Ford Kuga 2.0 TDCI 4WD/Renault Koleos 2.0 4×4/Vw Tiguan 2.0 TDI +Motion

9 Julio, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Nuevos modelos se van sumando al segmento de los todocamino compactos y van aportando soluciones más ingeniosas. Este es el caso del Renault Koleos, que irrumpe con fuerza y con la intención de ponérselo difícil a su legión de rivales.

20


                          Más información en hoyMotor16, núm. 1291

Nuevos modelos se van sumando al segmento de los todocamino compactos y van aportando soluciones más ingeniosas. Este es el caso del Renault Koleos, que irrumpe con fuerza y con la intención de ponérselo difícil a su legión de rivales. En esta ocasión impone sus argumentos y resulta el vencedor en la comparativa que proponemos.


El segmento de los todocamino compactos no deja de animarse. En la actualidad casi todas las marcas generalistas ya tienen en su catálogo un modelo de este tipo. La última en sumarse a esta tendencia ha sido Renault que, con el Koleos, lo ha hecho a lo grande. La marca del rombo ya hizo años atrás algunos escarceos en este segmento con el Scénic RX4, un vehículo que no tuvo una buena acogida y, en consecuencia, tuvo una vida corta.

Ahora, con el Koleos, todo cambia. Este modelo se aprovecha de las sinergias de la Alianza Renault-Nissan y se ve beneficiado al equipar un sistema de tracción a las cuatro ruedas similar al de modelos como el Nissan X-Trail y el Qashqai, dos de los coches más efi caces del segmento. Por lo tanto, el Renault Koleos llega para calentar aún más el ambiente y dar guerra, poniéndoselo difícil a los principales protagonistas entre este tipo de coches.

En esta primera prueba a fondo con el Koleos le hemos enfrentado a otros dos ‘novatos’ en el segmento: el Ford Kuga y el Volkswagen Tiguan. Lo primero en lo que nos fi jamos todos es en el diseño exterior y, en esa primera impresión visual, el Kuga es el vencedor. Es el más bonito de los tres, con una estética que entra por los ojos. El Koleos tiene un diseño ‘particular’, que levanta diferentes opiniones; hay a quien gusta y a quien no. Volkswagen prefirió no arriesgar y el Tiguan, siguiendo la receta de su hermano mayor, el Touareg, muestra una imagen atractiva y sin estridencias.

INTERIOR »
amplios y con buen acabado

En términos prácticos, estos tres modelos se distinguen por disponer de un espacio interior voluminoso, permitiendo que sean unos coches muy prácticos y versátiles. En este aspecto, las diferencias entre ellos son mínimas. El más largo de los tres es el Koleos y, sin embargo, debido a la particular forma de su carrocería en la parte trasera es el que ofrece un menor espacio para las piernas y la cabeza a los pasajeros de esos asientos. La principal ventaja que obtiene con esos centímetros de más en la longitud total del coche se encuentra en que su maletero, con 450 litros, es el más grande de los tres.

Los pasajeros de los asientos traseros en el coche que más espacio tienen para las piernas es en el Tiguan. El Kuga es, de los tres, el que mayor altura tiene al techo y, en la parte negativa, es el que dispone del maletero más pequeño. Cada marca ha buscado una solución diferente para acceder al maletero. El Tiguan tiene el ‘clásico’ portón trasero, mientras que Renault, para el Koleos, ha preferido un portón de doble apertura, que facilita la carga de objetos pesados y necesita menos espacio para acceder al maletero. Ford, en el Kuga, ha recurrido a una solución original y práctica, ya que el portón se puede abrir entero o sólo la parte de la luneta –como si de un mini portón se tratara–, lo que es especialmente útil para cargar objetos pequeños.

En algo en lo que se ponen de acuerdo los tres es en mostrar una calidad de acabado elevada. Si hay que establecer una jerarquía, el modelo de Volkswagen se situaría a la cabeza, seguido muy de cerca por el Ford y el tercer puesto habría que dárselo al Koleos. De este último, que se produce en la planta coreana de Samsung –marca perteneciente a la Alianza Renault- Nissan– hay que destacar el buen trabajo realizado a nivel de terminación, que nada tiene que envidiar a los modelos que se fabrican en Europa.

También destacan estos tres todocamino por tener un equipamiento de serie completísimo. El mejor de todos es el del Koleos, que es notablemente superior al de sus rivales y todo con un precio competitivo: 30.600 euros. El Kuga de nuestra comparativa tiene el nivel de acabado Trend, que destaca por tener un precio muy interesante (28.850 euros), el más bajo de los tres, y también lo hace por tener el nivel de equipamiento más bajo del grupo. Para acercarlo al del Koleos, tendríamos que recurrir a la versión Titanium, que es más cara que la del modelo francés, 31.215 euros y su equipamiento sigue siendo inferior.

El Tiguan tiene una dotación de fábrica muy buena, pero tiene un handicap que le pesa como una losa, que no es otro que un precio muy elevado. El Tiguan de nuestra prueba, con el nivel de acabado +Motion, cuesta 35.270 euros. La marca ofrece otras opciones más económicas, en cualquier caso, siempre más caras que las de sus rivales y renunciando a algunos elementos de su equipamiento.

MECANICA »
el renault es el más campero

Técnicamente, estos tres todocamino comparten muchas cosas. Comenzando por los motores, las tres marcas recurren a bloques de cuatro cilindros y la misma tecnología de rail común en la inyección directa del gasoil, con turbos de geometría variable y con intercambiador de calor. El motor del Koleos, con 150 CV, es el que tiene una mayor potencia específi ca, le sigue el del Tiguan con 140 CV y cierra el grupo el del Kuga, con 136 CV. Curiosamente, los tres con la misma cifra de par: 32,6 mkg a unos regímenes de giro muy parecidos, en torno a 2.000 revoluciones.

En algo en lo que también coinciden de pleno es en que se trata de unos motores con un funcionamiento suave y refi nado, con un magnífi co rendimiento desde pocas revoluciones. Todos equipan caja de cambio manual de seis marchas con unos desarrollos adaptados al distinto uso que se le puede dar a estos coches, con un primera velocidad corta, que favorece su movilidad fuera del asfalto; mientras que la fi nal es un tanto larga para permitir que, en viajes por carretera, los motores funcionen de manera desahogada, consiguiendo con ello un mejor confort de marcha y, sobre todo, unos consumos ajustados.

El menos tragón de la comparativa es el motor del Kuga, con un gasto de 8,1 l/100 km, situándose a continuación el del Tiguan, con 8,4 l/100 km. El más gastón el del Koleos, con 8,7 l/100 km, dándose la circunstancia de ser el modelo de Renault el que tiene el motor más potente y también de ser, con 1.655 kilos, el coche más pesado de la prueba. En la pista de pruebas del INTA y con el correvit como juez implacable, comprobamos que el Koleos no impone su mayor potencia y algunos de sus datos, sobre todo el de ciertas recuperaciones (ver fi chas) son bastante peores que los de sus rivales.

En el cómputo general de todas las mediciones, el mejor es el Tiguan, imponiéndose también en este modelo el carácter del motor TDI. El Kuga sorprende muy gratamente: pese a tener el motor menos poderoso de la comparativa, se defi ende a las mil maravillas en la lucha contra el crono. Estos tres coches cuentan con un sistema de tracción a las cuatro ruedas de los denominados inteligentes, en los que no es necesaria la intervención del conductor. El Ford Kuga y el Volkswagen Tiguan coinciden al estar dotados con un sistema 4×4 de origen Haldex, que se encarga, de manera automática, de repartir el par motor a las ruedas que más lo necesitan en cada momento, actuando a modo de bloqueos de diferencial el sistema ABS y el de control de estabilidad.

Circulando por asfalto seco, el mayor reparto de tracción recae sobre las ruedas delanteras, mientras que sobre fi rmes deslizantes, en las condiciones más adversas, el reparto de tracción es al 50 por ciento a cada eje. Puestos a buscar diferencias, el del Tiguan, con control de descenso, es más completo. En Renault se han inclinado por un sistema de tracción muy efi caz y superprobado en modelos como los Nissan X-Trail y Qashqai, resultando ser de los tres modelos de la comparativa el que permite más alegrías fuera del asfalto. Dispone de un mando con el que se pueden elegir diferentes funciones en el mecanismo de la tracción integral. Circulando sobre asfalto, permite concectar la función 2WD, en la que la tracción es a las ruedas delanteras.

En firmes deslizantes, la mejor opción es la posición «Automático», en la que de forma inteligente reparte tracción al eje que más lo necesita. Además, permite otra posición más que es con bloqueo del diferencial central, en la que el reparto de par es al 50 por ciento a cada eje. Un sistema que se complementa con el control automático de descenso, que se puede utilizar tanto hacia adelante como en marcha atrás. En pendientes con una inclinación a partir del 10 por ciento, funciona a una velocidad de 7 km/h.

También cuenta con una función de ayuda al arranque en pendiente. Un sistema que, apoyado en la experiencia que tiene Nissan, funciona de maravilla. Lo que menos nos ha gustado es la ubicación de los mandos del sistema de tracción, que están situados en la parte baja de la consola central, justo por delante de la palanca del cambio. Esa posición hace que sea incómodo utilizarlo con el coche en marcha.

Cualquiera de estos tres coches permite una excelente versatilidad de uso. Son perfectamente utilizables a diario, con un magnífi co comportamiento sobre el asfalto, superfi cie por la que se van desenvolver en más del 95 por ciento de las ocasiones. En carretera, de los tres es el Ford Kuga el que ofrece un mejor compromiso estabilidad/confort de suspensiones, mostrando siempre un comportamiento sensacional. Además es el que mejor tacto transmite al volante, con unas reacciones rápidas y precisas, que muy poco o nada tienen que envidiar a las de una berlina.

El Tiguan también sobresale por mostrar un comportamiento sensacional, la principal diferencia con el Kuga es que en Volkswagen han recurrido a unos reglajes de suspensiones más duros, que repercuten en una disminución del confort de marcha. Todo lo contrario que el Koleos, modelo que, fi el a su marca, dispone de unos tarados suaves de las suspensiones. Su estabilidad es muy buena siempre, pero en carreteras viradas se producen mayores balanceos de la carrocería, algo que transmite menos confi anza al volante.

Estos modelos tienen la gran ventaja de poder disfrutar con ellos fuera del asfalto, siempre teniendo en cuenta que no se trata de unos todoterreno puros y, por lo tanto, tienen muchas limitaciones cuando abandonamos la carretera, propiciadas por la ausencia de reductoras. En cualquier caso, conociendo bien sus límites permiten más alegrías fuera del asfalto de las que en principio nos podríamos creer. El mejor dotado cuando abandonamos la carretera es el Renault Koleos, en el que su sistema de tracción 4×4 resulta más efi caz. Además, se benefi cia de tener mejores ángulos de ataque y salida y una mayor altura del coche al suelo.

Por pistas de tierra, sus suspensiones más suaves se tornan aquí en una ventaja, ya que es el que mejor absorbe las irregularidades del suelo, resultando fuera del asfalto el más cómodo de los tres. En este aspecto, el farolillo rojo es el Tiguan que, con unas suspensiones más fi rmes que las de sus eventuales adversarios, fi ltra peor los baches y, por lo tanto, es el menos confortable. Sobre su comportamiento fuera del asfalto hay que recordar que Volkswagen ofrece un Tiguan denominado ‘Country’, que tiene un precio de 33.520 euros y se distingue por tener un frontal modifi cado, con un mayor ángulo de ataque, lo que le permite defenderse mejor en conducción off-road.

CONCLUSION »
El Koleos gana este particular duelo

Cualquiera de los tres todocamino que hemos elegido para esta comparativa (son los tres últimos modelos en llegar a este animado y competido segmento), a buen seguro van a satisfacer las necesidades de su propietario. Nuestra misión es buscarles los pros y los contra a cada uno de ellos y, tras analizar hasta el más mínimo detalle, el vencedor, por un escaso margen, es el Renault Koleos, que es el último en llegar y eso le permite ‘aprender’ de los aciertos y errores de sus rivales.

Lo cierto es que este nuevo todocamino de Renault es un coche muy serio. La marca francesa se aprovecha de sus sinergias con Nissan y de la experiencia de su socio japonés en el mundo del 4×4 para dotarle con un sistema de tracción a las cuatro ruedas muy efi caz y que, en una utilización fuera del asfalto, se muestra superior al del Kuga y al del Tiguan. Esta nueva creación de Renault también sobresale por tener una muy buena relación calidad-precio, con un equipamiento de serie imbatible, en el que están incluidos, entre otros muchos elementos, el climatizador automático, los faros bixenón o el techo practicable panorámico.

La segunda posición de nuestro particular podio la ocupa el Ford Kuga, que resulta un modelo muy agradable en todos los aspectos. Para empezar, es el más llamativo de los tres, algo que a buen seguro le va a servir para conquistar ventas. El grupo lo cierra el modelo de Volkswagen, que es un vehículo sensacional se le mire por donde se le mire, pero tiene un handicap muy importante frente a los rivales de esta prueba, que no es otro que un precio muy elevado.

    1 Comentario

    RAFAEL GARCIA 26 Enero, 2015

    MUY BUENO

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba