Chrysler Sebring Cabrio 2.0 CRD

29 abril, 2008, modificada el 24 enero, 2011 por

Por diseño y tradición el Sebring Cabrio es un triunfador en Estados Unidos. Ahora pretende conquistar Europa avalado por su diseño elegante, un confort muy logrado, el estreno de un techo duro retráctil y un propulsor diésel de 140 CV de origen alemán. Razones no le faltan pero fácil no lo tiene…

10

Más información en Hoymotor, número 1281


Llega desde el otro lado del Atlántico y con aureola de gran triunfador. En su DNI indica que nace en Michigan, pero su éxito se extiende hasta el último rincón de Estados Unidos, siendo el convertible más vendido en ese país en los últimos 11 años. Es todo un dato.


Ahora le llega el turno al nuevo modelo. El Sebring Cabrio crece en todos los sentidos con respecto al modelo anterior y se blinda para entrar en un duro cuerpo a cuerpo con rivales de la entidad de un Audi A4 Cabrio, un Volvo C70 o un Saab 9-3 Cabrio, entre otros, un grupo con nombres y apellidos tirando a «familias bien».


Si cogemos el metro comprobamos que este modelo es grande, muy muy grande. De hecho pocos vehículos que presumen de cabrios alcanzan los 4,93 metros de longitud. Por lo tanto, la plaza de garaje debe ser amplia. El motivo es que este modelo se ha visto en la necesidad de crecer ocho centímetros en la zaga respecto a la versión sedán debido a que tiene que «esconder» el generoso techo en el maletero.


Coreografía de 32 segundos


Con el acabado Limited que nos ocupa el techo es rígido y retráctil. Basta con dejar pulsado un mando y el techo se pliega en dos partes y se esconde en el maletero. Si hace una semana destacábamos la rapidez del techo de lona del Audi A3 Cabrio (nueve segundos), en este caso el cronómetro nos lleva hasta los 32 segundos para completar la «maniobra », un par de segundos más que el C70 que monta un techo muy similar.

    prestaciones

    Ya en marcha encontramos bajo el capó algo que nos suena. Nos suena porque este 2.0 CRD de 140 CV es de origen VW y nos suena porque su naturaleza bomba- inyector no es precisamente un prodigio de refinamiento y bajo nivel de decibelios.


    Sí lo es, y mucho, en cuanto a rendimiento y consumos. Asociado a una caja manual de seis relaciones, las prestaciones son destacables si tenemos en cuenta que prácticamente con tres ocupantes acaricia las dos toneladas de peso.


    El tacto del cambio no es malo, la dirección, con un volante muy generoso en tamaño, no es demasiado directa y lo peor son los frenos, tanto por el pedal –muy fofo– como por lo propensos que son a la fatiga.

    Interior y maletero

    Si disfrutamos al aire libre el maletero habrá reducido su tamaño desde los 356 litros iniciales hasta los 193. Éstos nos permitirán realizar una compra en el supermercado o introducir varias bolsas de deportes camino del gimnasio. Poco más. La capacidad con el techo montado está por debajo de modelos similares pero más pequeños (Ford Focus Coupé-Cabriolet con 535 litros o Renault Mégane CC con 490).


    En proporción a su tamaño no parece excesivo, aunque pierde sólo 39 litros con respecto a la berlina, que tiene que repartir ese espacio entre cinco ocupantes en lugar de los cuatro de nuestro protagonista. Por cierto, la tapa del maletero cuesta cerrarla porque ofrece mucha resistencia, queda en un plano muy alto y para colmo no tiene asideros para tirar de ella.

    Equipamiento

    A los norteamericanos les gustan los coches confortables y equipados hasta los dientes. El Sebring Cabrio más europeo, este 2.0 CRD, mantiene esa fi losofía. Llantas de 18 pulgadas, asientos delanteros calefactados, tapicería de cuero, climatizador, control de velocidad de crucero o un equipo de sonido que gana con creces la batalla contra el viento. Entre las opciones sólo encontramos el navegador.

    Espacio y practicidad

    Nada que objetar al espacio interior. Los ocupantes delanteros se acomodan en dos butacas generosas que llevan incorporados los cinturones de seguridad para facilitar su enganche y mejorar el acceso a las plazas traseras. Por cierto, el asiento del copiloto carece de memoria de posición.


    Detrás las cosas cambian un poco porque la altura al techo queda algo justa, las banquetas son algo cortas y los respaldos demasiado verticales. De todas formas no es de lo peor si lo comparamos con otros modelos similares.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba