Citroën DS5 Sport HDi 160 CV, a prueba39

Citroën DS5 Sport HDi 160 CV, a prueba

11 febrero, 2013, modificada el 10 agosto, 2013 por

El Citroën DS5 es uno de los modelos con la estética más llamativa del mercado actual. Se trata de todo un ejercicio de estilo que corona la gama de la firma gala. Parte de la plataforma de un C4, un compacto… ¿Estará a la altura?

No valorado

Destacable

  • Diseño y acabados.
  • Interior confortable y elegante.
  • Personalidad indiscutible.

Mejorable

  • Suspensión.
  • Precio.
  • Colores.

Hace 57 años, Citroën consiguió sorprender al mundo con un automóvil que se adelantaba más de dos décadas al resto: suspensión con control de altura, frenos de alta presión, dirección asistida, cambio semi-automático, faros direccionales (a partir de 1967)… Estos elementos eran ciencia ficción hace más de medio siglo. Incluso hoy en día, los modelos que incorporan estos avances se cuentan con los dedos de una mano. Sin embargo, lo que más marcó el Citroën DS (conocido como “Tiburón” en nuestro país) fue su diseño absolutamente rompedor, creado por el maestro Flaminio Bertoni -aunque hubo versiones especiales elaboradas por Henri Chapron, entre ellas, los cabrios, por los que se pagan sumas millonarias…-.

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, Vigo, Rubén Fidalgo39
Las formas del DS5 llaman la atención incluso por la noche.

Sus líneas eran tan novedosas y gustaron tanto que jamás en la historia del automóvil se ha cerrado tal número de pedidos tras una presentación (en este caso, en el Salón de París de 1955). En 15 minutos tenía ya 743 ventas confirmadas; al final del primer día, 12.000, y eso que no existía la venta online

La actual gama DS sigue esos pasos gracias a un diseño atractivo y el DS5 es su máximo exponente (por ahora). Que su imagen es llamativa es algo indiscutible: el Citroën DS5 hace girar todas las cabezas a su paso, incluso las de los niños, que son los más críticos para estas cosas. Personalmente, creo que es uno de los 10 automóviles más bonitos que hay hoy en el mercado y, aunque en sus líneas (sobre todo, las del interior) se han inspirado más en el Citroën SM, hay ciertos guiños al DS original, por lo que me ha parecido interesante pedirle a mi amigo Vicente el DSuper que posa junto al Citroën DS5 HDi 160 Sport de la prueba.

Citroën DS5 HDi Sport: diseño e imagen, por encima de todo

La marca de los chevrones sigue fiel a su tradición de hacer sublime lo difícil, pero dejar algunas “sombras”: en su día, el DS nació con un diseño y una tecnología absolutamente abrumadora, pero con un motor de “antes de la Segunda Guerra Mundial”.

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, interior, Rubén Fidalgo39
El puesto de mando es muy bueno.

Si hay algo difícil de lograr hoy en día es un diseño llamativo y original; todos los coches se parecen cada vez más. Citroën ha conseguido lo imposible con el DS5, un vehículo que destaca entre el resto con un aspecto distinto y que, al igual que el original, no deja a nadie indiferente. Además, tanto los materiales como los ajustes que tiene son muy buenos, dignos de competir con modelos alemanes y japoneses sin el menor complejo.

Esta vez, la mecánica no es la “pata coja”: el motor 2.0 HDi de 163 CV mueve francamente bien este coche, apenas se oye en el habitáculo, acelera con soltura, es suave y los consumos se mantienen en cifras razonables teniendo en cuenta el tamaño y peso del DS5. En esta ocasión, lo único criticable de esta preciosidad sobre ruedas es precisamente la desproporción de las mismas, con unas enormes y pesadas llantas de 19″.

Su nombre “da lugar a error”: el Citroën DS5 no nace a partir del C5 -que cuenta con uno de los mejores chasis del mercado- sino del C4, que para su segmento tiene un chasis excelente, pero claramente se queda corto en un modelo que quiere militar en una categoría superior y que pesa bastante más que un C4 “normal”.

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, A Magdalena, Rubén Fidalgo39
Este coche se sale de lo corriente.

Con la configuración Sport y las llantas opcionales con neumáticos 235/40-19, el DS5 es un coche con un comportamiento algo crítico en cuanto el asfalto deja de ser “una alfombra”; las reacciones del eje trasero al pasar por baches o juntas de dilatación exigen, en demasiadas ocasiones, nervios de acero.

Si en lugar de un eje rígido de brazos tirados montase un eje multibrazo independiente detrás, y en vez de una sencilla McPherson delante, tuviese un doble trapecio formando un paralelogramo deformable, y si para poner la guinda le añadiéramos la excepcional suspensión hidractiva, el DS5 tendría una calidad de rodadura acorde con su porte, capaz de poner contra las cuerdas a lo más granado del mercado. Citroën ya cuenta con esos órganos en el C5, uno de los coches en los que mejor (por confort y calidad de rodadura) y más seguro (por estabilidad) he viajado jamás.

Citroën DS5 HDi Sport: bienvenido a bordo

Buenos días: el capitán Fidalgo y su tripulación le dan la bienvenida a bordo de esta aeronave. Volaremos bajo para evitar los radares; la duración estimada del trayecto es de 6 horas. Por favor, abróchense los cinturones y disfruten del viaje“. Así se siente uno en cuanto toma los mandos del DS5. Ya que el arranque es por botón, yo habría puesto la tecla de puesta en marcha en la botonera que hay en el techo…

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, interior, Rubén Fidalgo39
El techo panorámico da mucha luz al interior.

Los asientos son casi perfectos por mullido, diseño y ergonomía, el tacto de todos los mandos y superficies que tocamos es estupendo (excepto los portagafas, que chirrían al abrirlos), y la sensación que proporciona la batería de teclas en el techo, formando 2 ventanas sobre nuestras cabezas, nos hace pensar que estamos en el cockpit de un avión (o en el puesto de mando de un TGV de última generación). La amplitud es buena y, aunque al principio abruma la cantidad de botones, uno se acaba haciendo con ellos en pocos minutos.

Por ciudad nos desenvolvemos muy bien gracias al generoso par del motor HDi, que además se conforma con 8 l/100km sin Start/Stop. La nota negativa viene de la escasa visibilidad de la luna trasera y la generosa anchura del modelo: mucho ojo con los retrovisores, que sobresalen bastante, y con las llamativas llantas (al montar neumáticos de perfil tan bajo, podemos estropearlas en cada bordillo o socavón).

Es destacable el buen aislamiento acústico del habitáculo de este Citroën. La mecánica diésel pasa totalmente inadvertida, lo mismo que el ruido del resto del tráfico.

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, Cabo Silleiro, Rubén Fidalgo39
50 años separan estas dos miradas.

La postura de conducción es buena, todo lo necesario lo tenemos a mano y el Head Up display se ve perfectamente… Además, su iluminación blanca (en lugar de roja, como en el Peugeot 3008) evita que confundamos las cifras con las luces traseras del coche que nos precede.

Cargamos el maletero con el equipaje, algo muy fácil gracias a su generoso portón, aunque es algo engorroso que carezca de tirador. Esto nos obliga a pulsar el mando a distancia o la tecla en el salpicadero cada vez que queremos acceder al maletero. Afortunadamente, sus formas son muy cuadradas y aprovechables, pudiendo ampliar su espacio abatiendo los asientos, que dejan un suelo completamente plano.

Salimos a carretera: mientras el asfalto está en buen estado y seco, sigue llamando la atención el silencio en el interior de este Citroën DS5, sólo perturbado por el rumor de unos neumáticos tan anchos. El equipo de audio, el climatizador, la acogedora sensación que proporcionan sus techos panorámicos y los formidables asientos hacen que el viaje sea un auténtico placer. A ritmo constante de 120 km/h, el consumo se estabiliza en 6,7 l/100km. No está mal.

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, Cabo Silleiro, Rubén Fidalgo39
El DS5 es un buen rutero.

El tramo de la A-52 entre Benavente y Verín tiene el asfalto muy roto, con ondulaciones y roderas marcadas por el frecuente tráfico pesado. En este escenario, queda patente la limitación que el chasis del C4 tiene para mantener el tipo debido a su sobrepeso y a las enormes ruedas. El eje delantero busca las roderas y el trasero rebota de manera muy seca en las partes más rotas, lo que provoca movimientos parásitos en la dirección. Este mismo viaje lo hice en su día con un C5 Tourer con suspensión hidroneumática y llanta de 18″ y era como ir en una alfombra voladora a ras de suelo…

El tiempo no acompaña y la lluvia hace acto de presencia. Es una mala compañera en esta ruta, ya que el asfalto no es de tipo autodrenante y los charcos que se forman no se llevan nada bien con unos neumáticos de 235 mm de ancho, a los que les cuesta desalojar la capa de agua que los separa del suelo.

Pese a lo incómoda que resulta la suspensión en estas circunstancias, los formidables asientos hacen su papel y el cuerpo no se resiente demasiado, pero debemos tener las manos preparadas en el volante en todo momento, atentas a las reacciones de un eje trasero sobrepasado por el trabajo.

Señores pasajeros, hemos llegado a nuestro destino. Les agradecemos que hayan decidido viajar con nosotros. Lamentamos las turbulencias y esperamos que hayan disfrutado del trayecto. Estaremos encantados de volver a verles. Por favor, no olviden su equipaje de mano…“. Afortunadamente, los pasajeros han disfrutado del viaje gracias a un habitáculo que resulta muy acogedor y diferente, algo que, sin duda, se agradece.

El Citroën DS5 HDi Sport, en la pista de pruebas

Curiosamente, la mayoría de los cursos de conducción que he podido dar con la gente de PTC Escuela ha sido al volante de Citroën C4 y Peugeot 308, por lo que conozco bien las reacciones de este bastidor. “Calzado” con neumáticos de 16 pulgadas y con casi 300 kg menos de peso, este chasis va de maravilla en modelos del segmento C. Sin embargo, pese a que han alargado su batalla en 10 cm y también su ancho de vías para adecuarse a las dimensiones del DS5, no está a la altura de un modelo que pretende rivalizar en el mercado de las berlinas premium.

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, A Magdalena, Rubén Fidalgo39
El eje trasero del DS5 limita mucho su comportamiento.

En las maniobras de esquiva y frenada, como la pista se había secado bastante, no lo hizo nada mal. Aquí, el exceso de calzado juega a su favor con una adherencia notable.

Sin embargo, en el circuito no cumplió las expectativas. Para contener el balanceo se han endurecido bastante la suspensión y las estabilizadoras. Esto provoca que la rueda interior delantera pierda mucha motricidad, haciendo que el ESP nos esté frenando constantemente. Por su parte, el excesivo agarre del eje trasero hace que se acentúe el instinto subvirador (el eje delantero no quiere entrar en la curva), al ser casi inmune a la transferencia de masas. El resultado es un comportamiento que dista de su apellido Sport…

Conclusión

Sin lugar a dudas, la calidad y la apariencia del Citroën DS5 son los aspectos más destacados de un automóvil que se distingue entre la monotonía del tráfico actual. Tiene personalidad, está bien acabado, es precioso y con la mecánica HDi de 163 CV va francamente bien, incluso el THP de gasolina puede ser muy interesante. No creo que merezca la pena el desembolso que supone la opción híbrida, idéntica a la del Peugeot 3008 que probamos hace unos meses.

Citroën DS5 HDi 160 CV Sport, Santa María de Oia, Rubén Fidalgo39
El DS original tiene mayor distancia entre ejes.

Compite con modelos muy dispares, ya que berlinas que se quieran destacar por su diseño se cuentan con los dedos de una mano, como el Volkswagen CC, el Fiat 500L, Mini Countryman y pocos más.

Pese a tratarse de un ejercicio de estilo, su practicidad no se ve perjudicada. Personalmente, me ahorraría el acabado Sport y las llantas de 19″ e invertiría en el interior “Cuero Club“, con el que el habitáculo es aún más llamativo y confortable, similar al del DS4 que probamos en Autocasion.com.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Citroen DS5, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Citroën DS5 puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

15 Comentarios

Rubén Fidalgo 11 febrero, 2013

El diseño del DS5 me ha encantado. Una lástima que el chasis no esté a la altura del resto del coche, que posee unos materiales, acabados y diseño que en nada envidian a los modelos alemanes. Sobre \”la diosa\” qué decir… sigue siendo espectacular pese a contar con 60 años…

manu 11 febrero, 2013

Coche muy bonito, una pena no le ponga la suspensión hidraulica, sería ideal para esta coche, mi viejo xantía la iene y es unamaravilla (como mi viejo xantía HDI un campeón en fiabilidad). Otra cosa que me guata de este coche es el motor mi otro coche un 508 tiene este motor y la verdad es una maravilla tanto por respuesta como por consumo, estoy sorprendido por lo poco que consume.

Juan Manuel 11 febrero, 2013

Fantástica prueba, pero Citroen no tiene fácil repetir lo que hicieron con el DS original. En cualquier caso, gran análisis del coche.

Nacho 900 11 febrero, 2013

Hace unos meses me acerqué al concesionario de Santiago para verlo. Tenía mucha curiosidad y, aunque no me decepcionó, me esperaba algo más impactante, en cuanto a su aspecto exterior. En comparación con el DS o el SM, es vulgar, le falta glamour….
Es bonito, pero mientras los dos primeros eran indiscutiblemente coches premium, este recuerda más a un compacto. Entre eso, su elevado precio y esta crisis, no le pronostico gran futuro, por desgracia. De hecho, tan solo he visto rodar uno por la calle.
El interior me encantó. Es tal cual lo describes.
Un abrazo!

Rubén Fidalgo 12 febrero, 2013

Volver a hacer algo como el DS original no es difícil para Citroën, me temo que es algo casi imposible para cualquiera… El tiburón se convirtió en una escultura con ruedas desde el minuto uno.
Muchas gracias por tus comentarios Juan Manuel.
Nacho, otro abrazo… mira que estar unidos por Vicente… 😉

Alvaro Ruiz 12 febrero, 2013

Hace unos meses un amigo fue a la Citroen con la idea de jubilar su C5 V6 de gasolina. Le enseñaron el DS5, y su conclusión fue: “el interior es espectacular, por fuera no tanto, pero tiene menos espacio interior que mi C5 y es imperdonable que no lleve lo mejor de Citroen, la suspensión Hidractiva”. Al final pilló una de las últimas unidades del C6. Externamente me parece más bonito que el DS5, y desde luego en confort de marcha no tiene ni punto de comparación. A lo mejor deberían hacer un DS6…

Rubén Fidalgo 12 febrero, 2013

La verdad es que Citroën lo tenía casi a huevo para hacer un coche impresionante… si este DS5 lo hubiesen hecho sobre un C5 hidroneumático, el resultado sería un coche atómico…
Sobre el DS6… todo se andará, me consta que sí estaba en proyecto, pero con la situación financiera actual del grupo PSA, tal vez se quede en un impresionante no-nato… los tiros van hacia el precioso concept numero 9

Nacho 900 13 febrero, 2013

Citroën tiene un palmarés apabullante: DS, SM, CX, 2cv….. Incluso el ochentero XM no está mal y el actual C6 también tiene su gracia.
La voluntad de sacar una gama DS con guiños a ese pasado glorioso es loable pero, económicamente, me parece un error ya que es duplicar las gamas con modelos que, la mayoría de la gente, no termina de ver como alternativa a un A3, un serie 3 o un clase E.
Y sí, gran casualidad lo de nuestro amigo común Vicente… de hecho adivina quién me dió el chivatazo de que este excelente artículo-comparativa DS-DS5 se estaba fraguando… 😉

Rubén Fidalgo 13 febrero, 2013

Yo creo que sí es una buena idea diversificar. Fíjate el DS3 el exitazo que supone para la marca… además es la mejor manera de empezar a hacer marca y que la gente mire sin complejos a Citroën. Es caro, pero necesario.

Nacho 900 13 febrero, 2013

Parece que la gente está más dispuesta a \”soltarse la melena\” con los coches pequeños. Y a la vista del éxito de coches como el neo-Mini o el neo-Bettle, Citroen podría dar la campanada con un neo-2cv que, al menos en Europa, es un coche que está en el corazón de la gente.

citronero 16 abril, 2013

Es un coche espectacular.me encanta!cuando lo veo pasar por la carretera m kedo mirando.asi m paso con el ultimo C5 y me lo acabe comprando.sin duda citroen esta haciendo los modelos mas atractivos actualmente

roberto rodriguez 4 junio, 2013

un coche precioso, seguro, fiable y le habéis echo un reportaje grafico de lo mas bonito. Nada tiene que ver, que justo ese coche(el de las fotos) acabara en mi garaje.

Rubén Fidalgo 4 junio, 2013

Hola Roberto, enhorabuena por tu coche, como digo en el artículo me parece precioso. Me alegro de que te gusten las fotos que pude hacerle durante la prueba. Espero que lo disfrutes muchos kilómetros. Muchas gracias por seguirnos y por compartir con nosotros tu experiencia con este coche. Un saludo.

xabier 9 septiembre, 2013

Yo tengo un DS5 Sport 2.0 HDI 160CV (una maravilla). Pero por motivos económicos tengo que venderlo. Si hay alguien interesado: xcantalapiedrag@hotmail.com ó 666520751.
Es azul claro, con 24200km en este momento y cambio manual.
Lo vendo por 24000€ (Nuevo 36000€).
Un saludo

Rubén Fidalgo 9 septiembre, 2013

Hola Xabier, lamento que tengas que venderlo. Te recomiendo que uses nuestro portal de anuncios de usados para anunciarlo, es gratuito y tiene muchas visitas por lo que puede que sea uno de los mejores lugares donde exponerlo, además podrás poner fotos. http://www.autocasion.com un saludo y suerte con la venta.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba