Honda CBR 1000 RR’08

11 Julio, 2008, modificada el 11 Enero, 2011 por

La nueva Honda CBR 1000 RR rompe estéticamente con sus rasgos anteriores y nos presenta una moto muy pequeña y compacta, en busca de conseguir una enorme manejabilidad, ligereza y efectividad.

1

La nueva Honda CBR 1000 RR rompe estéticamente con sus rasgos anteriores y nos presenta una moto muy pequeña y compacta, en busca de conseguir una enorme manejabilidad, ligereza y efectividad.


El frontal del carenado está construido de una pieza, con dos aberturas bajo los faros para dejar pasar el aire hacia la admisión. El colín es minimalista y le da un aspecto de ligereza extrema, aunque parece difícil que ahí se pueda sentar un eventual pasajero. Los mandos, conmutadores y palancas tienen ‘tacto Honda’; es decir, todo muy suave y bien acabado, con ajustes perfectos y funcionamiento exquisito. La instrumentación sigue las tendencias actuales, con una gran esfera analógica para el cuentarrevoluciones y una pantalla digital para el velocímetro, cuentakilómetros, totalizadores y otros indicadores.


Algo nuevo me llama la atención: la ubicación del escape, que vuelve a la parte baja de la moto. Las rigurosas normas antipolución hace que los silenciosos con sus válvulas y catalizadores sean cada vez más voluminosos y pesados. Los escapes de su antecesora, con los silenciosos debajo del colin y salida por arriba, quedaban bien estéticamente, pero ese peso, situado tan alto, perjudica su manejabilidad. Honda lo ha resuelto de maravilla, con una gran marmita con el catalizador debajo del motor, tapado todo por la quilla inferior, y con la salida muy discreta por un lateral en forma de triangulo.


MOTOR »
A por todas

En esta nueva entrega de la ‘Espada de fuego’, Honda ha desarrollado una moto totalmente nueva, en busca de una eficacia absoluta en pista. El motor ha cambiado sus medidas internas y está alimentado por un sofi sticado sistema de inyección con doble inyector por cilindro, a través de unas enormes toberas de 46 mm. Declara una potencia de 178 CV a 12.000 rpm e incorpora un embrague con sistema antibloqueo en retenciones que tiene un funcionamiento admirable.

Una vez a sus mandos, por tamaño, parece que vas sobre una seiscientos, pero sólo hasta que comienzas a girar el puño de gas; entonces te da la sensación de que vas sobre ¡una 1.500! Es suave a bajo régimen, pero empuja con fe. En medios es enérgica y te catapulta con una buena patada en el trasero y arriba no decepciona. El bastidor es como una pluma, en tramos virados se mueve con una rapidez inusitada en motos de esta cilindrada: va de un lado a otro como un relámpago.

Y lo bueno es que en zonas rápidas, en las de ‘mango a tope’, demuestra un aplomo soberbio. Es debido a las acertadas medidas de sus geometrías, pero también al buen trabajo de las suspensiones y a la efi cacia de su amortiguador de dirección electrónico, que la da un tacto especial, no se nota su concurso, pero actúa de verdad.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba