Ducati 848

20 Junio, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

La emblemática fábrica de Borgo Panigale nos demuestra, con un diseño construido con pasión y carácter, que no es necesario recurrir a un litro de cilindrada y casi 200 CV para disfrutar de una auténtica deportiva.

4

Más información en Hoymotor16, número 1287


Exteriormente, la 848 parece gemela de la 1098 y sólo su exclusivo color blanco perlado delata que en realidad es una moto distinta, con un carácter y personalidad que la diferencian de su hermana mayor. Cuesta 13.595 euros, unos 4.000 euros menos, y su nivel de equipamiento y calidad de componentes es similar en las dos. El propulsor se deriva del Testastretta Evolucione desmodrómico y, en esta ocasión, se ha construido con un tipo de fundición especial que lo hace más rígido y 3,5 kg más ligero. Lleva la última evolución del sistema de inyección Magneti-Marelli, con cuerpos de admisión elípticos que le permiten superar ampliamente la normativa Euro 3 anticontaminante y rendir 134 CV a 10.000 revoluciones.


En busca de ahorrar peso, los soportes del faro son de magnesio y el carenado está fabricado en un nuevo material de impecable aspecto que se llama Terblend. El cuadro de instrumentos es digital, de la marca Digitek, muy parecido al de las motos de carreras, que incorpora un sistema de toma de datos para cuando rodamos en circuito.


El bastidor multibular de acero es idéntico al de la 1098, las llantas, muy ligeras, son de aluminio de cinco brazos y los frenos, Brembo de última generación con discos de 320 mm. La horquilla delantera es invertida, con barras de 43 mm de diámetro, y en la suspensión trasera lleva un amortiguador sujeto a un enorme basculante monobrazo de diseño espectacular, por el que pasa la cadena de transmisión.


No hay duda » Es una Ducati


Tal vez sean los ingenieros de esta marca los que tienen las ideas más claras acerca de cómo se construye una buena deportiva y saben exactamente cómo tienen que hacer una moto para que sea eficaz.


A sus mandos me doy cuenta que es larga y delgada y su postura deportiva no me hace sentir incómodo. El motor no es un trueno, pero empuja bien a partir de 6.000 revoluciones y es efectivo hasta que corta, a 10.800 vueltas. Es limpio y plano de respuesta, te da los caballos necesarios que puedes utilizar y transmitir al suelo en cada momento y no es preciso estar cambiando de marcha continuamente. Esta 848 te hace sentir dueño de la situación, sin brusquedades ni atolondramientos por exceso de potencia.


En cuanto al chasis, su pilotaje es exigente en los cambios rápidos de dirección y requiere cierto esfuerzo físico, pero luego te recompensa con una estabilidad inquebrantable dentro del viraje, es precisa en sus trayectorias y muy aplomada en zonas rápidas. En resumen, la nueva 848 ofrece la efectividad y prestaciones de una superbike, con un comportamiento noble y divertido, para disfrutar de una conducción deportiva sin estridencias, con todo el carácter de una Ducati.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba