*

El nuevo BMW 520d 2017 a prueba54

El nuevo BMW 520d 2017 a prueba

4 Julio, 2017 por

La nueva generación del BMW Serie 5 ha llegado al mercado como uno de los automóviles más avanzados de mundo. Examinamos a fondo toda esta tecnología a bordo del que seguramente sea el más razonable: el BMW 520d con un motor de muy buenas prestaciones y unos consumos que ya los quisieran para sí la mayoría de utilitarios.

Nuestra valoración: 8,0 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 8

Notable

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 10

Excelente

Destacable

  • Consumos muy bajos
  • Confort de marcha
  • Iluminación

Mejorable

  • Precio de opciones
  • Interior soso
  • Formas del maletero irregulares

Con cada nueva generación se introducen las últimas novedades que hay disponibles. Esto hace que el nuevo BMW Serie 5 tenga un nivel tecnológico que supera en algunos aspectos al propio Serie 7. BMW ha dotado a su nueva berlina media de todos los sistemas de última generación que hay disponibles en el mercado, especialmente en el apartado de los asistentes de conducción avanzada.

Para comprobar el nivel alcanzado por esta nueva generación hemos elegido la que probablemente sea la versión más demandada por el mercado, el BMW 520d con el motor diésel de 190 CV y cambio automático. Debo insistir en lo de “probablemente”, ya que las ventas de mecánicas diésel están cayendo en picado mientras aumentan las de las motorizaciones de gasolina e híbridos, de modo que puede que el Serie 5 más demandado deje de ser éste, pero bueno, la elección está hecha y, en cualquier caso, es una buena opción.

El nuevo Serie 5 supone una enorme mejora en tecnología frente a su predecesor y, aunque su estética es demasiado continuista, deja claro que se trata de un vehículo superior. Eso sí, sus rivales también se han puesto al día (bueno, no, el Audi A6 sigue siendo más veterano) y su nivel es muy elevado también. Ya sé que es un tópico recurrir a Mercedes para tomar referencias para BMW, pero es que es su rival natural y, en el caso del Serie 5, el Mercedes E 220d probado hace unas semanas (puedes ver su prueba al final de este artículo, en el apartado “te puede interesar”) me dejó claro que todavía mantienen la delantera en algunas cosas, aunque el 520d de esta prueba me ha gustado más en otras, como iréis viendo a lo largo de la prueba.

Un Serie 7 a escala

El nuevo BMW Serie 5 es casi como un Serie 7, tanto por tamaño y diseño como por equipamiento tecnológico.54
El nuevo BMW Serie 5 es casi como un Serie 7, tanto por tamaño y diseño como por equipamiento tecnológico.

Tanto por diseño como por tecnología, el BMW Serie 5 actual se puede considerar un 7 a escala. Si los ves por separado cuesta identificar cuál es cuál, sólo el tamaño y algunos rasgos los distinguen. Esto no es bueno ni malo, va en cuestión de gustos. Hay quien opina que lo razonable es que alguien que pague más por su coche obtenga un plus en cuanto a diseño y apariencia y quien cree que por qué hay que renunciar a una imagen determinada si no quieres cargar con un coche de dimensiones excesivas.

Lo que está claro es que los alemanes parecen haber acertado con su política de que sus gamas tengan un claro aire de familia y que desde el Serie 1 hasta el Serie 7 uno tenga claro al primer golpe de vista que lo que tiene delante es un BMW.

En el caso de la unidad probada esto se cumple. Se mire por donde se mire uno ve un BMW de principio a fin y, pese a la discreción de la pintura gris metalizada, el 520d llama la atención, tanto por el día como por la noche, con los llamativos pilotos traseros con tecnología LED, que nos hacen muy visibles sin deslumbrar.

En el plano tecnológico también estamos ante un coche muy cercano a su hermano mayor. De hecho, esta unidad probada contaba con casi todos los gadgets que hay para el Serie 7 y que te describimos en detalle y con vídeos en esta prueba del BMW 750d xDrive.

BMW se ha dejado comer terreno en diseño por Mercedes.54
BMW se ha dejado comer terreno en diseño por Mercedes.

A los alemanes no les gusta demasiado correr riesgos y hacer cambios radicales en sus diseños con la llegada de las nuevas generaciones. Esto tiene la ventaja de que no deprecias demasiado a la versión anterior y conservas la imagen de marca, pero se corre el riesgo de caer en el inmovilismo y que los rivales te adelanten por la derecha, como en cierto modo le está pasando a BMW con Mercedes. Los de la estrella han arriesgado y han cambiado por completo su imagen de marca y, por primera vez en décadas, superan a los de Múnich en ventas.

En el caso del nuevo Serie 5 el diseño es atractivo pero demasiado parecido al anterior y al Serie 7. Para tener claras las diferencias habría que aparcarlos a los tres juntos.

Lo que es indiscutible es que la calidad de fabricación de esta generación es muy buena y que el esfuerzo puesto en elementos como la seguridad y la aerodinámica han dado sus frutos. Equipado con el pack Efficient Dynamics, la unidad probada tiene la rejilla delantera activa (se cierra la entrada de aire a través de los riñones para mejorar la aerodinámica y sólo abre cuando es necesaria más refrigeración), las pinzas de freno retraen los pistones para que las pastillas no rocen en absoluto los discos de freno… con todo ello se logra reducir al mínimo los rozamientos y la verdad es que me ha sorprendido cómo se puede aprovechar la inercia en este coche.

Para aclararlo con cifras, en el viaje de Madrid-Vigo, que son unos 600 km, el BMW 520d ha rodado sólo con su inercia nada menos que 47 km.

El BMW Serie 5 es una de las berlinas más aerodinámicas del mundo. Para lograrlo, además de la rejilla frontal, se emplean elementos como los winglets tras los pasos de rueda delanteros, que reducen la presión del aire que se genera en los guardabarros, así como las turbulencias.

La silueta del Serie 5 es muy aerodinámica.54
La silueta del Serie 5 es muy aerodinámica.

El fondo del coche va completamente carenado, el parabrisas muy tendido y con las escobillas ocultas, los retrovisores muy perifilados… el diseño general del coche es tan fluido que no ha sido necesario recurrir a demasiados artilugios para reducir los vórtices aerodinámicos que sí se ven en otros modelos (las típicas ranuras y relieves en las bases de los retrovisores, en los laterales de los faros…).

También los cristales se han enrasado a la perfección y las uniones entre las puertas y capós con la carrocería dejan unos huecos de menos de 4 mm, algo que deja claro el nivel de perfección en los ajustes que han logrado durante la fabricación del coche.

Los faros delanteros me han llamado la atención por la calidad de su iluminación, entre los mejores que he probado, incluso los antiniebla frontales proporcionan mucha luz y un haz muy ancho. También en las luces traseras me he llevado una grata sorpresa, con unos pilotos de tecnología LED que nos hacen muy visibles y proporcionan seguridad, además de tener sus ventajas estéticas también.

Lo mejor es que toda esta aerodinámica no pasa factura en el lado práctico. El Serie 5 tiene unas puertas amplias y acceder al interior no es incómodo ni ha sido necesario un techo muy bajo en la parte trasera. Por ponerle un pero en el lado práctico, éste está en la tapa del maletero, que deja una boca de carga pequeña.

En definitiva, su diseño puede gustar más o menos y ser sobrio o no, pero su calidad de construcción y la eficacia lograda en cuanto a aerodinámica y seguridad (pocos perfiles expuestos ante atropellos, capó activo, zonas de deformación programada…) está entre las mejores del mercado actual.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com