Fiat Panda Cross 4×4 1.3 Multijet 75 CV

4 Noviembre, 2010, modificada el 22 Abril, 2015 por

Diminuto pero matón, así es el Fiat Panda 4×4, uno de los todoterreno del mercado más efectivos en campo -has leído bien- y en ciudad. Relativamente económico de adquirir, sobre todo la versión básica, es muy eficiente con los consumos.

25

Imagina que necesitas un coche pequeño, de 5 puertas y no más de 3.600 mm de largo, ligerito -unos 1.000 kg– y pintón, capaz de llevar cómodamente a cuatro pasajeros -incluido el conductor- y parte de su equipaje; que disponga de un motor que gaste poco y tracción total, bien porque practicas esquí, porque te va la marcha del todoterreno o por necesidades profesionales.

Pues bien, prácticamente las únicas opciones que hay en el mercado son este benjamín de Fiat -disponible desde los 10.900 euros con el motor gasolina 1.2 8V de 69 CV y acabado Dynamic, hasta los 18.950 euros del turbodiésel 1.3 16V Multijet Cross de 75 CV-. Con tracción total y carrocería de dimensiones contenidas la única alternativa podría ser un Suzuki Jimny -por 15.624 euros el 1.3 de 85 CV gasolina o por 17.624 euros el turbodiésel 1.5 DDiS de 86 CV-, vehículo de sólo 3 puertas y mejores aptitudes dinámicas y robustez en la práctica del todoterreno que el Fiat Panda 4×4. Fuera de esto hay que buscar algún SUV compacto, tipo Fiat Sedici o Suzuki SX4, o las versiones de carrocería elevada y bajos protegidos de utilitarios como el Dacia Sandero Steepway, carentes de tracción total.

Una singularidad, por precio, tamaño, agilidad y simpatía en el diseño, que data de mediados de los años 80, cuando nacieron las versiones 4×4 del antiguo Fiat Panda, denominadas, principalmente, Sisley y Trekking, y que todavía están en funcionamiento, sobre todo en zonas de esquí. Posteriormente, ya con el nuevo modelo, apareció el actual Panda todoterreno, nacido a finales de 2005 y actualizado hasta llegar a nuestros días con tres versiones –Dynamic, Climbing y Cross– y dos motorizaciones posibles.

El Panda 4×4 Cross es el tope de la gama, algo que se nota desde fuera, por medio de una carrocería diferenciada y bicolor, muy juvenil y deportiva, gracias a la incorporación de paragolpes específicos, molduras laterales, grupos ópticos delanteros y traseros distintos, barras sobre el techo y llantas de aleación de 15 pulgadas embutidas en neumáticos en medidas 175/65. La altura de la carrocería favorece unos ángulos de ataque y de salida espectaculares –24º y 42º respectivamente-, rematados por unas protecciones de plástico de color gris.

Interior

La sofisticación y exclusividad externa poco tiene que ver con lo que se ve de puertas a dentro, caracterizado por la sencillez del diseño y la utilización masiva de materiales de plástico. Panorama que da prioridad a lo práctico, pero sin olvidar elementos de confort como los mandos del aire acondicionado, los elevalunas y espejos eléctricos o los mandos de las luces de niebla, entre otros. Sorprende, eso sí, la habitabilidad de un interior donde pueden alojarse un total de 4 personas -incluso 5 si los de atrás no son muy grandes-, además de un maletero más que digno de entre 200 y 230 litros en función de si se deja el asiento trasero en su posición original o adelantado unos centímetros –855 con las plazas posteriores abatidas-, esta interesante opción cuesta unos 300 euros.

Dado el elevado precio de esta versión -casi 19.000 euros– es lógico que el equipamiento sea muy completo. De serie, airbags frontales, airbags lateral y de ventana, frenos ABS con EBD, control de estabilidad ESP, faros de niebla, aire acondicionado, dos elevalunas y espejos eléctricos, volante de cuero ajustable en altura, asiento del conductor con regulación en altura, equipo de audio MP3, ordenador de viaje, cinturones delanteros con pretensores, cuatro frenos de disco ventilados los delanteros-, dos reposacabezas traseros, cierre centralizado con mando a distancia, llantas de aleación ligera, neumáticos tipo M+S especiales para barro y nieve, y lavafaros delanteros, entre otros. Las opciones disponibles se reducen a mandos en el volante, equipo de audio de alta fidelidad, climatizador automático, cuatro pinturas de carrocería, asiento posterior partido, techo eléctrico y cristales oscurecidos, además del kit confort -asientos delanteros ajustables en altura-.

Comportamiento y Prestaciones

La mejor cualidad dinámica del Panda 4×4 es su agilidad y su sorprendente capacidad de tracción, valores que le permiten superar obstáculos de limitada adherencia de mejor manera que muchos SUV con tracción total e incluso auténticos todoterreno. Su peso contenido, buenos ángulos, ruedas discretas, dimensiones pequeñas y, por su puesto, su tracción total de control electrónico -sin necesidad de reductora-, resultan clave. La electrónica de la transmisión permanente a las cuatro ruedas hace que en condiciones normales el vehículo se mueva con un 99% de la tracción en el eje delantero, condición que se modifica automática e inmediatamente cuando el sistema detecta, mediante los sensores del ABS, una apreciable diferencia de giro entre ejes, transfiriendo más par al eje que tiene menos pérdida de mordiente. Cuenta, además, con un bloqueo del diferencial central manualEBD-, válido para repartir la tracción al 50% entre los dos ejes, lo que supone una capacidad de tracción máxima en zonas complicadas.

Brillantes cualidades off-road que se prolongan en el hábitat urbano, pero no en carretera, medio en el que los ruidos de rodadura y aerodinámicos se notan demasiado y las prestaciones se ven limitadas por lo justa, pero voluntariosa, mecánica 1.3 turbodiésel de 75 CV, de escasa fuerza a bajas revoluciones, como por las relaciones cortas -sobre todo a partir de la segunda- del cambio manual de 5 velocidades. La mayor altura de la carrocería provoca ciertos balanceos y la dirección Dualdrive es, para mi gusto, demasiado blanda.

Los consumos resultan brillantes, dada la cifra oficial de 4,9 litros en recorrido mixto, 6,4 litros en ciudad y 4,0 litros extraurbano, datos excelentes para un coche muy especial, sugerente y práctico, capaz de alcanzar una velocidad máxima de 152 km/h.

Destacable

– Capacidad off-road.
– Consumos ajustados.
– Equipamiento de serie.

Mejorable

– Interior sencillo.
– Precio elevado.
– Prestaciones en carretera.

Agradecimientos a Beatriz Prieto, Fideas y Centro Hípico El Cerrillo de Galapagar, Madrid.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba