Fisker Karma

9 Mayo, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Siguiendo la estela de las grandes berlinas coupé de cuatro puertas, el Karma sale a la luz con la intención de demostrar que la deportividad y la ecología son dos valores perfectamente conjugables. Con cuatro plazas y una mecánica híbrida, este concept será una realidad a finales de 2009.

6

Más información en Hoymotor, número 1281


Parece que últimamente el sector de la automoción muestra especial interés por los coches deportivos con carrocería coupé de cuatro puertas. Son ya conocidas algunas berlinas de lujo como el Maserati Quattroporte o el Mercedes CLS –dentro de poco los Aston Martin Rapide y Porsche Panamera pasarán a integrar también esta lista–, así como el último SUV de BMW, el X6, o el futuro Volkswagen Passat CC, que saldrá a la luz antes de verano y será el más asequible de todos los modelos citados.


Por otra parte, y en lo referente al apartado mecánico, la tecnología híbrida se está haciendo con un hueco importante en el mercado, de tal forma que son muchas las marcas que ya cuentan con algunos modelos en su gama animados por este tipo de propulsores o tienen en mente hacerlo a corto plazo.


Hablamos, entonces, de dos conceptos ya conocidos pero no unidos hasta el momento –a excepción del Panamera, del que aún no se conocen ni diseños definitivos–. Es por ello que la empresa americana Fisker Automotive ha decidido fusionarlos en su última creación: el Karma, que puedes ver en estas páginas. Se trata de una berlina deportiva de cuatro puertas y cuatro plazas, en la que se ha cuidado de forma especial el diseño. Como se aprecia en las imágenes, el coche es muy bajo y musculoso –los pasos de rueda trasero son anchísimos–, y sus formas suaves son un verdadero regalo para la vista. No es casualidad que se haya hilado tan fi no con el Karma, pues el fundador de la empresa, Henrik Fisker, lleva ya 18 años en el negocio del diseño de coches, de hecho, entre otras actividades ha participado en el desarrollo de modelos como el BMW Z8 y los Aston Martin DB9 y V8 Vantage. Pero lo que diferencia a este Fisker de las creaciones anteriores es su aspiración ecológica, ya que, a su diseño rompedor y a su interior lujoso y confortable, se suma un propulsor totalmente respetuoso con el medio ambiente.


Motor híbrido: tecnología Q Drive


La pregunta es, ¿de qué se compone y cómo funciona este sistema híbrido? En primer lugar, y como elemento fundamental, encontramos un motor eléctrico, que se alimenta de una serie de baterías de ion-litio, y que es el encargado de mover el coche mediante un sistema de transmisión que va acoplado al eje trasero.


Estas baterías van centradas en la parte baja del coche –lo que juega un papel fundamental en el reparto de pesos y a la hora de lograr un centro de gravedad muy bajo– y se pueden cargar de varias formas. Lo más normal será enchufar el coche a la red durante la noche, para tenerlo listo al día siguiente y poder circular con el durante la jornada; otra opción es cargarlas mediante el motor de combustión complementario –a éste le debe su condición de híbrido–; en tercer lugar, el fabricante ofrece la posibilidad de adquirir paneles solares para instalar en el garaje, capaces de dar el suministro necesario cuando se aparque el coche.


Por último, y como una pequeña ayuda a la carga de estas baterías, figuran un sistema de frenado con recuperación de energía y unas células fotovoltaicas para el techo –opcionales–. Éstas últimas sirven, además, para mantener el coche refrigerado mientras no hay nadie en su interior. En cuanto a la autonomía, cabe decir que sus 80 kilómetros parecen algo escasos, aunque suficientes para cubrir las necesidades de la mayoría de los usuarios en sus desplazamientos diarios.


A la hora de circular, el coche ofrece dos modos de conducción, que se seleccionan desde unos mandos situados en el volante. El primero de ellos responde a la denominación «Stealth Drive» y es un modo económico, para una conducción relajada y eficiente, en la que entra en juego únicamente el motor eléctrico; si se demanda más brío, el modo «Sport Drive» ofrece toda la potencia disponible al funcionar simultáneamente el propulsor eléctrico con el de combustión.


Los interesados en cifras concretas deben saber que el Fisker es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en poco menos de 6 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h, mientras el par máximo está disponible de manera constante desde la arrancada y hasta alcanzar el tope.


No hemos hablado de las medidas de este americano libre de emisiones, y la verdad es que resulta curioso saber que es muy similar en altura a un Porsche 911, en anchura a un BMW Serie 7 y en longitud a un Mercedes CLS. De esta forma acaricia los 5 metros de largo y 2 de ancho, mientras levanta poco más de 1,3 metros del suelo. Unas dimensiones poco usuales, sin duda, que dejan paso a un habitáculo de cuatro plazas, bien resuelto, deportivo y de diseño ultramoderno, en el que la mayoría de las funciones se manejan de forma táctil. También cabe resaltar que en la carrocería se ha empleado el aluminio de forma generosa, lo que ha logrado reducir considerablemente el peso total del conjunto.


Con grandes dosis de lujo, deportividad y practicidad, el Karma quiere demostrar que estos valores no han de estar reñidos con el respeto al medio ambiente. No debemos perder de vista la idea de que mientras los sistemas que abastecen a la red eléctrica no sean limpios –las centrales térmicas emiten gases, las nucleares, residuos…– continuará existiendo cierta contaminación, pero éste es quizá un buen camino para lograr, como mínimo, una reducción drástica.


La puesta de largo de este concept tuvo lugar durante el pasado Salón de Ginebra y las primeras 99 unidades se entregarán a finales de 2009. Si todo va bien, la producción anual será de 15.000 unidades, una cifra que puede resultar algo optimista para un coche tan especial, cuyo precio de salida no bajará en ningún caso de los 80.000 dolares.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba