Honda Civic Type R

4 Mayo, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

Concentración total. Entramos en pista para despegar con el nuevo Civic Type R, todo un «caza» sobre ruedas por capacidad de aceleración del motor 2.0 i-VTEC 201 CV, por la sensación de empuje, por sus ultracortos desarrollos, por su eficacia en curva y por el desparrame de adrenalina, sólo equiparable al gasto decombustible.

7

Concentración total. Entramos en pista para despegar con el nuevo Civic Type R, todo un «caza» sobre ruedas por capacidad de aceleración del motor 2.0 i-VTEC 201 CV, por la sensación de empuje, por sus ultracortos desarrollos, por su eficacia en curva y por el desparrame de adrenalina, sólo equiparable al gasto decombustible. Un mundo de sensaciones alalcance, pues los 25.500 euros que pide Honda nos parecen justos. Puro nervio a buen precio.


Confieso que nunca he montado en un caza. Ni conozco a ninguno de sus afortunados pilotos. Pero después de probar el nuevo Type R, poco les envidio. Porque envuelto en el fenomenal bácquet de competición, atado al cinturón y fundidas las manos con el pequeño volante, el panorama no puede ser más estremecedor. ¿Cabina de avión o puesto de conducción? Sofisticado, moderno y agresivo, el cuadro del Civic se desmarca de lo habitual. Sobre todo en esta versión Type R, adornada con varias inserciones de aluminio, pomo metálico, número de serie y logo en rojo al lado del velocímetro. Un reloj con vida propia, a tenor de la facilidad con que sube la aguja de la velocidad. Pronto lo veremos.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Valor de compra



Comportamiento

Ahora, practiquemos algunas «piruetas» de calentamiento. Como si del joystick de un avión se tratase, el volante del Civic obedece a nuestras órdenes con inusitada precisión. Fijamos el objetivo en la mirilla, ajustamos la dirección, nos preparamos para el impacto… 3, 2, 1 ¡fuego! La artillería nace bajo el pie derecho, al hundir el acelerador. 3.000, 4.000, 5.000, 6.000, 7.000, ¡¡¡8.000!!! la aguja del cuentavueltas sube con tanta facilidad como contundente es la sensación de empuje. Sensaciones sólo al alcance de motores como el 2.0 del nuevo Type R, orgulloso de su naturaleza atmosférica.


 Lejos de los turbo cada vez más usados, Honda se mantiene fiel a los propulsores atmosféricos y los complementa con el sistema de distribución variable i-VTEC. Resultado: rabioso carácter pro encima de 5.000 vueltas y notable poder desde 2.500 rpm. Sobre todo si se asocia a unos desarrollos de cambio tan cortos –30,99 km/h a 1.000 vueltas en 6ª–. Háganse con ese dato una pequeña idea de cómo recupera… Sabedores del fenomenal rendimiento del anterior motor, el nuevo Type R conserva el comprobado sistema i-VTEC y mejora sus respuesta y refinamiento gracias a un nuevo eje de equilibrado y a la llegada del acelerador electrónico.


Además, aumenta el tiempo de máxima apertura de válvulas, para alcanzar ahora la potencia máxima de 201 CV a 8.000 vueltas –antes 200 CV a 7.900 CV–. Mejoras para los paladares más exigentes, para las manos más expertas. Para esos conductores que sabrán sacar todo el partido a un chasis que se deja la voz pidiendo un circuito. Ese será el mejor hábitat para sacar todo el partido y, porque no, sentirnos piloto por un día. Tren trasero 20 mm más bajo, carrocería rebajada 15 mm, dirección ultradirecta –2,2 vueltas–, muelles, amortiguadores y cojinetes revisados optimizan el bastidor de un japonés que desborda diversión y eficacia a partes iguales.

prestaciones

Calzado sobre unos neumáticos 225/40 con espectaculares llantas de aleación de 18 pulgadas, el Type R transmite al volante una sensación de control absoluto, coloca los límites de adherencia muy altos y contiene el excesivo nerviosismo trasero del anterior modelo. Ahora no pierde gracia, tranquilos, pero debemos estar menos pendientes de aquel latigazo seco. Guiado desde un tren delantero realmente ágil, el Civic Type R permite aumentar la velocidad de paso por curva pasada tras pasada con un aplomo ejemplar. Apenas balancea, contenida la carrocería con unos reglajes de suspensión que pondrán a prueba los empastes y sólo cuando perdamos el sentido común notaremos la entrada del VSA para contener el sobreviraje del tren trasero. Una reacción, repetimos, más controlable y suave que antes.


En esos momentos donde la adrenalina invade la sangre, advertiremos ciertas pérdidas de tracción del eje delantero. Le cuesta asimilar 201 CV de potencia y ese leve patinaje es la principal razón para explicar la diferencia entre las prestaciones oficiales y las obtenidas con nuestro Correvit. Si Honda declara 6,6 segundos, nosotros medimos 7,3 segundos en la aceleración 0-100, es decir, menos que un VW Golf GTI pero más que un Clio Renault Sport. Ninguno de los dos, ninguno, estira más y mejor que este Type R. Metálico, bronco, sublime, el sonido invade un habitáculo de marcada atmósfera deportiva. El futuro piloto del Type R valorará ese aspecto por encima de otros, como la baja cota de altura en las plazas traseras y la reducida visibilidad provocada por el prominente alerón

Valor de compra

No pasamos, de ningún modo, la ausencia de rueda de repuesto, pues un pinchazo cortará de raíz toda la diversión. Manejar el kit antipinchazos es un engorro, inútil además ante un reventón. Y la conducción que pide el Type R no es sosegada, como demuestra uno consumo de 11,9 l/100 media que se dispara en ciudad o montaña. Ligero peaje para disfrutar al volante de la última criatura de la leyenda Type R. Un prodigio de sensaciones por 25.500 euros, justo coste ante los 28.570 euros que cuesta, por ejemplo, un VW Golf GTI con 200 CV. Veo que te animas

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba