Ford Focus Coupé Cabrio

5 Mayo, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Construido de nuevo en las instalaciones de Pininfarina en Italia, el recién incorporado Coupé-Cabriolet completa la renovada gama del Ford Focus. Nueva estética, equipamiento y refinamiento aumentados, exclusividad y máxima seguridad, son los argumentos de un modelo creado para disfrutar la conducción.

11

Más información en Hoymotor16, número 1280


Toda la gama Focus ha recibido, aprovechando la adopción del estilo «Kinetic Design», nuevos sistemas y opciones tecnológicas que enriquecen el equipamiento del modelo y ayudan al conductor en muchos aspectos de agradecer. Es el caso del nuevo botón «Ford Power» opcional, para poder acceder al coche y arrancar sin utilizar el sistema tradicional de llave.


A nivel seguridad, también se incluye el nuevo sistema de activación de emergencia de las luces de avería lo que puede evitar un alcance en circulación densa, o el Sistema de Detección de Deshinchado de Neumáticos (DDS) muy útil para verificar en todo momento la presión de un elemento clave como son los neumáticos.


En cuanto a sistemas de entretenimiento, los nuevos Focus Coupé-Cabriolet cuentan con un nuevo módulo de conectividad audio para dispositivos externos, lo que permite aprovechar un gran abanico de sistemas de sonido adicionales con gran facilidad. A todo esto, se le unen nuevos niveles de conectividad Bluetooth y USB, sistemas de control de voz y y navegación.


Los nuevos sistemas de navegación incluyen una asequible opción de navegación con ranura para tarjetas SD y un sistema basado en DVD con pantalla táctil de 7 pulgadas muy cómodo y seguro de utilizar. Para complementar tan excepcional despliegue técnico, Ford ofrece un Sintonizador Digital Audio Broadcast (DAB) disponible exclusivamente con el sistema de radio Sony.


Techo: fuera complicaciones


El elemento clave del nuevo Ford Focus Coupé-Cabriolet es, naturalmente, el techo plegable, que le proporciona su armonioso y elegante perfil y al mismo tiempo es esencial para la funcionalidad, larga duración y rigidez.


Además, Ford quiso evitar una construcción complicada del techo para poder ofrecer un sistema sólido, fiable y altamente funcional al cliente. Así, el techo plegable de metal del Focus descapotable, utiliza cinco cilindros hidráulicos, tres motores eléctricos y once sensores. Trabajando juntos, realizan la apertura o cierre del techo en sólo 29 segundos. La complejidad del procedimiento casi no es apreciable por los ocupantes del vehículo, y lo único que debe hacer el conductor es mantener apretado un botón hasta que la operación termina de ejecutarse, lo que permite al usuario interrumpir el procedimiento si es necesario.


Elegir un techo duro plegable metálico de dos piezas fue una decisión fundamental pues este tipo de construcción presenta una cinemática muy estable y una alta integridad estructural. Además, permite ofrecer una gran boca de carga y el maletero más grande del segmento.


Además, el techo de dos piezas ofrece excelentes ventajas para el cliente en términos de longevidad, rigidez y estanqueidad y al mismo tiempo, aporta al vehículo unas impecables líneas fl uidas y elegantes. Dotado de nuevos aislantes, juntas e insonorizadores, el techo del nuevo Focus está preparado para soportar cualquier inclemencia del tiempo como si de un modelo cerrado se tratase.

    En marcha

    El nuevo Ford Focus Coupé-Cabriolet refleja la alabada filosofía de calidad de conducción de Ford de la misma manera que sus hermanos. La ingeniería de la suspensión de este modelo se ha diseñado basándose en probados elementos del Focus, pero los reglajes son específicos y tienen en cuenta una estructura de carrocería completamente nueva con diferentes factores de peso.


    El chasis incluye fiables componentes de la gama Focus como el eje delantero con suspensión McPherson, la suspensión trasera independiente «control blade» de Ford y un sistema de dirección de baja fricción.


    Para una rigidez adicional, la versión Cabrio del Focus utiliza un refuerzo transversal extra y muchos elementos de la suspensión de la versión ST. En comparación con el Focus cerrado, tanto los amortiguadores delanteros como los traseros se han endurecido un 30%.


    Las barras estabilizadoras se han alineado de acuerdo con los muelles y ahora son un 8% más rígidas delante y un 33% detrás. Con todo, esta versión del Focus, cuenta con la estabilidad, aplomo y facilidad de conducción que ostentan el resto de los Focus, una calidad de conducción difícil de encontrar en otros modelos del segmento. Y todo ello a pesar de que el reparto de pesos se ha modificado casi por completo y el coche pesa algo más que el resto de sus hermanos de gama.


    En este desarrollo y puesta a punto de los esquemas de suspensión ha tenido mucho que ver la rigidez torsional, un factor clave a la hora de conseguir una calidad de conducción excepcional. Pero para alcanzar estos niveles de calidad en la conducción hacen falta también unos propulsores acordes a las posibilidades del coche.

    Refinamiento

    Es elegante y exclusivo, y su nuevo frontal aporta la dosis justa de agresividad para desmarcarse del resto de sus rivales. Y es que el «Kinetic Design» se adueña también del diseño del nuevo Focus Coupé-Cabriolet. El cuatro plazas de Ford combina un alto atractivo emocional gracias al nuevo frontal que se combina a la perfección con un perfil y una trasera de elegante intemporalidad y regusto italiano.


    El diseño de todo el conjunto del frontal del nuevo Focus ha sido completamente adaptado al Coupé-Cabriolet y ahora la línea del nuevo capó tridimensional fluye armónicamente hacia el diseño de la característica doble parrilla trapezoidal. Tanto en la parrilla superior como en la inferior, un marco cromado le otorga clase. Además, el paragolpes delantero, las luces y los pasos de rueda delanteros reflejan claramente en su aspecto lo último en diseño dinámico Focus, pero también se han dibujado a medida para encajar a la perfección con la elegante vista lateral del nuevo modelo.


    La clave del diseño del Focus Coupé-Cabriolet es la forma de la carrocería alrededor del pilar C. Aquí, las líneas suavemente ascendentes de la tapa del maletero y la ventanilla trasera se juntan para para formar una silueta sólida y menguante. Las formas del nuevo Focus resultan más equilibradas que las de ningún otro competidor gracias a su mayor longitud y su generosa tapa de maletero.


    La idea era muy clara, el punto de partida debía ser un coupé bello y dinámico que tuviese el techo elegantemente arqueado y que se integrara de forma continua con el perfi l lateral. Pero Chris Bird, director de Diseño de Desarrollo de Productos en Europa, estaba bastante seguro de lo que no quería: un cabriolet que pareciera llevar una gorra cuando el techo estuviera cerrado. El trabajo codo con codo junto a los socios en diseño de Pininfarina ha dado finalmente sus frutos, creando un Focus con un traje italiano a medida.

    prestaciones

    Antes de elegir los motores para el nuevo y elegante Focus diseñado por Pininfarina, en Ford escucharon los deseos y necesidades de los clientes de este tipo de vehículos. Tras este análisis se han decidido por una gran gama de motores Duratec de gasolina y Duratorq diésel.


    El motor de entrada es el 1.6 con 100 CV, el propulsor más vendido de Ford en Europa. Un motor extremadamente eficiente acoplado a una transmisión manual de 5 velocidades en una combinación capaz de alcanzar una velocidad máxima de 182 km/h. con una aceleración de 0 a 100 km/h de 13,6 segundos y un consumo medio combinado de 7,1 litros cada 100 kilómetros.


    El otro propulsor de gasolina es el 2.0 de 145 CV, un vivaz propulsor que supone una alternativa interesante al par motor del TDCi. Con un par motor de 185 Nm a 4.500 rpm. el 90% del par máximo está permanentemente disponible entre 2.000 y las 6.000 rpm. Con esta mecánica y asociado a un cambio deportivo de 5 velocidades (también hay un cambio automático opcional), el Coupé-Cabriolet alcanza 208 km/h de velocidad máxima, acelera de 0 a 100 km/h. en 10,3 segundos y su consumo se ha homologado en unos razonables 7,5 litros cada 100 kilómetros.


    Por último Ford ofrece en su elegante descapotable de techo duro, un motor TDCi de 136 CV. Y para hacer que la conducción del Focus dotado de este motor sea más agradable, refinada y confortable, se han realizado mejoras específicas en cuanto a calidad de sonido y vibraciones. El robusto TDCi acoplado a un cambio manual Durashift de 6 velocidades permite que el Focus Coupé-Cabriolet alcance una velocidad máxima de 205 km/h., acelere de 0 a 100 km/h. en 10,3 segundos y homologue un consumo de sólo 5,9 litros cada 100 kilómetros.

    Interior y maletero

    El diseño interior del nuevo Focus Coupé-Cabriolet también ha recibido un toque fresco y atrevido, acabados de calidad y materiales de gran resistencia al desgaste, todo ello completado con un alto nivel de artesanía. Con todo, lo más destacable para el conductor es el nuevo panel de instrumentos de estilo «binocular» con instrumentos iluminados en rojo.


    Como ocurrió con el Focus compacto de nueva generación, el Coupé-Cabriolet se beneficia de una consola central que en su versión «Premium» ofrece un aumento de volumen del compartimento de aproximadamente 4 litros, y un reposabrazos deslizable con un recorrido de 80 mm. Ambos contribuyen a un mayor confort y practicidad. Además, si nos centramos en la versión tope de gama, la «Titanium», presenta detalles exteriores de nuevo cuño como las llantas de 17 pulgadas de diseño especial.


    Como opción, hay asientos totalmente en piel en tres diseños diferentes. Ésta es la versión más dotada, pero ya desde el nivel «Trend» el equipamiento de serie es muy completo. Además, se puede combinar con un pack «Sport» especial que aporta una suspensión deportiva y llantas de aleación de 17 pulgadas de diseño especial. Las carcasas de los faros tintadas en negro en el exterior enfatizan la apariencia deportiva de esta serie.


    En cualquier caso, sea cual sea el acabado, el nuevo modelo brilla con luz propia gracias a la calidad de ejecución y materiales utilizados en su construcción. Ello permite encontrar a bordo del coche una atmósfera elitista que casa a la perfección con la exclusividad que emanan sus líneas.


    Respecto a sus rivales, el Focus Coupé-Cabriolet disfruta de unos asientos traseros con un grado de inclinación que resultará cómodo a los pasajeros de estas plazas, contrariamente al de otros modelos que fuerzan a ir inclinado hacia adelante. Pero es que además, el nuevo Focus ofrece un maletero imponente que supera en volumen al ofrecido por todos sus contrincantes. En concreto hay que hablar de 534 litros con el techo cerrado, en una superficie de tamaño muy generoso y formas muy regulares. Y 248 litros en caso de tener que extender la red de seguridad para poder escamotear el techo en el maletero.


    En ambos casos son cifras claramente superiores dentro del segmento gracias a un gran voladizo trasero y a un sistema con menos piezas en movimiento y por tanto menos complicado. También hay que destacar la amplia boca de carga.

    Seguridad

    Si en un modelo cerrado se controla al máximo todo lo referente a la seguridad, el trabajo en un descapotable se multiplica debido al complicado arte de «cortar» el techo en partes intentando conservar la rigidez de un modelo cerrado. En este aspecto Ford y Pininfarina han hecho bien sus deberes con el Focus Coupé-Cabriolet, construyendo una célula de carrocería ultrarrígida y una célula de pasajeros muy protegida.


    Así, aun sin la estructura de techo de un sedán normal, las vías de carga en un choque frontal en este modelo se han redistribuido por detrás de los pilares A hacia la estructura de las puertas. Como resultado, estas vías de carga se han reforzado de forma significativa utilizando acero HSS 2 de alta resistencia e incrementando la altura de la cuna en 35 mm. La vía de carga a través de la estructura de las puertas puede transferir cargas de hasta siete toneladas, comparable con la capacidad de carga acumulada de un Focus 4 puertas en la estructura de techo y puertas.


    Al margen de esto, Ford ha dotado al Focus Coupé-Cabriolet de airbag delanteros y laterales y también de un nuevo sistema de Dispositivo de Protección contra Vuelcos (RPD) que juega un papel fundamental en la misión de aumentar la seguridad pasiva de este descapotable. El RPD se ha diseñado para proteger a los pasajeros en caso de vuelco del vehículo. El corazón del sistema está formado por unos sensores electrónicos y un giroscopio cuyo trabajo conjunto puede detectar un vuelco inminente. Cuando esto sucede, dos barras de protección muy resistentes surgen en una décima de segundo tras los reposacabezas de las plazas traseras. Y al combinarse con los reforzados pilares A y el marco extremadamente resistente de la luna delantera, procura una célula de supervivencia que proporciona una valiosísima protección extra a los ocupantes.


    En cuanto a seguridad activa, el Focus Coupé-Cabriolet ofrece de partida unos precisos reglajes de la suspensión formando una base sólida y activa del paquete de seguridad. Es un trabajo del equipo técnico de Ford que recibe el nombre de «Ford Precision Drive» y que ayuda a los conductores a fiarse intuitivamente de su Ford en cualquier situación de conducción. Discos de freno de medidas generosas, control de estabilidad ESP de serie en todas las versiones o ABS con EBA son otras ayudas a la conducción que monta de serie el Focus Coupé-Cabriolet.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba