Citröen C4 Picasso 1.6 HDI SX

15 febrero, 2007, modificada el 24 enero, 2011 por

Seducción y un mayor dinamismo confluyen en el nuevo C4 Picasso, modelo que recorta el aforo a cinco plazas pero que mantiene argumentos como la habitabilidad

7

7



Seducción y un mayor dinamismo confluyen en el nuevo C4 Picasso, modelo que recorta el aforo a cinco plazas pero que mantiene argumentos como la habitabilidad, la luminosidad o un equipamiento de primera. Y además el propulsor diésel 1.6 HDI ofrece un rendimiento muy razonable.


La trilogía Picasso se cierra con la última entrega, quizás la más equilibrada de todas, aunque a priori no será la más vendida. De esta manera Citroën puede presumir de ofertar tres monovolumen compactos con destinos diferentes, amén del «gigante» C8. El Xsara Picasso, al que muchos daban ya por «muerto», está más vivo que nunca, por lo menos hasta el 2010 y se apoyará en la baza del precio para sobrevivir. El recién llegado C4 Picasso se sitúa un escalón (más bien varios) por encima en la oferta cinco plazas y arrebata el nombre a su hermano mayor, que pasa a denominarse ahora Grand C4 Picasso por aquello de las siete plazas.


7

La elección entre uno u otro vendrá marcada en buena parte por una cuestión matemática sencilla. El Xsara Picasso será 3.000 euros más barato que el C4 Picasso, y éste a su vez ofrecerá un ahorro de 900 euros respecto al siete plazas. Como esta última diferencia no es sustancial y muchos se mueven por aquello del «caballo grande…», el nuevo queda un tanto arrinconado de salida. Pero vayamos a por él. El C4 Picasso parte de la plataforma del grande, pero reduce su longitud en 12 centímetros debido al recorte sufrido en el voladizo trasero.


Cambia ligeramente el frontal con unas nuevas tomas de aire y rejillas específicas, pero hereda el gran parabrisas panorámico de dos metros cuadrados de superficie y que se traduce en un chorro de luz en el interior. También cuenta con los parasoles móviles, la misma solución que se emplea en los helicópteros. Desde el montante central para atrás el diseño es nuevo (aventuramos a decir que muy acertado), pero el interior se mantiene sin cambios. No encontraremos diferencias en los asientos delanteros, salpicadero, cuadro de mandos ni tampoco en las tres butacas trillizas de la segunda fila, capaces de desplazarse longitudinalmente hasta 13 centímetros y ofertando un espacio para las piernas a la altura de todo un ala-pívot.


En la zaga, muy inclinada, un amplio portón da paso a un maletero capaz de alojar 500 litros (50 menos que el Xsara Picasso, que es 19,5 cm más corto). Con los asientos traseros replegados la capacidad se eleva hasta los 1.734 litros. Entre los detalles prácticos encontramos una luneta practicable, un suelo reversible (moqueta por un lado y caucho por el otro fácil de limpiar) o un «repescado» carrito desmontable denominado Multibox capaz de transportar hasta 22 kilos. En esta ocasión nos hemos decantado por el escalón de acceso en diésel, el conocido 1.6 HDI de 110 caballos que protagonizará la mayor parte de las ventas.


Dotado de inyección directa common rail y turbo de geometría variable, este propulsor ofrece una respuesta adecuada entre 2.000 y 4.000 vueltas (el corte se produce a 5.000 revoluciones por minuto). Se gestiona mediante un cambio manual de cinco relaciones de tacto mejorable capaz de sacar un rendimiento digno, aunque esta versión va enfocada a un público sin demasiadas pretensiones en este sentido. Eso sí, conviene apurar el tacómetro a la hora de realizar un adelantamiento, sobre todo si vamos cargados.


En el aspecto dinámico las diferencias son mínimas con respecto al Grand C4 Picasso. Algo más ágil (existe una pequeña diferencia de peso) este modelo se sitúa más en la línea del confort que abanderan modelos tipo Renault Scénic, situándose por debajo de la eficacia de rivales como el Seat Altea o el Ford C-Max. El tarado de las suspensiones resulta firme y la dirección precisa, pero tiende a irse de morro y a provocar balanceos de la carrocería si se apura el ritmo. En cualquier caso, el control de estabilidad ESP (serie) siemexceso cometido.


Por su parte, los consumos registrados son aceptables, aunque debido a su tamaño, peso y a la caja de cinco relaciones no son los mejores. En carretera (a 90 km(h) se sitúa prácticamente en 5,5 litros y en autopista (a 120 km/h) se eleva hasta los 6,2 litros cada 100 kilómetros. Y llega lo mejor. El equipamiento de serie es realmente generoso, haciendo más atractivo el precio final. En este sentido encontramos ESP, siete airbag (incluido el de rodilla del conductor), climatizador con función REST, que permite utilizarlo con el motor apagado (ocho minutos), sensor de luces y lluvia, cuatro elevalunas eléctricos, radio CD, regulador-limitador de velocidad, ordenador de viaje… En resumen, el C4 Picasso con motor 1.6 HDI es una gran alternativa para los que buscan espacio, luz, modularidad y un rendimiento aceptable…

  • En marcha



  • Interior y maletero



  • Valor de compra



0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba