El Peugeot RCZ-R, en Nürburgring4

El Peugeot RCZ-R, en Nürburgring

13 Noviembre, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Gracias a su mayor potencia y, sobre todo, a la puesta a punto de sus suspensiones y aerodinámica, el Peugeot RCZ-R es capaz de recortar nada menos que 2 segundos por kilómetro a su hermano de 200 CV sobre el exigente trazado de Nürburgring.

El Peugeot RCZ-R, en Nürburgring4

Tras haber probado el Peugeot RCZ en su versión de 200 CV, puedo afirmar que la puesta a punto de su bastidor es muy buena, con un gran compromiso entre “facilidad” y eficacia. Con todo lo que han modificado en cuanto a geometrías y durezas, el nuevo Peugeot RCZ-R con 270 CV promete ser un verdadero deportivo mucho más eficaz.

Conseguir que el RCZ-R recorte nada menos que 2 segundos en cada uno de los 20,8 km del trazado actual de Nürburgring (antiguamente esta pesadilla de los pilotos contaba con 28,3 km) respecto a su hermano de 200 CV es una prueba definitiva de que los trabajos realizados en las suspensiones y en la aerodinámica ha cumplido su función.

Peugeot RCZR 270 CV4
El spoiler trasero aumenta de tamaño para sujetar el eje contra el suelo.

Empezando por su mecánica, el 1.6 de cuatro cilindros sobrealimentado se ha apretado al máximo para extraer nada menos que 270 CV y un par máximo de 330 Nm constantes entre 1.900 y 5.000 rpm, lo que garantiza una respuesta al acelerador contundente en un enorme rango de revoluciones. Gracias a su escasa cilindrada, el grupo motriz apenas aporta peso por delante del eje delantero, lo que redunda en un buen comportamiento dinámico.

Para lograr que una potencia específica de nada menos que 169 CV/litro no suponga un problema de cara a la fiabilidad, el motor EP6CDTR ha sido sometido a una evolución en la que se han incorporado unos pistones Mahle forjados en aluminio y directamente desarrollados para competición, adaptados al nuevo ratio de compresión de 9,2:1 que permite la mayor presión de alimentación del turbocompresor.

Peugeot RCZR 270 CV4
Los asientos tienen un aspecto excelente.

También el bloque, la refrigeración y la lubricación han mejorado para adaptarse a los mayores esfuerzos presentes en esta mecánica formidable. Un intercooler de mayores dimensiones, nuevo turbo twin scroll, embrague y caja de cambios reforzados completan la puesta a punto mecánica.

En cuanto al chasis, el RCZ-R reduce su distancia al suelo en 10 mm para bajar su centro de gravedad y reducir el flujo de aire bajo el vehículo con el fin de pegarlo más al asfalto a altas velocidades, algo a lo que contribuye su mayor spoiler trasero. Para aumentar su estabilidad, se han aumentado las anchuras de vías y se ha incorporado un diferencial delantero Torsen para que no se pierda ni un solo caballo de potencia en las aceleraciones saliendo de las curvas.

Gracias al trabajo del diferencial delantero se han podido aumentar la rigidez de las estabilizadoras así como sus soportes, de modo que el Peugeot RCZ-R gira aún más plano que sus hermanos y reduce los tiempos de espera en cada trazado.

Para completar el trabajo en la parte dinámica, los discos de freno crecen hasta los 380 mm de diámetro, necesitando de unas enormes llantas de 19 pulgadas para albergarlos, con neumáticos 235/40-19 desarrollados por GoodYear con dibujo asimétrico.

Los pedidos del nuevo Peugeot RCZ-R comienzan a partir del 18 de noviembre.

Vídeo prueba Peugeot RCZ 200 CV

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba