Ford C-Max

14 Mayo, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

Ya sin el Focus de carta de presentación, el C-MAX emprende en solitario la lucha sin cuartel por un pedazo de la tarta que se reparten mayoritariamente Scénic y Picasso.

4

Ya sin el Focus de carta de presentación, el C-MAX emprende en solitario la lucha sin cuartel por un pedazo de la tarta que se reparten mayoritariamente Scénic y Picasso. El nuevo Ford coge aire y apuesta en su nueva andadura por reforzar la imagen y centrar sus argumentos en la estabilidad.


EL C-MAX abandona la denominación Focus para unirse con el SMAX a la familia MAX, que promete crecer a medio plazo. Los responsables de Ford han tomado esta decisión a costa de que sus cifras salgan perjudicadas a la hora de contabilizar ventas por modelos y no poder añadir al Focus las ventas de la versión monovolumen, como han hecho históricamente junto a Renault, con el Mégane Scénic, y Citroën, con el C4 Picasso. Pero al margen de esta curiosidad, hay que hablar de un C-MAX más actualizado de lo que aparentemente pueda parecer. Y eso se aprecia ya desde que se contempla su línea exterior. En ella ha tomado cuerpo de nuevo el lenguaje «kinetic design» con un frontal totalmente nuevo que adopta señas de identidad de la marca ya vistas en el S-MAX.


4

Por ejemplo, se ha rediseñado por completo el paragolpes, la rejilla, el capó, los faros principales y los de niebla. Tanto el paragolpes delantero como el trasero son más bajos y los pilotos verticales utilizan ahora luces de freno con tecnología LED y ópticas transparentes. Más detalles. Porque el C-MAX se une al club de los techos de cristal con uno panorámico tintado que abarca prácticamente toda la superficie y que, además, cuenta con cortinillas interiores, que proporcionan la privacidad necesaria al habitáculo, siempre que se requiera. En el interior destaca una nueva consola central con mandos rediseñados de la climatización y paneles de las puertas que aportan nuevos niveles de calidad, apariencia y funcionalidad. Sin embargo, una de las novedades más llamativas del interior del nuevo C-MAX es su nuevo freno de mano.


Y es que Ford ha decidido eliminar del equipamiento de este monovolumen compacto el freno de estacionamiento eléctrico, pues asegura que apenas tenía éxito entre los clientes. En su lugar, y para no perder el espacio de la guantera central (cabe incluso una botella de agua de litro y medio), ha optado por una palanca en forma de «Z» que retoma el sistema clásico, pero con un diseño mejor estudiado. Asimismo, los asientos cuentan con una forma más definida y mayor soporte lateral y el apoyabrazos central es ahora telescópico y se adapta mejor al tamaño del conductor. El CMAX mantiene una de sus mayores virtudes, la excelente relación confortestabilidad. Con un ancho de vías 5 mm mayor y una altura rebajada 8 mm, el monovolumen compacto de la marca del óvalo sorprende por su comportamiento deportivo, aunque Ford ofrece para los más exigentes una opción de suspensión deportiva todavía más eficaz.


El C-MAX mejora en muchos aspectos, pero apenas sube de precio. Eso sí, se añaden nuevos niveles de acabado, como el de acceso denominado Business o el más rico en equipamiento llamado Titanium. En cualquier caso, será el Trend ya existente el más solicitado por el público. Éste incluye de serie aire acondicionado, radio CD con mandos en el volante, control de velocidad de crucero, ordenador de viaje, faros antiniebla, dirección asistida El nuevo freno de mano en forma de Z sustituye al tradicional e incluso Ford ha eliminado de un plumazo el eléctrico porque, dice, el cliente no lo pide. El techo panorámico es opcional por 500 euros y lleva cortinilla protectora.


4

En el salpicadero han cambiado algunos diseños y acabados. Se añade el Titanium como tope de gama. electrohidráulica, seis airbag, cierre centralizado y elevalunas eléctricos, entre otros. Los precios del nuevo CMAX oscilan entre los 17.240 euros de la versión Business 1.6 de 100 caballos y los 24.110 euros del Titanium 2.0 TDCi de 136 caballos. Y tampoco faltan las versiones Flexifuel en versiones Trend y Ghia con precios en torno a los 20.000 euros. Para su lanzamiento, Ford mantendrá el descuento en vigor para el modelo antiguo, que puede llegar hasta 3.200 euros.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba