Fiat Bravo Multijet 150cv

24 Septiembre, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

El compacto de Fiat destaca por la calidad de su diseño, pero penaliza dinámicamente frente a sus rivales más aventajados

7

La belleza de todo un diseño italiano está presente en el nuevo Fiat Bravo, que se convierte en el compacto más atractivo del mercado gracias a una estética elegante y dinámica como ningún otro coche de la categoría. Rebosa personalidad y buen gusto se mire por donde se mire, pero penaliza en otros aspectos relacionados con la calidad de marcha. La suspensión y los frenos están en una onda diferente de la que cabría esperar en un estimulante compacto diésel con 150 caballos, aunque la entrega de potencia del motor es más suave que excitante y su bajo nivel de ruido le sitúa como un diésel muy cívico.


Los acabados y materiales son realmente buenos, elegantes y de calidad. La elegancia exterior continúa por dentro, pese a que desde un punto de vista ergonómico haya detalles sencillamente desastrosos. Por espacio puede considerarse una de las mejores opciones del mercado si este es un concepto importante en la decisión de compra.


El precio no es un motivo que vaya a decantar la decisión de compra a su favor o en su contra en relación con sus competidores directos,pues se encuentra en la línea de todos ellos. Quizá destaque en positivo por tratarse de uno de los modelos más novedosos, que añade a este atractivo el de su elevada potencia y una imagen de calidad y diseño superior a la de sus rivales, sin que estas cuestiones supongan una penalización en la facura de compra.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



Comportamiento

En marcha la suavidad es su mejor virtud y no así el comportamiento preciso o deportivo. Teniendo que nos encontramos ante un compacto diésel de 150 caballos el dinamismo del Fiat Bravo no está a la altura que cabría esperar. No trasmite sensaciones de precisión ni firmeza como corresponde a la versión más deportiva de la gama, y por contra el balanceo de la carrocería resulta notable. En cualquier caso el chasis se muestra estable y las reacciones son muy neutras, por lo que se trata de una cuestión de la puesta a punto que los técnicos de Fiat decidieron dar al coche. Esta sensación se acrecienta porque la dirección con asistencia eléctrica trasmite poca información a las manos del conductor, lo que genera un tacto algo impreciso.

En cuanto a capacidad de deceleración el Bravo está equipado con frenos de disco en las cuatro ruedas, de 281 milímetros en el eje delantero y 251 mm. en las traseras. A priori es un equipo suficiente para ofrecer potencia, pero el tacto del pedal de es muy particular, esponjoso y un poco lento. Varias veces me sucedió que no acababa de llegar potencia al frenar hasta que finalmente acababa por entrar el ABS.

prestaciones

El motor Multijet de 150 caballos destaca por un funcionamiento muy fino, con una suavidad poco común en los diésel y menos con este considerable nivel de potencia, uno de los mayores del mercado en la categoría compacta. Además es silencioso y casi no se trasmite ruido al interior a cualquier régimen. Lo que más se oye es el soplido del turbo. Ofrece buenas recuperaciones a partir de 2.500 revoluciones más o menos, pero hasta ahí carece del tirón que cabría pensar de su potencia. La culpa más que del propio motor es de las relaciones de cambio, demasiado largas en las seis marchas para sacar partido a los 150 caballos sin tener que llevar el motor alto de vueltas.


Los consumos durante la prueba arrojaron una media de 6,8 litros en recorrido mixto, alterando ciudad, carretera general y autopista a medias moderadas. Una cifra comparable a la de sus competidores de similar potencia.

Interior y maletero

Se mire por donde se mire la línea del Fiat Bravo es pura armonía. El frontal sabe trasmitir elegancia pero sin resultar demasiado clásico, manteniendo parte del dinamismo que rebosa el Grande Punto. La línea lateral tiene superficies tersas, con los nervios suavemente marcados, claramente en cuña y con poco cristal, desembocando en una zaga maciza bien enmarcada por los grandes pilotos circulares.


En el interior llama la atención el detalle del material empleado en el salpicadero, un plástico laminado de excelente aspecto y tacto -que parece calcado al del Seat León-. El diseño de los conjuntos del equipo de audio o del climatizador es atractivo, como toda la presentación interior, aunque la ergonomía resulta particular y el funcionamiento de algunos mandos un tanto errático(en concreto el limpiaparabrisas en modo automático). Ejemplo de la discutible distribución ergonómica son los botones de los antinieblas colocados a desmano, del lado del pasajero en la consola central, y para rematar con el botón de las lámparas  delanteras debajo y el de las traseras encima. Ya que hablamos de las luces, hay que comentar que por la noche la potencia de sus ópticas en posición de cruce es bastante baja. También la instrumentación merece una crítica a pesar del atractivo diseño de las escalas del velocímetro y el cuentavueltas circulares, que no desentonaría del de un reloj de marca. El problema está en los reflejos de la luz exterior, que no dejan leer la instrumentación cuando le da el sol.


La posición de conducción es completamente ajustable tanto en el asiento como en el volante, aunque no acabé de encontrar la postura ideal. El volante siempre queda demasiado inclinado para mi gusto y el respaldo del asiento, a pesar de su excelente aspecto, no acababa de recoger bien el cuerpo. Las plazas traseras son cómodas para dos personas y pueden viajar tres pasajeros sin problemas ni incomodidades. Dispone de buen espacio libre para las piernas y suficiente altura para las cabezas. El acceso es correcto. En carretera se generan ruidos aerodinámicos procedentes de los retrovisores en torno a 120 km/h.


Menos fácil es el acceso al maletero, que tiene un plano de carga bastante elevado y una boca estrecha en comparación con sus rivales de categoría. Sin embargo no hay pega en cuanto a su capacidad: 400 litros que le convierten en más capaz que todos sus rivales.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba