Citroën DS3 HDi 90 CV Airdream

10 Agosto, 2010, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Ejemplo de innovación y visión de futuro, Citroën ha estrenado una nueva línea de productos, denominada DS, derivados de la gama normal, pero con un exquisito toque personal, como este DS3 turbodiésel de 92 CV.

28

Para entendernos, los nuevos DS son la gama premium de Citroën, vehículos de nicho derivados de la gama comercial que añaden un interesante plus, sobre todo en cuanto a apariencia interior y exterior, con objeto de captar una clientela ávida de coches de capricho. El primero en llegar es el DS3 -utilitario de 3 puertas y casi 4 m de longitud-, derivado del Citroën C3, cuyos competidores directos son, por imagen exclusiva y precio elevado, los Alfa Romeo MiTo, Audi A1, Fiat 500 y Mini.

A diferencia de sus referencias más directas, Alfa MiTo y Mini, el diseño del DS3 no recurre a reminiscencias del pasado sino que, en la línea del Audi A1, apuesta por unas agresivas formas futuristas tanto por dentro como por fuera. Su carrocería destaca por el techo recto y flotante -no se apoya en ningún pilar de los laterales-, un lateral con aleta de tiburón y cristales oscuros, una trasera totalmente recta y un frontal impactante gracias, sobre todo, a sus luces diurnas de leds verticales. Un diseño muy atractivo que llama la atención rápidamente y que se puede personalizar hasta niveles insospechados para disfrutar de un vehículo casi único, algo parecido a la propuesta de individualización de Fiat con su 500. Entre otras opciones se pueden elegir varios colores y adhesivos diferentes del techo, a juego con las llantas, y varios tipos de carcasas para los retrovisores.

Interior

El habitáculo, también muy atractivo y futurista, con una instrumentación de tres cuadrantes cónicos, se puede personalizar por medio de diferentesmateriales y tonalidades, parte del salpicadero, el pomo de la palanca de cambios y otros elementos. El espacio en las plazas delanteras es notable, sobre todo en la parte del acompañante, donde el salpicadero sobreelevado -a juego con el techo y las llantas- permite una posición avanzada de la guantera de 13 litros con el fin de dejar un amplio hueco para las piernas. Detrás, en cambio, hay sitio suficiente para 2 adultos, con ciertas limitaciones respecto a la altura hasta el techo y la longitud hasta el respaldo de los asientos delanteros. El maletero ofrece unos dignos 285 litros de capacidad, aprovechables gracias a unas formas limpias y a la posibilidad de abatir de manera sencilla los respaldos en proporción 40:60.

El equipamiento no destaca en particular por nada, aunque no se echa de menos ningún sistema: ABS con ayuda al frenado de urgencia y control de estabilidad, 6 airbags, control y limitador de velocidad e indicador de cambio de marcha, entre otros. Quizás la carencia de los faros de xenón, no disponibles ni en opción, pueda ser un handicap menor dada la excelente iluminación de las luces. Dentro de los elementos en opción merece la pena el sistema de navegación MyWay1.300 euros– que incorpora un excelente equipo de audio multimedia y un kit manos libres.

Comportamiento y Prestaciones

Las diferencias entre el C3 y el DS3 marcan el comportamiento de este último por medio de una suspensión algo más dura que permite una mayor diversión y eficacia al volante, sobre todo en carreteras de curvas a cambio de perder algo de comodidad; aunque no va tan firme como un Mini o un MiTo. Dispone de una dirección ágil y directa y unos frenos que, sin ser brillantes, actúan perfectamente. Un bastidor algo más deportivo que el del C3 que se completa con un motor compartido: el 1.6 HDi de 92 CV de potencia, mecánica voluntariosa y de consumo contenido -si se conduce con tino- que vibra y suena más de la cuenta en regímenes bajos. La caja de cambios, manual de 5 velocidades, trabaja de manera correcta aunque no es un prodigio de agilidad.

En resumen, el Citroën DS3 es el coche apropiado para quien busque un vehículo rabiosamente moderno con el que llamar la atención, tanto por su carrocería como por su interior y por las numerosas opciones de personalización. Es un coche equipado, casi completamente, de serie que se desenvuelve bien, algo divertido en curva, pero un pelín incómodo en viajes largos por su suspensión dura, con un motor enérgico desde bajas vueltas que consume más de la cuenta si te excedes con el acelerador. La versión probada cuesta 18.105 euros, casi 5.000 euros más que su C3 equivalente, menos vistoso y más cómodo aunque, en lo práctico, igualmente válido.

Destacable

– Diseño vanguardista.
– Interior muy personal.
– Equipamiento de serie.

Mejorable

– Escasa iluminación interior.
– Precio elevado.
– Espacio en altura plazas traseras.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba