Ford Mustang by Giugiaro

De la mano de Giugiaro, el Ford Mustang cobra una nueva dimensión de impactante imagen y con unas prestaciones que brindan 500 CV

De la mano de Giugiaro, el Ford Mustang cobra una nueva dimensión de impactante imagen y con unas prestaciones que brindan 500 CV



De la mano de Giugiaro, el Ford Mustang cobra una nueva dimensión con este prototipo. Los estudiados y elegantes trazos del diseñador latino se combinan con el músculo de este mítico deportivo norteamericano. El resultado es un vehículo impactante por su imagen y por las prestaciones que brindan sus ¡¡500 CV!!


EL Ford Mustang lleva más de 40 años levantando pasiones y aún le queda cuerda para rato, sobre todo si cuenta con la inestimable colaboración de diseñadores de la talla de Giugiaro. La última transformación sufrida por este modelo bajo los trazos del centro de diseño italiano es, sencillamente, deliciosa. Este Mustang «by Giugiaro» acentúa el músculo y la deportividad debido a su diseño en forma de cuña. Con respecto al modelo de serie aumenta la vía delantera en 30 mm y la trasera en 80, firmando una anchura de 1,99 metros (11 cm más que el de serie). Sin embargo, reduce su longitud en 6 cm (4,71 metros). Un elemento impactante en este vehículo es su generoso techo de cristal curvo, que hace las veces de parabrisas, techo y luneta trasera en una sola pieza. Este cristal es capaz de eliminar la totalidad de los rayos UVA solares para proteger a los ocupantes en el interior.


En el frontal destaca la incorporación de una nueva rejilla y el diseño de los grupos ópticos, más generosos y ubicados en una posición mucho más esquinada. En la zaga llama la atención la luz trasera, compuesta por tres elementos separados en forma de flecha, en una clara vuelta a los orígenes de este modelo. Construido en fibra de carbono (pesa 1.500 kilos), destaca la apertura vertical y hacia delante de las puertas, accionadas eléctricamente, por lo que prescinde de asideros. El cristal lateral es fijo, así que necesitamos abrir la puerta siempre para «comunicarnos » con el exterior, como a la hora de pagar el peaje, por ejemplo. En este concepto también se prescinde de los espejos retrovisores exteriores. En su lugar encontramos unas cámaras de televisión que transmiten las imágenes a unos monitores situados en el interior.


En el apartado mecánico, el Mustang «by Giugiaro» apuesta por el mismo propulsor que monta el Mustang GT, esto es, un imponente 4,6 litros de ocho cilindro en V. Sin embargo, en este caso se recurre a una sobrealimentación protagonizada por un compresor utilizado por Ford en la competición y que es capaz de elevar la potencia desde los 304 CV iniciales hasta los ¡¡500!! de esta auténtica maravilla. Si a ese potencial le añadimos una transmisión manual de cinco velocidades y apostamos por un sistema de suspensión McPherson delante y el característico eje rígido trasero, sobra decir que este modelo, en caso de llegar a la producción, necesitaría de manos muy expertas para domarlo.


Para canalizar la potencia al suelo, este particular Mustang monta unas generosas llantas de 20 pulgadas, con neumáticos 275/40 en el tren delantero y 315/35 en el trasero. Respecto a los frenos, recurre a discos ventilados en todas las ruedas con pinzas Brembo derivadas del mundo de la competición.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba