Prueba

VÍDEO| Ford Ranger Wildtrack 2021: ¿mejor que un Hilux?

20 de abril, 2021

El Ford Ranger es uno de los pick up más recomendables del mercado por sus cualidades y también por su estética. Gracias a su diseño, se convierte en un perfecto soporte publicitario para nuestra empresa, si es para un uso profesional y, si no, también resulta muy atractivo. Su confort en carretera y sus cualidades 4x4 están también entre los mejores de su categoría.

Ford ofrece el potente motor de 213 CV no solo en el Ford Ranger Raptor, también en el Wildtrack, que puede ser una mejor alternativa para aquellos clientes que, más que saltar a toda velocidad por una pista, necesitan realmente transportar cargas dentro y fuera del asfalto.

Sin elementos de aluminio en la suspensión y con un eje trasero soportado por ballestas, este Wildtrack está mejor dotado para un uso intensivo y transportar mercancía, herramientas, cisternas, etc. Con el motor de 2 litros y doble turbo y la caja de cambios automática de 10 marchas más reductora, el Ford Ranger Wildtrack tiene un esquema técnico que compite con los mejores pick up del mercado.

Si su dotación técnica es de las mejores, donde el Ranger marca distancia con sus rivales es en el confort que ofrece a sus usuarios. Su habitáculo no envidia al de un turismo, es muy cómodo, fácil de conducir y dispone de asistencias avanzadas a la conducción que otros rivales no pueden instalar, como el asistente de mantenimiento activo en el carril.

¿Es el Ford Ranger el Mejor pick up del mercado?

No podemos olvidar que Ford es la marca que fabrica el F-150, que es uno de los vehículos más vendidos en el mundo y un pick up que se ha convertido en toda una institución. Con esto en mente, el Ranger en generaciones anteriores estaba en las posiciones intermedias de los pick up, claramente superado en cualidades por el Toyota Hilux. Sin embargo, con esta generación del Ranger Ford se ha salido del mapa. Este pick up es excelente en carretera, trata bien a sus usuarios y fuera del asfalto es un auténtico jabato abriéndose paso.

Con 213 CV es uno de los pick up más potentes que se comercializan en nuestro mercado y ha obligado a Toyota a ofrecer el motor del Land Cruiser en el Hilux, que hasta ahora no superaba los 150 CV. Sólo el VW Amarok disponía de versiones de potencia similar.

En la actualidad, los modelos que más se le aproximan en prestaciones y equipamiento son el Nissan Navara de 190 CV, el VW Amarok y el Hilux Invincible. Frente a ellos, el Ranger ofrece mucho confort. Sólo el Amarok es capaz de rivalizar con el Ranger en cuanto al cuidado y confort de sus ocupantes, pero el Ranger va mucho mejor en campo que el modelo de Volkswagen.

Frente al Hilux, el Ranger pierde la batalla en la robustez de la mecánica. Toyota emplea motores de más cilindrada y menos apretados que este dos litros de doble turbo. Ambos van bien dentro y fuera del asfalto, pero el Ranger está mejor insonorizado y es más confortable.

Si lo comparamos con el Nissan Navara, el Ranger es más cómodo, muy parejo en todo lo demás.

En definitiva, el Ford Ranger Wildtrack es un pick up que está entre los mejores en todos los apartados, sin grandes defectos y una versatilidad excelente.

Nuestra valoración: 7,8

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 8

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Diseño
  • Confort
  • Versatilidad

Mejorable

  • Consumos
  • Plástico frágil zona de carga
  • Espacio persiana maletero

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Llamativo y práctico

El Ranger tiene una estética que llama la atención.

59 fotos

Ampliar

Esta generación del Ford Ranger es todo un acierto desde el punto de vista estético, con una imagen muy llamativa y poderosa. No sólo parece robusta, también tiene algunos matices casi hasta deportivos en su imagen. Aunque en un vehículo industrial la estética pueda parecer algo secundario, tiene más ventajas de lo que pensamos, ya que el coche suele ir rotulado con la imagen de nuestra empresa. Si es llamativo, tenemos un buen soporte publicitario.

La vista frontal es rotunda con una calandra muy característica y alta, unos paragolpes bien integrados y unos faros que son full led y cuentan con asistente de luz de carretera (aunque no funciona muy bien detectando al tráfico contrario).

En el lateral son las llantas, la rejilla sobre el paso de rueda delantero y los adhesivos «Wildtrack» los que dan ese punto «sport» a este pick up. Personalmente eliminaría los estribos. Le sientan bien estéticamente pero en conducción 4×4 sólo sirven para mancharnos los pantalones, acumular barro y reducir el ángulo ventral y la altura libre.

La vista trasera es la menos llamativa. Aquí los diseñadores es donde más condicionados están en los pick up, ya que tienen que cumplir demasiados requisitos que hacen que la final las soluciones siempre sean las mismas: pilotos verticales, portezuela descendente y paragolpes que no estorbe demasiado.

Los acabados del Ford Ranger son muy buenos y hay detalles bien resuelto como la iluminación de la caja de carga o los anclajes para la misma. Lo que se podría mejorar es el recubrimiento de la caja. EN lugar de plástico duro, una solución algo más gomosa hace que no resbalen tanto los bultos, protege más el acero de la caja y también es más resistente.

Interior: Como un turismo

El interior no envidia en nada a un turismo.

59 fotos

Ampliar

Cuando abrimos las puertas del Ford Ranger nos sorprende lo que  nos encontramos. Muy lejos de la imagen preconcebida de un pick up, el habitáculo del Ranger es más parecido al de un turismo de lo que esperábamos, con unos asientos excelentes por confort y ergonomía y un salpicadero muy bien elaborado.

Los pasajeros delanteros viajan como en un SUV, con mucho espacio y envueltos en un entorno que resulta acogedor y en el que los kilómetros no fatigan. El conductor encuentra su postura ideal gracias a los reglajes eléctricos del asiento y a la columna de dirección también ajustable.

El cuadro de instrumentos muestra suficiente información y los mandos están bien ubicados y son fáciles de manejar.

Las plazas traseras son más espaciosas y confortables de lo habitual. En los pick up los respaldos traseros suelen ser demasiado verticales para aprovechar el espacio para la caja. Son prácticos pero incomodísimos. En el Ranger no es así y atrás se viaja con un buen nivel de confort, eso sí, sin salidas de aireación.

El espacio de carga tiene unas buenas medidas y podremos llevar alrededor de 800 kg de peso.

Motor: Potencia de sobra

Con 213 CV y 10 marchas más la reductora, sube por las paredes.

59 fotos

Ampliar

Este Ranger Wildtrack monta el mismo motor que el Raptor, con un 2 litros de doble turbo y 213 CV asociado a una caja de cambios automática de 10 velocidades más la reductora. Este motor llama la atención porque está lleno de fuerza desde poco más allá del ralentí, algo muy importante en un 4×4 en el que necesitaremos muchas veces avanzar con fuerza desde velocidades mínimas.

En este caso el sistema de tracción total carece de diferencial central, de modo que no podremos circular con tracción total en carretera, salvo que las condiciones de adherencia sean muy adversas. Además de poder acoplar el eje delantero con una caja transfer directa, podemos bloquear el diferencial trasero, de modo que basta con que una rueda tenga adherencia para poder salir del apuro con el Ranger.

Me ha sorprendido que se pueda bloquear el diferencial trasero aunque tengamos conectada la tracción sólo a ese eje. Normalmente, en los 4×4 el diferencial bloqueable lo es sólo cuando activamos la tracción total e incluso las reductoras. Con tracción trasera y diferencial bloqueado esto es una máquina de drift, pero ojo con ponernos a hacer ceros con él porque pesa y tiene un alto centro de gravedad, así que es fácil que acabemos como una tortuga patas arriba.

La suspensión trasera es de ballestas, una configuración que suele ser la ideal en vehículos destinados a hacer trabajos pesados por las ventajas que aporta y que te comentamos en el vídeo. Estas ventajas para soportar pesos se vuelven en su contra en carretera y en determinadas situaciones de conducción off-road, pero la verdad es que el Ranger está tan bien configurado que no nos van a molestar apenas.

 

Comportamiento: el pick up más cómodo para viajar

El comportamiento del Ranger es excelente dentro y fuera del asfalto.

59 fotos

Ampliar

Una vez más me sorprende el Ford Ranger por su excelente desempeño en asfalto y también fuera de él. Sigo pensando que es el pick up más cómodo para viajar, con una conducción que recuerda a la de un turismo, un interior muy bien aislado acústicamente y una postura de conducción muy natural.

Lo más increíble es que todo esto no pasa factura cuando el terreno se pone mal, y el Ford Ranger sigue siendo eficaz para avanzar donde otros se quedan.

En ciudad su punto débil es su tamaño. Con más de 5 metros de largo y 2 de ancho, no es un coche cómodo para callejear o meternos en parkings, donde deberemos tener cuidado con la altura y, aunque no peguemos con el techo, ocuparemos dos plazas para poder abrir las puertas y bajarnos del coche.

Pese a ello, el cambio automático hace que sea muy fácil movernos en medio del tráfico, sentados un metro por encima del resto y con una buena visibilidad.

En carreteras secundarias el problema es que va tan bien que acabamos perdiéndole el respeto a un vehículo de más de 200 CV y que tontea con las 3 toneladas en orden de marcha. Todo irá de perlas hasta que toque hacer una maniobra brusca. Entonces notaremos que nos cuesta detenerlo, que los volantazos nos van a poner los pelos de punta y que íbamos muy por encima de lo razonable, pero es que no da sensación de velocidad, es casi como un turismo.

Lo mismo podría aplicarse a la hora de viajar por autopista, donde mantendremos los máximos legales con una facilidad y confort pasmosos, siempre que no tengamos que esquivar al típico que nos adelanta para cruzarse delante de nosotros y coger la salida inmediatamente.

Fuera del asfalto tiene unas excelentes cotas de ataque y ángulo ventral, pero el ángulo de salida (como en todos los pick up) está muy penalizado por el largo voladizo trasero y agravado por el travesaño para la bola de remolque.

Te interesa: vídeo práctico de conducción 4×4

El sistema de tracción total es eficaz y el motor con una caja de cambios de 10 marchas duplicadas por la reductora (veinte en total) tiene fuerza suficiente para subir por una pared vertical, si las ruedas fuesen capaces de mantener la adherencia.

Las suspensiones tienen unos buenos recorridos y es difícil llegar a entrar en cruce de puentes, algo que tampoco supone un problema gracias al bloqueo del diferencial trasero y al eficaz sistema de control de tracción.

En definitiva, el Ford Ranger Wildtrack es una excelente alternativa como auténtico 4×4, donde nos pondrá las cosas fáciles y con un buen arsenal de recursos para salir adelante frente a las adversidades.

Equipamiento: No echarás nada en falta

El equipamiento incluye el asistente de aparcamiento con cámara de marcha atrás.

59 fotos

Ampliar

Por debajo del Raptor, el Ranger Wildtrack de 213 CV es un tope de gama y su equipamiento es muy extenso, como te detallamos en la lista de la ficha técnica con los precios de cada opción y todo lo que trae de serie. No echaremos de menos nada de lo realmente importante y, además, también disfrutaremos de elementos propios de coches de lujo como los asientos de cuero o el eficaz sistema de climatización multizona.

En cuanto a los asistentes avanzados a la conducción destaca que disponga de asistente de mantenimiento en el carril con volante activo, absolutamente inusual en un pick up y posible gracias al control electrónico de la asistencia de la dirección. Control de crucero adaptativo, asistentes de aparcamiento con cámara de marcha atrás, limitador de velocidad, sistema de reconocimiento de señales de tráfico, asistente de luz de carretera… no está nada mal.

La conectividad está garantizada por el sistema SYNC 3 de Ford, que es compatible con Apple Car Play y Android Auto. Dispone de navegador integrado, pantalla táctil capacitiva de buen tamaño y sistema de reconocimiento de voz. Precisamente en este último sistema está el punto menos conseguido del SYNC 3, que necesita de comandos claros y con las palabras clave oportunas, lo que hace incómodo, por ejemplo, meter una dirección en el navegador.

En cuanto al confort, lo que más echo de menos es que no tenga salidas de aire independientes para las plazas traseras, pero por lo demás está bien servido con asientos de cuero calefactados (el del conductor con reglaje eléctrico), llave inteligente, volante multifunción, luces de cortesía en la caja de carga, etc.

Consumo: El viento es el enemigo

Los consumos son razonables para este vehículo.

59 fotos

Ampliar

Aunque son buenos para un coche de este peso, aerodinámica y neumáticos, los consumos hay que tenerlos en cuenta a la hora de comprar un modelo como este Ford Ranger. Las cifras oficiales hablan de una media de 8,8 l/100 km, que se pueden lograr siempre que no abusemos de la ciudad o del uso en autopista a alta velocidad.

En concreto, los consumos reales medidos durante la prueba del Ford Ranger Wildtrack han sido:

  • Ciudad: 10,5 l/100 km
  • Carretera: 7 l/100 km
  • Autopista: 8,7 l/100 km

Con estas cifras de gasto y un depósito de 80 litros, la autonomía del Ford Ranger Wildtrack ronda los 800 km.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche