Citroën C4 Aircross HDi 150 CV 4WD, prueba de larga duración33

Citroën C4 Aircross HDi 150 CV 4WD, prueba de larga duración

18 Marzo, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

El Citroën C4 Aircross supone el acceso de la marca gala al goloso mercado de los SUV compactos. Comparte desarrollo con Mitsubishi y Peugeot, aunque se distingue claramente de ellos por diseño. Tiene personalidad y una calidad notable; ¿cuánto más hay de Citroën en él? Vamos a verlo.

No valorado

Destacable

  • Estética.
  • Acabados.
  • Cualidades ruteras.

Mejorable

  • Rumorosidad mecánica.
  • Interior "japonés".
  • Estabilidad con viento lateral.

Desde su lanzamiento en el Salón de Ginebra de 2012, el Citroën C4 Aircross ha sido un modelo que me ha llamado la atención. No comulgo demasiado con la moda SUV, pero reconozco que el Aircross me resulta atractivo, gracias a un frontal muy contundente y a algunos detalles en su carrocería que, pese a contar con dos “mellizos” más – Mitsubishi ASX y Peugeot 2008-, lo diferencian claramente del resto.

El modelo elegido para la prueba es el tope de gama, con tracción total, el motor 1.8 turbo diésel de 150 CV y un equipamiento (Exclusive) muy completo: un llamativo techo panorámico, unas bonitas llantas, navegador, asientos de cuero… No está mal, aunque la cifra que hay que desembolsar es elevada; el modelo básico parte de poco más de 23.000 euros, pero éste se dispara hasta los 39.250 euros.

Citroen C4 Aircross hdi 150 CV 4WD, Vigo, Rubén Fidalgo33
El Citroën C4 Aircross tiene un diseño atractivo.

Por fuera me gusta mucho. Su frontal es rotundo y las luces de marcha diurna en forma de paréntesis le dan un aire de familia que me recuerda al del DS3. Su “mirada” es la típica de Citroën, con unos faros grandes y rasgados. También la trasera lo identifica rápidamente como un modelo de la marca gala. Los ajustes son muy buenos y se nota que han puesto esmero en la calidad de fabricación de este coche. Me sorprenden algunos detalles, como ver que los pilotos traseros son de la firma Koito (con perdón), omnipresente en los vehículos japoneses, pero nada usual en los europeos; aquí, Hella o Valeo son las más habituales.

Al abrir la puerta, esa sensación de calidad se mantiene, pero, así como en el exterior veía claramente un Citroën, el interior es mucho más nipón; aquí, la colaboración con Mitsubishi se hace patente. Ojalá los mandos giratorios de la climatización o el selector de la transmisión tuviesen el tacto que presentan los del C4 berlina. La presentación del salpicadero, asientos, paneles de las puertas… es muy buena, pero los mencionados botones de la climatización, además de estar un poco alejados y bajos, tienen un tacto que no se corresponde con un coche de casi 40.000 euros.

Lo mismo sucede con el navegador: es de muy buena calidad, pero no queda integrado del todo en la consola central.

En general, la ergonomía es buena. Sin embargo, los mandos de la climatización, como comentaba antes, quedan algo bajos y obligan a separar la espalda del asiento para llegar a ellos; además, su manejo no es sencillo: debemos poner dos ruletas en modo auto si queremos olvidarnos de regular nosotros mismos el sistema cada dos por tres. Tampoco me gusta la ubicación de los botones de la calefacción de los asientos, unas teclas junto al broche del cinturón de seguridad… Yo las encontré porque tengo la costumbre de leerme los manuales de instrucciones, pero jamás las habría buscado ahí.

Una vez familiarizado con todo, como disponemos del sistema de reconocimiento de llave, basta con abrocharnos el cinturón, apretar el botón Start y… empezamos la prueba.

Citroën C4 Aircross 1.8 HDi 4WD: nos vamos de viaje

La visibilidad es sobresaliente, los cristales tienen buenas dimensiones y los retrovisores, también. Nada más poner en marcha el motor, notamos que no suena con la suavidad típica de los HDi franceses, este 1.8 tiene un tacto claramente japonés, lo mismo que el selector del cambio.

Citroen C4 Aircross hdi 150 CV 4WD, interior, Rubén Fidalgo33
El techo panorámico da mucha luz al interior.

La respuesta de la mecánica al acelerador es muy buena, pero su sonido se cuela con más descaro en el habitáculo que en otros modelos de la marca. Por ciudad, se agradece ir sentado algo más alto (no demasiado, éste no es de esos coches a los que uno “trepa”) para ver un par de vehículos por delante de nosotros y anticiparnos en las maniobras.

El sistema Start&Stop apaga el propulsor en cuanto nos detenemos. Por desgracia, el motor es algo perezoso para ponerse en marcha y, si salimos con prisa, es fácil que metamos primera y empecemos a soltar el embrague antes de tiempo: el dispositivo dejará de intentar encenderlo, quedándonos calados en medio del cruce… Su funcionamiento podría afinarse.

La palanca de cambios, aunque es típica de un todo terreno y presenta, por lo tanto, una excesiva longitud, tiene un buen tacto y las marchas entran bien. Yo preferiría una palanca algo más corta, lo cual reduciría también los movimientos.

Citroen C4 Aircross hdi 150 CV 4WD, Vigo, Rubén Fidalgo33
La iluminación del Aircross es buena.

El techo panorámico es algo que fascinará al resto de los pasajeros, que pueden permitirse el lujo de contemplar la arquitectura de los edificios mientras nos desplazamos. Da una sensación de luz y calidad al habitáculo muy llamativa, pero añade peso… y euros al conjunto.

En cuanto nos desembarazamos del tráfico urbano, empieza nuestro viaje. El consumo en ciudad ha sido razonable teniendo en cuenta los atascos, con una media de 8,1 l/100 km.

En carretera nacional con curvas, el comportamiento del Citroën C4 Aircross es muy bueno dentro de los SUV. No balancea demasiado y hay un elevado nivel de agarre. Las reacciones son nobles y, aunque su centro de gravedad es algo alto, la estabilidad es notable para su segmento. Los frenos tienen demasiada asistencia al principio del recorrido, pero, una vez acostumbrado, acabas dosificándolos bastante bien y detienen el Aircross de forma eficaz.

Las suspensiones cuentan con un buen tarado y, aunque el asfalto está algo roto, los pasajeros viajan cómodamente. Los asientos tienen una adecuada dureza, de modo que los kilómetros pasan sin demasiada fatiga. El consumo, poco a poco, se va estabilizando; nos quedamos en 6,7 l/100 km a velocidad constante. No es de récord, pero está muy bien teniendo en cuenta la aerodinámica, la tracción total y las ruedas que “calza” este modelo.

Citroen C4 Aircross hdi 150 CV 4WD, Vigo, Rubén Fidalgo33
La parte trasera es muy original.

Los adelantamientos se hacen con bastante solvencia, los 150 CV del motor empujan con decisión y el cambio tiene un tacto que invita a usarlo para realizar correctamente este tipo de maniobras.

Se hace de noche. La luz de los faros es buena, aunque no es de las mejores (pese a contar con bi-xenón). Aparece la niebla durante algunos kilómetros, pero por suerte las luces de niebla van muy bien ubicadas, bajas y en los extremos de la carrocería: puedo ver perfectamente los límites de los arcenes.

Llegamos a nuestro destino tras un viaje en el que todos hemos disfrutado de un notable confort. No ha habido críticas por parte de los pasajeros, aunque el espacio para las piernas en las plazas traseras no sobra si dos personas de más de 1,80 m viajan en los asientos delanteros.

El maletero es de formas muy regulares; además, el plano de carga queda bastante enrasado con el portón, lo que facilita la tarea de colocar las bolsas. También se agradece que el suelo quede completamente plano al abatir los asientos si necesitamos ampliar el espacio para la carga.

En definitiva, el Citroën C4 Aircross ha demostrado unas buenas cualidades ruteras; sólo avivando el ritmo o conectando la tracción total (en algunos tramos con mucha agua) ha subido el consumo por encima de los 7 l/100km.

El Citroën C4 Aircross 1.8 HDi 4WD, fuera del asfalto

Como casi todos los SUV, el C4 Aircross está bastante limitado para circular por el campo. Aunque la unidad de pruebas contaba con tracción total, una caja de cambios con una primera muy larga desaconsejaba aventurarnos en zonas complicadas.

Citroen C4 Aircross hdi 150 CV 4WD, Vigo, Rubén Fidalgo33
Las cualidades off road no son nada malas en este modelo.

La motricidad es buena, pero algunos obstáculos hay que “atacarlos” a muy baja velocidad. Como la primera es bastante larga, si queremos entrar en una trialera o pasar con la rueda sobre una roca -algo que hay que hacer, insisto, muy despacio- tendremos que usar el embrague para mantener el motor por encima de las 1.600 rpm, lo cual subirá bastante la temperatura de éste. Así, no podremos utilizarlo mucho tiempo en este tipo de terrenos o acabaremos con una avería seria.

Las cotas no son malas, pero algunos elementos, como los antinieblas delanteros, están muy expuestos. Definitivamente, el Citroën C4 Aircross es un coche para carretera y pistas sin demasiadas complicaciones. Sobre barro o nieve no va mal con los neumáticos M+S, pero olvídate de atacar fuertes pendientes o caminos muy rotos… Pasaría si tuviera una caja de cambios con una primera tirando a corta (como poseen algunos de sus rivales), que solucionaría parcialmente la carencia de reductora. En este modelo, las 6 velocidades están pensadas para realizar una confortable y ahorradora conducción sobre asfalto.

Vídeo del Citroën C4 Aircross 1.8 HDi 4WD

Citroën C4 Aircross 1.8 HDi 4WD: conclusión

Dentro del panorama de los SUV, el Citroën C4 Aircross goza de ciertas ventajas. Por un lado, el hecho de estar desarrollado en colaboración con una de las marcas que más experiencia tiene en este terreno es toda una garantía: en este Citroën hay mucho de Mitsubishi. Por otra parte, la imagen que la firma gala ha aportado a este modelo es muy atractiva, tal vez la más llamativa del trío (C4 Aircross, Mitsubishi ASX, Peugeot 2008).

Citroen C4 Aircross hdi 150 CV 4WD, Vigo, Rubén Fidalgo33
Después de un paseo por el campo es importante lavar bien el coche y eliminar el barro.

Sus cualidades fuera del asfalto no son nada del otro jueves, como ocurre en casi todos los SUV del mercado. En carretera, sus asientos y puesto de conducción son cómodos, el comportamiento es bueno y el motor 1.8 turbodiésel sólo peca de una excesiva rumorosidad, pero es bastante ahorrador y mueve bien el conjunto.

Si te atraen los todocamino, éste cuenta con una estética algo diferenciadora, buenos acabados y una base mecánica bastante probada, lo que lo convierte en una interesante opción. El techo panorámico hace muy luminoso y amplio el interior, pero si vas a usarlo mucho fuera del asfalto, mejor ahórratelo.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Citroën C4 Aircross, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Citroën C4 Aircross puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

2 Comentarios

Rubén Fidalgo 18 Marzo, 2013

Me ha gustado bastante el Citroën Aircross, dentro de la oferta de SUV compactos que hay en el mercado, me parece un modelo a tener en cuenta para quien se sienta atraído por este tipo de coches.

angel luis 19 Abril, 2014

quiero una buena oferta de precio para la compra del modelo 2W

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba