El nuevo motor de gasolina de Renault se fabrica en Valladolid

El nuevo motor de gasolina de Renault se fabrica en Valladolid

11 diciembre, 2017

El nuevo motor de gasolina de Renault, que ha sido desarrollado en colaboración con sus socios de alianza (Nissan y Mitsibushi) y el grupo Daimler, ya está disponible para el Scénic y el Grand Scénic y, progresivamente, se introducirá en otros modelos de la gama Renault a lo largo del año 2018.

Renault acaba de lanzar un nuevo motor turboalimentado de gasolina con inyección directa de 1,3 litros de cilindrada que se ofrece en tres niveles de potencia: Energy TCe 115 con caja manual, Energy TCe 140 y Energy TCe 160, estos últimos con doble oferta de cajas de velocidades, caja manual y caja automática de doble embrague EDC.

El nuevo motor de gasolina de Renault ha sido desarrollado conjuntamente entre la Alianza (Renault, Nissan y Mitsubishi) y Daimler y se fabricará para todo el mundo en la factoría que la marca tiene en Valladolid. Estrenado en primicia en las gamas Renault Scénic y Renault Grand Scénic, se ofrecerá progresivamente en otros modelos de la gama Renault a lo largo de 2018.

Esta nueva mecánica turboalimentada de gasolina de Renault proporciona, según la marca, más placer de conducción, con un mejor par a bajo régimen y una mayor y constante disponibilidad a alto régimen, a la vez que reduce el consumo y las emisiones de CO2.

“Este motor, que responde a la vez a los estándares de calidad de la Alianza y de Daimler, ha necesitado más de 40.000 horas de ensayos”, ha señalado el vicepresidente mundial de la alianza, Philippe Brunet.

La nueva gama de motores de gasolina de Renault, en vídeo

El nuevo motor de gasolina de Renault integra las innovaciones desarrolladas estos últimos años dentro de la Alianza. De esta forma, incorpora la tecnología Bore Spray Coating, un revestimiento de los cilindros que, procedente del motor del Nissan GT-R, mejora la eficiencia al reducir al mismo tiempo las fricciones y optimizar la conductividad térmica.

Por otro lado, la inyección directa de gasolina ha aumentado la presión a 250 bares y, gracias a una cámara de combustión específica, se ha optimizado la mezcla con el aire, lo que ha permitido, según la firma, mejorar la sensibilidad del motor y reducir emisiones y consumos.

También cuenta con la tecnología «Dual Variable Timing Camshaft», que controla las válvulas de admisión y de escape en función de la demanda del motor. De todo ello resulta un mayor par a bajo régimen y un mayor par disponible, de manera lineal, a alto régimen.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba