Novedad

Esta es la razón de por qué el Bugatti 16C Galibier se canceló: “parecía un perro salchicha”

13 fotos

Ampliar

20 de febrero, 2020

En 2009 Bugatti buscaba un heredero del Veyron. Todo apuntaba a que el Galibier sería el elegido. Finalmente el proyecto se canceló. Ahora sabemos el porqué.

Bugatti siempre ha sido reconocido por sus hyper deportivos. Pero quizá nadie sabe que hace una década, la firma francesa tuvo que desechar el que hubiera sido uno de sus proyectos más ambiciosos: el Galibier.

Te puede interesar: El comprador del único Bugatti Chiron Hèrmes Edition recibe su joya

La idea era buscarle un heredero al Veyron cuando este dejara de existir y de ahí que presentaran el Bugatti 16C Galibier hace algo más de dos lustros. Instantáneamente se desataron todos los rumores pero ahora hemos sabido, según las declaraciones de unos de sus directivos a Hagerty, que tan pronto surgieron, se cancelaron… ¡por horrendo!

Sí, has leído bien, que el 16C Galibier no acabara saliendo a la luz no fue por otra cosa que por feo. “Nunca se contempló la idea de tener dos modelos de manera simultánea. El plan era buscar un heredero para el Veyron una vez se alcanzaran las 450 unidades producidas y luego empezar con el Galibier. Eso nunca llegó a suceder porque visto lateralmente parecía un perro salchicha”, tal y como ha confirmado a la web norteamericana el diseñador jefe de Bugatti Achim Anscheidt.

“El enfoque original de aquella berlina sedán de corte deportivo con unas líneas elegantes se truncó en el instante en el que se hizo caso a las ambiciosas y conflictivas peticiones que íbamos recibiendo de manera interna. Por detrás se veía como un bombín con ruedas”, concluye Anscheidt.

El desagrado de Ferdinand Pïech al ver el Galibier

Su diseñador asegura que «de lateral parecía un perro salchicha»

13 fotos

Ampliar

Sin embargo, el punto clave de su cancelación, el instante exacto en el que el proyecto se detuvo tuvo que ver con la visita a la fábrica de un “poderoso e influyente caballero de Salzburgo” (leyendo entre líneas se trataría de Ferdinand Pïech) quien al ver tal engendro dio la orden inmediata de cancelar el desarrollo del vehículo.

Entre los cambios mencionados por Hagerty hay un extra de 1.524 mm de longitud y casi 152 mm de altura, respecto a un Veyron. Pero si esas modificaciones no eran lo suficientemente dramáticas, el modelo también estaba equipado con un “pequeño maletero con forma de muesca para contentar las peticiones del siempre importante mercado chino”, confirma Anscheidt.

Lo que conocemos, mucho mejor

El interior del 16C Galibier estaba configurado para cuatro ocupantes.

13 fotos

Ampliar

 

Con el Galibier muerto, Bugatti podría haberse encontrado en una posición bastante comprometida de no tener un heredero digno del Veyron. Llenar el vacío en el último minuto recurriendo a las alianzas del Grupo Volkswagen (véase desarrollar un modelo que mezclara un poco de una y otro poco de otra) tampoco era viable. Pero con el respaldo de Walter de Silva, ex jefe de diseño del Grupo alemán, quien sí parecía haberle visto las orejas al lobo, el equipo de diseño se puso a urdir un plan B en el verano de 2011. Fue creado totalmente en secreto dentro del propio departamento.

Así, el día en el que Pïech canceló de manera definitiva el Galibier (hecho que ocurrió el 10 de mayo de 2012), cerca de la sala de reuniones había se ocultaba bajo una sábana la silueta del próximo modelo: así es como nació el Chiron.

Pero antes de acabar y aunque en su momento el Galibier parecía haberse enterrado de manera definitiva, ahora se vuelven a oír cantos de sirena ante la idea de Bugatti de poder lanzar una berlina de cuatro puertas de tintes deportivos”. Nunca digas nunca.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche