El Toyota Yaris Soho Multidrive 1.3 99 CV 2013, a prueba35

El Toyota Yaris Soho Multidrive 1.3 99 CV 2013, a prueba

18 Septiembre, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

El Toyota Yaris Soho Multidrive 2013 es un “urbanita” perfecto: compacto, con un cambio automático tipo CVT comodísimo y un eficiente motor de gasolina bastante ahorrador. Sin embargo, algunos detalles ensombrecen el resultado final, como su radio de giro algo elevado. Sigue leyendo y lo sabrás todo sobre él.

No valorado

Destacable

  • Imagen juvenil.
  • Cambio automático.
  • Marca reconocida y fiable.

Mejorable

  • Materiales plásticos.
  • Interior "poco sufrido".
  • Precio.

El Toyota Yaris Soho es una versión personalizada por la propia marca de su modelo más urbano. Exteriormente se diferencia del resto de Yaris por detalles como los retrovisores cromados, las luces traseras LED del híbrido (pero enmarcadas en color blanco, al igual que los faros delanteros), spoiler sobre el portón, llantas en dos tonos y un vinilo negro en el pilar C que le da un toque muy personal y hace que el coche parezca más largo de lo que realmente es.

Toyota ofrece el Soho por el mismo precio para la versión de gasolina y la diésel . En la prueba de hoy, el modelo elegido es el de gasolina con cambio CVT de variador continuo: va de maravilla en los vehículos pequeños como éste.

El día a día en el Toyota Yaris Soho Multidrive 1.3

El Yaris tiene buena pinta al acercarme a él. Las puertas presentan un ajuste correcto: el sonido de éstas al cerrarse y el tacto de los tiradores reafirman la sensación de estar ante un coche bien armado. Lamentablemente, los plásticos del salpicadero, paneles de puerta, etc. son algo más evidentes de lo deseable (el acabado en blanco exagera esa sensación). Es una pena, porque el diseño del panel interior es atractivo y moderno… Salvo el selector del cambio, idéntico al de las berlinas automáticas de los años ochenta, que resulta un poco anacrónico en un interior tan juvenil.

Prueba Toyota Yaris Soho 2013, interior, Rubén Fidalgo35
Los asientos traseros son confortables.

Los asientos recogen bien el cuerpo y rápidamente nos sentimos cómodos en el Soho, así que nos ponemos en marcha por la ciudad.

La buena visibilidad, la suavidad de la dirección y el cambio automático (eso de no pisar mil veces el embrague no tiene precio…) hacen que callejear con el Toyota Yaris sea coser y cantar. Aparcar tampoco es un problema gracias a sus recortadas dimensiones y a la cámara de marcha atrás. Los consumos por la city son bastante contenidos, alrededor de los 7 l/100km, y el Stop&Start enciende al instante y con suavidad el motor tras cada parada.

El maletero tiene una capacidad normal dentro de su categoría: es bueno para ir de compras y enorme si abatimos los asientos, pero insuficiente para el equipaje de 5 personas. Lo lleno y me preparo para el viaje.

En carretera me sigue encantando la transmisión CVT (la veremos en detalle más adelante). El coche es muy cómodo y, aunque las suspensiones son blandas, la estabilidad es buena. A la hora de realizar los adelantamientos conviene que nos anticipemos y seleccionemos el modo Sport para tener el cambio listo en la zona de par máximo. Si no hemos sido previsores, el último centímetro del recorrido del acelerador tiene una dureza mayor que, sobrepasada, pone el motor a régimen de potencia máxima y los casi 100 CV nos ayudan a terminar la maniobra con cierta solvencia, pero no nos engañemos, este modelo no es un cohete.

Prueba Toyota Yaris Soho 2013, La Robla, Rubén Fidalgo35
El Yaris tiene unas proporciones muy compactas.

La iluminación es buena en cruce, pero con las largas (lleva un único faro con lámpara de doble filamento, apagando las luces de cruce al poner las largas) queda un hueco por delante del coche con poca luz, al igual que los arcenes.

Por autovía, a 120 km/h, la mecánica va permanentemente por debajo de las 3.000 rpm salvo en los puertos, donde el CVT tiene que acortar el desarrollo para permitir que el pequeño propulsor de cuatro cilindros mantenga la velocidad. El gasto de carburante a este ritmo se estabiliza alrededor de los 6,6 l/100km.

El control de crucero, la climatización y los asientos hacen que los kilómetros pasen sin fatigarnos demasiado, pero aun así tendremos que parar con cierta frecuencia, ya que en el depósito de combustible no entran 40 litros: la autonomía es más bien justa.

La típica tormenta de verano nos sorprende y compruebo que el limpiaparabrisas de pantógrafo funciona muy bien y apenas deja un pequeño trozo sin limpiar. Lo malo es que cuando está en reposo ofrece mucha superficie al aire y produce ruidos aerodinámicos en cuanto superamos los 100 km/h.

Juntando todas estas reflexiones, llego a la conclusión de que, si bien el Yaris es un coche con un carácter eminentemente urbano, no se defiende nada mal en los viajes más o menos largos.

El cambio CVT del Toyota Yaris Soho

Los cambios de variador continuo tienen la tremenda ventaja de contar con un número de relaciones de cambio infinito. De este modo, siempre mantenemos el motor en el régimen óptimo para cada necesidad. Hay que acostumbrarse a su funcionamiento, ya que, en lugar de variar de revoluciones con la velocidad, lo normal es que el ritmo se modifique, pero el régimen del propulsor no, algo que nos hará pensar que el coche tiene peor aceleración de lo que el cronómetro confirma.

Prueba Toyota Yaris Soho 2013, interior, Rubén Fidalgo35
El volante tiene un buen tacto.

Con un cambio por variador continuo, cuando pisamos el acelerador a fondo el motor se pone a régimen de potencia máxima (que en el Yaris es cerca de las 6.000 rpm) mientras ganamos velocidad; el variador va alargando el desarrollo manteniendo siempre la mecánica en la zona de mayor potencia. En cuanto alcanzamos el ritmo deseado y levantamos el pie, el variador alarga el desarrollo al máximo con el fin de viajar al menor número de revoluciones posible para mantener esa velocidad con el menor consumo.

Esta manera de funcionar hace que tengamos poco freno motor y que cuando queramos acelerar el variador primero tenga que adaptar su relación de cambio. En el Yaris podemos paliar estos problemas de dos maneras:

  • Cambiando de marcha de manera manual mediante las levas o la palanca selectora. Disponemos de 7 relaciones de cambio preconfiguradas y podremos elegir entre ellas la que más nos convenga: es rápido y sin trompicones, una delicia.
  • Seleccionando el modo Sport. El variador continuo, en lugar de buscar el mayor desarrollo de cambio posible para bajar las revoluciones al ir a punta de gas o sin gas, siempre mantendrá la relación de cambio en la que el propulsor esté en el régimen de par máximo. Esto proporciona más freno motor y, sobre todo, la máxima capacidad de respuesta cuando acariciamos el acelerador. Una idea excelente.

Este tipo de cambios funciona francamente bien con motores de poca cilindrada, porque siempre pueden estar en el régimen óptimo para cada necesidad. La transmisión del Yaris es capaz de alcanzar un desarrollo máximo bastante largo, de modo que podemos rodar a 120 km/h a poco más de 2.500 rpm, un régimen muy bajo para un propulsor de gasolina de poco cubicaje. El resultado es que llaneando por autovía el consumo baja drásticamente.

El Toyota Yaris Soho Multidrive 2013, en la pista de pruebas

Algo que me gusta mucho del Toyota Yaris Soho es que es un coche muy coherente con su planteamiento: es un vehículo urbano que no necesita grandes llantas, ni faldones, ni suspensiones rígidas, etc. En el circuito, aunque no es un “destroza-cronos”, se nota esa homogeneidad. La amortiguación tiende al confort y los tiempos de espera son algo largos, pero como va “calzado” con una medida muy normal de neumáticos, las reacciones son de lo más sano.

Prueba Toyota Yaris Soho 2013, motor, Rubén Fidalgo35
El motor y el cambio CVT funcionan muy bien.

El Yaris es un coche muy fácil de conducir para cualquiera y el cambio CVT -al no tener transiciones entre las marchas- ayuda a que no haya transferencias de peso bruscas que lo desequilibren. Su instinto natural es bastante subvirador: tiende a hacer la curva más abierta de lo que indicamos con el volante, pero lo realiza de forma muy progresiva y el ESP entra en acción para “meter el morro” en el giro si la deriva es exagerada, siempre sin asperezas ni reacciones raras.

Los frenos son una gozada: detienen el Yaris en distancias muy cortas y además tienen un tacto muy fácil de dosificar. Gracias a sus generosas dimensiones, aguantan bien el trabajo, lo que es importante en un coche que tiene poco freno motor. Los discos de freno traseros me han sorprendido por su diámetro.

En la maniobra de esquiva el coche acusa su tendencia subviradora, pero es muy estable. En ningún momento se tiene la sensación de poder volcar y el ESP se puede concentrar en que la trayectoria sea lo más limpia posible.

En definitiva, es un coche que busca la nobleza y facilidad de conducción: el resultado es un vehículo seguro para los menos expertos y con una buena capacidad de frenado.

La prueba del Toyota Yaris Soho 1.3 Mutidrive, en vídeo

Conclusión

El Toyota Yaris Soho 2013 es una buena alternativa si necesitas un coche urbano, cómodo, muy fácil de manejar y con algo de personalidad. Exteriormente, el acabado Soho “engancha” con sus detalles exclusivos, como el vinilo en el pilar C o los marcos de los faros y pilotos en blanco. Dentro, el contraste entre las partes blancas y negras del interior es algo más particular. No debe asustarte que se ensucien las zonas claras, pues, aunque lo harán, son de plástico muy fácil de limpiar con un paño y algo de jabón.

Prueba Toyota Yaris Soho 2013, La Robla, Rubén Fidalgo35
El Yaris es cómodo en ciudad y en carretera.

Es confortable por suspensiones y postura al volante, bien equipado, de conducción sencilla gracias a su cambio automático CVT y con un toque “chic” que lo distingue del resto de modelos urbanos. Sin duda es muy recomendable, aunque su precio está cercano al de un vehículo compacto algo más básico, pero más espacioso.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Toyota Yaris, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Toyota Yaris puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Rubén Fidalgo 18 Septiembre, 2013

El yaris tiene un diseño que aguanta bien el paso de los años.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba