Comparativa: Mazda 3 Mirai vs. Peugeot 308 e-HDI41

Comparativa: Mazda 3 Mirai vs. Peugeot 308 e-HDI

10 Septiembre, 2012, modificada el 11 Septiembre, 2012 por

El Mazda 3 1.6 diésel Mirai y el Peugeot 308 1.6 e-HDi tienen casi el mismo corazón y cuerpos muy diferentes. Ponemos ambos a prueba para comprobar cuál es la mejor opción y ver si realmente la tecnología micro híbrida de Peugeot aporta economía (y ecología) al uso normal.

No valorado

Destacable

  • Tecnología micro híbrida (Peugeot).
  • Acabados e imagen (Mazda).
  • Relación precio/equipamiento (ambos).

Mejorable

  • Espacio plazas traseras (Mazda).
  • Caja de cambios (Peugeot).
  • Diseño algo desfasado (ambos).

Esta comparativa tiene su punto de “morbo”, teniendo en cuenta que ambos modelos comparten corazón, el motor 1.6 HDi de origen PSA, y caja de cambios de 6 relaciones.  En el caso del Mazda 3, la transmisión es completamente manual y tiene un tacto perfecto. Por contra, el Peugeot equipa una caja de cambios robotizada de la que había oído algunas críticas, pero que con el paso de los días y los kilómetros aprendí a manejar y me acabó gustando.

El Peugeot 308 e-HDi cuenta con la tecnología que se ha decidido bautizar como micro-híbrida. Lo que hay bajo esa denominación es una serie de soluciones inteligentes para reducir el consumo, principalmente, eliminando rozamientos innecesarios. Por ejemplo, la bomba de la dirección asistida es eléctrica. De ese modo, sólo funciona cuando giramos el volante, al contrario que una bomba convencional, que está siempre generando presión y absorbiendo energía del motor.

Peugeot 308 e HDi 112 CV, Sabón, Rubén Fidalgo41
La tecnología micro híbrida permite ahorros de consumo notables.

El alternador también pone de su parte: únicamente consume energía de la mecánica cuando la batería realmente necesita recarga. Además, la presión de aceite del motor varía en función de la carga del mismo. Si no necesitamos demasiada presión, es absurdo darla; por un lado, porque la bomba “roba” potencia al propulsor y, por otro, porque la elevada presión de aceite eleva la fricción interna del motor cuando no es necesaria.

Este tipo de soluciones inteligentes ha conseguido reducir el consumo de forma más que eficiente. Cierto es que en ciudad no logra el ahorro que sí alcanzan modelos híbridos como el Toyota Auris o el Prius, pero esta tecnología sigue aportando ventajas al salir a carretera y recorrer largas distancias. Tanto es así, que he conseguido consumos casi un litro menores que con el mismo motor sin la tecnología “e”. Enhorabuena.

Interior: Peugeot 308 e-HDi vs. Mazda 3 1.6 CRDT

Supongo que la estética de un objeto está más en los ojos del que mira que en el objeto en sí, por lo que prefiero no meterme en camisas de once varas con estos dos vehículos que, en cuanto a diseño, sólo tienen en común el pertenecer al segmento de los compactos de 5 puertas.

Mazda 3 Mirai 1.6 CRTD 115 CV, Ciudad de la Cultura, Santiago de Compostela, Rubén Fidalgo41
El color marrón metalizado sienta muy bien a este Mazda.

En el interior, tenemos dos enfoques muy diferentes: ambos tienden a ser sobrios, pero el Mazda 3 busca más la vistosidad y el Peugeot, el clasicismo, pese a la moderna pantalla retráctil que posee.

Las plazas delanteras tienen un espacio muy similar en ambos y la postura de conducción adecuada se consigue rápidamente gracias al reglaje de volantes y asientos. Todo está más o menos donde debe estar y el tacto, en general, es bueno. En ese sentido, destaca el mando del cambio manual del Mazda 3: recorridos cortos y tacto firme, una delicia.

El 308 equipa la transmisión pilotada, cuyo selector no me agrada. Carece de posición de “Parking” y no sabes muy bien dónde dejar la palanca cuando aparcas. Si la sitúas en N, sólo sujeta el coche el freno de mano; si la dejas en D o en R, no podrás encender el motor sin poner antes la N.

Peugeot 308 e HDi 112 CV, Rubén Fidalgo41
El cambio automático necesita un período de adaptación. No es lo mejor del coche, y los materiales y tacto del selector son mejorables.

También carece de bloqueo de movimiento involuntario -normalmente, es obligatorio pisar el freno para poder pasar de la D a la R. En este Peugeot, no es necesario-. La pequeña tecla S (Sport: modifica las leyes de la transmisión, apura más las marchas y hace los cambios más rápidos) en la base de la palanca tampoco tiene un tacto todo lo correcto que debería.

El Mazda 3 cuenta con unos asientos delanteros que me han gustado más que los de la versión Sportive del 2.0 DISI probado hace algunas semanas, pero, lamentablemente, las plazas traseras siguen teniendo el mismo punto débil: el espacio longitudinal. El Peugeot 308 gana por goleada al modelo japonés en este apartado con un interior más espacioso, una de las ventajas de su diseño exterior, con un techo muy alto.

Los maleteros son bastante parecidos. El Mazda 3 saca ventaja en este aspecto, debido al alto umbral de carga que tiene su rival francés, que obliga a levantar el bulto antes de sacarlo del maletero.

Rodando con el Mazda 3 1.6 CRDT y el Peugeot 308 e-HDi

Mazda 3 Mirai 1.6 CRTD 115 CV, Betanzos, Rubén Fidalgo41
Las plazas delanteras gozan de suficiente espacio.

Los motores HDi del grupo PSA siempre han destacado por su finura de funcionamiento, aún siendo mecánicas diésel. Este 1.6 no iba a ser distinto: nos encontramos con una mecánica que no vibra, ni suena demasiado, y eso que el Peugeot no cuenta con tanto apantallamiento acústico como el Mazda.

Los 115 CV del Mazda lo mueven con bastante soltura y, con las ruedas de 16″ , el desarrollo es muy correcto. Como la caja de cambios tiene un tacto tan bueno, haciendo uso de ella podemos ir muy rápido si es lo que queremos.

En el caso del Peugeot, la potencia es algo menor (112 CV) debido a la puesta a punto de la inyección, claramente enfocada a contener los consumos. En la práctica, esos teóricos 3 CV menos apenas se perciben y las sensaciones están más marcadas por la caja de cambios automática robotizada que por la gestión del motor.

Esta transmisión de 6 relaciones, con un desarrollo largo (de nuevo, priman los consumos) tiene una forma de funcionar que, al principio, puede llegar a ser molesta. Si estás acostumbrado a los cambios de doble embrague del grupo VAG o Fiat, acusarás los cabeceos y la “lentitud” del cambio de marchas del Peugeot. La sensación es incómoda, pero, en realidad, el problema es que estoy intentando conducirlo como si fuese un DSG… y no lo es.

Peugeot 308 e HDi 112 CV, Sabón, Rubén Fidalgo41
La forma de la carrocería del 308 permite un interior muy amplio.

Si ayudamos a la gestión y levantamos un poco el pie antes de pasar de una marcha a otra, ese cabeceo tan brusco deja de serlo y, además, el cambio es algo más rápido. El problema viene cuando circulamos por zonas onduladas. Vamos en sexta “llaneando” y hay un pequeño repecho, pisamos un poco más el acelerador para mantener la velocidad y el Peugeot decide bajar una marcha, volviendo a la sexta tras unos segundos. Esos continuos cambios de relación aumentan el consumo. Afortunadamente, contamos con levas en el volante, así que movemos la palanca hacia el lado de cambio manual y ponemos sexta mientras regulamos la velocidad sólo con el acelerador. De este modo, ahorramos combustible. En carretera, he conseguido consumos de sólo 5,3 l/100 km circulando al máximo legal, mientras que en el Mazda no he conseguido bajar de 6 l/100km. En ciudad, el sistema Start&Stop nos ayuda a dejar el gasto de carburante del 308 en cotas también muy bajas: nunca he llegado a los 6,5 l/100 km con el Peugeot, que, en este aspecto, bate a su rival gracias a la tecnología e-HDi.

En carretera y en modo manual, si acompañamos las transiciones entre marchas con el acelerador, el Peugeot cambia de manera mucho más suave y rápida, lo que me hace pensar que el problema de ese tacto tan peculiar se debe más a una falta de coordinación entre la unidad de mando motor y la caja de cambios que a que esta última tenga una limitación mecánica.

El Mazda 3, con su ejemplar caja de cambios manual, no tiene mayor problema en este apartado que el tedioso trabajo con el pie izquierdo en los atascos de la ciudad.

El Mazda 3 1.6 CRDT y el Peugeot 308 e-HDi en la pista de pruebas

Los tiempos de ambos modelos en el circuito de A Pastoriza han sido casi calcados. Las diferencias vienen más marcadas por el mayor peso del Peugeot, equipado con el precioso -pero pesado- techo panorámico y una mayor dotación que el Mazda 3 Mirai.

En ningún caso los motores llegan a poner en aprietos a los chasis de estos dos vehículos, que alcanzan un nivel similar, pero por caminos distintos. El Mazda 3 posee una suspensión más rígida, que lo hace algo más incómodo en ciudad y en asfaltos rotos, pero que proporciona una mayor sensación de aplomo y, sobre todo, seguridad en frenadas y esquivas.

Mazda 3 Mirai 1.6 CRTD 115 CV, La Coruña, Rubén Fidalgo41
El Mazda 3 tiene un diseño atractivo.

Por su parte, el Peugeot 308 balancea más y tiene un tacto algo menos fino que el Mazda, dando la sensación de ser menos ágil, especialmente en las esquivas. Sin embargo, el eje trasero del modelo francés es mucho más vivo y el resultado final es que también es capaz de pasar por curvas y enlazarlas de forma eficiente. Las distancias de frenado son similares en ambos, con una ligera ventaja para el Mazda 3.

En definitiva, tenemos un empate técnico, pero tactos muy diferenciados: más divertido y transmitiendo más información el Mazda, más confortable e igualmente efectivo el Peugeot.

Conclusión

Cualquiera de estos dos modelos puede ser una buena opción de compra. El Mazda destaca en algunos apartados y en otros, el Peugeot, por lo que la balanza depende de tus prioridades para inclinarse. Los acabados y calidad de ajustes del Mazda 3 son algo mejores que los del Peugeot 308 por lo que, a priori, debería envejecer con más garantías de ausencia de problemas. Por otra parte, Mazda goza de una buena reputación en Europa y se nota en el precio que mantienen como usado.

Peugeot 308 e HDi 112 CV,Ciudad de la Cultura Santiago de Compostela, Rubén Fidalgo41
El león ha cambiado algunos trazos. Todo un símbolo.

Del Peugeot me ha gustado y me ha convencido la tecnología micro híbrida. Sin duda, es una buena idea que merece la pena, ya que se ahorra combustible en todas las circunstancias y, en principio, no tiene aspectos contraproducentes como el peso de las baterías de los híbridos.

Si vas a llevar pasajeros adultos en las plazas traseras, irán más cómodos en el Peugeot 308 e HDi, claramente más amplio que el Mazda 3.

Dinámicamente, los dos van francamente bien; su seguridad activa y efectividad están muy a la par. Eso sí, el tacto de los mandos, pedales, caja de cambios e incluso de la mecánica (está mejor aislada del habitáculo) es mejor en el Mazda 3, que proporciona un mayor disfrute conduciendo.

Las diferencias de consumo entre ambos modelos rondan casi el litro a favor de la tecnología e-HDi. Eso sí, tendrás que “coger el aire” a la transmisión, utilizarla en modo manual y así evitar cambios innecesarios que aumentan el gasto de carburante y, además, hacen incómodo el viaje.

Podría decirse que el Mazda tiene un enfoque más juvenil, con un diseño más llamativo y un tacto general algo más deportivo, mientras que el Peugeot juega la baza de una mayor amplitud interior y un tacto más enfocado a una generación más “madura”, que necesitará más espacio, ya que sus hijos ya estarán algo más crecidos.

Si vas a realizar muchos kilómetros y el coste es prioritario, no tengo duda: el e-HDi de Peugeot  te hará ahorrar.

¿Buscas un coche como éstos?

¿Te interesa el Mazda 3 o el Peugeot 308, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Peugeot 308 o del Mazda 3 puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Rubén Fidalgo 10 Septiembre, 2012

Me ha parecido muy inteligente e interesante la tecnología micro híbrida. Reducir fricciones y consumos innecesarios es más interesante que complicar el coche con sistemas eléctricos, baterías, etc.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba