Ford Focus ST

3 Marzo, 2006, modificada el 24 Enero, 2011 por

Con un motor cinco cilindros turbo de origen Volvo y un chasis de impecable comportamiento deportivo, el Focus ST es una opción muy a tener en cuenta también por su buen precio.

26

Con un motor cinco cilindros turbo de origen Volvo y un chasis de impecable comportamiento deportivo, el Focus ST es una opción muy a tener en cuenta también por su buen precio.


Todas las versiones de la gama Focus se distinguen por las cualidades dinámicas que se desprenden de su magnífica plataforma, la misma del Mazda 3 y C-Max, y un acertado conjunto de suspensión y amortiguación, que hacen de este modelo uno de los más agradecidos de conducir. Pero para aquellos que buscan más pasión y que gustan conducir con la adrenalina a tope, Ford amplía el catálogo Focus con la nueva versión ST, desarrollada por el departamento de coches deportivos Ford Team RS, lo que supone toda una garantía de que este nuevo modelo tiene todos los ingredientes para disfrutar de la conducción.


Este nuevo ST (Sports Technologies) no ha perdido las señas de identidad estética del modelo original, pero adopta muchos elementos para que desde que se ve por primera vez, nos demos cuenta que estamos ante un coche de vocación «racing». Para empezar, su menor altura y unas ruedas con neumáticos de perfil bajo de medidas 225/40 R18, montados sobre llantas de fundición de aluminio de 18×8 pulgadas. El paragolpes y las parrillas en color negro grafito de nuevo diseño refuerzan la impresión de deportividad, que se remata, junto con unos detalles más pequeños y otros más  vistosos, como el alerón del portón trasero.


Todos estos atributos sport se repiten en el interior. Para empezar, nada más abrir la puerta nos encontramos con unos imponentes asientos Recaro, que permiten al conductor todo tipo de ajustes y encontrar la mejor posición al volante; sobre todo, ofrecen una buena sujeción. El volante esta forrado en piel, con soportes para los pulgares y tres radios en aluminio pulido y la instrumentación es de fácil lectura, con indicadores poco habituales como los de presión del turbo, temperatura y presión del aceite.


Potencia en punta
Después de estos aspectos visuales, y por si alguien aún tiene dudas de las pretensiones del modelo, no hay más que girar la llave de contacto para ver que este Focus tiene mucho nervio. Su motor es de origen Volvo, de cinco cilindros, 2,5 litros de capacidad y 225 CV, acoplado a una caja de cambios manual de seis velocidades. Este motor sobrealimentado es de los que ofrece su potencia en punta (a 6.000 revoluciones), pero su par máximo (320 Nm) lo da a partir de 1.600 revoluciones y no decae hasta las 4.000, lo que hace dulcificar la aportación de fuerza, que se agradece cuando se circula en ciudad.


Otra cosa es cuando nos ponemos sobre el asfalto de la carretera y conducimos con la aguja del cuentavueltas en la parte más alta, aprovechando además las ventajas de una caja de cambios cerrada y especialmente precisa, que permite sacar el mayor partido de la fuerza motriz. Es entonces cuando se aprecia la calidad del motor y su poder de la aceleración (de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos). Pero no crean que se trata de una mecánica con la típica «patada turbo», pues la potencia llega de forma continua y progresiva.


Y no sólo es potencia lo que aporta este modelo. Los ingenieros de Ford han mejorado la eficacia del chasis, que como ya hemos dicho es de lo mejor de su segmento. Para obtener más rendimiento y seguridad de los triángulos McPherson del eje delantero, además de reforzar la rigidez del chasis se le ha añadido un nuevo elemento transversal entre las  tapas de las torretas de los muelles, que mantiene su recorrido a pesar de que el coche se ha bajado 15 mm respecto al Focus normal. En el eje trasero se ha reafirmado con unos bujes de goma más rígidos y la geometría se ha ajustado para soportar mejor las fuerzas laterales. Los muelles traseros son también un 30 por ciento más firmes y la barra estabilizadora lo es en un 5 por ciento.


Con estos cambios se garantiza un mayor agarre y mejor comportamiento en todo tipo de carreteras y es en los trazados sinuosos, donde el Focus ST se mueve con agilidad y seguridad, siempre y cuando no olvidemos nunca que llevamos un coche de una gama generalista pero con una mecánica y reglajes de amortiguación y suspensión casi de competición. Recordatorio tan útil para no sobrepasar los límites propios de seguridad como los legales.


Al margen de las razones de orden técnico, uno de los valores de este coche es su precio en relación a sus más directos competidores, pues las tres versiones disponibles, en carrocería coupé y berlina, pueden adquirirse desde 26.140 euros.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba