El Mazda MX-5 Red Heritage Soft Top 2018 a prueba

El Mazda MX-5 Red Heritage Soft Top 2018 a prueba

30 agosto, 2018

El Mazda MX-5 es un top ventas que año tras año y, para celebrarlo, a lo largo de su vida ha contado con varias ediciones especiales. Hoy nos ponemos a los mandos de esta versión con un toque clásico gracias a su combinación de colores y completo equipamiento.

Nuestra valoración: 7,8 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 8

Notable

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 8

Notable

Destacable

  • Relación precio/producto
  • Disfrute máximo
  • Fiabilidad

Mejorable

  • Antena de la radio
  • Joystick multimedia
  • Tapa del maletero pequeña

Mazda hizo muy bien las cosas con este proyecto y, aunque puso mucho conocimiento y esfuerzo en su desarrollo, jamás se imaginó que el Mazda MX-5 se acabaría convirtiendo en el descapotable de dos plazas más vendido de la historia, un éxito sin precedentes que se ha convertido, además, en la esencia del “jinba ittai” de Mazda. Aunque ya catamos su última generación en esta prueba del Mazda MX-5, no hemos podido resistirnos a someter a prueba a esta edición especial Red Heritage Soft Top del Mazda MX-5.

El Mazda MX-5 es en el mundo de los coches como los huevos fritos con chorizo en la gastronomía. Los habrá más lujosos, más potentes, más grandes… pero hasta el más sibarita pone los ojos en blanco cuando moja el pan en la salsa de este pequeño roadster. Si de verdad se trata de disfrutar de un coche, de su conducción… no hace falta nada más que un Mazda MX-5.

Tal vez suene pretencioso, pero es así. No hay nada en el mercado por menos de 30.000 euros que se disfrute como este coche, y por más tampoco, salvo que de lo que nos guste disfrutar sea de otras cosas. Sí, existe el caviar e incluso se aderezan con oro las ensaladas, pero el MX-5 es más sabroso que la inmensa mayoría de sus rivales, por más apellidos de alta alcurnia, caballos y cueros selectos que luzcan.

Por qué es el Mazda MX-5 el mejor del mercado

Su potencia es suficiente para hacernos sentir pilotos, pero no tanta como para complicarnos la vida. Su conducción es precisa y divertida sin llegar a velocidades estratosféricas a las que sólo una élite tiene los reflejos suficientes como para mantener el control y, por si fuera poco, su ridículo peso hace que su consumo y costes de uso sean menores que los de muchos utilitarios. Con sólo 1.050 kg de peso en orden de marcha, este juguete saca consumos por debajo de los 6 l/100 km en carretera, apenas gasta ruedas ni frenos y no te quitas la sonrisa tontorrona de la cara desde que te sientas en él hasta que lo pierdes de vista después de haberlo aparcado.

Esta unidad de pruebas en una edición especial denominada Red Heritage Soft Top por el exclusivo color burdeos de su capota. Para mi gusto, la combinación del color gris de su pintura y el tono de la capota es exquisita, pero la cosa se queda un poco a medias con un interior acabado en cuero beige que no pega ni con cola. Si en su lugar hubiesen elegido un color rojo similar al de la capota para cubrir la parte del interior en lugar de ese marrón claro, el resultado sería sublime. Si lo dudas, puedes echar un vistazo a la recreación que hemos hecho para simularlo en nuestra galería de fotos.

A lo largo de la historia del Mazda MX-5 han existido varias series especiales y han conservado bastante bien su cotización. Teniendo esto en cuenta, este Red Heritage Soft Top se convierte en una pieza interesante. Disfrutarás tanto como con cualquier otro MX-5, su precio es menor que el de un Sport y encima es probable que conserve una cotización más alta en el futuro. Compra maestra.

Diseño El más cool sin derroches

El MX-5 Red Heritage recurre a trucos clásicos en su estética.
El MX-5 Red Heritage recurre a trucos clásicos en su estética.
Ampliar

A lo largo de los 29 años de historia del Mazda MX-5 han sido frecuentes las series especiales como la de este Red Heritage. En esta ocasión, hemos querido unirlo a un ejemplar de la segunda generación (conocido como NB), concretamente con el acabado Hit y un tono de pintura también gris.

Las proporciones apenas han variado, con un largo frontal, los dos pasajeros sentados con las caderas justo por delante del eje trasero y a un palmo del suelo. Son las señas de identidad de un roadster clásico.

La capota en color granate es la principal característica de esta edición especial y estéticamente le sienta de maravilla en combinación con ese tono gris titanio de la carrocería.

Los acabados son muy buenos y todo ajusta a la perfección, incluso la sencilla capota, que tiene el mecanismo de cierre más rápido, eficaz y fiable del mercado. En apenas 2 segundos, capotamos o descapotamos el Mazda MX-5 desde cualquiera de los dos asientos delanteros gracias a un único cierre central y a lo accesible que queda tanto para desplegar como para plegarla a mano.

Una ventaja del Soft Top frente al RF es el espacio interior. Si mides más de 1,8 m de estatura, tendrás problemas para la cabeza en el RF, mientras que en el de capota blanda este problema no llega hasta la cota de los 1,9 metros.

Algo que ha empeorado con respecto a las generaciones anteriores y que hemos podido constatar en esta comparativa con el NB es la capacidad del maletero. Su volumen es mayor en el modelo actual (a costa de eliminar la rueda de repuesto), pero su acceso es mucho más limitado por una boca de carga más pequeña.

Un detalle que también nos ha permitido el juntar estos dos ejemplares es comprobar la evolución en la rigidez torsional del chasis del MX-5, que ha mejorado una barbaridad. Nunca ha sido el punto débil del pequeño roadster de Mazda, pero es que el MX-5 actual es sobresaliente en este apartado, con unas torsiones mínimas incluso en los apoyos más fuertes.

En definitiva, el Red Heritage Soft Top es un roadster clásico, que enamora a la vista, llama la atención, está bien hecho, es coqueto y da más servicio del que parece gracias a un maletero que nos dejará llevar el equipaje suficiente para disfrutar de una escapada en la que lo que más disfrutaremos es el propio recorrido del viaje.

Interior Una pena que no combine con la capota

Es una pena que el color de los asientos no vaya a juego con la capota.
Es una pena que el color de los asientos no vaya a juego con la capota.
Ampliar

Como decía en la entrada, es una pena que el interior del Mazda MX-5 Red Heritage Soft Top no vaya a juego con la capota. Si las partes que se ven en color beige en vez de ese color combinasen con un tono burdeos con la cubierta de lona, el MX-5 sería ya perfecto. No es que así sea feo, pero, ya que se llama Red (rojo) y buscamos una combinación clásica, el cuero rojo sería la guinda del pastel.

En el interior del MX-5 no hay sitio para muchos esparavanes, pero uno se siente cómodo en él. Los asientos tienen una buena ergonomía, la postura de conducción es perfecta y todo nos queda a mano. Sólo hay dos cosas que podemos criticar de su interior:

  • La posición de la ruleta y mandos del sistema multimedia: está entre los asientos y demasiado enrasada con la palanca de cambios, de modo que a veces vamos a rozarla con el antebrazo al cambiar de marcha. Tampoco los posavasos me parecen cómodos, pero al menos éstos se pueden quitar.
  • El incómodo bulto que hay en el suelo de los pies del copiloto. Sospecho que es para dejar espacio para que el catalizador no tueste el suelo del MX-5, pero roba bastante espacio y hace que en viajes largos a veces no sepamos cómo colocarnos para cambiar algo de postura.

Por todo lo demás, el interior del MX-5 resulta ideal para disfrutar de este Mazda al aire libre. El cortavientos trasero y las ventanillas evitarán que el viento nos moleste demasiado a velocidades elevadas, el sistema de climatización es eficaz, los asientos calefactados nos permitirán descapotar aunque haga frío… Al final iremos siempre descapotados en él y sólo si llueve o hace demasiado calor querremos capotar.

Sí, has leído bien, los descapotables no son para torrarse los días de verano, son para disfrutar del sol los días más bien frescos, darse un baño de luna en las noches de verano, etc. El sol y el calor excesivos resultan muy molestos en estos coches. Por suerte vivo en Galicia, con un clima perfecto para disfrutar de un descapotable, aunque parezca lo contrario.

Motor El matrimonio ideal

El motor de 2 litros tiene una respuesta muy lineal y unas excelentes prestaciones.
El motor de 2 litros tiene una respuesta muy lineal y unas excelentes prestaciones.
Ampliar

A la espera de probar en pocas semanas el motor 1.5 al que tenemos muchas ganas, de nuevo nos sentamos a los mandos de la versión 2.0 de 160 CV que ya se ofrece con una potencia incrementada por encima de los 180 CV.

Este motor es una verdadera roca por fiabilidad gracias a su sencillez. A ver, no es un motor simple, dispone de distribución variable y todas las exquisiteces de un motor de gasolina de última generación, pero nada de turbos ni complicaciones extremas… Ni siquiera está muy apretado, y se conforma con una potencia específica de apenas 80 CV/litro.

El tacto de este motor es una delicia. Su entrega de potencia es muy progresiva y aquí se halla gran parte del encanto del MX-5. Pese a que se trata del mismo coche que el Abarth 124, su única diferencia es la mecánica y el Mazda es mucho más agradable de conducir, incluso cuando se trata de clavarle las espuelas. Parte de la causa está en la brusquedad con la que llegan los caballos en el motor sobrealimentado italiano.

En el MX-5 todo es más progresivo. El motor sube de vueltas que es una maravilla y lo mismo podemos recuperarnos desde apenas 1.500 rpm sin la menor vibración o rodar tranquilamente entre las 1.500 y 3.000 rpm que estirarlo hasta casi 7.000 rpm, con una entrega de par y potencia a partir de las 4.000 revoluciones que es una delicia si queremos ir rápido.

La caja de cambios es la compañera ideal de esta mecánica. Me atrevo a decir que nadie hace unos selectores de cambio tan deliciosos como Mazda, pero es que, en el caso del MX-5, es una maravilla. La timonería va directa a la caja, sin reenvíos ni articulaciones, y su precisión es una delicia. La palanca apenas levanta un palmo, pero queda perfecta cerca del volante y con recorridos cortos e inserciones precisas. Da gusto usarla, hasta tal punto que cambiaremos de marchas más de lo necesario sólo por el placer de manejarla.

El Mazda MX-5 envía la fuerza siempre al eje trasero y en estas versiones más potentes añade un diferencial autoblocante para mejorar la motricidad y garantizar que avancemos en todo momento.

Todo está perfectamente equilibrado en el MX-5. El desarrollo de la primera generación se gestó durante más de una década hasta tener definido por completo el coche. Esto permitió que ya el primero fuese un coche excepcional y que con los años haya sido sencillo irlo mejorando progresivamente.

Al pesar tan poco, no necesita unos frenos con unos discos enormes. Unas sencillas llantas de 17 pulgadas y neumáticos de sólo 205 mm de ancho son ya más que suficientes para mantenerlo atado al asfalto. Esto permite que las masas no suspendidas sean mínimas y que el MX-5 se ría de rivales mucho más potentes y caros, con un paso por curva y una capacidad de frenada que son la envidia del mercado.

El MX-5 tiene un esquema técnico muy probado, fiable, sencillo, eficaz… y, con 160 CV por tonelada, tiene una relación peso potencia casi perfecta.

Comportamiento Disfrute sin igual

El MX-5 hace gala de un comportamiento impecable y hace que a sus mandos se disfrute como en ningún otro coche.
El MX-5 hace gala de un comportamiento impecable y hace que a sus mandos se disfrute como en ningún otro coche.
Ampliar

Conducir un Mazda MX-5 es tan adictivo que al final no te quieres bajar de él. Una clara demostración de esto es que en el mercado de segunda mano abundan muchísimas unidades con más de 200.000 km en su odómetro, una cifra poco frecuente en un coche cuyo uso es principalmente lúdico. Uno no se compra un MX-5 pensando en un coche para viajar, pero al final acaba usándolo todo lo que puede porque es una verdadera gozada hacerlo.

En ciudad es un coche muy divertido, porque su tamaño es ridículo y te encuentras callejeando con mucha agilidad. Incluso las plazas de aparcamiento parecerán grandes con él, especialmente cuando aparquemos en batería, donde sobrará espacio a lo ancho. Lo malo de usarlo en la urbe es que es muy bajo y esto acarrea dos problemas:

  • La visibilidad no es muy buena en un mar rodeado de SUV a los que les quedamos a la altura de la cerradura.
  • Entrar y salir del MX-5 es incómodo, porque prácticamente hay que tirarse al suelo y levantarse de él.

Sin embargo, por su tamaño, la buena respuesta en baja de su motor, sus suspensiones y su excelente radio de giro, el MX-5 se mueve con un desparpajo mejor incluso que el de muchos modelos utilitarios.

En autopista es donde menos disfrutaremos de este Mazda. No es que sea incómodo o vaya mal, pero es que es tan gratificante perderse por una carretera secundaria con él que aborreceremos las autopistas y autovías.

Con la capota cerrada sorprende poder rodar a los máximos legales muy bien aislados tanto del clima como de los ruidos aerodinámicos.

Pese a su estrecha carrocería y su corta distancia entre ejes, el Mazda MX-5 transmite confianza en curvas rápidas, donde no se mueve apenas y mantiene la compostura incluso aunque pasemos por un  badén o un cambio de asfalto. Su centro de gravedad es muy bajo, su poco peso minimiza las inercias y, gracias a ello, no necesita unas suspensiones antinaturales demasiado duras, de modo que trabajan muy bien y mantienen las ruedas con dulzura adheridas al asfalto.

En carreteras secundarias es una maravilla. El Mazda MX-5 tiene una dirección muy buena, con un nivel de asistencia justo, es rápida y su volante completamente redondo tiene un tacto excelente. Tanto si queremos disfrutar de una excursión por una carretera entre árboles, con buena música y descapotados, como si queremos acelerar nuestro corazón en un retorcido puerto de montaña, el pequeño Mazda nos dará todo para disfrutarlo al máximo.

Las dos salidas de escape traseras emiten un sonido precioso cuando abrimos gas. No es estridente ni nos oirán desde el siguiente pueblo, pero nos regalará una melodía que complementará a la perfección esa sensación de velocidad que hace que resulte tan gratificante rodar con este coche.

No, con el Mazda MX-5 no necesitas ir a 200 km/h para tener la sensación de ir rápido. No me refiero a que a 80 ya vayamos con miedo o con la sensación de ir en el filo, sino a que este coche no nos aísla de lo que pasa alrededor.

El morro entra en las curvas con muchísima agilidad, no hay muchos coches en el mercado que sean tan poco subviradores. El poco peso es fundamental aquí, pero también su equilibrado reparto. El cilindro número 1 está colocado ya por detrás del eje delantero, lo que hace que tengamos muy poco peso por delante de éste, y ello es crucial para que no acabemos teniendo un péndulo en la parte delantera que se niegue a querer entrar en la curva.

Lo mismo pasa en la zona trasera. Las partes más pesadas del MX-5 están rozando el asfalto y colocadas entre ambos ejes. Como tampoco pesa mucho y su estructura es muy rígida, la precisión con la que se puede conducir este coche es pasmosa. Es un perfecto coche escuela para aprender a sentir las reacciones cuando transferimos peso al eje trasero o al delantero jugando con el acelerador o el freno y es muy difícil que nos ponga en apuros.

En la pista de pruebas deja clara su seguridad activa en todo momento. Sólo cuando forzamos mucho las cosas o lo hacemos mal acaba por sacarnos las uñas.

La maniobra de esquiva es coser y cantar. A 80 km/h el coche la supera sin que el ESP tenga que trabajar sobre la pista seca.

La frenada de emergencia también la supera con una nota muy buena. No sólo las distancias de detención son cortas, también sobresale por su aguante a la temperatura.

En resumen, no hay prácticamente ningún coche en el mercado que nos haga disfrutar tanto de la conducción y a conductores de perfiles tan extremos como el que sólo quiere pasear o el que quiere apurar cada vértice.

Equipamiento Las emociones vienen de serie

El MX-5 trae de serie características que nadie más ofrece.
El MX-5 trae de serie características que nadie más ofrece.
Ampliar

El Mazda MX-5 Red Heritage Soft Top es un tope de gama y su equipamiento es muy completo. Asientos de cuero calefactados, navegador, volante multifunción, sensores de aparcamiento, llantas de aleación de 17 pulgadas, pintura metalizada, alerta de cambio de carril, control de crucero… no falta de nada.

Es una pena que no hayan tirado a la basura la antena fija (que además de romper la armonía del diseño del MX-5 es incómoda y te acabas dando con ella en la cara al cargar el maletero la mitad de las veces) en lugar de integrarla en el parabrisas delantero o hacerla telescópica.

Para algunos clientes puede que falten elementos muy de moda hoy día, como el sensor de ángulo muerto, la cámara de marcha atrás, el control de crucero adaptativo…, pero lo cierto es que todo eso sobra en un coche en el que uno disfruta tanto conduciendo que el problema es que acabarás discutiendo con tu pareja para ver quién conduce, no querrás que nadie lo haga por ti.

El Mazda MX-5 tiene todo lo que tiene que tener e incluso algo más y, encima, te lo ofrece por menos de 28.000 euros. Nadie da más por esta cantidad en el mercado, así de claro.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Testigo presión neumáticos
  • Luces diurnas LED
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Faros Smart Full LED adaptativos
  • ABS + EBD
  • Control de estabilidad (DSC) con control de tracción (TCS)
  • Sistema de iluminación direccional (AFLS)
  • Airbags frontales y de cortina
  • Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS)

Confort

Equipamiento de Serie

  • Retrovisores eléctricos
  • Sensor lluvia y luces
  • Dirección asistida
  • Retrovisores calefactados y eléctricos
  • Climatizador automático bi-zona
  • I-Stop & i-Ellop
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Retrovisores exteriores en color de la carrocería
  • Deflector trasero
  • Interior superior de las puertas en color de la carrocería
  • Tapicería Premium de Cuero en color Camel
  • Elevalunas eléctricos delanteros
  • Diferencial trasero autoblocante
  • Asientos calefactados delanteros
  • Retrovisor interior antideslumbramiento automático
  • Control de crucero
  • Acceso inteligente sin llave
  • Tiradores interiores de las puertas en negro brillante
  • Volante y,palanca de cambios y freno de mano de cuero
  • Llantas aleación 17´´ Bright Dark
  • Techo de lona en rojo oscuro

Equipamiento Opcional

  • 400 €Pintura metalizada
  • 550.01 €Pintura metalizada Premium Machine Gray

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Ordenador de viaje
  • Radio digital DAB
  • 2 conectores USB y entrada Auxiliar (AUX)
  • 9 altavoces
  • Navegador
  • Bluetooth
  • Sistema de sonido BOSE
  • Sistema MZD Connect con pantalla táctil de 7´´ y mando HMI Commander
  • Volante con mandos de audio y Bluetooth

Otros

Equipamiento de Serie

  • Botón de arranque

    Consumo Menos que muchos TDi

    Los consumos son muy bajos gracias a su ligereza.
    Los consumos son muy bajos gracias a su ligereza.
    Ampliar

    Con un peso en orden de marcha de sólo 1.050 kg y unas ruedas con una anchura proporcionada, los consumos del Mazda MX-5 son muy ajustados y, además, no se disparan una barbaridad aunque lo exprimamos. Mientras que en muchos rivales es fácil ver consumos de más de 15 l/100 km cuando les clavamos las espuelas, por mucho que avivemos el ritmo de este MX-5 es complicado dispararlo más allá de los 10 l/100 km.

    En ciudad, Mazda homologa un consumo de 8,7 l/100 km, una cifra muy cercana a los 9 l/100 km que he medido de nuevo en su uso urbano, vayamos capotados o no.

    En carretera la cifra homologada es de 5,4 l/100 km, un consumo fácil de igualar si nos resistimos a la tentación de escuchar el ronquido de sus escapes y la sensualidad de la conducción de este auténtico roadster.

    En autopista, a 120 km/h, el consumo que he logrado durante la prueba ha sido de 6,6 l/100 km con la capota y ventanillas cerradas y de 6,8 l/100 km rodando al aire libre, unos consumos menores que los de muchos utilitarios.

    Con estas cifras, su pequeño depósito de 48 litros permiten buenas autonomías de más de 600 km.

    Rivales Rivales del Mazda MX-5 Red Heritage Soft Top 2018

    Mazda MX-5 2.0 Red Heritage Soft Top

    Desde
    29.000 €

    Gasolina


    6 marchas

    160

    7,3

    6,6

    154

    Abarth Abarth 124 Spider 1.4 GT

    Desde
    41.400 €

    Gasolina


    6 marchas

    170

    6,8

    6,4

    148

    Volkswagen Beetle Cabrio 1.4 TSI BMT Dune 110kW

    Desde
    33.130 €

    Gasolina


    6 marchas

    150

    9,2

    5,9

    137

    Toyota GT86

    Desde
    34.490 €

    Gasolina


    6 marchas

    200

    7,6

    7,8

    181

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Diego Jambrina Merino 30 agosto, 2018

    Precisamente ahora estoy buscando uno de segunda mano y me ha llamado la atención la cantidad de kilómetros que tienen e incluso su alta cotización. Un biplaza de 10 años por encima de los 12.000 €, me parece bastante caro.
    Espero encontrar el mx-5 perfecto en breve y disfrutar de él.

    Rubén Fidalgo 30 agosto, 2018

    Sí, pasa como con el Saab 900 preGM cabrio, son coches que la gente disfruta mucho y los usa mucho.

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba