Dodge Challenger

10 Enero, 2006, modificada el 24 Enero, 2011 por

El Challenger Concept revive el mito de los Muscle Car de los 60 y 70, derrochando agresividad callejera.

3

El Challenger Concept revive el mito de los Muscle Car de los 60 y 70, derrochando agresividad callejera.

En un salón preocupado por la incipiente amenaza china y la necesidad de buscar alternativas al petróleo, Dodge se desmarcó con todo un homenaje a las más ocultas pasiones del automovilismo americano. El Challenger Concept revive el mito de los “Muscle Car” de los 60 y 70, derrochando agresividad callejera.


No tiene una estética innovadora, ni plantea nuevas soluciones de ningún tipo. Este coche de salón recrea fielmente las líneas del Challenger original, un modelo aparecido en 1970 y que hoy en día alcanza altas cotizaciones al otro lado del Atlántico, al igual que otros coetáneos de amenzadora apariencia.


Bajo la piel de lobo del moderno Challenger se esconde la plataforma LX de Chrysler, con trasmisión a las ruedas traseras, y bajo el capó alberga la última generación del motor HEMI.


Aunque las dimensiones y medidas del coche no son fieles a las del modelos original, la sensación lograda es muy similar, gracias a que las proporciones se mantienen próximas. Así, la batalla del nuevo bastidor es de 2,94 metros, por los 2,79 del “auténtico” Challenger, pero también es 5 centímetros más ancho, manteniendo la sensación de anchura. Las llantas tienen también dimensiones trasatlánticas: 20 pulgadas delante y 21 detrás.


El capó está realizado con fibra de carbono, tiene unas rejillas de ventilación móviles que cargan de viento fresco la admisión y la parrilla frontal incorpora unas siglas míticas en la nomenclatura Dodge: R/T, todo un símbolo de altas prestaciones. Y como detalle absolutamente definitivo para dotar de agresividad a la estética de todo Muscle Car que se precie, se ha prescindido de parachoques.


Interior Dodge Challenger Concept3

En el interior es donde más cambios se han introducido para modernizar el estilo de los setenta, con unos asientos de excelente aspecto y un salpicadero con inserciones de aluminio que contrastan con plásticos de color negro mate. El conjunto del volante y la instrumentación reproducen esta misma combinación con un resultado realmente espectacular.


Y la pregunta del millón, ¿tendrán valor para reeditar un genuino Challenger con tecnología actual? Seguro que la idea gusta a mucha gente, y viendo el éxito logrado por el actual Ford Mustang todo indica que los deportivos americanos vuelven a ir al gimnasio…

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba