Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV: 2.000 kilómetros a prueba33

Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV: 2.000 kilómetros a prueba

21 Agosto, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

El Citroën DS3 Cabrio es uno de esos coches que la gente se para a mirar cuando pasa y cuando está aparcado. Con el Mini en el punto de mira, este coqueto francés posee bastantes virtudes y ofrece bastante exclusividad por relativamente poco dinero.

No valorado

Destacable

  • Imagen llamativa
  • Cierre de la capota
  • Presentación interior

Mejorable

  • Caja de cambios lentísima
  • Boca de carga del maletero
  • Iluminación delantera

El último DS descapotable hasta la fecha es un automóvil tan escaso y deseado que por él se pagan cifras de seis dígitos. Afortunadamente, con la llegada del Citroën DS3 Cabrio uno puede disfrutar del placer de conducir un descapotable por mucho menos dinero y, además, con ciertas dosis de practicidad, como se verá a lo largo de esta prueba.

Lo cierto es que la saga DS de Citroën está siendo todo un éxito, especialmente su modelo más compacto, que está siendo capaz de luchar de tú a tú con modelos como el Mini. Sus sugerentes líneas, cuidados acabados y el toque sport de la puesta a punto de su bastidor son las claves de su éxito, además de las posibilidades de personalización.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, Santradán, Rubén Fidalgo33
El frontal del DS3 cabrio es idéntico al del modelo cerrado.

Personalmente me atraen las carrocerías bitono, además de recordarme a los coches clásicos, ayudan a diferenciar nuestro automóvil del resto en un momento en el que cada vez se parecen más. Por ello me atrae el aspecto de la unidad de pruebas – aunque yo hubiese escogido otra combinación con más contraste, crema y granate, rojo y negro, amarillo y azul…- con ese techo de lona en color violeta. El cuidado por el detalle se nota en elementos como los tapones de los bujes en las llantas a juego con el color del techo, así como la tapicería de cuero (de muy buen aspecto y tacto) también en dos tonos.

El Citroën DS3 Cabrio y su capota

Obviamente, la mayor novedad del coche del coche de hoy es su condición de descapotable, por lo que se merece su propio apartado. Al contrario que su socio Peugeot, Citroën ha preferido recurrir a un techo de lona escamoteable en lugar del techo rígido plegable. En contra de lo que pueda parecer, los techos de lona cierran mejor, y además son más ligeros. Su único punto débil son los vándalos. En el DS3 Cabrio se ha optado por un techo deslizante en lugar de una capota al uso para garantizar una mayor seguridad para sus ocupantes y una buena rigidez del chasis, además, este tipo de cubiertas ocupan muy poco espacio una vez plegadas, un detalle importante en un coche de proporciones tan compactas.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, interior, Rubén Fidalgo33
Al abrir el techo, la luna trasera se queda plegada.

Aunque el ruido se cuela en el interior con más facilidad que en un modelo cerrado, la verdad es que la capota del DS3 cabrio cierra muy bien y carece de grillos. Parece que los franceses han aprendido de los errores cometidos en el Pluriel, en el cual resultaban abundantes debido a sus montantes laterales desmontables.

Es muy fácil de utilizar y el único inconveniente es la pequeña boca de carga que deja para el maletero, que tiene una buena capacidad, pero los bultos más grandes tendremos que meterlos a través de los asientos abatibles, un detalle poco usual en un cabrio y que aumenta la versatilidad de este coqueto coche.

El DS3 Cabrio lo podremos conducir como una berlina cerrada, con un techo solar abierto, descapotando sólo el techo (aunque en esta posición se producen muchas turbulencias dentro), o con la capota totalmente plegada.

El Citroën DS3 cabrio en el día a día

Las proporciones del DS3 cabrio resultan compactas. Es ancho y bajo para su longitud, lo que le da un toque de robustez y deportividad más que notable. La forma del pilar B y los marcos del parabrisas y trasero en negro mate otorgan un protagonismo a la superficie acristalada que le sienta muy bien.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, interior, Rubén Fidalgo33
El salpicadero apenas difiere del DS3 cerrado.

Al abrir la puerta uno nota su peso y el buen tacto del tirador, lo que proporciona una agradable sensación de calidad, algo que se confirma al sentarse en los buenos asientos que posee la unidad de pruebas. Pocas diferencias respecto al Citroën C3, así que todo lo que veo en el interior me suena, salvo la tecla que abate la capota, obviamente.

Nos ponemos en marcha y se agradece que la mecánica eHDi sea bastante silenciosa pese a su condición de diésel. Me gusta el tacto de este motor, no es un dechado de prestaciones pero consume poco y es suave. Lo que ya no me atrae tanto es el cambio robotizado CMP con una gestión lenta hasta la saciedad y algo errática. Iniciar la marcha en una zona con fuerte pendiente ascendente siempre acaba igual: salimos en primera, cambia a segunda sin haberse embalado lo suficiente y, como aún encima es lenta en los cambios y pierde velocidad, no puede con la segunda, teniendo que volver a primera. Esto se soluciona si hubiese más comunicación entre los sensores de inclinación del sistema de asistencia de arranque en pendiente y el cambio de marchas.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, motor, Rubén Fidalgo33
El motor e-HDi destaca por sus consumos.

En ciudad el cambio automático es infinitamente más cómodo que el mejor cambio manual, y como el eHDi es muy poco sediento, nos movemos confortablemente y con poco gasto (en uso urbano nos movemos en cifras sobre los 6,5 l/100 km). El problema vendrá si tenemos que aparcar en línea en una zona en fuerte pendiente. La gestión del embrague del CMP no está muy bien calibrada y aparcaremos a trompicones. En su defensa he de aclarar que es la maniobra más complicada para cualquier cambio con embrague robotizado.

La visibilidad trasera es suficiente mientras llevemos la capota cerrada o abierta pero con la luna trasera elevada (ver vídeo), pero con la capota completamente abierta, sólo veremos hacia atrás gracias a los retrovisores exteriores.

Pese a estar en pleno verano, no hace demasiado calor, así que es el momento ideal para salir a dar un paseo por el campo descapotado y disfrutar de la brisa. Los días demasiado calurosos es mejor ir cerrados y aprovechar el climatizador automático.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, Santradán, Rubén Fidalgo33
La luna trasera es algo pequeña.

Por carretera el DS3 es un coche muy gratificante. La puesta a punto del chasis tiene un buen compromiso entre dureza y confort y el calzado elegido, aunque generoso, no es demasiado exagerado por lo que uno puede disfrutar bastante enlazando curvas y sintiendo el aire… más bien una ligera brisa porque aunque vayamos descapotados, no se cuela demasiado el viento en el interior del DS3 Cabrio.

Para los adelantamientos es imprescindible asumir el control de la caja de cambios, de lo contrario alargaremos varios segundos la maniobra debido a la lentitud de su respuesta. Afortunadamente en manual es bastante obediente y, si le ayudamos un poco levantando unos instantes antes el acelerador, los cambios son más rápidos y suaves. Aún así mejor ser generosos y elegir zonas con bastante amplitud para adelantar, pues los 92 CV no hacen del DS3 cabrio un cohete, precisamente.

El equipamiento de la unidad de pruebas es muy completo: cuero, navegador, manos libres, limitador y conrtol de crucero, climatizador, un imán para las miradas… no se echa nada en falta, por lo que aunque no es un coche barato, la verdad es que no es nada desorbitado, resultando bastante más barato que un Mini Cabrio equivalente.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, interior, Rubén Fidalgo33
Los asientos tienen un buen diseño.

Las plazas traseras no están mal, 4 pasajeros pueden afrontar un buen viaje sin problemas pero un quinto pasajero hará que sean 3 los que vayan apretados por la falta de anchura. Claramente es un coche para 4 ocupantes, aunque está bien que lo hayan homologado para 5 pasajeros, tener una plaza más legal te puede sacar de algún apuro.

Los consumos en carretera se quedan ligeramente por encima de los 5 l/100km, subiendo hasta los 6 l/100 km si aumentamos la velocidad hasta los 120 km/h en autovía. A esa velocidad seguimos circulando cómodamente aún con el techo abierto.

Los asientos y la postura de conducción son bastante buenos así que podemos tirar millas sin demasiada fatiga en la espalda. Ya empieza a oscurecer y con el frío de la noche llega la lluvia, un buen momento para comprobar el cierre de la capota que, pese al fuerte aguacero de la tormenta, no deja entrar ni gota de agua.

La iluminación es normal, carece de faros de xenón y se nota, pero lo que más llama la atención por la noche en el DS3 cabrio es la forma de las ópticas traseras, con un efecto tridimensional muy llamativo y que hace que la gente se fije en él aún más que por el día.

El Citroën DS3 cabrio en la pista de pruebas

Pese a que la rigidez del chasis de este cabrio no está nada mal, no se trata de una carrocería cerrada. Parece mentira lo que hace el simple hecho de no tener travesaños entre los pilares B y C. Basta con ir por una calle adoquinada y mirar por el retrovisor cómo se mueve el marco trasero. Afortunadamente, aunque han buscado un tarado con cierto carácter deportivo y montan unos neumáticos de perfil bajo, no se han pasado de la raya y han mantenido cierta flexibilidad en las suspensiones para ayudar al chasis a absorber los problemas.

En el circuito, el Citroën DS3 Cabrio no protesta demasiado aunque apuremos algún piano y en el slalom mantiene bastante bien la precisión, lo que demuestra que estamos ante una plataforma que trabaja suficientemente bien.

Casi lo que más va a hacer sufrir al bastidor es la lentitud de la caja de cambios CMP, con unos cortes de inyección larguísimos para dar tiempo al autómata a realizar el cambio de marcha y un brusco trompicón una vez vuelve a la vida la mecánica tras el cambio; es- con mucha diferencia- lo peor de este coche.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, Santradán, Rubén Fidalgo33
El frontal se identifica fácilmente.

El  ESP trabaja de manera bastante intrusiva, aunque los 92 CV no ponen en muchos aprietos ni al coche ni al conductor. Para que el control de estabilidad necesite trabajar, debemos hacer las cosas rematadamente mal, o quedarnos colgados del cambio en algún apoyo. Anulando el ESP sale a relucir el verdadero temperamento del DS3, que me sorprende por lo bien que va respecto a un Citroën C3 con el que comparte varios elementos.

En definitiva, el Citroën DS3 cabrio me ha parecido un coche muy fácil de llevar. Es noble y facilón, pero te permite cierta diversión al volante y como además al ir descapotados las sensaciones se magnifican, resulta un coche muy gratificante… pero con otra caja de cambios, por favor.

Vídeo prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi

Conclusión

Teniendo en cuenta que todos los meteorólogos coinciden en afirmar que este verano va a ser el menos soleado del último siglo, es el momento ideal de comprar un coche como este Citroën DS3 cabrio y atrapar cada uno de los rayos de sol que el clima nos permita.

Prueba Citroën DS3 Cabrio eHDi CMP 92 CV, luz trasera, Rubén Fidalgo33
El efecto 3D de las luces traseras llama la atención.

Un descapotable tiene que lograr que uno disfrute del recorrido, ya sea del paisaje, de las estrellas en las noches de verano, de los olores de los bosques que estemos atravesando, etc. y el DS3 Cabrio cumple su cometido de forma bastante eficaz y con unos consumos muy bajos. Es una pena que el cambio CMP no aporte además un mayor disfrute de la conducción, porque el motor y el chasis van divinamente, parece que en Citroën siempre quieren dejar una pata coja en sus productos y, en este caso, claramente es la caja de cambios robotizada.

Si puedes perdonar unos cambios de marcha lentos e incómodos, el DS3 Cabrio es tu coche. Es llamativo, elegante, cómodo, te deja disfrutar del aire libre y cuando lo capotas cierra francamente bien y su maletero es amplio y no varía de capacidad si vamos abiertos o cerrados. Pocos coches son tan atractivos y utilizables por el precio del DS3 Cabrio.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Citroën DS3 cabrio, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevosde Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Citroën DS3 cabrio puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Rubén Fidalgo 21 Agosto, 2013

Es una pena que el cambio pilotado del grupo PSA no mejore radicalmente.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba