Prueba

El Audi A3 1.8 TFSi 180 CV S-tronic Quattro a prueba

47 fotos

Ampliar

19 de noviembre, 2014

Con una imagen de lo más sugerente gracias al paquete S-Line de carrocería, el Audi A3 1.8 TFSi de 180 CV con cambio automático y tracción Quattro (en realidad es un Haldex) tiene unas buenas prestaciones y un comportamiento muy noble, pero alejado de lo que uno espera en un GTi.

No son muchos los modelos disponibles en el segmento de los compactos que ofrezcan la posibilidad de contar con tracción total como el Audi A3 1.8 TFSi Quattro de esta prueba, es más, varios de sus rivales los tiene entre las marcas del grupo al que pertenece: Seat León, VW Golf

Asociado al motor 1.8 turbo de gasolina y 180 CV las prestaciones de este A3 son muy buenas, con unas buenas aceleraciones y recuperaciones sin que los consumos se disparen demasiado, siempre que nos mantengamos dentro de los límites legales.

En ciudad su caja de cambios S-Tronic supone una importante ventaja al no tener que estar pendiente del embrague.

Respecto a su “hermano” diésel, el Audi A3 2.0 TDi Sportback Quattro probado hace unos meses, me ha gustado más el tacto de esta versión de gasolina, más silencioso y con un margen de utilización más amplio al poder estirar más las marchas y me parece una opción más recomendable para quienes hagan mucha ciudad o menos de 20.000 km al año.

Frente a la versión de tracción delantera que también hemos podido probar en Autocasion.com (prueba del Audi A3 TFSi 180 CV S-Tronic de tracción delantera) sólo obtendremos claras ventajas si solemos desplazarnos por zonas con frecuentes lluvias o heladas, de lo contrario la versión Quattro no aporta grandes ventajas y, aunque los consumos no difieren demasiado, el salto de precio (más de 2.000 € más caro el Quattro) es lo bastante abultada entre ambos como para tener en cuenta si de verdad lo necesitamos con tracción total o no.

Nuestra valoración: 6,8

6

8

7

7

6

7

Destacable

  • Imagen de marca.
  • Motor eficiente.
  • Calidad aparente.

Mejorable

  • Precio excesivo.
  • Acceso a plazas traseras.
  • Capacidad del maletero.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: Audi A3 1.8 TFSi 180 CV S-tronic Quattro: S-Line casi obligatorio

El paquete S-Line proporciona una imagen muy atractiva.

47 fotos

Ampliar

Uno de los secretos de la unidad de pruebas para captar las miradas es, sin duda, el paquete S-Line de carrocería. El cambio estético es radical, pasando de ser un compacto atractivo pero sobrio a uno de lo más seductor gracias a su paragolpes delantero con las entradas de aire de mayores dimensiones, las taloneras y el parachoques trasero que, además, hace parecer al A3 más ancho y robusto.

Los ajustes de la carrocería son buenos y las nervaduras que recorren los laterales del coche aportan tenacidad a la fina chapa empleada, necesaria para mantener el peso a raya y sacar partido de contar con una de las plataformas (la MQB modular del grupo Volkswagen) más ligeras del mercado.

Las llantas de 18 pulgadas aportan su granito de arena para lograr esa imagen deportiva que puedes apreciar en la galería de fotos, pero personalmente creo que por lo que cuestan (más de 1.000 euros extras) se podían haber esmerado en hacerlas específicas para cada lado del coche. Ya que sus radios son asimétricos, deberían tener mano; tal y como son, “los filos” de las llantas del lado izquierdo apuntan en el sentido de la marcha mientras que los del lado derecho lo hacen al contrario, es un detalle superfluo, pero otros coches en los que no hay que pagar tanto por las llantas lo tienen en cuenta.

Interior: Audi A3 1.8 TFSi 180 CV S-tronic Quattro: con claridad

El interior es agradable en este tono claro.

47 fotos

Ampliar

Gracias al tono claro del tapizado de esta unidad, parece más amplio de lo que en realidad es. Me agobian los interiores negros que se están imponiendo actualmente. Entiendo que el salpicadero tenga un tono oscuro para evitar reflejos en el parabrisas, pero los modelos “de luto” hasta el techo me resultan aburridos, además de que hacen que el habitáculo parezca aún más pequeño.

Además del acabado en gris claro, lo que más me agrada al abrir la puerta es encontrarme con los asientos deportivos, que me parecen una opción más recomendable que las llantas de 18 pulgadas por el confort que aportan, al fin y al cabo pasamos más tiempo sentados en ellos que mirando las ruedas del coche.

Por lo demás, es el Audi A3 que todos conocemos, con un diseño sobrio pero bien rematado y con los mandos bien distribuidos y a mano.

Motor: Audi A3 1.8 TFSi 180 CV S-tronic Quattro: excelente en rendimiento

El motor 1.8 TFSi tiene un rendimiento excelente.

47 fotos

Ampliar

La mecánica de 4 cilindros turbo demuestra ser una verdadera maravilla por rendimiento, con unas prestaciones muy buenas y unos consumos ajustados.

Tecnológicamente está a la última: inyección directa de gasolina a alta presión, encendido directo, distribución variable, turbo… Gracias a ello logra una potencia específica de 100 CV/litro y un tacto muy agradable gracias a la celeridad con la que la sobrealimentación llena los cilindros. Gracias a ello el 1.8 TFSi es muy elástico y podemos conducir de forma tranquila en marchas largas con una buena reserva de potencia, o apurar los cambios y disfrutar de unas prestaciones de auténtico GTi.

La caja de cambios S-Tronic resulta agradable y pasa bastante desapercibida. En uso manual es algo desobediente y se guarda bastantes vueltas a la hora de reducir en alguna apurada, pero no va mal en uso normal, aunque no me termina de gustar que decidan pasar a la marcha siguiente cuando no lo he pedido.

Comportamiento: Audi A3 1.8 TFSi 180 CV S-tronic Quattro: nobleza obliga

Un buen compañero de viaje.

47 fotos

Ampliar

Pese a contar con una imagen de lo más sugerente, lo cierto es que este ejemplar de Audi A3 tiene un comportamiento muy bueno pero que para nada concuerda con su aspecto de GTi. No es que el coche sea torpe, al contrario, es muy eficaz, pero resulta algo soso y es poco reactivo. Personalmente me gusta más la puesta a punto del bastidor del Seat León FR, por poner un ejemplo que utilice la misma plataforma.

En ciudad resulta muy cómodo gracias al generoso par motor y a la caja de cambios automática, pero los pasos de cebra elevados y las bandas reductoras de velocidad se notan bastante, con unos rebotes algo bruscos del eje trasero. Afortunadamente los asientos son excepcionales y en ningún caso llega a ser incómodo.

En carretera tiene un comportamiento muy noble y fácil para cualquier conductor, algo que se confirma en el circuito de pruebas, superando la esquiva y las curvas enlazadas con buenos resultados.

Los frenos también cumplen bien su cometido y detienen al A3 en unas distancias correctas.

La tracción total es una ventaja a la hora de transmitir los 180 CV al suelo y evita las pérdidas de motricidad si nos equivocamos al dar gas a la salida de los giros.

Personalmente no soy muy partidario de los sistemas tipo Haldex, pero reconozco que el que monta este Audi A3 reacciona muy rápido y se adapta enseguida a las condiciones de adherencia disponibles.

Equipamiento: Audi A3 1.8 TFSi 180 CV S-tronic Quattro: lista interminable

Las llantas deberían ser específicas para cada lado al ser asimétricas.

47 fotos

Ampliar

La unidad de pruebas tiene un precio de partida algo por encima de los 35.000 € a los que hay que sumar  otros 12.000 en extras (los faros bi-xenón, paquete S-Line de carrocería, asientos deportivos, llantas, sistema de audio Bang & Olufsen, navegador…). Con todo ello nos acercamos a los 50.000 euros… algo elevado.

La lista de opciones disponibles para el A3 es casi interminable. Gracias a ello podemos configurar un coche casi a medida, pero a base de talonario, lo que lo convierte en uno de los compactos más caros del mercado.

Consumo: Audi A3 1.8 TFSi 180 CV S-tronic Quattro: con rueda libre

El motor de gasolina es excelente.

47 fotos

Ampliar

Los consumos de este modelo me han parecido francamente buenos. Lograr que 180 CV, tracción integral y unos neumáticos generosos se queden en 6,8 l/100 km en autopista con el control de crucero a 120 km/h es una cifra muy buena- y eso que al activar el cruise se desactiva el dispositivo de rueda libre.

Aunque contamos con un eficaz sistema Start & Stop, no consigue evitar que en recorridos cortos urbanos el consumo suba hasta los 10,4 l/100 km.

Si nos movemos en carretera a velocidades entre 70 y 100 km/h los consumos se rozan los  6 l/100 km, una cifra correcta que se puede reducir hasta los 5,5 l/100 km si elegimos el modo Efficiency, con el cual se activa la rueda libre cada vez que levantemos el gas, permitiendo rodar con la inercia y bajando los consumos.

Comparte este artículo:

Comentarios

jl 19 noviembre, 2014

bonito coche en mi modesta opinión pero con un maletero pequeño comparado con la competencia en general…..6.8l/100 km con turbo y 180 cv son buenísimos….yo con mi 308 vti de 120 cv también con el control de crucero a 120 km/h consigo la misma cifra…pero está a años luz comparar los motores-peso de ambos…en ciudad otro gallo canta;

jl 19 noviembre, 2014

se me olvidó….felicitaciones al fotógrafo por sus instantáneas incluida el ” picado” del motor donde se ve a todo detalle el mismo.

Rubén Fidalgo 20 noviembre, 2014

Hola jl, gracias por las felicitaciones, me alegro de que te gusten las fotos y el artículo.
Tienes razón en que el maletero es algo escaso para este tipo de modelos, la verdad es que el espacio interior del A3 no es muy amplio comparado con sus rivales.
Un saludo y gracias por tu fidelidad.

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche