Prueba

VÍDEO| Nuevo Mercedes EQA, probamos el acceso a la gama eléctrica de Mercedes

13 de mayo, 2021

Por fin hemos podido probar el nuevo Mercedes EQA, la versión eléctrica del Clase A de Mercedes y éstas son nuestras primeras impresiones con él. ¿Merece la pena este modelo?, depende del uso que vayamos a hacer.

La nueva gama eléctrica de Mercedes-Benz, denominada EQ, se completa con la llegada al mercado de su segundo integrante. Tras el Mercedes EQC, ahora está ya disponible en la red comercial de Mercedes-Benz España el nuevo Mercedes EQA, con un precio de partida de 49.900 euros sin descuentos. Puede que parezca excesivo, pero no está mal si tenemos en cuenta que podemos recuperar algo más de 5.000 euros con el plan Moves y, además, la marca nos regala la instalación del punto de carga, valorada en unos 2.000 euros (con hasta 80 metros de cable, si la distancia es superior, se cobrarían los metros extra).

Por ahora, el nuevo Mercedes EQA se ofrece sólo con una variante, denominada EQA 250 que cuenta con un motor eléctrico de 140 kW (190 CV) ubicado en el eje delantero. Más adelante, en el último trimestre, llegarán las versiones más potentes con dos motores y tracción total 4Matic.

El Mercedes EQA deriva de la plataforma del Mercedes GLA, a la que se le ha añadido un paquete de baterías ubicado en el suelo y bajo las banquetas de las plazas traseras y el mencionado motor eléctrico delantero, eliminando toda la mecánica y conductos de combustible de los GLA con motores térmicos. Estéticamente los cambios son evidentes y buscan la máxima eficiencia aerodinámica para poder ofrecer unas prestaciones de las mejores del segmento, con una autonomía homologada en el entorno de los 420 km gracias a sus enormes baterías de 66,4 kWh de capacidad útil.

Mercedes EQA 250: rozando los 500 km de autonomía

Aunque durante esta breve toma de contacto no he podido tomar medidas de consumo realistas, los responsables de la marca afirman que la autonomía en uso urbano de este Mercedes ronda los 500 km, conformándose con unos 350 km de autonomía en autopistas y autovías. Parte del truco para conseguir esta fenomenal autonomía urbana está en el práctico y sencillo de usar sistema de recuperación de energía de las baterías con frenadas regenerativas.

Las levas del volante activan diversos niveles de frenada. El D+ actúa como si el coche tuviese rueda libre. Al levantar el pie del acelerador no perdemos apenas velocidad. No regeneramos nada las baterías, pero mantenemos la velocidad sin consumir energía. A medida que vamos bajando niveles, hasta el D–, el coche cada vez retiene más cada vez que levantamos el pie del acelerador, hasta el punto de que apenas usaremos el freno en ciudad, algo similar al e-pedal de Nissan.

En cuanto a los rivales del Mercedes EQA, en su entorno de precio están las versiones superiores del VW ID.3 e ID.4, Tesla Model 3, el nuevo BMW iX3, etc. Frente a ellos, el EQA ofrece unas excelentes cifras de autonomía y un interior en el que no renunciaremos a nada frente a las versiones de combustión en cuanto a calidad de materiales empleados.

Nuestra valoración: 7,0

Diseño 7

Motor 7

Comportamiento 7

Interior 7

Equipamiento 7

Consumos 7

Destacable

  • Etiqueta Cero
  • Facilidad de conducción
  • Coste de la energía (por ahora)

Mejorable

  • Precio
  • Limitaciones de uso
  • Poca variedad de gama por ahora

Diseño: Suavizado por el viento

El EQA toma como punto de partida el GLA, al que se redondean las líneas para mejorar la aerodinámica.

35 fotos

Ampliar

Estéticamente el EQA mantiene las proporciones del GLA del que deriva, pero sus líneas se han redondeado y suavizado para mejorar la aerodinámica y, de paso, darle un aire más futurista. En este sentido lo más llamativo es el frontal. La estrella sigue presidiendo su coraza, pero pierde la rejilla al no tener que dejar entrar aire para refrigerar y alimentar una mecánica de combustión. En su lugar encontramos un plástico que carena todo el frontal y alberga también la cámara frontal.

Los faros también son de perfil más suave y redondeado y cuentan con un fileteado azul, el color que ya identifica tradicionalmente a los vehículos electrificados.

Otro detalle aerodinámico destacable son las llantas, con un anillo que carena parte de los radios para hacerlas semi lenticulares. Al tener mucho más freno motor, los frenos de disco se calientan menos y necesitan menos refrigeración, y con este tipo de llantas también se afina la aerodinámica.

En la parte trasera las diferencias con un GLA están también en las formas más suaves y redondeadas, con una matrícula ubicada en otra posición en el parachoques, para permitir un aspecto más futurista de la iluminación posterior, continua de lado a lado.

Los acabados y ajustes son buenos.

Interior: Silencio, se rueda

En el interior tenemos básicamente un GLA que pierde 95 litros de maletero.

35 fotos

Ampliar

Al abrir las puertas hay buenas noticias. Mercedes no quiere que sus clientes de coches eléctricos renuncien a nada respecto a los térmicos. Mientras otros rivales recurren a materiales más ligeros y de peor aspecto, el EQA no envidia en nada al GLA. Buenos materiales y acabados y la ya característica forma del salpicadero con las dos pantallas en formato panorámico para la instrumentación y el equipo multimedia.

Los mandos y todo está dispuesto en la misma ubicación que en el GLA y sólo los menús exclusivos para la gestión de las recargas, la climatización programable mientras tenemos el coche conectado a la red y algunos detalles decorativos como la cenefa sobre la guantera y paneles de puerta lo diferencian.

El interior es agradable y acogedor y suficientemente amplio. La buena noticia es que las baterías no nos harán perder confort ni en las plazas delanteras ni en las traseras, aunque sí que perdemos 95 litros de capacidad del maletero, aunque tiene unas formas muy aprovechables y un volumen suficientemente útil. Eso sí, bajo la tablilla tendremos un espacio muy justito para guardar el cable de carga.

La postura de conducción es muy buena y la insonorización también. En los coches eléctricos, como no hay ruido del motor, a veces resulta muy molesto el sonido de la rodadura o los ruidos aerodinámicos, que se magnifican al no haber otros ruidos que los disimulen. No es el caso, el Mercedes EQA está muy bien insonorizado y resulta muy confortable y desestresante su conducción.

Motor: 190 CV instantáneos

Esta versión del EQA cuenta con un motor en el eje delantero de 190 CV.

35 fotos

Ampliar

A la espera de las nuevas versiones que llegarán más adelante, el Mercedes EQA que hemos podido probar en esta toma de contacto es el Mercedes EQA 250, que equipa un motor eléctrico en el eje delantero para dar tracción a las mismas. Este motor rinde 140 kW (unos 190 CV) y está alimentado por una batería de ión de litio de 66,4 kWh de capacidad útil, que es de las más grandes disponibles en esta categoría, de ahí que ofrezca una autonomía tan generosa.

Para cargar estas baterías, que van ubicadas bajo el suelo del coche, el Mercedes EQA dispone de un cargador integrado de 11 kW de potencia para las recargas con corriente alterna trifásica y de 100 kW para las recargas con corriente continua o directa.

Con estos valores de potencia de carga y de capacidad de las baterías, los tiempos de recarga del Mercedes EQA 250 serían de:

  • Recarga con corriente alterna trifásica: 66,4 kWh/11 kW = 6,04 h. Es decir, el tiempo mínimo para cargar por completo las baterías al 100 % sería de poco más de 6 horas.
  • Recarga ultra rápida con corriente continua: 66,4 kWh/100 kW = 0,66 h. Es decir, podríamos cargar el Mercedes EQA en unos 45 minutos por completo. Ahora bien, las cargas ultra rápidas no son posibles hasta el 100% de la carga de la batería. Lo que podemos hacer es cargarlas rápidamente y tener el 80% de la carga en apenas media hora.

Un detalle importante del nuevo Mercedes EQA, y poco frecuente en los coches eléctricos, es que está homologado para poder instalar una bola de remolque, un elemento que no suele estar disponible en muchos de sus rivales.

Comportamiento: Sin sorpresas

La conducción del EQA es muy sencilla y agradable.

35 fotos

Ampliar

Como en todos los coches eléctricos, el Mercedes EQA tiene una conducción que resulta muy agradable y desestresante. Ponerse en marcha es tan sencillo como apretar un botón mientras pisamos el freno y esperar a que el cuadro de instrumentos cobre vida y nos diga que todo está listo para empezar la marcha con un testigo verde que dice «ready» (preparado). Nos abrochamos el cinturón y no hay nada más que hacer que estar atento al tráfico, sin ruidos, sin vibraciones… sin cambios de marcha (salvo para maniobrar hacia delante y hacia atrás, obviamente).

En ciudad se desenvuelve muy bien por esa facilidad de uso y porque tiene un excelente radio de giro que nos permite maniobrar en espacios mínimos. Las levas del volante, que en las versiones de combustión sirven para cambiar de marcha, aquí sirven para ir aumentando la intensidad de las frenadas regenerativas. En pocos minutos entendemos cómo funcionan cuando conducimos y enseguida sacaremos partido de ellas.

En la consola central tenemos el mando del Drive Select que nos permite modificar la respuesta del coche entre varios modos de funcionamiento que priorizan el confort, la eficiencia o las prestaciones, básicamente haciendo más o menos sensible el pedal del acelerador.

La conducción es muy natural en todo momento y las prestaciones son buenas. En carreteras secundarias tenemos una respuesta muy buena a la hora de hacer adelantamientos. Aunque vayamos en modo Eco, al pisar el acelerador con brusquedad el sistema nos va a dar toda la potencia disponible, que llega de manera instantánea.

Un punto crítico en los coches eléctricos es el tacto del freno. En los híbridos y eléctricos lo que pisamos es un simulador, luego el sistema decide cuánto de freno regenerativo y cuánto de freno hidráulico corresponde aplicar. En muchos casos este simulador tiene un tacto poco agradable y no siempre obtenemos la misma frenada al mismo requerimiento con el pie, pero en este Mercedes EQA está muy bien resuelto y su tacto también es natural, lo que permite modular siempre muy bien las frenadas, en las que no notaremos nada extraño.

En autopista y autovía las prestaciones son más que suficientes para mantener los ritmos legales, incluso podríamos superarlos, puesto que la velocidad máxima llega a los 160 km/h.

En definitiva, su conducción es muy agradable, sin estrés y, lo mejor de todo, seguro que también gusta a aquellos conductores a los que normalmente no les gusta conducir, precisamente por lo simple que es ponerse a sus mandos.

Equipamiento: Te regalan el punto de carga

Mercedes ofrece la instalación del punto de carga de forma gratuita por ahora.

35 fotos

Ampliar

Para su lanzamiento, Mercedes ofrece gratis a sus clientes la instalación del Wallbox de recarga, siempre que la distancia desde el punto de recarga hasta la acometida de la vivienda no supere los 80 metros de instalación, a partir de los cuales el cliente deberá abonar el coste del cable extra. Se trata de una interesante oferta, no sólo desde el punto de vista económico, también porque nos libera de los quebraderos de cabeza de tener que buscarnos instalador, punto de carga, etc.

Dicho esto, por un precio de 49.900 euros sin aplicarle ningún descuento o ayuda económica, el Mercedes EQA no es barato, como no lo es ningún coche eléctrico, pero está razonablemente bien equipado. Además, como de costumbre en Mercedes, hay varias opciones de personalización y para completar el equipamiento.

En lo referente a la seguridad activa y asistentes avanzados a la conducción, el Mercedes EQA dispone de un buen arsenal tecnológico y cuenta con elementos como el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de colisión con frenado de emergencia, alerta de ángulo muerto, control de crucero adaptativo, sistema presafe que prepara el habitáculo ante un accidente inminente (pretensa los cinturones, cierra las ventanillas, emite un pitido para mitigar los daños en los oídos en caso de que finalmente se desplieguen los airbags…), sensores de tráfico cruzado trasero, etc.

En cuanto a confort, tampoco echaremos nada en falta: llave inteligente, portón eléctrico, asientos en símil piel y Alcantara, volante de piel, climatizador de doble zona con salidas independientes para las plazas traseras…

También en materia de conectividad e infoentretenimiento está a un excelente nivel, con la última evolución del sistema MBUX que es la referencia actualmente en el mercado gracias a su asistente virtual con inteligencia artificial, al que se le han añadido las funciones propias de un vehículo eléctrico como la localización del punto de recarga más cercano, adecuar la ruta de nuestro viaje en base a la disponibilidad de recargas intermedias, la programación de las recargas, etc.

Consumo: Buena autonomía

Las baterías de 66,4 kWh son de las más grandes de su categoría.

35 fotos

Ampliar

A la espera de poder probar en profundidad el modelo y hacer nuestras propias mediciones, en esta toma de contacto debemos conformarnos con los datos oficiales y los valores de autonomía.

Con 66,4 kWh de capacidad, Mercedes homologa una autonomía media de 420 km, lo que significa que el consumo medio está en el entorno de los 16 kWh/100 km, un valor que es muy bueno y que se puede obtener a ritmos por debajo de 100 km/h y condiciones a favor o bien con un uso principalmente urbano. En ciudad sí es fácil conseguir consumos en ese entorno. De hecho, el consumo instantáneo que he medido en una zona urbana se movía en el entorno de los 14 kWh/100 km, de modo que sí es posible que en ciudad podamos superar con facilidad el valor oficial y movernos cerca de los 500 km de autonomía.

Sin embargo, en carretera y con algo de autovía el consumo se acerca más a los 20 kWh/100 km, de modo que la autonomía rondaría los 320 o 350 km en esas condiciones (a los máximos legales de 90 y 120 km/h), repito, son datos medidos por encima, a ojo de buen cubero, como se suele decir.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche