Dodge Supercharged Hellcat Challenger SRT, con 707 CV

Dodge Supercharged Hellcat Challenger SRT, con 707 CV

El nuevo Dodge Supercharged Hellcat Challenger SRT eleva la potencia de su brutal V8 "Hemi" con compresor hasta los 707 CV y 881 Nm, convirtiéndose en el V8 matriculable más potente de la historia de la marca. Llegará a los concesionarios americanos en otoño.

Una de las persecuciones cinematográficas más famosas de la historia es la llevada a cabo entre el Ford Mustang del teniente Franc Bullit y el Dodge Charger de los malos por las calles de San Francisco. Pero ni el mismísimo Steve McQueen sería capaz de seguir la estela del nuevo Dodge Supercharged Hellcat Challenger SRT que llegará a los concesionarios americanos en el tercer cuatrimestre.

La gente de Mopar ha dado una vuelta de tuerca más a su incombustible V8 “Hemi” sobrealimentado por compresor hasta extraer de él 707 CV y 881 Nm, convirtiéndose en el V8 más potente jamás comercializado por la marca, superando la potencia de modelos como el Corvette o el Mustang.

Además de su impactante imagen, el Dodge Supercharged Hellcat Challenger SRT cuenta con un interior plagado de gadgets electrónicos, como la pantalla del sistema multimedia, capaz de mostrar todo tipo de información sobre aceleración, prestaciones, tiempos por vuelta, etc.

Para hacernos una idea de la brutalidad de este modelo, un Lamborghini Aventador se queda en los 700 CV y 687 Nm, mientras el Corvette Z06 o el Viper se conforman con 625 y 640 CV, respectivamente.

Vídeo: Así es el Dodge Supercharged Hellcat Challenger SRT

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Pere 4 julio, 2014

El nombre es casi tan largo como el coche. Menuda máquina, tiene que dar gusto conducirlo… y que otro pague la gasolina.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba