaliente

9

9

9

8

9

9

Destacable

  • Comportamiento dinámico.
  • Rendimiento del motor y gasto de combustible.
  • Te olvidas de que es un SUV.

Mejorable

  • Los tirones del cinturón de seguridad al entrar el CMBS.
  • La altura del portón del maletero es escasa.
  • Poca altura libre respecto al suelo.

Si consideramos que la mayoría de las personas que compra un coche de estas características lo utilizará casi el 100% del tiempo en ciudad y carretera -es decir, que “pasará” de sus capacidades “off-road”- me atrevo a decir que el Honda CR-V se convierte directamente en una de las opciones más a tener en cuenta si lo que quieres es un SUV.

Ofrece todas las ventajas que puede tener este tipo de coches, sin perder prácticamente ninguna de las comodidades de una berlina. Además, con el acabado Executive como el de la unidad que he probado, los 32.200 euros que debemos desembolsar me parecen un precio adecuado. Si algún día me comprase un SUV, seguro que el CR-V de Honda estaría entre mis candidatos.

Diseño Honda CR-V: Acierto en todos los campos

El frontal del Honda CR-V es mucho más deportivo que el de la generación anterior.
El frontal del Honda CR-V es mucho más deportivo que el de la generación anterior.
Ampliar

Los SUV siempre tienden a parecer toscos en lo que se refiere a su exterior. Es su esencia por lo que tratan de ofrecer. Y aquí está precisamente el reto de los diseñadores: convertirlos en vehículos atractivos a pesar de las limitaciones que puedan llegar a presentarse en este campo.

Bajo mi punto de vista, en Honda han dado en el clavo con el CR-V, que supone un importante paso adelante en este campo respecto a la anterior versión. De un SUV de formas cuadradas y anticuadas hemos pasado a uno de aspecto dinámico, líneas mucho más depuradas y ciertos toques deportivos. Especialmente espectacular es su frontal, cuyas grandes ópticas le dan una imagen musculosa que se integra perfectamente con el resto de la carrocería.

También se puede calificar de gran acierto su diseño interior. Particularmente agradable me parece el cuadro de mandos; acostumbrado a ver siempre configuraciones similares -tampoco se puede hacer mucho en este terreno, porque los datos que hay que ofrecer son los que son-, se agradece algo diferente. El velocímetro, situado en posición central con un destacado tamaño, integra una pantalla donde podemos consultar diferentes parámetros. En los laterales y con perfecta simetría, el cuentarrevoluciones (izquierda), el contador de la gasolina y la temperatura del agua (derecha).

Encima de la consola central encontramos el ordenador de viaje, orientado hacia el conductor. Justo debajo contamos con la pantalla que integra el GPS, la radio, etcétera. Su diseño es más convencional, pero igualmente acertado.

Motor La mecánica de este Honda CR-V es muy completa

La versión del Honda CR-V que hemos probado cuenta con el motor diésel de 2,2 litros y 150 CV de la marca nipona.
La versión del Honda CR-V que hemos probado cuenta con el motor diésel de 2,2 litros y 150 CV de la marca nipona.
Ampliar

La unidad que hemos probado del Honda CR-V tiene bajo el capó el motor i-DTEC diésel de 2,2 litros y 150 CV. Por el peso del SUV japonés, 1.653 kg, podría esperarse alguna zona de la mecánica que no reaccionase con la alegría requerida. Nada más lejos de la realidad. En todo el espectro de revoluciones, la entrega de potencia es más que suficiente. Tanto en bajos como en medios o cuando lo estiras, este propulsor de gasóleo ofrece una respuesta óptica.

Su capacidad de arrastre en bajos es, además, muy útil en el caso de que decidamos meternos con el CR-V por caminos “off-road”. La limitación de este SUV en este campo viene más bien por su escasa altura libre respecto al suelo: 165 milímetros.

El motor 2.2 i-DTEC se asocia a una caja de cambios manual de seis relaciones cuyo funcionamiento no merece recibir crítica alguna. La pega es la situación de la palanca, que se encuentra demasiado elevada, recuerda a la de una furgoneta. Quizás sea un gusto demasiado personal, pero siempre he preferido un lugar más convencional, similar al de una berlina de toda la vida, para este elemento.

Comportamiento Con el Honda CR-V te olvidarás de que conduces un SUV

El comportamiento del Honda CR-V en carretera te hace olvidar que conduces un SUV, recordando al de un compacto o una berlina.
El comportamiento del Honda CR-V en carretera te hace olvidar que conduces un SUV, recordando al de un compacto o una berlina.
Ampliar

La sensación de seguridad que ofrece este tipo de vehículos -por su altura y su posición de conducción elevada- suele traer consigo una pega: las inercias que provoca. En su uso diario es necesario acostumbrarse a tener que anticipar todas las maniobras, reduciendo la velocidad en los virajes. El mayor tamaño y peso de los SUV suele provocar movimientos a los que quizá no estemos acostumbrados.

Pues bien, en este campo Honda se lleva otro aplauso. Ayudados por la menor altura del vehículo y por un trabajo excelente, los ingenieros de la marca japonesa han logrado crear con el nuevo CR-V un SUV donde estas inercias “extra” brillan más bien por su ausencia.

Tanto en carretera como en ciudad -en esta última, algo menos, debido a su tamaño-, de nuevo lograrás olvidar que no conduces una berlina. Su tacto en carretera sorprende, convirtiéndose en un vehículo ideal para viajes largos. Es amplio, cómodo, fácil de llevar, ofrece una gran capacidad de carga, el consumo es razonable… pocas son las pegas que se le pueden poner, y es que el compromiso alcanzado entre estabilidad y confort es óptimo.

Equipamiento La seguridad, ante todo

Lo único que no convence del interior del Honda CR-V es la posición de la palanca de cambios, al estilo de una furgoneta.
Lo único que no convence del interior del Honda CR-V es la posición de la palanca de cambios, al estilo de una furgoneta.
Ampliar

La versión que hemos probado del Honda CR-V cuenta con todo lujo de detalles. Desde un navegador que nos ayuda en cualquier circunstancia hasta unos asientos delanteros con memoria -en el caso del conductor- y calefacción, y todo ello pasando por otras comodidades, como un equipo de sonido a la altura.

También hay que elogiar la gran cantidad de elementos de seguridad que posee este Honda CR-V. Encontramos el sistema de mantenimiento de carril (LKAS), el control de crucero adaptativo (ACC) -que nos permite seleccionar la distancia a la que queremos circular del vehículo que nos precede- y el dispositivo de prevención y mitigación de impactos (CMBS), cuyo funcionamiento, a velocidades superiores a 15 km/h, se divide en tres partes.

La primera de ellas advierte al conductor con señales sonoras y luminosas (los pitidos pueden llegar a resultar cargantes, si bien cumplen su cometido). La segunda provoca hasta tres tirones del cinturón de seguridad y comienza de forma automática la maniobra de frenado. No dudamos de las buenas intenciones de este sistema, pero estos tirones llegan a asustar por la brusquedad con la que se aplican, pudiendo distraernos de lo verdaderamente importante: frenar. Aquí me di cuenta de que el Honda CR-V es un coche bastante “asustadizo”, porque el dispositivo entra en acción al detectar una ligera posibilidad de colisión, cuando realmente tenemos la situación controlada. En cualquier caso, con la seguridad no se juega: mejor así. En tercer lugar, el CMBS aplica una gran fuerza sobre el freno para evitar la colisión o, si no fuese posible, mitigar los daños derivados de la misma. Frena con decisión, os lo prometo.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag lateral conductor y acompañante
  • Sensor de parking (del
  • VSA + TSA
  • Faros antiniebla
  • Airbag conductor/acompañante
  • Airbag cortina plazas delanteras/traseras
  • Faros de xenón
  • Sensor de lluvia y luces
  • ABS

Confort

Equipamiento de Serie

  • Tapicería cuero
  • Control de Velocidad de Crucero
  • Climatizador dual
  • Volante en piel
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Llantas aleación 18´´
  • Techo solar panorámico

Equipamiento Opcional

  • 450 €Pintura metalizada y efecto perla

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Radio CD Premium
    • Radio CD
    • Bluetooth con reconocimiento de voz
    • Entrada de audio + USB
    • Entrada de USB

    Consumo Un gasto contenido para el Honda CR-V

    La pantalla del ordenador de a bordo está situada justo encima de la consola central, y orientada hacia el conductor.
    La pantalla del ordenador de a bordo está situada justo encima de la consola central, y orientada hacia el conductor.
    Ampliar

    A pesar de contar con motores diésel, este tipo de vehículos suele verse obligado a mover una gran cantidad de kilos, por lo que las cifras de consumo no son todo lo contenidas que cabría esperar en algunos casos.

    No es así con el Honda CR-V, si bien su gasto de combustible real se aleja algo de los 5,6 l/100 km homologados. Durante la semana que convivimos con el SUV nipón, el ordenador de a bordo fijó el consumo en 7,3 l/100 km. Considerando que esta desviación entre gasto homologado y gasto real suele rondar los 2 litros cada 100 kilómetros, podemos concluir que la marca ha hecho un buen trabajo.

    Hablamos, además, de una mecánica que, gracias a la fuerza que proporciona desde bajas revoluciones, permite cambiar de marcha ciertamente pronto, lo que ayuda a que el consumo no aumente de forma considerable cuando nos metemos por ciudad.

    Rivales

    CR-V 2.2i-DTEC Executive 4x4

    Desde
    37.700 €

    Diesel

    Manual
    marchas

    Sportage 2.0CRDi Drive 4x4

    Desde
    30.715 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    136

    11,3

    5,7

    149

    Tiguan 2.0TDI BMT Excellence 4M 140

    Desde
    35.920 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    140

    6,9

    5,8

    150

    Captiva 2.2VCDI LT FWD

    Desde
    29.250 €

    Diesel

    Manual
    6 marchas

    163

    10,4

    6,2

    164

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Rubén Fidalgo 3 febrero, 2014

    Buena prueba Jorge, ¿por qué no te gusta la posición de la palanca de cambios? ¿no queda a mano? Personalmente me gustaba bastante la posición de los Honda Civic EP de la séptima generación que salía del salpicadero en lugar del túnel central. Quedaba muy a mano.

    Fer 19 diciembre, 2014

    Estamos encantados con la compra, posee un tacto mas propio de un berlina de que un SUV de 1700kg.Ahora vale aclarar dos puntos fundamentales. Consumo ni por asomo, ni conduciendo Morgan Freeman y la señorita Daisy a nuestro lado lo da. en el unico lugar que el cr-v tiene un consumo moderado es en la plaza de aparcamiento y apagado. El boton de Eco no baja el consumo. es un Suv que consume pero todo esto que la gente lo sabe cuando lo compra. Otro punto es el servicio de post venta, es muy mediocre y con pocos puntos en Madrid Capital, el Sucar Motor de Leiva que es el nuestro no es rapido en nada, digo esto porque aquellos queno dispongan de dos vehiculos lo tendran complicado.
    El auto lo hemos probado en nieve, barro y es limitadito su comportamiento, en barro se queda si no hay pericia, al no tener reductora se queda, en nieve mejor. No tiene genetica de Off Road en absoluto.

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba