Ford Fiesta 2008

28 Agosto, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Nuestras primeras impresiones al volante confirman que el nuevo Fiesta tiene madera de líder. Llega en octubre en tres y cinco puertas con cuatro motores entre gasolina y TDCi.

6

Más información en hoyMotor16, número 1298


En 32 años la firma del óvalo ha vendido doce millones de Fiesta, una de sus ‘armas’ comerciales más competitivas. Y así seguirá siendo, pues la quinta entrega, que aterriza en octubre en tres y cinco puertas con precios aproximados de 12.000 a 16.200 euros, echa el resto en casi todas las parcelas.


Por dimensiones –longitud, batalla, vías…– es casi idéntico al anterior, pero luce un afilado diseño de aire bivolumen más atractivo, para muchos el ‘lunar’ del Fiesta IV. Ahora recurre a soluciones ‘Kinetic Design’ –líneas tensas, abultados pasos de rueda– y rasgos calcados al concept Verve. El resultado entra por los ojos y a priori debe calar en posibles clientes de todo el mundo, pues su filosofía es global.


Esos trazos no descuidan un capó, paragolpes, raquetas de limpias y faros más ‘amables’ ante atropellos. El coche aspira a la máxima puntuación EuroNCAP y por ello se dota de una sólida estructura de acero de alta resistencia –alrededor del 55 por ciento– que sobre todo toca al pilar central y el marco del parabrisas. También hay inéditos dispositivos como el airbag de rodilla de conductor, de serie junto a los cuatro delanteros –los de cortina serán opcionales–. El coche es un 10 por ciento más rígido a la torsión y añade diez kilos extra en elementos de seguridad y aislamiento acústico, pero pesa 40 kilos menos.


Dentro reserva un generoso hueco anterior para las piernas y un maletero estándar de 295 litros –25 más que antes– con el kit reparapinchazos de serie –281 con rueda de repuesto–; la cota sube a 979 litros abatiendo al completo el asiento trasero. Entre otras soluciones presenta atrevidas combinaciones de color según acabados, una consola con mandos inspirados en la telefonía móvil y un display central de 3,5 pulgadas para visualizar datos de la radio, etc.


INTERIOR » acabado y confort muy cuidados


El acabado, por ajustes y materiales, suma puntos –la consola está acolchada–, como el confort, a partir de asientos mejorados y mejor posicionados, una ergonomía más trabajada –por fin el volante se ajusta en altura y extensión– y prácticos huecos portaobjetos, incluidos bolsillos de puerta aptos para botellas de 1,5 litros y mapas de carreteras, y otros para MP3, móviles…


En el Fiesta más moderno no faltan, claro, extras como los automatismos de luces y escobillas, botón de arranque ‘Ford Power’ con llave ‘keyless’ de acceso y otros como boca de repostaje ‘EasyFuel’, que prescinde de tapón interior y evita equivocaciones con la manguera.


Sin alardes en materia de chasis, aunque la arquitectura frontal MacPherson combinada con la barra de torsión trasera garantiza una eficacia soberbia sin merma de confort en todo tipo de trazados. Hay una nueva dirección electromecánica EPAS que sustituye a la anterior hidráulica, esencialmente para aquilatar el gasto. Su asistencia es excelente a baja velocidad, pero en marcha no transmite tanta información como sería deseable y resta precisión en apoyos acusados; el control electrónico de estabilidad ESP está disponible por 450 euros.


Mecánica


La gama cuenta con motores de gasolina 1.25 de 60 CV –a priori no disponible en España– y 82 CV, 1.4 de 96 –manual o automático con cuatro marchas– y 1.6 Ti-VCT de 120 CV –derivado del 1.6 de 115 CV del Focus, se liga al acabado Sport y ofrece una respuesta brillante y ligeramente deportiva–. El terreno turbodiésel se reserva al coherente 1.6 TDCi de 90 CV –4,2 l/100 km–, de prestaciones adecuadas, pues el 1.6 TDCi ECOnetic de 90 CV y 3,7 l/100 km/99 g/km con mejoras aerodinámicas y de chasis, puesta a punto mecánica específica y filtro de partículas c-DPF tampoco llegará a nuestro mercado.


Otra cosa: los acabados disponibles serán los Ambiente –el más sencillo, aterriza a medio plazo–, Trend, Sport –sólo en tres puertas, con chasis más bajo y duro, llantas de 16 pulgadas y dirección recalibrada– y Titanium. Para hacerse a la idea, el Trend suma elevalunas delanteros, radio-CD, retrovisores termoeléctricos y cierre con mando, mientras el Titanium añade aire acondicionado, lector de MP3, ‘keyless’, volante de cuero, llantas de 15 pulgadas y antinieblas. Por su parte, el Sport agrega asientos deportivos y kit aerodinámico.


El nuevo Fiesta no disfrutará de faros de xenón o techo panorámico, pero ofertará interesantes paquetes opcionales: para el Trend los Techno –aire acondicionado, MP3 y puerto auxiliar, mandos en el volante y display central– y V2C –USB, control de voz, audio Streaming…–; en el Titanium otro que agrupa llantas de 16 pulgadas y lunas privacidad; y en el Sport los Techno V2C –con USB, climatizador, Bluetooth, audio Streaming…– y Sport 17 pulgadas –llantas de aleación de esa medida, ESP y vidrios privacidad–. Al parecer la marca comercializará como accesorios de concesionario otros como un navegador Garmin especialmente adaptado.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba