*

El nuevo Audi Q5 2.0 TDI Design automático 2017, a prueba51

El nuevo Audi Q5 2.0 TDI Design automático 2017, a prueba

6 Julio, 2017 por

El Audi Q5 se ha renovado por completo para plantar cara a una competencia cada vez más dura y en un segmento que está que arde, el de los SUV medianos, una categoría que cada vez está más en auge y atrae a compradores que vienen de otras categorías en las que el confort y la tecnología son muy valorados.

Nuestra valoración: 6,8 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 6

Bueno

Equipamiento 6

Bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Imagen de marca
  • Consumos ajustados
  • Confort de marcha

Mejorable

  • Espacio en plazas traseras
  • Precio de las opciones
  • Manejo del sistema multimedia

La segunda generación del Audi Q5 ha llegado después de 7 años de éxito de la primera y lo hace con una gran baza a su favor: tomar como plataforma de partida la MLB Evo del Audi Q7. Esto significa que el SUV mediano de Audi se beneficia de todas las ventajas de un modelo de nivel superior, como el poder contar con suspensión neumática, los sistemas de asistencia avanzada a la conducción, sus mecánicas… pero por encima de todo, que cuando lo conduces tienes la sensación de ir en un coche de categoría superior, con una calidad de rodadura envidiable.

Para esta prueba en profundidad del nuevo Q5 hemos elegido la que probablemente sea la versión más vendible, con el motor 2.0 TDi de 190 CV asociado al cambio DSG de 7 velocidades y tracción Quattro. Además, se trata del nivel de acabado Design Edition, que cuenta con una serie de packs de equipamiento con un precio especial muy ventajoso.

En esta prueba me ha quedado claro que se trata de un modelo claramente enfocado a la comodidad y facilidad de conducción, con un rodar de gran berlina, silencioso, suave y confortable.

Las prestaciones del motor son correctas pero uno espera más cuando le dicen que bajo el pie derecho hay 190 CV, no es la primera vez que me pasa con esta mecánica en otros modelos que he probado con ella (como el Skoda Superb 190 CV DSG).

Frente a su predecesor, el nuevo Q5 representa un claro paso adelante en todos los apartados salvo en el estético, que es en el que menos evolución se aprecia a primera vista, algo que tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero muy en sintonía con la fobia de los alemanes a los cambios radicales. Si algo gusta, ¿para qué cambiarlo?.

El Audi Q5 frente a sus rivales

El Audi Q5 emplea la misma plataforma que el Q7 y se beneficia de su tecnología.51
El Audi Q5 emplea la misma plataforma que el Q7 y se beneficia de su tecnología.

El Q5 se posiciona dentro de los SUV con cierto nivel de lujo y representación, lo que se suele denominar “premium” y entre sus rivales principales está el Mercedes GLC, un modelo también bastante reciente, el BMW X3 (éste ya con más años a sus espaldas y un relevo próximo) o el exótico Alfa Romeo Stelvio.

Frente al Mercedes, el Audi tiene un diseño tal vez demasiado continuista frente a su predecesor que le resta frescor, mientras que el modelo de la estrella ha sufrido un cambio tan radical frente a su predecesor- el GLK- que se percibe como mucho más actual. A nivel de calidades y rodadura los dos andan muy parejos y algo por encima del modelo de BMW, al que se le notan los años de manera clara.

Por desgracia no tengo referencias personales del Stelvio ya que sólo he podido verlo en un par de salones y en al ser adelantado por alguno en mi recorrido habitual por la A6. Estéticamente el italiano es algo más exclusivo, pero tampoco me parece que esté a la altura de lo que uno espera de un coche nacido en la cuna del estilo automovilístico.

Otros rivales podrían ser el Infiniti QX50, un automóvil con una calidad de fabricación formidable y todavía más exclusivo que el trío alemán, pero que no acaba de cuajar en el mercado español pese a tratarse de un producto excelente.

Frente a ellos, el Q5 tiene la ventaja de ser el más reciente (al menos hasta ahora) y el contar partir de una plataforma de un modelo superior, algo que se nota en la suavidad de marcha y la calidad percibida que transmite.

El diseño es más elegante y equilibrado, pero no hay cambios radicales.51
El diseño es más elegante y equilibrado, pero no hay cambios radicales.

Éste es un apartado muy subjetivo. Hay quien opina que el hecho de que una nueva generación no signifique una ruptura radical con su predecesor es bueno. Personalmente coincido en parte con esta idea, pero también creo que algo nuevo tiene que notarse que es nuevo y el Q5 actual no se percibe como una nueva generación al primer golpe de vista, aunque si lo examinamos en detalle no comparten ni un tornillo.

El color blanco de la unidad de pruebas tampoco ayuda a marcar más las sutiles diferencias que hay entre uno y otro. El nuevo tiene una silueta con los perfiles más marcados y unos rasgos más rotundos que le dan un aspecto más deportivo y moderno, pero la pintura blanca “aplana” esos relieves.

En la vista frontal es, tal vez, donde más destaque el nuevo diseño. El motivo es la coraza delantera que en Audi bautizan como “Single frame”. Su perfil en aluminio satinado tampoco destaca demasiado sobre el color blanco, pero en otras unidades en colores más oscuros sienta realmente bien esta calandra.

Los faros son algo más rasgados y son full LED con función de asistente de luz de carretera. Su rendimiento es francamente bueno y ayudan a reducir la fatiga y mejorar la seguridad en los viajes nocturnos.

La parte trasera es totalmente nueva aunque se parezca mucho a la precedente. Audi vuelve a utilizar unos pilotos ubicados en el paragolpes para que la zaga quede iluminada y visible cuando abrimos el portón, pues éste se lleva los pilotos principales consigo al abrirlo. Personalmente creo que lo mejor sería poner estos pilotos en el interior de cofre trasero, en los laterales, como sucede en el Audi A1. En los parachoques están muy expuestos a golpes y, de hecho, es frecuente verlos rotos o dañados.

En la vista lateral destacan, en el caso de esta unidad, las llantas de nada menos que 20 pulgadas. Los diseños actuales de los coches hacen que para que resulten proporcionados se tenga que recurrir a unos neumáticos con unas medidas absurdas.

Los acabados son buenos y transmite la sensación de ser un coche robusto y bien armado en todo momento. Las puertas son amplias y dejan un cómodo acceso al interior, en parte también por la altura a la que se encuentra la banqueta.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Rubén Fidalgo

Vinculado con el mundo del automóvil desde la infancia, ha trabajado como restaurador de coches clásicos, gerente de concesionario oficial, responsable de posventa en servicio multimarca y monitor en escuela de perfeccionamiento de técnicas de conducción. Lo sabe todo en esto del motor... y sigue aprendiendo cada día.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com