Ford Mondeo/ Peugeot 407/ Vw Passat

27 Junio, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

El Ford Mondeo inicia una nueva etapa con el objetivo de reconquistar el número uno en ventas.

12

12




El Ford Mondeo inicia una nueva etapa con el objetivo de reconquistar el número uno en ventas. Los dos grandes triunfadores del segmento, el Peugeot 407 y el VW Passat, intentan neutralizar el ataque, pero sólo el alemán es capaz de aguantar parcialmente la embestida. El último en llegar apunta alto, muy, muy alto.


Antes de entrar en materia me veo en la obligación de pedir disculpas. Y lo hago porque después de diez años en esta bendita profesión, es la primera vez que dos vehículos suman la misma nota final, un empate técnico del que siempre he huido, pero que en esta ocasión no he sido capaz de romper. Dicho esto parece claro que el Ford Mondeo regresa con una fuerza inusitada, capaz de poner contra las cuerdas a los dos «gallitos» que hasta el momento copan los primeros puestos en la listas de ventas del segmento. El objetivo del «nuevo» es volver a situarse como número uno, algo que ya consiguió en 2004.

Todo esto está muy bien, dirán, pero ¿cuál me compro? Veamos. Si buscamos comportamiento dinámico, amplitud, apariencia y tacto de vehículo de un segmento superior y una relación precio/equipamiento atractiva, la elección recaerá sobre el Mondeo. Si en cambio nos preocupan más las prestaciones y el consumo, una presentación interior sin altibajos y un comportamiento y habitabilidad muy similares a los del Mondeo, los tiros se dirigen hacia el Passat, aunque en este caso no debe preocuparnos gastar algo más. ¿Y qué pasa con el Peugeot 407? Pues pasa que es el que más acusa el paso del tiempo –es el más veterano– y aunque su diseño y tacto deportivo sigue encandilando, como demuestra su éxito en ventas, lo cierto es que ahora mismo se encuentra un escalón por debajo de sus dos rivales.

    Comportamiento

    Y llega el momento de analizar el comportamiento de este trío, factor en el que todos destacan. Si hacemos similitudes, el Mondeo y el Passat son bastante más parejos, con una dinámica más «aburguesada». Si tenemos que elegir, nos quedamos con el Mondeo, el mejor a la hora de equilibrar confort y eficacia. Si nos pasamos, no podrá disimular su tendencia subviradora, pero basta con levantar el pie y entra en la curva marcialmente. Lo peor viene motivado por una dirección demasiado asistida, incluso a alta velocidad, y que obliga a tener más tacto del necesario en giros rápidos.


    Por su parte, el Passat es muy similar en sus reacciones y en los tarados de suspensión, debido a que el acabado Highline monta de serie un tren de rodaje deportivo, que incluye amortiguadores más firmes y una altura de la carrocería rebajada 15 mm.

    Por último, en el 407 sí se hacen más patentes los reglajes más blandos en ambos ejes. A pesar de todo, responde a un personalidad más deportiva, motivada por un eje trasero más vivo y nervioso que el de sus rivales. Este aspecto puede provocar algún recelo en manos inexpertas, pero no hay nada preocupante en ello. De todas formas, como ocurre con sus rivales, la electrónica siempre está ahí en forma de control de estabilidad y de tracción para evitar que las cosas se pongan feas en caso de que la situación nos supere.


    Los tres son grandes rodadores y a pesar de sus buenos registros presumen de unos consumos llamativos, si bien en nuestra prueba el Passat ha salido mejor parado. Eso sí, a la hora de repostar nos quedamos con el sistema incorporado por esta nueva generación del Ford Mondeo, con un boca de llenado sin tapón que evita que nos manchemos las manos y con un ingenioso mecanismo que imposibilita rellenar el depósito con otro combustible que no sea gasóleo, pues no admite el boquerel incorrecto.

    En definitiva, el Mondeo regresa a lo grande, situándose en los más alto incorde un segmento en el que el Passat le aguanta a duras penas el envite. Más corpulento y aparente, en Ford parecen dispuestos a reconquistar el primer puesto en la lista de ventas. Argumentos no le faltan, aunque nadie deberá dormirse en los laureles, ya que la batalla no ha hecho más que comenzar: en breve aparecerán los nuevos Renault Laguna y Opel Vectra –que podría variar de nombre–, y poco después lo hará el sustituto del Citroën C5. Lo dicho, será una situación apasionante.

    prestaciones

    De momento, la máxima expresión con esta tecnología en el Mondeo es un 2.0 TDCi de 140 CV, propulsor que comparte curiosamente con el 407. Ambos están dotados de inyección directa common rail y arrojan el mismo valor de par máximo (32,6 mkg), aunque el Ford lo entrega algo antes (a 1.750 rpm en lugar de 2.000). También comparten la función overboost, mediante la cual, en un corto espacio de tiempo, el valor puede alcanzar los 34,7 mkg.


    12

    Por su parte, el Passat sigue apostando por la tecnología bomba-inyector que tan buenos resultados ha dado a las siglas TDI. Comparte potencia –140 CV– con el Mondeo –136 CV en el 407– y prácticamente los mismos registros de par. Sin embargo, sigue protagonizando una entrada más enérgica de la «caballería» y, aunque continúa siendo algo rudo en su funcionamiento, lo cierto es que el índice de rumorosidad se ha rebajado en las últimas generaciones TDI.

    Los tres modelos van asociados a cajas manuales de seis relaciones con unos desarrollos finales muy similares. A la hora de mover el cambio, el 407 es el que sale peor parado, con un tacto de la palanca más impreciso. Como ocurre con el Mondeo, no conviene que el motor baje de las 2.000 vueltas, porque le cuesta luego recuperar. En cualquier caso, el representante de VW obtiene la mejor nota en prestaciones, barriendo prácticamente en todas las mediciones.


    Si bien en aceleraciones puras no tiene demasiada importancia, debido al perfil de nuestros protagonistas, lo cierto es que en recuperaciones también se impone el brío del TDI, aunque en honor a la verdad, las diferencias se acortan en las mediciones de 80 a 120 km/h (las utilizadas a la hora de realizar un adelantamiento) e, incluso, cede en 80-120 km/h en 5ª frente al 407. En este sentido, la mayor corpulencia y peso del Mondeo le pasa factura a la hora de recuperar desde abajo, aunque su rendimiento en cuarta marcha es destacable.

    Interior y maletero

    Si la batalla del precio se la apunta el francés, la de la prestancia y la imagen es,sin duda, para el Mondeo. El nuevo Ford es más grande, pero parece que lo es mucho más, hasta coquetear con modelos de un segmento superior, como el Volvo S60. La longitud es similar a la del Passat –13 mm más largo–, pero donde se desmarca es en anchura, pues supera al alemán en 66 mm y en 76 al galo. También es más generoso el Mondeo a la hora de ofrecer carrocerías, ya que añade esta versión 5 puertas –la preferida por el público– a la de 4 y a la familiar, las únicas ofertadas por sus rivales.

    Si accedemos al interior, el Mondeo responde a un perfil más actual y moderno. Realmente es más alegre y vistoso, aunque el acabado Titanium X que nos ocupa se traduce en acabados metálicos que no se llevan demasiado bien con el sol, ya que produce molestos reflejos. En cierta medida podían «copiar» al Passat, que también presume de metal, pero pulido para evitar ese problema. Más clásico en su presentación, el alemán presume de una terminación superior, sin «lagunas» en forma de plásticos que no están a la altura en el Mondeo. Por su parte, el 407 se decanta por una vertiente más deportiva en su presentación, aunque los asientos son blandos y el espacio en la zona trasera, más comprometido.

    El Mondeo y el Passat montan una butacas delanteras muy similares, amplias, duras y que sujetan perfectamente el cuerpo. Detrás, tres adultos irán mejor en el Mondeo, aunque curiosamente es el que ofrece una cota de altura inferior, aunque suficiente. Si no hay manera de evitar la plaza central trasera, mejor situarse en la del 407, ya que resulta la más confortable por el mullido del sillón corrido. También el Peugeot sufre menor tamaño en lo que respecta al maletero. Los 410 litros de capacidad se quedan en clara inferioridad frente a los 485 del Passat o los 540 del Mondeo, aunque la ventaja de este último es un tanto ficticia, ya que de serie ofrece un kit reparapinchazos. En caso de optar por una rueda de repuesto convencional (como hacen sus rivales), la capacidad total es de 486 litros. Las versiones diésel siguen arrasando en nuestro país.
     

    Valor de compra

    Entremos en materia.
    Hemos elegido para nuestra comparativa las mecánicas diésel más exitosas y los acabados más completos, motivo que eleva la factura final de todos ellos. Sin embargo, si buscamos escrupulosamente precio, será el Peugeot el más beneficiado. No sólo es el más barato, sino que además ofrece un equipamiento de serie muy generoso, sobre todo en materia de seguridad. Igualando el equipamiento de nuestros tres protagonistas, el 407 costaría 29.260 euros, o lo que es lo mismo, 1.385 euros menos que el Mondeo, vehículo que también destaca por su buena relación precio/equipamiento. Otra cosa es el Passat, que se rodea de esa aureola de prestigio que dispara su factura hasta 32.720 euros si igualamos el equipo con sus rivales.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba