El Bentley Flying Spur V8 S debuta en Ginebra 20166

El Bentley Flying Spur V8 S debuta en Ginebra 2016

17 Febrero, 2016 por

Pocos automóviles hay en el mundo capaces de hacernos viajar con el confort, el lujo y la velocidad que es capaz de desplegar el nuevo Bentley Flying Spur V8 S que se presenta en el Salón de Ginebra 2016. Esta berlina será capaz de llevarte “flying”…

El Bentley Flying Spur V8 S debuta en Ginebra 20166

El lujo extremo y la deportividad se dan la mano en el nuevo Bentley Flying Spur V8 S que se presenta en el Salón de Ginebra 2016. Esta berlina de gran lujo puede lucir con orgullo el fondo rojo que enmarca la B de su logo, un color que siempre se ha asociado a las versiones más veloces de la firma británica, ahora bajo el paraguas del grupo VW.

A las excelsas cualidades del Bentley Flying Spur se suman las prestaciones de su potente V8 de 4 litros de cilindrada y doble turbo. Esta mecánica alcanza los 528 CV (21 CV más que el V8 normal) y 680 Nm constantes desde sólo 1.700 rpm.

Con este poderío bajo el capó (sólo superado por las pesadas mecánicas W12 del modelo), el Flying Spur V8 S es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanzar los 306 km/h, siempre rodeados de un silencio absoluto y con un consumo medio homologado de 10,9 l/100 km. Con esta eficiencia en cuanto al gasto de combustible, el Flying Spur V8 S es capaz de cubrir 837 km sin repostar, una cifra excepcional en un automóvil de este porte.

El Bentley Flying Spur V8 S debuta en Ginebra 20166
La B sobre fondo rojo siempre se ha asociado a los modelos con más poderío de la marca.

Para lograr esta eficiencia, el motor V8 dispone de lo último en tecnología, como el sistema de desconexión selectiva de cilindros, que convierte esta poderosa mecánica en un compacto 2 litros de 4 cilindros cuando no demandemos toda la potencia. Por supuesto, los sistemas de distribución variable, la inyección directa de combustible y el esmero en el diseño de cada componente de esta mecánica están presentes en el V8 S.

Exteirormente, esta versión se distingue (además de por el fondo rojo de su logo) por la rejilla del radiador en negro, las llantas exclusivas de 21 pulgadas y las salidas de escape traseras.

A nivel dinámico, el Flying Spur combina el máximo confort con la eficacia en el paso por curva gracias a las suspensiones adaptativas, capaces de adaptarse a la velocidad y a las condiciones del asfalto de forma casi instantánea.

En el interior uno se encuentra con todo el lujo esperable de un automóvil con la B alada sobre su coraza delantera, una auténtica alfombra voladora.

Todas las novedades del Salón de Ginebra 2016

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba