Dos Chevrolet Camaro, un cuarto de milla y mucha tradición deportiva24

Dos Chevrolet Camaro, un cuarto de milla y mucha tradición deportiva

31 Mayo, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Las carreras de un cuarto de milla son en EE.UU. tan populares como las hamburguesas o los perritos calientes. Una de las marcas con más tradición en ese país y en las carreras es precisamente Chevrolet, que nos ha invitado a probar qué se siente acelerando a fondo a bordo de sendos Chevrolet Camaro Convertible.

Dos Chevrolet Camaro, un cuarto de milla y mucha tradición deportiva24

Las carreras de cuarto de milla son muy populares al otro lado del Atlántico y he tenido la oportunidad de participar en una de ellas al volante de un precioso Chevrolet Camaro Convertible… y sin tener que “cruzar el charco”. Ha sido posible gracias a la iniciativa de la marca en España, que ha contado con la ayuda de los apasionados de MAC (Madrid American Cars) y con la presencia de uno de los pilotos españoles más grandes de la actualidad: Antonio García, campeón en LeMans en la categoría GT, entre muchos otros títulos.

Qué es una carrera de un cuarto de milla

Inmortalizadas como carreras clandestinas en infinidad de películas de todos los niveles (desde “Rebelde sin Causa” hasta la conocida saga de “Rápido y Furioso” o, para los más puristas, “Fast&Furious“), las bases del juego son muy sencillas: dos coches, dos conductores, mucha adrenalina y gas a fondo para ver quién recorre antes los 402,25 m que separan la línea de salida y la de meta.

Cuarto de Milla Chevroltet, Fuentemilanos, Rubén Fidalgo24
Pese a la caballería y la tracción trasera, la motricidad es muy buena.

Como puedes ver, se trata de una competición de aceleración pura y dura. La potencia de la mecánica y la motricidad son capitales en esta guerra, pero el conductor tiene que aportar dos cualidades para que sirvan de algo:

  • Velocidad de reacción.
  • Destreza con el cambio de marchas.

De nada sirve que un coche sea capaz de acelerar en un segundo menos si el conductor tarda en salir más de la cuenta (o si los nervios le traicionan y se anticipa, provocando una salida nula y su descalificación)… O si no sabe aprovechar bien las relaciones de cambio o se confunde al pasar de una marcha a la siguiente.

El lugar escogido para el “duelo” ha sido el aeródromo de Fuentemilanos, en Segovia, y las monturas, sendos Chevrolet Camaro Convertible con cambio manual y un motor V8 típicamente americano, con muchos centímetros cúbicos capaces de entregar 432 CV y un par motor digno de una locomotora. Los resultados de este “aparato” son bastante destacables, cubriendo el cuarto de milla con salida parada en 14,2 segundos y logrando rozar los 180 km/h ¡en poco más de 400 metros! Brutal.

Aunque parezca algo sencillo, hay que saber -como todo en esta vida- y, en mi caso, jamás había participado en algo similar. No hice una mala salida en cuanto a aceleración pura, pero me faltaron picardía y reflejos. No se trata de tener una buena velocidad de reacción para soltar el embrague en el mismo instante en el que se enciende la luz verde, sino de que el coche empiece a rodar en ese preciso momento… y para ello hay que soltar el embrague instantes antes de que se encienda la luz, pero no demasiado para no provocar una salida nula.

Cuarto de Milla Chevroltet, Fuentemilanos, Rubén Fidalgo24
La gente de MAC nos mostró de qué va eso del cuarto de milla con un Corvette C3 y un Camaro

En mi defensa, no estuve mal con los cambios de marcha y logré una buena motricidad en la salida, por lo que, aunque no hice un buen tiempo total, sí obtuve una elevada velocidad punta en la línea de meta. Un consuelo absurdo, porque en estas carreras el que besa a la chica es el primero que llega, no el que llega más rápido.

Chevrolet y competición: un binomio con más de 100 años

Simplemente con decir que el nombre de la marca es el apellido un valiente pionero de las carreras de automóviles, Louis Chevrolet, ya nos damos cuenta de por qué esta firma está tan ligada a la competición desde el mismo día de su fundación, el 3 de noviembre de 1911. Afortunadamente, cuando General Motors la adquirió en 1915, aunque la redirigió hacia la producción de modelos populares, siempre mantuvo esa esencia deportiva y permitió y promovió la fabricación de coches con un marcado carácter racing , dejando el sello Chevrolet sobre sus capós. Tanto es así que, de entre todas sus marcas, la elegida para plantar cara al Ford Mustang fue “Chevi“; el Chevrolet Camaro se convirtió en uno de los pony cars (así se denominó esta nueva categoría de coches en los EE.UU., debido a sus compactas dimensiones para lo que se estilaba en aquel país en los años 60) más deseados por los jóvenes ávidos de fuertes sensaciones.

Tradicicion en las carreras Chevrolet24
Chevrolet siempre ha estado muy vinculada a la competición.

Por todo esto, Chevrolet es una de las marcas más frecuentes en las competiciones automovilísticas americanas: Nascar, Indy, Pikes Peak, Panamericana… Pero no sólo se limita a “jugar en casa”: también tiene una importante participación en carreras en nuestro continente, como el Campeonato Mundial de Turismos, con el Chevrolet Cruze y, sobre todo, el Campeonato de Resistencia GT, con el Corvette, en el número de victorias alcanzadas es más que llamativo. Es más, los españoles podemos estar orgullosos de contar con un nombre tan español como Antonio García en lo más alto de dicha competición, siendo el primer español que logró el primer puesto en la carrera más importante del mundo: las 24h de LeMans.

Gracias a Chevrolet y a Antonio García pudimos saber de primera mano qué debe tener un humano para poder competir en la primera fila de una carrera legendaria, pero eso, en próximos capítulos…

Chevrolet Camaro LZ1: así rueda

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba